Connect with us

Cultura

Recuerdan a Carlos Fuentes, el trotamundos, en la FIL

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Guadalajara.- Puede que los constantes viajes que realizó en su niñez, debido a la actividad diplomática de su padre, fueran lo que hizo de Carlos Fuentes un trotamundos sin remedio, y lo que le llevó, más adelante, a ver de otra forma la realidad mexicana, con un compromiso más allá de la literatura.

Este planteamiento fue uno de los que se escucharon hoy en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, en una mesa en la que se debatió sobre el pensamiento político de Fuentes (1928-2012) para celebrar el 90 aniversario de su nacimiento.

“Me he preguntado cómo sería Carlos Fuentes si su padre no hubiera sido diplomático y no hubiera estado expuesto tan pronto” a constantes viajes, afirmó su viuda, Silvia Lemus, quien encabezó un panel moderado por el periodista Juan Cruz.

Lemus hizo un relato en el que sintetizó el extenso recorrido que llevó a Fuentes, en su infancia y adolescencia, a lugares como Ciudad de Panamá (donde nació), Montevideo, Río de Janeiro o Washington.

Todo ello hizo que fuera un “niño globalizado”, aseveró.

Como anécdota, la periodista contó que, cuando México emprendió la nacionalización del petróleo, Fuentes, que entonces tenía diez años y vivía en Washington, vio una noticia en televisión y su reacción fue subirse a una butaca y gritar “Viva México”.

“Allí es donde uno empieza a notar que este niño comenzaba a tener una idea de lo que era su país y EU”, donde no vieron con buenos ojos la nacionalización, indicó.

Quizá por todos los viajes que realizó, “era un mexicano distinto”, porque “su mirada era muy mexicana, pero tenía una disonancia que le permitía ver cosas dignas de una gran ficción o reflexión que los mexicanos no vemos, porque son parte de nuestra vida cotidiana”, aportó el escritor y periodista Héctor Aguilar Camín.

aguilar_camin_FIL

Durante el evento se proyectó un video con fragmentos de entrevistas de Fuentes en el que el autor arrojaba frases como que en México, a diferencia de otros países de Latinoamérica “no se le ha querido dar la razón al conquistador, sino al conquistado”.

Por ejemplo, narraba, en Lima hay una estatua de Francisco Pizarro, pero en México no hay estatuas de Hernán Cortés.

En otro fragmento del vídeo, afirmaba que la región latinoamericana había logrado superar las dictaduras militares, pero que todavía no se había llegado a la “gran democracia de la comida, la educación y la salud”.

La educación fue uno de sus caballos de batalla, y decía que “todo” dependía de ella, y que era la base del desarrollo y el progreso.

Era una “celebridad literaria”, recordó Aguilar Camín, pero no quería quedarse en eso: “Quería ser parte crítica, progresista, de la sociedad donde vivía, y no cerraba los ojos ante las condiciones de pobreza y marginación del mundo en que vivía”.

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez subrayó que hay dos clases de escritores: los que escriben bien y se callan y los que escriben bien y se preocupan por la vida pública.

“Obviamente”, comentó, Fuentes pertenecía a esta segunda categoría, dado que “no podía quedarse callado, no solo frente al fenómeno contemporáneo de México, sino en general al de América Latina”.

También se volcó en la relación entre América Latina y EU., “siempre problemática”, y como ejemplo de esta “pasión” nació el libro “Contra Bush”, un compendio de artículos en el que reflexionó sobre los efectos que tuvo para la región el Gobierno de George W. Bush.

De acuerdo con Ramírez, a quien quiera conocer la historia de México desde la Revolución hasta nuestros días le bastará con leer tres novelas de Fuentes: “La muerte de Artemio Cruz”, “Los años con Laura Díaz” y “La silla del águila”.

“Si las leemos en secuencia tendremos un retrato de la vida pública de México”, sentenció el premio Cervantes 2017. EFE

Carlos Fuentes

npq



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Ofrenda de Día de Muertos ¿cómo se pone?

¿Qué significado tienen sus elementos?

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Ofrenda de Día de Muertos

Ciudad de México.- La ofrenda o el altar de muertos es un elemento fundamental en las tradiciones mexicanas, es la representación de la visión que tenemos los mexicanos de la muerte y cómo se plasma en forma armónica.

Aunque tiene un sentido solemne, es festiva, jocosa, religiosa, es un culto que pervive.

Los deudos -las personas que han perdido un ser querido-,  tienen la creencia de que el espíritu de sus difuntos regresa del mundo de los muertos para convivir con la familia y consolarlos y reconfortarlos por la pérdida.

Esto ocurre el 1 y 2 de noviembre.

