De Facebook

Becker dijo que el marcapasos, luego de liquidarlo, será donado a alguna persona de escasos recursos

México.— Gualberto Castro, ganador del Festival de la Canción OTI 1975 con la canción La felicidad, no murió en la miseria, sólo con una deuda de un marcapasos que se solventará con la taquilla del homenaje póstumo que se le rendirá el 14 de julio próximo, aseguró la viuda del cantante Gundy Becker.

En conferencia de prensa Gundy Becker dijo: “Lo de la miseria me lo dijeron, porque alguien lo leyó en una red social y se han hecho muchos comentarios y especulaciones por este homenaje que se le está organizando, incluso desde antes de que él falleciera. La verdad no murió así, lo que sí puedo asegurar es que nos ganaron las enfermedades, pero no es pecado enfermarse".

Becker dijo que el marcapasos, luego de liquidarlo, será donado a alguna persona de escasos recursos que lo necesite.

“Ese ángel que me ayudó en Cancún, está esperando que le pague y lo voy a hacer, cubriré ese gasto con lo que se recaude con la taquilla del Teatro de la Ciudad”.

Explicó que la donación se realizará a través del cardiólogo que lo trató y hace cuatro años le puso el marcapasos al intérprete fallecido el pasado 27 de junio.

“Es justo que se done a una persona de escasos recursos, porque el aparato tiene una vida de 15 años de uso y estoy segura de que Gualberto estaría feliz de donarlo", afirmó Gundy Becker.

Recordó que los últimos 16 años el cantante, quien deleitó al público con temas como Hasta que vuelvasCanta, canta y Después del amor pasó por diferentes padecimientos, el más fuerte fue el cáncer de vejiga, y siempre salió de ellos, al grado que de inmediato salía al escenario para seguir trabajando, toda vez que era "su mayor necesidad".

Respecto a las cenizas de su esposo, mencionó que el día del homenaje serán puestas en el centro del escenario del Teatro "Esperanza Iris", para luego quedárselas un tiempo, en lo que decide dónde depositarlas, “estoy viendo si en la Asociación Nacional de Actores, tienen un lugar de nichos, porque creo que mi esposo debe estar donde están los artistas”.

Reconoció que su esposo murió con el anhelo de actuar en el Palacio de Bellas Artes, con el homenaje al bolero.

“Yo sólo le pido a las autoridades del recinto que me permitan que se le oficie una misa en alguna zona del lugar para despedirlo, porque su sueño era ese, estar en el foro artístico más importante del país”, solicitó Gundy Becker.

Por su parte, el director musical del homenaje, Miguel Ángel Díaz, explicó que se tratará de una aventura musical que tendrá cerca de tres horas de duración en uno de los teatros más importantes del Centro Histórico de la Ciudad de México. (Notimex)

emc