Connect with us
EFE EFE

CDMX

Muere Doña Chelo, matriarca de Tepito

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.— Consuelo Ramírez, “Doña Chelo”, la más célebre de Las 7 Cabronas de Tepito, el Barrio Bravo de la Ciudad de México por ser una de las zonas mas emblemáticas y peligrosas, falleció el pasado martes, informaron este jueves sus familiares.

Doña Chelo quedó retratada en el mural que adorna uno de los callejones de Tepito, el de Las Siete Cabronas Invisibles, las matriarcas del barrio.

Inculcó a sus hijos el espíritu de superación con su lema: “A Dios le debo la vida y a Tepito la comida”, y de esa forma era reconocida como una figura de referencia en Tepito, uno de los barrios más marginales de la capital mexicana con altos niveles de inseguridad por la lucha de bandas rivales que controlan el narcotráfico y todo tipo de negocios.

De reciclar ropa usada, doña Chelo costeó los estudios universitarios de diez hijos con escasa ayuda de su esposo, considerado en el barrio como un padrote vividor.

El menor de los hijos, Greco, es doctor en biología molecular. Fue investigador en Madrid, Alemania y Montreal y actualmente trabaja en el Instituto Nacional de Cancerología de México.

Nunca terminó ni la primaria, pero aprendió a leer por su cuenta ya adulta.

Nieta de sacerdote y atea, agradecía, no obstante, a Dios la vida. Respondona y mal hablada cuando la situación lo requería. Casada sin ganas. Loba defensora de sus diez hijos, siete varones y tres mujeres, todos con estudios universitarios, según explica a Alfonso Hernández, cronista oficial de Tepito.

Como buena residente de Tepito, Doña Chelo era alburera de respuesta rápida y contundente como una manera de supervivencia para una mujer en el Barrio Bravo mas temido de Ciudad de México.

Los albures son juegos de palabras divertidos con mucho ingenio, doble sentido y en ocasiones con una carga erótica que son muy populares en barrios como Tepito.

Nunca vendió ropa de mujer, mucho más latosas a la hora de la compra. Compraba trajes de caballero en buen estado, de lana, de buena tela, los descosía, los volteaba y los cosía nuevamente. Si algo estaba mal, lo reemplazaba y luego los vendía.

A pesar de tener a sus hijos criados, nunca dejó de trabajar porque en Tepito desde que uno camina ya produce y donde se crece a chingadazos, como los bistecs no hay espacio para la flojera.

Desde hace casi una década, Doña Chelo, que casi rondaba los 90, seguía ganándose la vida rentando su patio como bodega. Todos los días, excepto los martes, el único día que Tepito descansa por ser uno de los diez mayores mercados informales del mundo. (EFE)

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CDMX

UNAM expondrá en el Metro miradas sobre el Covid y la vida…

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

especial

Ciudad de México.- La crisis sanitaria y la cuarentena afectan a la humanidad en la dimensión emocional y psicológica, lo cual puede llevar a estados anímicos en las personas, familias y comunidades, dijo Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, durante la inauguración este jueves, desde el Museo de la Ciudad de México, de la exposición “Miradas artísticas sobre la pandemia. Abrazando a la vida”.

Se trata de una iniciativa del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad la UNAM a la que se sumaron los gobiernos Federal y de la Ciudad de México y que ya se exhibe en las estaciones Pino Suárez, Zapata y Mixcoac del Metro.

Por eso, agregó López-Gatell, existen “mecanismos  de contención, mitigación, reparación y rehabilitación ante los efectos psicosociales de una pandemia”, y de ahí la importancia de este concurso y exposición organizado por el PUEDJS de la UNAM, junto con las Secretarías de Hacienda y de Gobernación así como por la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México y el Gobierno de la Ciudad de México, pues con su llamado a la creatividad promueve de manera muy atinada el planteamiento de “abrazar a la vida” frente a la crisis actual.

Se trata, precisó, “de la preservación de la vida a partir de la solidaridad, la prudencia y la calma, lo cual permite un pensamiento claro y un espíritu abierto de trabajar unos y otros por el bien común”.

Es fundamental, destacó el subsecretario López-Gatell,  que estemos “abrazando a la vida, como muchas otras generaciones en la historia de la humanidad.

De ahí la trascendencia del concurso y de la exposición, pues convoca lo mejor de la sociedad mexicana en diversos ámbitos sociales y culturales, así como la capacidad de los pueblos de resistencia ante situaciones adversas y en favor de la esperanza y del consuelo”.

John Ackerman, director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), recordó que la muestra –que  fue inaugurada la mañana del jueves en la estación del Metro Pino Suárez, así como en las estaciones Zapata y Mixcoac— responde a que la UNAM no sólo se dedica a la investigación sino también a la difusión y al vínculo con la comunidad universitaria y la sociedad, con el objetivo de hallar soluciones prácticas a los grandes problemas nacionales.

Mientras, agregó, se van empoderando cada vez más las grandes empresas digitales, emporios empresariales globales como Facebook, Twitter y YouTube, “que si bien ofrecen una interconectividad sin precedentes, también lucran con nuestros datos personales y controlan el flujo de información por medio de algoritmos que responden más a sus intereses comerciales que al interés público y humanitario”.

