Connect with us

Cultura

La ofrenda, colorido ritual para reencontrarse con los muertos

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Ciudad de México.- Un colorido ritual que evoca a la memoria son las ofrendas que se colocan con motivo del Día de Muertos en los hogares mexicanos, las cuales representan una forma de reencontrarse con los difuntos y compartir con ellos manjares culinarios, el pan, el agua, la sal, el azúcar, las frutas y si eran adultos, el vino y los cigarros.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), los altares de muertos son un tipo de escenografía en la que participan nuestros muertos que llegan a beber, comer, descansar y convivir como una forma de dialogar con su recuerdo y su vida.

Explicó que los altares de muertos como los conocemos en la actualidad son un reflejo del sincretismo del viejo y el nuevo mundo, una mezcla cultural en la que los europeos pusieron algunas flores, ceras, velas y veladoras; y los indígenas agregaron el sahumerio con su copal, la comida y la flor de cempasúchil.

ofrenda_2018_v1

Durante los dos primeros días de noviembre, a los muertos se les recibe con elementos naturales, frugales e intangibles, además se incluyen las estelas de olores y fragancias que le nacen a las flores, al incienso y al copal.

Las fragancias del copal y el incienso se usan para limpiar el lugar de los malos espíritus y evitar peligro alguno a quienes regresan a su casa.

El agua, sal, azúcar, velas o veladoras, copal, incienso, flores, petate, izcuintle, pan, gollete y cañas son algunos elementos imprescindibles que deben llevar las ofrendas para conservar su encanto espiritual.

Cada uno de ellos tiene su propio significado, por ejemplo, el agua representa la fuente de la vida, se ofrece a las ánimas para saciar su sed después del largo recorrido y para que fortalezcan su regreso, mientras que la sal sirve para que el alma no se corrompa en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.

También se puede colocar un aguamanil, jabón y toalla por si el ánima necesita lavarse las manos después del largo viaje.

La luz que producen las velas representa la esperanza y la fe, una guía para que los difuntos puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada.

Museo_Antropologia_Ofrenda-2

En varias comunidades indígenas cada vela representa un difunto, es decir, el número de veladoras que tendrá el altar dependerá de las almas que quiera recibir la familia.

Si los cirios o los candeleros son morados es señal de duelo; y si se ponen cuatro en cruz, representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino a su casa.

Las típicas calaveritas de azúcar no pueden faltar en la ofrenda; nos recuerdan, de forma colorida, a la muerte; las más pequeñas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.

El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses, pues el incienso fue traído por los españoles; las fragancias de ambos subliman la oración o alabanza, se usan para limpiar el lugar de los malos espíritus y evitar peligro alguno a quienes regresan a su casa.

Por sus colores y estelas aromáticas, las flores son símbolo de la festividad, adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima.

Las más tradicionales son el alhelí y la nube, que su color significa pureza y ternura y suelen acompañan a las ánimas de los niños; así como la de cempasúchil, que en muchos lugares se acostumbra a desojarla y poner caminos de pétalos para guiar al difunto del campo santo a la ofrenda y viceversa.

Por sus colores y estelas aromáticas, las flores son símbolo de la festividad, adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima.

Entre los múltiples usos del petate se encuentra el de cama, mesa o mortaja, pero en esta celebración funciona para que las ánimas descansen o bien, de mantel para colocar los alimentos de la ofrenda.

El licor es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y se decida a visitarnos, mientras que una cruz grande de ceniza sirve para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes.

En los altares dedicados a los niños, no debe faltar el perrito izcuintle en juguete, para que sus ánimas se sientan contentas al llegar al banquete.

De acuerdo con la creencia, el perrito izcuintle es el que los ayuda a cruzar el caudaloso río Chiconauhuapan, que es el último paso para llegar al Mictlán.

Elaborado de diferentes formas, el pan es uno de los elementos más preciados en el altar, representa el ofrecimiento fraternal; la Iglesia lo presenta como el “Cuerpo de Cristo”.

Los golletes son panes en forma de rueda y se colocan en las ofrendas sostenidos por trozos de caña, estos simbolizan los cráneos de los enemigos vencidos y las cañas las varas donde se ensartaban.

En las ofrendas también se acostumbra colocar fotografías de quienes ya no están, la imagen de las ánimas del purgatorio, imágenes de santos, frutas, dulce de calabaza, calaveras de azúcar, licor, una cruz grande de ceniza y los platillos favoritos del difunto.

El mole con pollo, gallina o guajolote es la comida favorita que ponen en el altar muchos indígenas de todo el país, aunque también le agregan barbacoa con todo y consomé.

Esos platillos son esa estela de aromas, el banquete de la cocina en honor a los seres recordados, pues la buena comida tiene por objeto deleitar al ánima que visita a sus familiares.

También se puede incluir el chocolate de agua; la tradición prehispánica dice que los invitados tomaban esa bebida que usaba el difunto para bañarse, de manera que los visitantes se impregnaban de la esencia del difunto.

Para recibir a las ánimas, el altar se adorna con papel picado, telas de seda y satín donde descansan también figuras de barro, incensario o ropa limpia.

