Connect with us

México

Obispos llegan a una asamblea de definiciones

Avatar

Publicada

on

Este 12 de noviembre comienza la 106 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM). Como cada trienio, los líderes de la grey católica mexicana realizan votaciones para elegir a los obispos representantes en diferentes áreas de servicio. Los reflectores, sin embargo, están puestos en la elección del próximo presidente del organismo colegiado porque de ello depende, en buena medida, las relaciones institucionales con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara, presidió el organismo episcopal por dos periodos de suma convulsión de la Iglesia Universal: primero con la histórica renuncia del papa Benedicto XVI y después con el ascenso del primer cardenal latinoamericano a la silla del sucesor de san Pedro. Pero también de graves circunstancias en México: “violencia, corrupción, impunidad y cultura de la muerte” como las distinguió el propio episcopado.

Robles, al igual que los otros cardenales y arzobispos latinoamericanos, comenzó a tomar un peso moderadamente relevante en el concierto internacional pero, desde la presidencia del colegio de obispos mexicanos, su participación en los dos periodos se percibe apenas testimonial. Fueron sus secretarios generales los que destacaron mediáticamente. El primero, Eugenio Lira Rugarcía, quien cargó con más errores que aciertos en la organización de la visita del papa Francisco en 2013 y en la relación de la CEM con el entonces nuncio apostólico, Christophe Pierre; y en el segundo periodo, el obispo auxiliar de Monterrey, Alfonso Miranda Guardiola, quien enfocó su servicio en el rescate de la memoria episcopal, la sistematización de la vinculación de todas las diócesis y comisiones de la Iglesia católica, y la creación de varias alianzas y convenios institucionales, a veces con más audacia que contenido.

La administración saliente de la CEM pone entre sus logros la conformación de un Observatorio Nacional que compila y actualiza la vasta pero muchas veces desconocida información de las diócesis mexicanas que ofrecen servicios de caridad y asistencia social o humanitaria; un departamento de historia que reanudó un trabajo suspendido en 2009 para conservar documentación valiosa del organismo; un organismo interdisciplinario para dar seguimiento y fortalecer la prevención a los casos de abuso sexual de menores en la Iglesia; una batería de protocolos de acción operativa ante diferentes crisis institucionales; y un bloque de convenios con organismos federales como la Procuraduría General de la República (PGR), la Fiscalía Especializada para Prevenir Delitos Electorales (FEPADE), la Secretaría de Cultura, el INAH, entre otros.

Es, sin embargo, el Plan Global Pastoral 2031-2033 (PGP) el más audaz de los trabajos de la presidencia y secretaría salientes: la proyección de los trabajos de animación pastoral de la Iglesia católica en México con la mirada puesta en los 500 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe y los dos mil años de la Redención.

Es en esta última materia donde los obispos mexicanos deben tomar definiciones profundas. El cardenal Robles Ortega no puede ser reelecto y, aunque Miranda Guardiola sí; no suele ser una práctica común cambiar al presidente conservando al secretario. En los corrillos eclesiales destacan los arzobispos de Monterrey y Morelia como posibles sucesores del cardenal Robles en la presidencia de la CEM. El primero, Rogelio Cabrera López, por su compromiso en el proceso y continuidad del PGP; y el segundo, Carlos Garfias, por su trabajo en el área de paz y reconciliación nacional, un tema de interés central del próximo gobierno federal por su aspiración de contar con la participación del papa Francisco en este proceso.

Pero, junto a la relación con el próximo gobierno y dar continuidad de trabajos articulados dentro del organismo, existe un tercer factor para la próxima presidencia de la CEM: su participación institucional ante el Censo de Población y Vivienda 2020. El instrumento censal para registrar las creencias religiosas de los mexicanos ya ha recibido fuertes críticas, tanto de sociólogos como de asociaciones religiosas que se sienten sub representadas en los reactivos de consulta.

Diversas encuestas y estudios aislados ya hacen proyecciones que podrían ser muy duras para la idea de catolicidad mexicana. Hay tendencias demográficas que ubican a los católicos con márgenes de 72 a 68 por ciento de la población mientras muestran una sensible proliferación y mayor influencia política a las diferentes expresiones evangélicas, protestantes y pentecostales. Este contexto también pone un escenario para los obispos católicos poco previsto: el urgente paso del diálogo interreligioso a la cooperación interinstitucional con otras asociaciones religiosas.

En el Plan Global, los obispos mexicanos aseguran tener seis compromisos: construir dignidad humana, comprometerse con las causas sociales, ser una Iglesia pueblo, misionera y compasiva principalmente con los jóvenes y adolescentes. “Concretar respuestas”, apuntan; pero sin la cooperación con otras expresiones religiosas, sus esfuerzos puede que no resulten relevantes o significativos para el país que desean servir.

Hay un último factor que no se debe minimizar, el cardenal Carlos Aguiar Retes comenzará a tomar un papel de suma relevancia para el episcopado mexicano. Como arzobispo primado de México es naturalmente un foco de atención política y mediática; sus proyectos de administración pastoral (desterritorialización parroquial, reforma a la formación sacerdotal y redistribución episcopal) y el papel que irá adquiriendo como ‘papabile’ mientras se acerque el ocaso de la era Bergoglio lo perfilan como un importante referente para la configuración del episcopado de los próximos siete u ocho años. Aguiar llega a la asamblea plenaria aún con el doble cargo de arzobispo primado y administrador apostólico de Tlalnepantla, con un muy relevante trabajo en el pasado Sínodo de los Jóvenes en Roma; con la confianza del nuncio Coppola en sus proyectos y sin jugar las dinámicas de confrontación moral con el presidente electo por los temas que han polarizado a la sociedad. Tiene la oportunidad para hacer un liderazgo que signifique pero, para comunicarlo, siempre hace falta tomar riesgos.

