Connect with us

Cultura

La fascinante historia de 500 años de la Iglesia de San Hipólito

Se remonta a la caída de Tenochtitlan

Publicada

on

Ciudad de México.- La veneración a San Judas Tadeo en la iglesia de San Hipólito y San Casiano es relativamente nueva, es un fenómeno social que ha tomado fuerza en las últimas dos décadas. Cada día 28 se le venera, pero el 28 de octubre es “su día” y decenas de miles de fieles lo atestiguan.

Cada día 28 miles de personas de todas las edades, pero sobre todo hombres jóvenes acuden a darle gracias.

FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM

El fenómeno es social, además de religioso y es interesante porque el sitio y la iglesia son históricos y fundamentales en la fundación de nuestro país.

Taller El Volador trabaja en el Desfile de Día de Muertos TE RECOMENDAMOS: Artesanos afinan detalles para el Desfile de Día de Muertos

La ermita de la Noche Triste

La historia de la esquina que hoy forman el paseo de la Reforma, Zarco y Avenida Hidalgo, en la colonia Guerrero, tiene 500 años, se remonta a 1520, al suceso conocido como la Noche Triste, cuando el ejército comandado por Hernán Cortés desfalleciente y derrotado  buscaba refugio.

Juan Garrido, sobreviviente de la batalla se refugió justo en ese sitio y en agradecimiento por haber salvado la vida construyó ahí una ermita, que con el tiempo fue conocida como Ermita de los Mártires.

Otra versión cuenta que Cortés ordenó a Garrido levantar ahí una ermita.

Afuera del tempo está la placa con la inscripción y un monumento de piedra.

“Edificaron aquí una ermita que la llamaron de los mártires y la dedicaron a San Hipólito por haber ocurrido la toma de la ciudad, el día 13 de agosto que se celebra este santo”.

El 13 de agosto ocurrió la caída de Tenochtitlan, y en esa época “con frecuencia la victoria militar suscita la elección de los primeros santos patronos”,  refiere Pierre Ragon en su artículo “Los santos patronos de las ciudades del México central”.

En 1599 se comenzó a construir la iglesia sobre la ermita y se terminó casi 150 años después, ya en el siglo XVIII.

“El templo como tal fue edificado para conmemorar la toma de Tenochtitlan… eligieron a San Hipolito y San Casiano  y se les denominó patronos de la nueva ciudad”,

Así lo explica la antropóloga del INAH Roxana Durón Sánchez.

La iglesia de la Conquista

FOTO: VICTORIA VALTIERRA/CUARTOSCURO.COM

Fuentes históricas refieren que justo en ese punto donde años después se levantó la iglesia los Mexicas tenían puestos de control de acceso a la ciudad.

Y fue ahí donde los españoles fueron descubiertos y huyeron, la leyenda señala que Hernán Cortés retrocedió a Popotla y lloró bajo el árbol conocido como de la Noche Triste.

En 1521, con el triunfo de los españoles y la caída de Tenochtitlan, Cortés ordenaría la construcción de un templo en ese punto y que fuera dedicado a San Hipólito, quien fuera un soldado en el siglo II, canonizado por su servicio a prisioneros.

En 1559 se construyó junto a la ermita un hospital, el Hospital de San Hipólito, el primero en América.

Ya para 1740 se terminó el edifico del templo en las dimensiones que lo conocemos ahora.

A lo largo de su historia ha servido como cuartel militar, hospital y hasta escuela de medicina, de acuerdo con información proporcionada por el INAH.

En 1921 comenzó su restauración y más tarde fue declarado Monumento Nacional, a la mitad del siglo XX la estatua de San Judas Tadeo colocada en la cúpula se reparó.

Al ser visualmente más accesible la iglesia comenzó a ser conocida por este santo y fue ganando cada vez más popularidad por su ubicación estratégica en la actividad comercial de la Ciudad de México actualmente.

La veneración de los devotos a San Judas Tadeo cada 28 de mes y el 28 de octubre es motivo de otra historia, también fascinante .

npq   

Suscríbete a nuestro canal de Youtube



Dejanos un comentario:

Cultura

Elena Poniatowska hasta bailó en su fiesta de cumpleaños 90

En el homenaje ‘Elenísima’

Publicada

on

Elena Poniatowska

Ciudad de México.- Lo mejor del homenaje “Elenísima” por el cumpleaños 90 de Elena Poniatowska, fue sin duda la presencia de la escritora, su buen humor, su sencillo pero sincero discurso, las Mañanitas con la presencia de sus nietas, y el pastel, que “Poni” se tomó muy en serio.

FOTO: GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO/CUARTOSCURO.COM

La escritora Elena Poniatowska recibió un homenaje en compañía de sus amigos, en el Palacio de Bellas Artes.

Después de más de una hora y media de discursos y performances de distintos artistas para agasajarla, llegó el esperado momento de escuchar a la también periodista. Y su presencia sobre el escenario se convirtió en lo mejor del homenaje.

“Es muy bonito estar hoy a los 90 años, es muy bonito verlos a ustedes. Estoy muy emocionada. Aquí está también mi hijo mayor Mane, mi hijo Felipe, Paula, mi única hija, todos mis nietos y ustedes que también son mis nietos, todos ustedes.

Gracias es una palabra muy bella y se las digo desde aquí, desde el fondo del corazón”.

Poniatowska recordó a otros amigos que se adelantaron en el viaje: Carlos Monsiváis y José Emilio Pacheco.