En la mayoría de los hogares campesinos de extracción mestiza o indígena, y aún entre algunas familias urbanas, el 31 de octubre se elabora la ofrenda dedicada a los niños o “angelitos”.

Sus ánimas llegan el 1 de noviembre para nutrirse de la esencia y el olor de los alimentos que sus padres les prepararon.

A diferencia de los altares para los adultos, éstos se caracterizan por que la mayoría de sus elementos son blancos y en escala pequeña, se colocan alimentos sin picante, dulces y juguetes.



Dejanos un comentario:

Cultura

‘The Ickabog’, de JK Rowling ¡ya está en español!

Se puede leer gratis en internet

Siete24

Publicada

on

Por

The Ickabog

Madrid.- “The Ickabog”, el nuevo libro para niños de JK Rowling, que se puede leer gratuitamente en internet, ya se encuentra disponible desde este miércoles en español.

Además de las traducciones al francés, italiano, alemán y portugués.

Así lo indicó la escritora y creadora de la saga de Harry Potter, que publicó hoy la serie gratuita en internet de este cuento de hadas.

Proximamente será traducido al ruso y al chino.

Rowling escribió “The Ickabog” hace más de diez años como un cuento antes de dormir para sus hijos pequeños.

Esta cuarentena prolongada decidió compartirlo con el público para ayudar a entretener a los niños confinados en casa por la pandemia de coronavirus.

Los cinco primeros capítulos traducidos ya se pueden leer este martes en la web www.theickabog.com,

JK Rowling hará entregas diarias hasta el viernes 17 de julio.

JK Rowling
JK Rowling

YA VISTE: Daniel Radcliffe lee Harry Potter en Potter at Home

¿De qué trata The Ickabog ?

Escrito para ser leído en voz alta, “The Ickabog” es un cuento de hadas, ambientado en una tierra imaginaria, una historia completa sin relación con otros trabajos de la autora.

Destinado a niños de entre 7 y 9 años, toda la familia puede disfrutar de ella.

La escritora quiere que los niños se involucren a medida que se desarrolla la historia, y por eso está invitando a artistas jóvenes en ciernes a participar en la ilustración de su historia.

Para ello, ha animado a los padres a que envíen las ilustraciones de sus hijos a un concurso internacional de ilustración.

Se quiere poner en marcha así una colaboración internacional entre la escritora y los jóvenes artistas de todo el mundo.

J.K. Rowling no será parte del proceso de evaluación pero sugerirá escenas y personajes para dibujar diariamente durante la publicación de la serie, que deberán aparecer en redes sociales con el hashtag #TheIckabog.

Los beneficios que saquen de las ventas serán destinados por JK Rowling a proyectos que ayuden a grupos particularmente afectados por la pandemia.

También publicarán el libro impreso

Tras publicarse en internet de forma gratuita, “The Ickabog” será llevado a libro impreso y en formato digital en noviembre en francés, italiano, alemán, español, portugués de Brasil e inglés.

Los libros en papel y en formato digital serán publicados en español por Salamandra; mientras que saldrá en audiolibro en noviembre. (Agencias)

npq

Seguir leyendo

Cultura

La Ópera de Viena abre sus puertas solo para 100 personas

Solo podrán entrar 100 personas

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Ópera de Viena

Viena.- La Ópera de Viena volverá a recibir al público el próximo lunes, tras tres meses cerrada debido a la pandemia de coronavirus.

El recinto reabre sus puertas con una serie de recitales de piano y canto, así como de música de cámara, que se celebrarán ante solo cien espectadores para respetar las restricciones de aforo.

La Ópera ha programado 14 conciertos para lo que queda de temporada, entre el 8 y el 27 de junio, en los que actuarán importantes solistas.

Además miembros del elenco permanente del teatro y músicos de la Filarmónica de Viena.

El primer concierto tendrá como protagonista al cantante alemán Günther Groissböck.

Al que seguirán luego otras estrellas como el barítono polaco Tomasz Konieczny, la soprano finlandesa Camilla Nylund, o el tenor peruano Juan Diego Flórez.

Además, miembros de la Orquesta Filarmónica de Viena ofrecerán recitales de música de cámara.

TE PUEDE INTERESAR: The Ickabog, el libro gratuito de JK Rowling ya está en español

La temporada concluirá el día 27 con un concierto de gala que reunirá a cantantes que han tenido un papel especialmente importante en la compañía de la Ópera.

Bajo la dirección del francés Dominique Meyer, que el 30 de junio deja el puesto tras diez años para hacerse cargo de La Scala de Milán.

Los conciertos de la Ópera de Viena se celebrarán con un área de butacas excepcionalmente vacío: únicamente cien localidades.

Es decir apenas un cuatro por ciento del aforo total del teatro, en cumplimiento de las restricciones aún vigentes para evitar un repunte de los contagios de coronavirus.

TE PUEDE INTERESAR: Museos en riesgo ante crisis económica, piden ayuda a López Obrador

Austria permite desde el pasado 29 de mayo espectáculos con un aforo máximo de 100 personas, que se elevará a 250 el 1 de julio.

Todas estas funciones serán retransmitidas gratuitamente en directo a través de su portal www.staatsoperlive.com.

npq

Ópera de Viena

Seguir leyendo

Te Recomendamos