Es por eso, agregó, que surgió la convocatoria al concurso “Miradas artísticas sobre la pandemia”, del que se derivó esta gran exposición en la cual “estamos celebrando la creatividad humana y la expresión artística ciudadana, abriendo una ventana de esperanza y ofreciendo una oportunidad para una catarsis colectiva, un gran abrazo colectivo desde el Metro, desde la UNAM y desde los gobiernos federal y de la ciudad de México, para todos los y las capitalinas”.

Rabindranath Salazar, subsecretario de Desarrollo Democrático de la Secretaría de Gobernación, compartió un saludo a nombre de la secretaria Olga Sánchez Cordero, y dijo que este concurso “buscó captar lo que las personas, todos como sociedad, estábamos viviendo, sintiendo en este adverso momento, sin precedentes en nuestra historia contemporánea, reflejando incertidumbre, temores, pero de igual forma los valores que distinguen al pueblo de México, como la solidaridad, la esperanza, así como una creciente corresponsabilidad social”.

Todos estos aspectos, agregó, “más allá de su inmanente valor artístico y cultural, conllevan la noble construcción de nuestra memoria colectiva de manera gráfica y sensible, abonando así a la unidad nacional ante este enorme reto con que nos sorprendió en 2020 con esta crisis sanitaria, la más grande y la más retadora en la historia reciente de nuestra humanidad”.

Iniciativas como la exposición, dijo Salazar, “son detonantes indiscutibles de las causas más nobles a favor de México y que gracias a la sensibilidad y talento de cerca de 700 artistas participantes, nos ofrecen un aliciente, una fuente de optimismo y empatía, recordándonos a todas y a todos los mexicanos que es precisamente nuestro espíritu solidario el gran escudo que ha permitido a lo largo de la historia que salgamos siempre adelante de enormes dificultades”.

Eduardo Villegas, coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México de la Presidencia de la República, destacó que la manera más extraordinaria de la humanidad de enfrentar sus neurosis es a partir del arte, y que lo hecho por la UNAM con el planteamiento de “abrazando la vida” ha sido precisamente confrontar el encierro a partir de una salida necesaria: la escritura, la fotografía, la expresión plástica.

“Se ha tratado de encontrar en el encierro un modo de expresión ante el terrible momento que enfrenta la humanidad”, dijo, y reconoció al PUEDJS y a la UNAM por conjuntar voluntades en esta exposición que nos dice que en otro momento podremos salir y abrazarnos de nuevo.

Guadalupe Valencia, titular de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, celebró la exposición, realizada en el “museo más grande” de la Ciudad de México, el Metro, y advirtió la necesidad de revisar nuestra relación  con el planeta y el abuso contra la naturaleza para identificar de qué manera pudimos provocar esta pandemia.

También reflexionó sobre la importancia de nuestro cuerpo y del nuevo etiquetado y normas para los productos alimenticios. “Hay que sacarle ganancia a esto: es una gran tragedia, pero puede ayudar a reinventarnos y a relacionarnos más armónicamente con la naturaleza y hacernos más corresponsables entre nosotros”.

Adriana Castillo Román, directora general de Promoción Cultural y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, señaló que este concurso y exposición suscita alegría por la “gran cantidad de miradas acerca de la pandemia, caminos de apertura al otro que al mismo tiempo hacen referencia a nosotros mismos. Todas estas miradas son artísticas, porque su fin es expresar y comunicar la amplia gama de emociones que nos ha provocado la actual circunstancia que vivimos.

“Son arte, en la medida que buscan alcanzar al prójimo. Se trata de miradas que construyen experiencias abiertas en las cuales los demás, los otros, nos reconocemos y construimos un nosotros. En los trabajos de esta exposición encontramos sendas para transitar y aproximarnos sin temor y sin prejuicios al otro, a mi semejante que ha sido aislado, reducido a estar la mayor parte del tiempo en su casa, alejado del bullicio callejero.”

Florencia Serranía Soto, directora general del STC, dijo que “esta muestra artística refleja el sentimiento que ha quedado marcado como una cicatriz en los ciudadanos por las  consecuencias de la pandemia. Lo consideramos un regalo artístico para los usuarios que utilizan el Metro todos los días. El Metro es el espacio público de la Ciudad de México”.

INE suspende sesión ante la negativa de Noroña de usar cubrebocas

emc

Seguir leyendo

CDMX

Familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa se manifiestan en “antimonumento”

Israel Lorenzana

Publicada

on

Familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa se manifiestan en "antimonumento"

Ciudad de México.- En demanda de justicia, padres y familiares de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa llevaron a cabo un mitin en el “antimonumento” en Paseo de la Reforma.

Acompañados de diferentes organizaciones, los inconformes se ubicaron sobre Paseo de la Reforma y Bucareli, a 74 meses de la desaparición de 43 normalistas.

También puedes leer: Vinculan a proceso a capitán del Ejército por caso Ayotzinapa

En entrevista con Siete24, Felipe de la Cruz, vocero de padres y familiares de los 43 desaparecidos, dijo que hay pocos resultados en la investigación:

Debido a la protesta, policías capitalinos montaron un operativo vial en desde avenida Bucareli hasta avenida Chapultepec.

Seguir leyendo

Te Recomendamos