Connect with us

Deportes

Viajan primeros deportistas mexicanos a Japón

Héctor López

Publicada

on

Ciudad de México,— Los primeros deportistas mexicanos de softbol, remo y natación, viajaron a Japón para realizar un campamento de preparación, previo a su participación a los Juegos Olímpicos de Tokio que se realizarán del 23 de julio al 8 de agosto.

Te puede interesar “No hay honor más grande que llevar la bandera”: Gaby López

El equipo femenil de softbol se trasladó a Japón en donde tendrá un campamento de preparación en Hiroshima. Además tendrán juegos con la selección olímpica de esa nación, los cuales servirán para ver cómo será la estrategia que tendrán durante la cita veraniega.

“Nos encontramos un poco tranquilos, seguros y confiados, donde las vimos muy sueltas, esta preparación ha servido mucho y van con la mente muy en alto y abierta para lograr una medalla”, señaló el entrenador Carlos Bernaldez.

Agregó que en los Juegos Olímpicos no hay rival pequeño y solo calificaron seis del mundo y estarán los mejores. “Fue la mejor preparación que tuvimos, aunque debido a la pandemia,  tuvimos que empezar la preparación para agarrar ritmo y llegar a un tope a Tokio”.

Entre los deportistas mexicanos, la remera Kenia Lechuga estará concentrada en Fujiyama, donde cerrará su preparación antes de enfrentar a sus rivales.

“Estoy emocionada de pisar en unas horas Japón, es mi primera vez en ese país. Estoy emocionada de conocer la pista, la gente. Este sueño de los Juegos Olímpicos se está haciendo realidad, estoy emocionada de poner el nombre de México en alto”, señaló.

Por su parte, la nadadora Melissa Rodríguez expuso que calificó junto con otros dos compañeros, otros se quedaron en el camino, por lo que dará su mejor resultado y va por ellos y la natación mexicana.

Dijo que se visualiza en Tokio como una ganadora y rompiendo récords de deportistas mexicanos en una semifinal. “Los sueños si se cumplen, yo soy prueba viviente de esto, después de casi 10 años de buscar este sueño olímpico”, sentenció.

Foto cortesía COM/ CONADE

Sigue nuestras redes sociales



Dejanos un comentario:

Deportes

Familia de Gabriela Agúndez se conmueve y celebra triunfo de medallista mexicana

Juan Antonio Dávalos

Publicada

on

Gabriela Agúndez y Alejandra Orozco. Foto: Twitter Carlos Padilla

Ciudad de México.- La familia de Gabriela Agúndez vivió momentos de tensión durante la competencia en la que la clavadista conquistó la medalla de bronce al lado de Alejandra Orozco.

Óscar, el tío de la joven, se quebrantó al recordar el momento en que se anunció que la dupla mexicana había conquistado el tercer lugar de los clavados sincronizados.

Cuando se le cuestionó, derramó lágrimas de emoción “merecía el triunfo, y creo que podría ganar la medalla de oro. Es un ejemplo para los jóvenes, para que sepan que sí pueden lograr sus metas”, dijo.

“Para que sepan de qué están hechos los mexicanos”, agregó orgulloso el tío de Gabriela quien espera el pronto regreso de su sobrina para festejar la medalla.

Te puede interesar: Segunda medalla para México, Bronce en sincronizados

Mientras que Martín, padre de Gabriela, recordó que la joven se probó en varias disciplinas pero le gustaron los clavados.

“Inició en gimnasia, no le gustó, se pasó a natación, tampoco le gustó hasta que dio con clavados”.

“Nos quedamos despiertos hasta las cuatro de la mañana, la competencia fue a la una pero nos la pasamos comentando todos, y estamos muy contentos, felices y orgullosos por la medalla lograda”, dijo el padre de Gabriela.

Falta de apoyos

Aceptó que el camino al éxito ha sido duro ante la falta de apoyos de los diferentes gobiernos “a veces si son constantes, a veces no… Puedo decir que sí hay apoyo, sobretodo en éstas últimos meses por parte de los gobiernos estatales”.

Martín y Óscar trabajan en el taller Onus que se ubica en La Palma, Baja California Sur y ya hasta están pensando en cambiarle el nombre tras el éxito de Gabriela Agúndez.