@monroyfelipe

 



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cobertura especial coronavirus

No hay dos tipos de datos: Secretaría de Salud

Inegi y Ssa tienen otros datos…

Arturo Ramírez

Publicada

on

Ciudad de México.- México suma 1 millón de 806 mil 849 casos y 153 mil 639 muertes a causa del Covid-19, según el último informe de la Secretaría de Salud federal.

El reporte presentado por el director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura, indicó que en las últimas 24 horas se confirmaron 17 mil 944 contagios del virus.

Te puede interesar: Exhibe Inegi subregistro en cifras oficiales de muertes por Covid

En los últimos siete días se han confirmado 9 mil 268 decesos. Con los totales, México se mantiene en el treceavo lugar con más casos confirmados y el cuarto con más decesos a nivel mundial.

Abundó que, a nivel nacional, la ocupación hospitalaria general es del 60%, pero la Ciudad de México, Guanajuato, el Estado de México, Hidalgo, Puebla, Nuevo León, Morelos, Guerrero y Nayarit superan el 70%.

Inegi y Ssa tienen otros datos…

Después de la publicación del reporte sobre exceso de mortalidad por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), donde la cifra de defunciones por COVID-19 reportadas por la Secretaría de Salud fue superada hasta en un 45%.

Hugo López-Gatell declaró que la disparidad en las cifras no se debe a la existencia de dos cifras diferentes.

Por el contrario, corresponde a la diferente metodología en el conteo que encamina cada una de las instituciones. Además de que el número reportado por el Inegi considera afecciones no relacionadas directamente por Covid-19 como diabetes y cáncer, entre otras.

“Desde luego, como lo hemos admitido desde el inicio de esta epidemia, son estadísticas incompletas en la medida que no integran otras fuentes de información que llevan más tiempo de recabar”, declaró.

En ese sentido, debido a que el objetivo del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud es el monitoreo en tiempo real de las estadísticas de la pandemia, no considera otro tipo de documentos como actas de defunción.

Aunque dichos documentos sí fueron analizados por el Inegi.

Las muertes reportadas por el Inegi corresponden a un análisis preliminar de los certificados de defunción entre enero y agosto de 2020.

De esa forma, el organismo aseguró la existencia de 108 mil 658 personas fallecidas, a causa de la enfermedad por el nuevo Coronavirus, hasta el 31 de agosto de 2020.

Sin embargo, en el mismo periodo, la Secretaría de Salud registró 75 mil 017 defunciones por dicha causa.

Con ello, existe una diferencia de 33 mil 641 muertes, lo cual corresponde una superioridad del 44.8% en el número presentado durante la última conferencia del mes de agosto de 2020.

ARH

Seguir leyendo

México

Canal Once estrena joven director

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

especial

México.- Carlos Brito Lavalle tomó protesta como nuevo director del Canal Once por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fue el titular de Educación Pública, Esteban Moctezuma, quien entregó el cargo y quien deseó suerte al nuevo director.

Lo invitó a continuar el trabajo que, ante la pandemia, constituyó a Canal Once como uno de los pilares más sólidos de la educación a distancia, ya que no sólo colabora en la implementación de esta estrategia, sino que además ha contribuido en muchas otras áreas al avance de los aprendizajes.

Agregó que el Canal Once es un medio público que siempre ha marcado la pauta en arte, cultura, ciencia y tecnología, educación, además de noticias y entretenimiento.

Detalló que en Canal Once, Carlos Brito Lavalle, se desempeñó como coordinador de Operaciones; fue coordinador del programa Aprende en Casa I y II y jefe de división de Adquisiciones.

Moctezuma Barragán insistió en que “Canal Once es un orgullo para el Politécnico Nacional, para el Sistema Educativo Nacional y para todo México; Canal Once se ha caracterizado por desarrollar contenidos que fomentan el desarrollo humano y una programación para todos los segmentos sociales”.

Finalmente, manifestó su agradecimiento al Senador José Antonio Álvarez Lima por todo el apoyo que le ha dado al programa Aprende en Casa, así como a Jesús Ramírez Cuevas, quien ha estado a la cabeza y al pendiente de este programa que impulsó el Presidente López Obrador, junto con Jenaro Villamil.

Carlos Brito Lavalle aseguró que dará continuidad al proyecto que inició con la Cuarta Transformación, dirigida por el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, el cual es convertir a Canal Once en una herramienta útil para la sociedad, que refleje la diversidad que se tiene como nación.

Afirmó que la transformación para un México próspero e incluyente tiene sus cimientos en la educación, y el Once está comprometido a contribuir con esta importante tarea. “Hoy veo un Once fortalecido, con una audiencia creciente y receptiva de programas cada vez más plurales y adaptados a nuestra cambiante realidad”, agregó.

Señaló que, como director de esta institución, buscará personalizar la vía de distribución de contenido a cada perfil de la audiencia, para que cada vez más mexicanas y mexicanos se identifiquen de una manera u otra con Canal Once.

LEE Came revisa mala calidad del aire por fuertes vientos

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos