Coro de la Catedral de México

Las celebraciones de Semana Santa son una oportunidad inigualable de cultura y experiencia religiosa

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Su nombre lo indica: son el cuerpo monumental más grande de la Catedral de México y, sin embargo, no todos pueden apreciar su grandeza. Los imponentes órganos gemelos que coronan el Coro del Cabildo Metropolitano custodian mucho más que viejas voces cantarinas, son el corazón sonoro de los solemnes actos litúrgicos que loan al Creador y crean el ambiente de oración propicio para el Sacrificio del Altar.

Coro de la Catedral de México

“Escuchamos y aceptamos. Aquí no se requiere la mente analítica, sino la capacidad de recepción”, apuntó Mirjam Wiesemann, la laureada productora musical que grabó en 2018 las brillantes ejecuciones de los maestros Jürgen Essl y Jeremy Joseph sobre ambos órganos. En esto coincide el sacerdote Felipe Galicia Reyes, director de Coro y custodio del tesoro musical del recinto: la comprensión no es limitante para distinguir su belleza; pero sí la indiferencia.

La ruta para el rescate de este baluarte artístico y litúrgico de la Catedral de México –muchas veces olvidado u obviado- no ha sido fácil, se ha tratado de un verdadero camino pasionario cabalgado sobre dos décadas por el sochantre del Cabildo Metropolitano. La obtención de recursos ha sido una proeza y, paradójicamente, no ha sido el principal reto.

El primordial desafío, desde la perspectiva del sochantre Galicia, ha sido que incluso las autoridades del recinto aprecien y estimen a profundidad la inmensa herencia musical de la Catedral de México y la responsabilidad histórica que se tiene no sólo para resguardar sus tesoros sino para promover, hacia el futuro, el potencial litúrgico y musical de dicho legado.

Música para Dios en la Catedral

El sochantre del Cabildo, Galicia Reyes, es también el director del Colegio de Infantes de la Catedral de México. Los ‘Pueri Cantores’ son una institución musical muy singular, al tiempo de dar formación básica a niños de nivel primaria, se les prepara para el rezo y canto litúrgico de los servicios religiosos de los recintos religiosos más importantes del continente: la Catedral de México y la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

Los educandos del sochantre Galicia tienen, además de sus singulares registros vocales, una preparación musical profesional y especializada en canto litúrgico clásico. Incluso internacional, pues el Colegio Pueri Cantores de la Catedral realiza intercambios y correspondencias con instituciones europeas musicales en el Escorial, Rotemburgo y el Monasterio de Montserrat

Desde la perspectiva eclesiástica, la Catedral de cada obispo es ‘cátedra’ desde donde se da ejemplo de lo que debe atenderse en cada parroquia de la diócesis: no sólo en la prédica ordinaria del magisterio episcopal, sino en la celebración litúrgica cuyo acompañamiento musical puede y debe ser digno de imitarse y seguirse.

Las voces de Semana Santa

La música litúrgica de los ritos de Semana Santa en la Catedral Metropolitana de México es extensamente reconocida en el mundo por su calidad; no sólo por contar con sus singulares órganos monumentales recientemente restaurados sino por la dirección musical de los organistas, del Coro de Infantes, las colaboraciones del coro de varones y la orquesta de cámara que ejecutan piezas musicales dedicadas a los misterios divinos.

Este 2019, podría ser la última oportunidad en que se puedan escuchar con este sentido integrador. La Catedral y su cabildo metropolitano no cuentan con recursos económicos para mantener este trabajo. Incluso se analiza la fundación  de una Academia de Canto Litúrgico Gregoriano, una institución independiente que pueda sostener las responsabilidades litúrgicas que la Catedral no tiene hoy capacidad.

Las ceremonias de esta Semana Santa en la Catedral de México estarán musicalizadas con los órganos monumentales, una orquesta de metales, un coro de varones, órganos y el coro de niños. Se podrán apreciar una versión polifónica de la Misa de Ángeles, adaptada por el sochantre de la Catedral, P. Felipe Galicia Reyes; la Missa Festiva de Christopher Tambling; los cantos gregorianos de la Missa Papae Marcelli de Giovanni Pierluigi da Palestrina y diversos motetes polifónicos en los oficios litúrgicos

Construidos bajo el barroco novohispano, los monumentales órganos de la Catedral de la Ciudad de México son ejemplos de la calidad en la construcción del artesonado y técnica instrumental del siglo XVIII. Sus nombres corresponden a la posición que toman durante el canto de Laudes: el Órgano del Evangelio (1735) y el Órgano de la Epístola (1695).

Director del Colegio Pueri Cantores Felipe Galicia Reyes, sochantre de la Catedral

El órgano de la Epístola fue diseñado y construido en el viejo mundo por Jorge Sesma en 1693; fue trasladado a la Ciudad de México e instalado en la Catedral en 1695. El órgano del Evangelio fue diseñado por Joseph Nasarre en 1734 y construido en su totalidad en México. Para su instalación, Nasarre también intervino en el órgano existente para hacerlos una unidad gemelar con más de 3 mil 300 voces.

Los monumentales órganos gemelos de la Catedral sufrieron desgastes y afectaciones directas por fuego, falta de mantenimiento y hasta por detonaciones de fuegos artificiales dentro del recinto lo que hizo necesaria una intervención profunda realizada entre 2009 y 2014. Los maestros Roberto Ramírez y Agustín Espinosa restauraron los cuerpos de ambos órganos y el maestro Gerhard Grenzing en la ingeniería sonora de los singulares instrumentos.

Pueblos Mágicos, ideales para pasar Semana Santa