Connect with us

Programa

‘Entre más aumente el consumo, más destruiremos al mundo’

La sociedad no se da cuenta de los desastres del consumismo

Notimex

Publicada

on

Ciudad de México.— Sin una toma de conciencia común, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no servirán para salvar al planeta de los efectos del calentamiento global y del cambio climático, porque vivimos un consumismo disfrazado de democracia, en el cual hay una gran felicidad por la irresponsabilidad que nos conduce en cada paso al precipicio, afirmó Michelangelo Pistoletto.

El presidente de la Fundación Pistoletto y fundador de la Ciudad del Arte, en Italia, mencionó durante una conferencia ofrecida en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, que la responsabilidad social es el corazón de la Agenda 2030, firmada por 193 países y que se conforma por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El creador del concepto del Tercer Paraíso consideró necesario introducir un cambio sustancial en la sociedad, a través del arte “y para eso estamos ya en pláticas con la ONU para redefinir los conceptos de la moda, que es la segunda industria contaminante del medio ambiente. Hoy ya no debemos hablar de diseño, sino de proyectos en los cuales el arte esté en el centro de la transformación, creando un círculo virtuoso entre diseño, ambiente y ecología”.

Explicó que el arte modifica lo social, el medio ambiente, y crea una economía con contenidos que llegan a absorber toda la naturaleza, por lo cual ahora el diseño se encuentra en tela de juicio porque ha generado todo tipo de molestias, por ser un mundo que consume sin razón, sólo por el objetivo de generar más ganancias.

Sin embargo, la sociedad no se da cuenta de los desastres del consumismo, y mucho menos que “entre más aumente el consumo, más destruiremos al mundo. Hay que desterrar el diseño del consumo, y sobre todo del uso de combustibles fósiles”.

Fortunato D´Amico, curador que participó en la conferencia, recordó que el descubrimiento del neopreno, en los años 60, permitió a Italia conquistar el mercado mundial con productos elaborados con plástico, pero hoy se han convertido en el gran problema, porque ya no sabemos dónde poner la basura.

Más: El Pacífico mexicano, un mar de plástico

“Hoy tenemos un mundo lleno de harapientos, una sociedad que ha consumido los recursos del planeta y que se está acabando los que tocarían a las generaciones siguientes”, agregó.

“Hoy tenemos tres grandes islas, del tamaño de España, de Italia, y pronto habrá más plásticos que peces en el mar, y el cambio climático se ha convertido en el gran problema, al provocar desastres increíbles, como huracanes, aumento del nivel del mar, deshielo de glaciares, blanqueamiento de corales, sequías, que contribuyen a la reducción de la producción global de alimentos, además de que cada vez hay más personas en las ciudades”, continuó.

Debe corregirse ese comportamiento inadecuado de la sociedad y dejar que el arte nos oriente a estructuras sostenibles; a regresar los bosques a las ciudades, a crear huertos comunitarios y regresar al modelo de arquitectura sostenible y global, con la participación de todos, construyendo una economía circular, donde los productos no terminen como basura. “Nos hemos comido al mundo; hemos mordido la manzana del paraíso terrenal y celestial”.

Pistoletto mencionó que pasamos de ser un mundo que vivía de la naturaleza a ser un planeta donde creamos una naturaleza artificial, “y lo hicimos a través de la ciencia y la tecnología, usando energías fósiles que crearon no sólo bienestar, sino una degradación de la que todos somos responsables”.

“Estamos ante una ciencia deshumanizada, hecha de números, de bits, de robots, por lo que en alguna ocasión pregunté al astronauta italiano Paulo Nespoli si era posible descubrir otros mundos, otros seres humanos, a lo cual respondió que era imposible. Entonces, desde el espacio tenemos que redescubrir a los seres humanos; si no, tendremos una guerra de las galaxias”, apuntó el arquitecto.

La solución estará en la posibilidad de que encontremos el equilibrio, que logremos la relación entre las diferencias, y en ese proceso deberemos participar todos. “Ahí es donde el ODS 17, de crear alianzas, se vuelve el más importante de todos. Es nuestra oportunidad de crear el Tercer Paraíso”, concluyó.

JAHA



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

Alerta máxima

Agustín Guerrero

Publicada

on

Hoy nos aislamos,
Para que cuando nos juntemos de nuevo…
…No falte nadie.

Todo ha sido demasiado rápido a partir de que el 27 de febrero se reconoció el primer caso de contagio del virus Covid-19 en nuestro país. El 16 de marzo una nota de López Dóriga anunciaba el primer fallecimiento, que horas más tarde fue desmentido.

De manera jocosa las redes lo contabilizaron como el primer resucitado. En esos primeros días, el ambiente era muy relajado entre la sociedad a pesar de las noticias en línea que nos reportaban la gravedad de los contagios en otros lugares del mundo.

De hecho la Organización Mundial de la Salud declaró la Pandemia el 11 de marzo. La enfermedad se había expandido a más de 100 países.

Tardamos 21 días en llegar a los primeros 100 casos confirmados, lo que ocurrió el 18 de marzo y ese mismo día la Secretaría de Salud informó del primer fallecido. Supimos entonces, que la enfermedad era algo serio, que no era un juego.

En cosa de un mes, un nuevo léxico apareció en nuestro vocabulario, coronavirus, pandemia, casos confirmados, casos sospechosos, contingencia sanitaria, contagios importados, contagios comunitarios, escenario 1, susana distancia, saludo de etiqueta, curva de crecimiento, aplanamiento de la curva, emergencia sanitaria, escenario 2, covid19. Y así de la nada, se saturaron las redes de “epidemiólogos” que sueltan opiniones sin ton ni son, sin base alguna. Los catastrofistas son los más delicados.

