Más de mil 800 migrantes centroamericanos llegan a la frontera con EU en búsqueda de asilo político

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Piedras Negras.- Ante el arribo de la Caravana Migrante de centroamericanos a la ciudad fronteriza de Piedras Negras, el obispo local, Alonso Garza Treviño, invitó a los fieles católicos y la población coahuilense a proveer atención y seguridad a los migrantes mientras se encuentran en espera de que los Estados Unidos resuelva sus solicitudes de asilo.

Aproximadamente mil 800 migrantes llegaron el 4 de febrero a la ciudad fronteriza de Piedras Negras, Coahuila, y esperan aquí la oportunidad de pasar a los Estados Unidos mediante solicitud de asilo político. Una espera que podría prolongarse demasiado pues la aduana de Eagle Pass sólo recibe quince solicitudes de asilo político por día.

Del lado norteamericano, el alcalde de Eagle Pass y los Estados Unidos han fortificado los pasos internacionales y bardas con barricadas, alambre de púas y más agentes de la patrulla fronteriza.

En la ciudad mexicana, sin embargo, las autoridades estatales y municipales han facilitado un albergue para los migrantes, con servicios de ayuda humanitaria y seguridad, mientras estos realizan los trámites necesarios para ser recibidos por los Estados Unidos en calidad de refugiados. El alcalde de Piedras Negras, Claudio Bres, incluso ha dado recomendaciones a los migrantes a trasladarse a otras ciudades mexicanas en Tamaulipas para hacer sus solicitudes de asilo en McAllen o en Laredo.

Migrantes en Piedras Negras Obispo Garza Treviño visita refugio migrantes

En este contexto y para evitar tensiones en la población, el obispo de Piedras Negras, Garza Treviño, emitió un mensaje a su grey para recibir la presencia de los migrantes como “una doble oportunidad” al tiempo de asegurar que la Iglesia católica local trabaja con las autoridades civiles e instituciones de servicio para brindar apoyo a los migrantes “en todo lo que nos sea posible”.

“La llegada de los migrantes a nuestra tierra representa una doble oportunidad. La primera es para que todos nos unamos en el apoyo, así como lo hemos hecho en situaciones difíciles o de emergencia en tornados o inundaciones. Así también ahora debemos unirnos todas las personas y todas las instituciones, es una buena oportunidad para que juntos tengamos un mismo fin o un mismo objetivo, que en este caso es la atención a los migrantes”.

Garza Treviño aseguró que la segunda oportunidad que brinda a los coahuilenses la presencia de los migrantes es para “hacer nuestro mejor esfuerzo para ayudarles a quienes viven situaciones muy difíciles en su vida personal o familiar, a conseguir una mejora en esta condición que ellos viven”.

El obispo mexicano visitó las instalaciones donde se alojan los migrantes junto a los sacerdotes de la demarcación que atienden esta emergencia humanitaria.

TE PUEDE INTERESAR: Cierran ‘El Barretal’, refugio de migrantes en Tijuana