“A la mejor sí (se lo cambiamos) a ver como le ponemos”, dijo entre risas Óscar quien no ocultó su alegría por el tercer lugar en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El twitter de Alejandra Orozco

Seguir leyendo

Deportes

Una vida llena de excesos de un ídolo del pancracio

Héctor López

Publicada

on

Ciudad de México,— José Luis Alvarado Nieves, mejor conocido como brazo de plata o Súper Porky, tuvo una vida de excesos. Sus últimos años fueron trágicos, entre el olvido y la amargura, marcados por la ruina y el maltrato. El luchador de la Valle Gómez, como se le conocía en sus inicios, marcó una época en los encordados. También se le recuerda por sus días fuera del ring.

Te puede interesar Gobierno federal confirma premio a olímpicos; no sabe cuánto les dará

Su fama y carisma llego a la WWE, Súper Porky marcó la vida del luchador Dave Batista, superestrella de la WWE, quien le confesó que “era su fan”.

“Recuerdo que cuando yo estuve en WWE me tocó estar con The Boogeyman y el muy famoso Batista. Recuerdo que Batista me dijo ‘Soy fan tuyo’ y me preguntó qué pienso de la lucha en Estados Unidos”, reveló Porky en una entrevista hecha vía Facebook.

Alvarado Nieves firmo con la empresa WWE en el 2005 bajo la marca smackdown, un millonario contrato que no hizo más que aumentar los excesos del luchador. Entre mujeres, alcohol y droga, con todos los excesos a su disposición, vivió su mejor época en la cuadrilátero.

En el 2013, Súper Porky en su máximo esplendor con la Triple A rondaba los 180 kilos, se sometió a un tratamiento para bajar de peso, alejado de su familia, se junto con una señora para que le ayudara a la rehabilitación, fiel a su costumbre, Alvarado Nieves cayo en los brazos del amor.

Años después Súper Porky, dicho por el en una entrevista, decidió alejarse de la señora, la cual por despecho, le hizo firmar unos papeles donde cedía sus derechos, entre ellos 200 mil pesos, casa y auto. Alvarado Nieves demando poco tiempo después, pero poco se pudo hacer, porque la rubrica de Súper Porky estaba plasmada, como se diría en el pancracio, en espaldas planas y con la cuenta máxima.

Máximo y Psycho Clown continúan la dinastía en el ring

Sn aprender la lección, Súper Porky sufrió un fraude económico. Las cámaras captaron el momento en que fue por su dinero, alegando que el actuó de buena fe y lo engañaron. Fue a cobrar 12 mil pesos. Otro engaño al luchador en sus últimos días.

“Tu sabes que gané mucho dinero, pero todo me lo gasté, y se los digo sinceramente, el ‘mal vivir’ señores no los lleva a nada. Yo me acabé dinero en eso, en coches y mujeres porque nunca me acordé que iba a llegar a viejo”

José Luis Alvarado Nieves “Súper Porky”

En varias ocasiones, Alvarado Nieves participó en el ring junto a sus hijos Máximo y Psycho Clown, quienes son muy queridos por la afición mexicana.

Fueron famosos en la década de los 80′ los brazos eran la parte atractiva de la cartelera. Hasta en la recta final de su vida tuvo problemas familiares acusando a su hermano menor Martin Alvarado de utilizar el nombre de ‘Súper Brazo’, lo acusa de vividor, de plagiar la identidad de los brazos. Otro de los excesos que sufrió el famoso luchador

Con la pobreza en los últimos años, el Súper Porky pretendía vivir de vender o rentar el nombre al luchador que le interese portar el ‘mote’. Sin embargo ya son varias las dinastías de los brazos, unos reconocidos y otros desconocidos. Los hijos biológicos, los que pidieron permiso y los que se robaron el nombre.

No te lo puedes perder Ale Orozco, la atleta que fue medallista olímpica a los 15 años

Ya son varias generaciones, desde Brazo de oro jr. Brazo de plata jr. Brazo de platino y hasta Súper Porky, se presentan en diferentes arenas nacionales usurpando la identidad de los originales.

Súper Porky argumenta que solo el tiene los derechos de la Warner Bros para utilizar el nombre, y también asegura que siendo el único de los originales Alvarado Nieves que se mantiene vivo, sólo el podía otorgar los derechos para el uso de la licencia, de los brazos. Los excesos marcaban la vida de unos de los últimos ídolos de la lucha libre.

Foto cortesía

Sigue nuestras redes sociales

Seguir leyendo

Te Recomendamos