El tema ha sido también escenario de una despiadada batalla política. Por un lado, el gobierno de la república integró un equipo de expertos para el diagnóstico y diseño de una estrategia que busca reducir al mínimo el número de personas infectadas y como consecuencia un mínimo de víctimas fatales, a través de una serie de medidas que buscan contener los contagios y distribuirlos en la línea de tiempo para ser atendidos adecuadamente sin que se colapse el sistema de salud.

En un párrafo, que la crisis no se salga de control. En un país de 130 millones de habitantes, con la diversidad social, política, económica, cultural, que tenemos, el asunto es un reto mayúsculo.

Casi desde el inicio, personajes destacados y otros no tanto de la “oposición moralmente derrotada” se han dado a la tarea, un día si y otro también, de llevar adelante una estrategia de zapa. Inventando noticias, descalificando las acciones del gobierno, exigiendo medidas sin ningún sustento.

No los mueve un sentimiento de solidaridad y sentido de unidad ante la crisis. Apuestan irresponsablemente a descarrilar al gobierno. En el mejor de los casos, son mezquinos, en realidad, son unos mal nacidos.

El 23 de marzo marcó un punto de inflexión. El gobierno anuncio el inicio de la Jornada Nacional de Sana Distancia, que duraría cuatro semanas y que contenía medidas mas drásticas para lograr la contención de la epidemia. De esta manera entramos al Escenario 2. En la última semana los números han crecido significativamente. Ya rebasamos la línea de los mil casos confirmados con 1,094 al 30 de marzo, 28 fallecidos y 5,635 casos sospechosos.

En este marco, el Consejo de Salubridad General, declaró Emergencia Sanitaria por causa de Fuerza Mayor, a la epidemia de enfermedad generada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19). Con esta declaración vigente del 30 de marzo al 30 de abril, se busca contener el crecimiento de los contagios a partir de que los ciudadanos de manera voluntaria y consiente SE QUEDEN EN SU CASA.

El supuesto es que en la medida que la gente se confine, la velocidad de la propagación tenderá a estabilizarse y a disminuir, dando tiempo a que los servicios de salud estén en condiciones de atender a los pacientes.

Y aquí es donde estamos todos a prueba. Sin duda en una sociedad con los niveles de pobreza como el nuestro, pedirle a la gente que vive al día, que se quede en casa, que no salga, que no busque el sustento, implica un sacrificio durísimo, diría heroico. Los gobiernos deben anunciar medidas de apoyo para ya, para el actual momento. El gobierno federal anunció que se adelantarán los depósitos a las personas que reciben una pensión, particularmente los adultos mayores.

El gobierno de Puebla emite un decreto para distribuir de manera universal y gratuita, miles de despensas entre la población económicamente más débil. Es una acción que pueden replicar otros gobiernos.

Si la gente va a su casa, debe ser por su voluntad, sin coerción y mucho menos sin medidas represivas. No es un estado de sitio, ni se cancelan las libertades democráticas. Por ello, debemos hacer un gran acto de solidaridad social. Como lo que hemos hecho en otras desgracias. Que quien tiene más ayude a quien tiene menos. Hagamos un gesto de Humanidad y multiplequémoslo por miles.

Viene lo más difícil. Se acercan los días de semana santa y ya sabemos lo que eso significa en movilidad de las personas. Necesitamos desde ahora, difundir mensajes para que la gente no salga. No solo es quedarse en su casa, es también quedarse en su ciudad. Son las zonas metropolitanas, como la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla, quienes concentran el mayor número de casos infectados. Desplazarse a otros lugares de la república es ampliar el espacio del contagio.

Es un acto en contra de nosotros mismos. Por eso hay que explicar machaconamente que los mejor es quedarse en casa, que es temporal, y que es la única manera que tenemos de vencer la enfermedad. Y cuando pase, porque va a pasar, saldremos todos a darnos un abrazo, a cantar, a reír, a bailar, a celebrar la vida. A decirnos gracias.

AGUSTIN GUERRERO CASTILLO

Seguir leyendo

Celebridades

‘La cumbia de la cuarentena’ de Flor Amargo ¿Ya la escuchaste

Es una divertida parodia

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

la cumbia de la cuarentena

La cuarentena también es un tiempo para ser creativos, sobre todos los músicos están en constante creación, como la compositora Flor Amargo, que creó La cumbia de la cuarentena.

Es una divertida parodia de un tema icónico de Pimpinela, Olvidame y pega la vuelta, a la que Flor Amargo adaptó la letra para reírse de las situaciones que genera el encierro.

La cumbia de la cuarentena habla de una pareja en el sexto día de encierro por la emergencia sanitaria, que provoca enojos, desesperación y ganas de salir corriendo, pero tiene que seguir conviviendo en el mismo espacio.

“Coronavirus, prefiero que tú me contagies ahora y me quede muerta /
Estás neurótica mujer /
Corona Virus, que estar encerrada con este canijo es peor que la guerra /
Estás mintiendo yo lo sé /
Vete, contágiate ahora del virus corona y cierra la puerta /
Yo ya no te aguanto conviviendo a diario en esta cuarentena”.

YA VISTE: Diego Luna apoya con la campaña #MiBarrioMeRespalda

Así esta situación extraordinaria también nos puede hacer reír.

La cumbia de la cuarentena ya lleva más de 45 mil reproducciones en Youtube.

TE PUEDE INTERESAR: Margarita Gralia se recupera de coronavirus y aconseja…

npq

Seguir leyendo

Te Recomendamos