Estos son los elementos que lleva la ofrenda

Altar de Muertos/EFE
Altar de Muertos/EFE

El altar del Día de Muertos u ofrenda debe de constar de siete niveles o escalones que representan los pasos que debe cubrir el alma de un muerto para poder descansar, pero, generalmente se retoman tres o cuatro principales, la decisión está en la persona que lo realiza.

En el primer escalón se pone la foto del santo o virgen de la devoción, para bendecir el altar; el segundo está dedicado a las ánimas del purgatorio, mientras que el tercero se pone la sal para los niños del purgatorio.

En el cuarto nivel se coloca el pan de muerto, el cual es adornado con azúcar de colores que simula la sangre; en el quinto se pone la comida y la fruta que fueron los preferidos por el difunto; en el sexto la foto del difunto y a quien se dedica el altar, mientras que en el último se coloca una cruz o un rosario.

Los altares más tradicionales llevan un arco hecho de carrizo o palma, el cual es decorado con flores que simbolizan la puerta de entrada al mundo de los muertos; se ponen también flores, las cuales son la bienvenida para el alma, la flor blanca representa el cielo; la flor amarilla, la tierra, y la morada el luto.

La flor de cempasúchil es uno de los elementos principales.

carros alegóricos_taller_el _volador TE RECOMENDAMOS: Listos los carros alegóricos del Taller El Volador para el Desfile de Día de Muertos

¿Qué significa cada elemento de la ofrenda?

Las velas con sus llamas representan la ascensión del espíritu; también significan luz, guía del camino; las cadenas de papel morado y amarillo significan la unión entre la vida y la muerte. Otro de los elementos es el papel picado, que da colorido y hace alusión a la alegría de vivir.

El cirio representa el alma sola; el incienso de copal, cuyo humo simboliza el paso de la vida a la muerte; las frutas son la ofrenda que brinda la naturaleza, generalmente son naranjas, tejocotes, plátanos y guayabas.

Como en toda ofrenda, no pueden faltar las calaveras de azúcar que son una costumbre indígena; el agua que da vida y energía para el camino; los platillos con las que se trata de agradar al difunto compartiendo los alimentos que en vida degustaba.

#OfrendaInfinita Calaveritas Día de Muertos
Calaveritas Día de Muertos

No puede faltar la fotografía de la persona a quien se dedica el tributo; un Cristo para que haya bendiciones; sal para que el cuerpo no se corrompa y como protección de los malos espíritus; también objetos personales del difunto como su ropa, con la finalidad de que el alma pueda recordar los momentos de su vida.

En el caso de los niños, se colocan sus juguetes preferidos.

En algunos casos se agregan bebidas alcohólicas como tequila, rompope y pulque, servidos en recipientes de barro, utilizados para mantener un enfoque tradicional.

Como toque personal, se colocan infinidad de adornos alusivos a la muerte, los cuales han surgido del arte popular mexicano como figuras representando escenas de la vida cotidiana con esqueletos como personajes realizados en alfeñique, cartonería, madera, barro o yeso.

El Día de Muertos es una festividad catalogada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

npq

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Seguir leyendo

Cultura

Listos los carros alegóricos para el Desfile de Día de Muertos

Paco Enrique, del taller El Volador

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

carros alegóricos_taller_el _volador

Ciudad de México.– Como cada año el Taller El Volador trabaja en los carros alegóricos que se presentarán en el Desfile de Día de Muertos.

Este año, Paco Enrique, director y artista del Taller El Volador, presentó siete de los 10 carros alegóricos que podremos ver el próximo 31 de octubre.

Explicó que Los materiales con los que están hechos son madera y fibra de vidrio, 27 trabajadores elaboraron los carros alegóricos durante tres meses y alrededor de 100 personas y artesanos colaboraron para darle color.

Este año se realizara un homenaje a las personas que murieron por Covid-19 durante los últimos dos años.

TE PUEDE INTERESAR: Vuelve el desfile de Día de Muertos “Celebrando la Vida”

La historia que se cuenta en los carros alegóricos viene desde la época prehispánica que es el sacrificio del corazón que hacían los aztecas a los dioses.

El segmento de CDMX contiene elementos del comercio de la vida cotidiana en las calles.

FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

El carro Posada representa la magia y tradición y hace alegoría a la festividad.

FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

El carro de Serpientes y escaleras hace alusión a la vida misma porque a veces estas arriba y otras abajo y a personajes como Tin Tan, José José, Juan Gabriel, entre otros.

YA VISTE: Los Fridacráneos toman el Monumento a la Revolución

Durante el desfile los cantantes Yahir, Laura León, María León y Kalimba desfilarán arriba de los carros alegóricos en un recorrido que comenzará en el Zócalo capitalino y terminará en Avenida Reforma.

npq

Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Seguir leyendo

Te Recomendamos