Connect with us

Deportes

“Mi familia y mis niñas son las que me motivan”: Rogelio Romero

Héctor López

Publicada

on

Ciudad de México,— Uno de los deportes más exitosos de México en los Juegos Olímpicos, es el boxeo, que registra 13 medallas en su historia. En la edición de Tokio 2020 estará presente con tres púgiles: dos mujeres y un hombre, este último, de 26 años, 81 kilos y chihuahuense de nacimiento, se trata de Rogelio Romero Torres, quien debutará en la justa veraniega.

Te puede interesar JC Martínez quiere enfrentar a McWilliams Arroyo en septiembre

Con 1.91 metros de estatura, Romero Torres, es el tercer seleccionado de la disciplina en clasificar a Juegos Olímpicos, por detrás de las mexicanas Brianda Tamara Cruz y Esmeralda Falcón Reyes.

Las pugilistas nacionales han hecho historia al convertirse en las primeras boxeadoras nacionales que subirán a los encordados.

El boxeador mexicano subirá por primera vez a los encordados en olímpicos

El púgil vera acción a partir del 24 de julio en la Arena Kokugikan. Se hizo del único boleto de la rama varonil, al ubicarse en el cuarto lugar del ranking panamericano y 13vo mundial. 

“Me dio mucha emoción y entusiasmo. Al mismo tiempo me sentí con el compromiso de continuar entrenando duro y seguir fuerte con la preparación porque si no llegamos al 100 por ciento, no tendría caso. Estoy comprometido conmigo mismo para llegar en las mejores condiciones a Tokio 2020”, mencionó.

Para llegar al máximo nivel, Rogelio Romero, tuvo que realizar un campamento de preparación en Los Ángeles. “El trabajo ha sido intenso, nos prepararnos en Los Ángeles en un campamento de 13 días”, dijo.

Motivado por su esposa y sus tres pequeñas hijas, círculo más importante de su vida, Romero camina rumbo al podio olímpico, lo que califica como su “principal objetivo”.

“Esto también es superarme como persona, cómo boxeador, ese es el objetivo; mi familia y mis niñas son lo principal, son las que me motivan en este trabajo”.

Inspirado por su papá, que fue boxeador profesional en los Estados Unidos. Rogelio Romero inició su carrera como seleccionado en el pugilismo a los 15 años, cuando ganó la medalla de plata en la l Olimpiada Nacional.

“Comencé a los 14 años. En Ciudad Juárez, inicié más que nada por mi papá, él fue profesional y lo vi pelear, me tocó verlo unas cuatro o cinco veces aquí, en México, de ahí me llamó la atención pelear. A los 15 años tuve mi primera olimpiada en Guadalajara 2010, en Puebla 2012 fui campeón nacional y a partir de ahí me convocaron como seleccionado nacional”. 

La oportunidad le llegó en el 2014 cuando la Federación Mexicana de Boxeo lo convocó para formar parte del proceso olímpico para Río 2016. Lapso en el que obtuvo medallas de bronce en los Centroamericanos de Veracruz 2014 y Panamericanos de Toronto 2015. 

Para el seleccionado nacional el “buscar siempre la pelea” es una de las fortalezas que lo define arriba del ring.

Finalmente, mostró su admiración por cinco pugilistas que lo han influenciado en su carrera, entre los que destacan el campeón en tres diferentes divisiones, Julio César Chávez. 

“De los primeros a quien admiró es a Julio César (Chávez) y Juan Manuel Márquez, es de los que más admiro; también está Saúl “Canelo” Álvarez y el británico Antony Joshua, quien fue medallista olímpico en Londres 2012”, puntualizó Romero Torres.

Foto cortesía

Sigue nuestras redes sociales



Dejanos un comentario:

Deportes

Atleta filipina agradece a la medalla milagrosa el metal de oro

Héctor López

Publicada

on

Ciudad de México,— La justa deportiva que se celebra cada cuatro años siempre deja historias que contar, independiente a los récords, marcas y medallas, la satisfacción en lo personal y colectivo permanecerá en la memoria, la fe intacta compartirá los logros de una nación. La filipina Hidilyn Diaz en la disciplina de halterofilia conmueve después de recibir el oro.

