El Vaticano presenta a su equipo de futbol femenil, cuenta con la bendición del papa Francisco

Ciudad del Vaticano.- La Santa Sede de la Iglesia católica ha dado su bendición y beneplácito al primer equipo femenil del Vaticano. La escuadra debutará contra la alineación femenil del AS de Roma el próximo 26 de mayo.

El equipo femenino del Vaticano está conformado en su mayoría por las trabajadoras de los diferentes dicasterios y oficinas de la Santa Sede; pero también participan algunas esposas e hijas de empleados del Governatorato del Vaticano o de alguna dependencia del sumo pontífice.

El representante deportivo del Vaticano, Danilo Zennaro aseguró que el papa Francisco fue uno de los principales impulsores de la iniciativa que ha dado resultado en la formalización de la escuadra femenina de futbol católica.

Desde hace 48 años, el Vaticano ha tenido un equipo varonil de futbol y para Zennaro: “finalmente era justo ofrecer la posibilidad a las mujeres que laboran para la Santa Sede practicar este deporte formalmente y con asistencia”.

Hay que recordar que el futbol ha ganado terreno en la ‘Ciudad Eterna’ gracias a que los diferentes centros de formación sacerdotal en Roma juegan la ‘Clericus Cup’ cada año cuyos equipos están conformados por seminaristas y presbíteros.

Aunque la gran mayoría de las jugadoras son amateur, hay en la escuadra tres futbolistas profesionales que tuvieron participación de alto nivel en el pasado. Es el caso de la capitana del equipo Eugene Tcheugoue, quien jugó en su natal Camerún. El equipo es dirigido por Susan Volpini, secretaria general de la Asociación para las Mujeres en el Vaticano.

Las jugadoras debutarán en un partido amistoso frente al AS de Roma y posteriormente se medirán frente a un equipo internacional en Viena, en junio próximo, cuando se realice un torneo de beneficencia organizado por el hospital pediátrico del Bambino Gesù, administrado por el Vaticano.

Volpini mantiene un pronóstico reservado de su equipo ante la primera experiencia contra el AS Roma (cuarto lugar en la temporada pasada de la Serie A Femenil de la Liga Italiana); pero Zennaro considera que el juego no es sólo para ganar en la cancha: “Incluso si perdieran 30 a cero, eso no importa; lo que sí es importante es que estas mujeres tengan la oportunidad de conocer y medirse ante jugadoras profesionales. Ganando o perdiendo, lo valioso es crear contacto y amistad”.

En enero pasado, el Vaticano también organizó a su equipo de atletismo con la idea de que se participe en justas internacionales, como los Juegos Olímpicos. En el equipo de atletas se sumaron guardias suizos, sacerdotes, monjas y otros empleados del Estado.

Con información de The Guardian