Obispo Electo Joel Ocampo

Una de las zonas más complejas del país por la marginación y pobreza; el administrador apostólico acusa amenazas contra negocios e instancias civiles.

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Benito Juárez, Michoacán.- El corazón de la Tierra Caliente de México recibió este 2 de abril la noticia del nombramiento de su nuevo pastor católico, el sacerdote Joel Ocampo Gorostieta, de 55 años de edad y 30 años de experiencia ministerial.

Los primeros en celebrar este nombramiento fueron los feligreses de su parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en la foranía Tuzantla de este municipio. En punto de las 13:00 horas, el obispo electo celebró una eucaristía junto al obispo residencial, Gerardo Díaz, y la grey local a quien ha servido en Turicato, Tacámbaro y la Huacana.

La noticia de su nombramiento ha llegado en un momento sensible para el sacerdote quien en días recientes vivió la partida de su señora madre. Por ello, después de convivir con los sacerdotes y fieles de Tacámbaro por su nueva encomienda, el obispo electo acude a los novenarios por el eterno descanso de su señora madre.

Ocampo Gorostieta, nació en Paso de Tierra Caliente, Michoacán, y realizó sus estudios en la diócesis de Tacámbaro donde ha desempeñado prácticamente todo su ministerio sacerdotal como párroco. Sus estudios en Teología del Matrimonio y Familia en una universidad especializada en Roma le proveyeron de bases para asumir responsabilidades diocesanas como prefecto en el Seminario Mayor de Tacámbaro, vicario episcopal para la vida consagrada, defensor del vínculo en el Tribunal Eclesiástico y titular de la pastoral familiar diocesana.

La sede catedralicia de la Diócesis de Ciudad Altamirano se encontraba vacante desde octubre de 2017 cuando el obispo residencial, Maximino Martínez Miranda, fue trasladado a la diócesis de Toluca como obispo auxiliar; y el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel, fue designado como administrador apostólico. El territorio de la diócesis es un reto pastoral por su extensa dimensión (más de 16 mil kilómetros cuadrados en tres estados de la República: Michoacán, Guerrero y Estado de México), lo complejo de su orografía y la situación de inseguridad, extorsiones, violencia y crimen organizado que ha denunciado el actual administrador apostólico.

TE PUEDE INTERESAR: Obispos de México presentan compromisos al Papa para atender abusos

La diócesis, según el directorio de Obra Social de la Conferencia del Episcopado Mexicano, tiene 35 parroquias, 67 sacerdotes diocesanos, 4 sacerdotes religiosos y casi un centenar de monjas. La Iglesia católica atiende a casi un millón de habitantes.

La iglesia de Ciudad Altamirano fue erigida en 1964, dos años más después de la erección de la diócesis de Apatzingán, creadas ambas principalmente para atender los pueblos ubicados en la zona conocida como Tierra Caliente. En 1985, la diócesis fue dividida para crear un nuevo territorio en Ciudad Lázaro Cárdenas.

Gorostieta tomará posesión de la diócesis en un plazo no mayor de 60 días; será el octavo obispo de esta jurisdicción eclesiástica y sucesor de obispos mexicanos de mucha fama como el actual obispo de Saltillo, Raúl Vera López, quien estuvo de 1987 a 1995 y el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, quien fuera pastor de Tierra Caliente entre 1996 y 2003.

LEE TAMBIÉN: Obispo negocia tregua con 5 cárteles en Guerrero