Te puede interesar Familia de Gabriela Agúndez se conmueve y celebra triunfo de medallista mexicana

Filipinas en esta justa veraniega consigue su primera medalla de oro en la historia. La levantadora de pesas Hidilyn Diaz conquisto el metal en la categoría de los 55 kg, además con récord olímpico.

La filipina levanto un total de de 224 kg (97 kg en arranque) para adjudicarse el primer sitio. La originaria de Zamboanga recibió la medalla de oro llevando la medalla milagrosa en el cuello.

“No puedo creer que mi nombre este en el record olimpico. Estoy realmente agradecida. Dios es grande, Dios es grande”, puntualizo la atleta.

Después de escuchar el himno nacional de Filipinas en la ceremonia de premiación. La joven d e30 años no pudo contener la emoción, y con lagrimas en los ojos levanto el dedo señalando al cielo, agradeciendo a Dios por este logro.

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas (CBCP) y Arzobispo de Davao, Mons. Romulo Geolina Valles, indicó en un comunicado que la Iglesia en el país felicita con “gran orgullo y alegría” a la joven por su “actuación histórica”.

“En nombre de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, extiendo mi mayor gratitud a Hidilyn por traer honor a nuestro país con su determinado espíritu y pasión interminable” por el deporte, resaltó.

Mons. Valles señaló que su victoria fue capturada en fotos donde luce la “Medalla Milagrosa de Nuestra Señora en su pecho” y subrayó que admiran “su devoción a la Santísima Madre mientras llevaba en su victoria su gran fe en Dios”.

“Hidilyn es una verdadera levantadora de pesas que saca su fuerza de su amor por el país y su profunda fe católica”, agregó.

Diaz indicó que la medalla milagrosa se la regaló un amigo, con el que rezó “la novena durante 9 días antes de mi competencia”.

No te lo puedes perder ¿Qué le pasó a Simone Biles? Su respuesta sorprende al mundo

“Es un signo de su fe y mi fe en Mamá María y Jesucristo”, añadió.

Foto cortesía

Sigue nuestras redes sociales

Seguir leyendo

Deportes

Familia de Gabriela Agúndez se conmueve y celebra triunfo de medallista mexicana

Juan Antonio Dávalos

Publicada

on

Gabriela Agúndez y Alejandra Orozco. Foto: Twitter Carlos Padilla

Ciudad de México.- La familia de Gabriela Agúndez vivió momentos de tensión durante la competencia en la que la clavadista conquistó la medalla de bronce al lado de Alejandra Orozco.

Óscar, el tío de la joven, se quebrantó al recordar el momento en que se anunció que la dupla mexicana había conquistado el tercer lugar de los clavados sincronizados.

Cuando se le cuestionó, derramó lágrimas de emoción “merecía el triunfo, y creo que podría ganar la medalla de oro. Es un ejemplo para los jóvenes, para que sepan que sí pueden lograr sus metas”, dijo.

“Para que sepan de qué están hechos los mexicanos”, agregó orgulloso el tío de Gabriela quien espera el pronto regreso de su sobrina para festejar la medalla.

Te puede interesar: Segunda medalla para México, Bronce en sincronizados

Mientras que Martín, padre de Gabriela, recordó que la joven se probó en varias disciplinas pero le gustaron los clavados.

“Inició en gimnasia, no le gustó, se pasó a natación, tampoco le gustó hasta que dio con clavados”.

“Nos quedamos despiertos hasta las cuatro de la mañana, la competencia fue a la una pero nos la pasamos comentando todos, y estamos muy contentos, felices y orgullosos por la medalla lograda”, dijo el padre de Gabriela.

Falta de apoyos

Aceptó que el camino al éxito ha sido duro ante la falta de apoyos de los diferentes gobiernos “a veces si son constantes, a veces no… Puedo decir que sí hay apoyo, sobretodo en éstas últimos meses por parte de los gobiernos estatales”.

Martín y Óscar trabajan en el taller Onus que se ubica en La Palma, Baja California Sur y ya hasta están pensando en cambiarle el nombre tras el éxito de Gabriela Agúndez.

“A la mejor sí (se lo cambiamos) a ver como le ponemos”, dijo entre risas Óscar quien no ocultó su alegría por el tercer lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El twitter de Alejandra Orozco

Seguir leyendo

Te Recomendamos