Especial

La zona fue acordonada por elementos de seguridad de Petróleos Mexicanos (Pemex), policía y el Ejército

Siete24.mx

Siete24.mx

México.— Las autoridades controlaron el incendio de un oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) ocasionado al explotar una toma clandestina para robar combustible, un suceso que no dejó víctimas, informaron fuentes oficiales.

El siniestro ocurrió en la noche del miércoles al jueves en la comunidad de Rafael Pascacio Gamboa del municipio de Reforma, Chiapas.

De acuerdo a los reportes oficiales, la noche del miércoles, en una zona de pastizal, se registró un incendio en un tramo del oleoducto que va de la estación de servicio Cactus a Cangrejera, precisó la estatal petrolera.

"Al momento no se reportan lesionados ni fallecidos. El evento ya se encuentra bajo control y se trabaja para extinguir el fuego. Personal técnico de Pemex, Seguridad Física de Pemex, Sedena, Policía ministerial de Chiapas y Protección Civil continúan trabajando en el lugar", informó Pemex en un comunicado.

El siniestro fue producto de la ruptura de las tuberías para el robo de combustibles, una actividad ilícita que en México se conoce como huachicoleo.

"Se supone que era una toma clandestina, la verdad no sabemos bien a detalle", dijo a Efe Víctor Ovando, brigadista de Protección Civil en Reforma, Chiapas.

Los reportes descartan lesionados o muertos a causa del incendio.

Sin embargo, se encontraron dos camionetas calcinadas, que contaban con estructuras para el transporte de contenedores de hidrocarburos.

En el sitio de la explosión, miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), la Policía Ministerial de Chiapas y Protección Civil establecieron un perímetro de seguridad mientras se desarrollaban los trabajos de sofocación del fuego, tal y como constató Efe.

Decenas de familias fueron desalojadas de las cercanías del sitio para prevenir cualquier tragedia, en tanto que las llamas alcanzaron 3 metros de altura, aseguraron autoridades locales.

EFE

emc