“Yo soy mayor que ellos, ellos debieron irse después. Recuerdo ahorita a todos los amigos, y las amigas, que me han precedido y que a lo mejor nos están viendo, espero”.

Uno de los pocos homenajes en vida que ha visto el Palacio de Bellas Artes se convirtió en una auténtica fiesta de celebración de la vida, al que estuvieron convocados sus lectores y admiradores. Familiares, amigos, lectores y artistas acompañan a la periodista a la que ovacionaron de pie.

Acompañada de las y los músicos de la OECC, que interpretaron las Mañanitas, partió el pastel conmemorativo de su 90 aniversario, en medio de la nutrida ovación del público.

Elena En el homenaje 'Elenísima'
FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

En este homenaje, que contó con transmisión en vivo por Canal 22 y Capital 21, así como en redes sociales de las instituciones convocantes. Se contó con la colaboración de la Fundación Elena Poniatowska Amor y la Casa Refugio Citlaltépetl, Marta Lamas y María Teresa Priego.

Estas últimas dos participaron en este encuentro y coincidieron en que Elena, en su literatura explora la vida de las mujeres, valientes, conocidas y anónimas, siempre descritas desde un feminismo sensible y crítico. De igual forma, hicieron referencia a su amor a México y, destacaron, que es la escritora mexicana más leída.

TE PUEDE INTERESAR: Felices 90 Elena Poniatowska

Estuvieron también artistas de distintas disciplinas, como Angélica Aragón y el flautista Horacio Franco

La Orquesta Escuela Carlos Chávez interpretó títulos como Querido Diego, te abraza Quiela, El tren pasa primero, y La noche de Tlatelolco, así como obras que compositores le han dedicado, como Valse para piano solo, de Francis Poulenc.

npq

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Seguir leyendo

Cultura

Felices 90 Elena Poniatowska

Hoy recibe homenaje en Bellas Artes

Publicada

on

Elena Poniatowska

Ciudad de México.- Elena Poniatowska nació como Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska nació el 19 de mayo de 1932 en París, Francia. Su familia formó parte de la nobleza polaca. Sobrina de la fallecida poeta Pita Amor, ella, junto con su hermana y su madre llegaron a México nueve años más tarde.

Periodista, cronista, ensayista, novelista, cuentista. Elena comenzó su carrera periodística en 1953 en el periódico Excélsior, después formó parte del extinto Novedades.

Su primer libro se publicó en 1955, Lilus Kikus, una colección de cuentos; le siguió Todo empezó el domingo en 1963, y Hasta no verte Jesús mío, en 1969, una obra trascendental dentro de la literatura mexicana. La totalidad de su obra tiene una profunda inclinación hacia lo social y lo político.

Su trabajo periodístico armoniza con el literario. En 1971 escribió La noche de Tlatelolco, el testimonio más íntegro y conmovedor de la matanza del 2 de octubre de 1968, y por este le concedieron el premio Xavier Villaurrutia. El universo o nada. Biografía del estrellero Guillermo Haro, de 2013, es donde Elena cuenta la apasionante historia de su marido, un mexicano universal que supo contagiar su pasión por la ciencia.

Foto de Áurea H Alanís

Su carrera ha sido laureada perpetuamente

Elena es la única escritora que ha recibido en dos ocasiones el Premio Mazatlán de Literatura, otorgado por el estado de Sinaloa. La primera ocasión en 1972 y la segunda, veinte años más tarde. Para 1987, compartió el premio Manuel Buendía con Miguel Ángel Granados Chapa. En 1997, la Organización de los Estados Americanos le otorgó el Premio Interamericano de la Cultura Gabriela Mistral, reconociendo su contribución en la cultura de América. También fue galardonada con el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 2002.

Otros reconocimientos internacionales que ha recibido son la Legión de Honor, que en 2003 le otorgó el Gobierno de Francia; y en 2007 recibió el Premio Nacional de la Asociación de Radio Difusores Polonia.

Su novela El tren pasa primero fue distinguida con el Premio Rómulo Gallegos en 2007 y el Senado de la República Mexicana le otorgó la presea Rosario Castellanos tres años más tarde. En el año 2013 le concedieron el Premio Cervantes.

Ha sido nombrada doctor honoris causa por diversas universidades: en 2001 por la Universidad Nacional Autónoma de México; en 2011 por la Universidad de París y en ese mismo año por la National Hispanic University San José California. Recientemente, en abril de 2022, por la Universidad César Vallejo de Perú.

En 2007 se instauró el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska. Y cuatro años más tarde se creó la fundación que lleva su nombre, con el objetivo de organizar, difundir y preservar el archivo histórico de la escritura y promover el debate sobre la cultura mexicana.

Sus obras más recientes

El amante Polaco. Libro 1 y Libro 2, es su más reciente obra. Un fascinante viaje a través de dos tiempos narrativos y de dos fuerzas del destino: el de las cortes europeas del siglo XVIII y el de la Ciudad de México en plena ebullición, el de las intrigas palaciegas y las tertulias literarias de la década de 1950, el de los romances prohibidos y el de una vida volcada a la escritura, tan llena de momentos intensos como dolorosos.

Elena Poniatowska es una de las autoras que mejor han sabido trasladar la musicalidad del habla a la palabra escrita, y es además conocida por el firme compromiso social que ha manifestado a lo largo de su trayectoria.

Este 19 de mayo cumple 90 años.

npq

Con información de Editorial Planeta

Suscríbete a nuestro canal de Youtube

Seguir leyendo

Te Recomendamos