Foto: Pixabay

El bajar de peso y comer sanamente es uno de los propósitos más comunes en año nuevo

Siete24.mx

Siete24.mx

México.– Algunos malos hábitos como dejar de desayunar, saltarse comidas, dejar de beber líquidos y sobre todo agua natural, evitar las colaciones, y comer lo primero que está a la mano, pueden llevar a la diabetes y obesidad.

Es común que, por falta de tiempo o planeación, las personas se olviden de desayunar, siendo ésta la comida más importante del día, ya que de ella se toma el combustible para que el cuerpo trabaje la mayor parte del día.

Más: ¿Cómo afecta el ayuno al cuerpo?

"Si desayunamos, se evita tener hambre en el trabajo, el rendimiento es mejor y no pasamos toda la mañana pensando en comida o buscando golosinas", indicó la nutrióloga Guadalupe Herrera Estrada.

Dijo que también se tiene la idea errónea de que dejando de comer se baja de peso, cuando realmente lo que se logra es aumentar el apetito y la ansiedad, y entonces se termina comiendo alimentos con alto contenido calórico y en consecuencia ganando peso.

Saltarte comidas no ahorra calorías, por lo que es importante organizar el desayuno, la comida y la cena, incluyendo al menos dos colaciones para disminuir el apetito, agilizar el metabolismo, mejorar el rendimiento y mantener un peso más saludable"

El agua natural es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, pues estar bien hidratado mejora el rendimiento y concentración en el trabajo o la escuela, por lo que es importante llevar siempre una botella de agua para consumir este líquido a lo largo del día.

Mientras que las personas que dejan de hacer actividad física, porque no tienen tiempo, pueden estar en constante movimiento si caminan en cada oportunidad, evitan utilizar elevadores y usan las escaleras.

Recomendamos: Calentar comida en tupper es factor de obesidad

Incluir frutas y verduras en la dieta, incluso crudas, facilita su manejo, ayuda al consumo de fibra y disminuye el apetito.

Si se tiene el antojo de un postre o algo dulce, es posible elegir o cocinar con sustitutos de azúcar que satisfacen la necesidad de un sabor dulce sin agregar demasiadas calorías a la dieta, mencionó la también asesora de Metco.