Connect with us
PRI, PAN y PRD son lo mismo dice López Obrador PRI, PAN y PRD son lo mismo dice López Obrador

México

PRI, PAN y PRD son lo mismo dice López Obrador

Foto Cuartoscuro
José Vilchis Guerrero

Publicada

on

Ciudad de México.— El presidente Andrés Manuel López Obrador justificó la alianza de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) de la Revolución Democrática (PRD) y Acción Nacional (PAN) para contender juntos en las elecciones de seis estados durante 2022 porque tienen la misma ideología.

“Es muy importante que hayan decidido aliarse porque es muy legítimo que lo hagan, porque ahora ya quedó demostrado que son lo mismo desde (Carlos) Salinas. Es legal y es benéfico porque hace mucho daño engañar al decir que tienen una ideología distinta, pero sólo en el papel. En la práctica son lo mismo”.

El jefe del Ejecutivo calificó de benéfica esta alianza porque esos partidos terminan con la simulación, tienen derecho a agruparse estos partidos en una alianza y considera que hay afinidad de los tres partidos porque defienden un modelo neoliberal en el que prevaleció la corrupción.

LEE Va por México busca un candidato “Rentable” sin importar el partido político

“Es bueno, nada de simulación, tienen todo derecho de agruparse, de hacer alianzas cuando hay afinidad y aquí existe la afinidad porque defienden el modelo neoliberal y el pensamiento conservador”, comentó, de buen humor, López Obrador.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional recurrió de nueva cuenta a la ironía al comentar que con esta alianza priistas, panistas y perredistas se quitan la máscara para mostrarse tal como son ante los ciudadanos, que serán los únicos que decidan si votan por ellos.

José Vilchis (Colaborador)

ebv



Dejanos un comentario:

Cobertura especial coronavirus

UNAM emite recomendaciones importantes tras contagios

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Bajan cantidad de contagios y decesos por Covid-19. Foto: Cuartoscuro
ESPECIAL

México.- Desde hace tres semanas, la epidemia de Covid-19 en nuestro país ha tenido un aumento muy rápido del número de casos confirmados. El inicio del invierno, la entrada de una variante más contagiosa (ómicron) y las fiestas y vacaciones de fin de año aceleraron los contagios.

La UNAM precisó que en esta nueva variante los cuadros son menos graves, sin embargo, ante esta situación y la necesidad de mantener la seguridad sanitaria en las actividades presenciales, emitimos las siguientes recomendaciones y consideraciones:

Vacunación

La vacunación es la principal forma de evitar que una persona que se contagia con el virus causante de COVID-19 enferme gravemente y tenga mayor probabilidad de requerir hospitalización y morir, por lo que reiteramos la importancia de que todas las personas mayores de 15 años inicien o completen sus esquemas y reciban su dosis de refuerzo en cuanto les corresponda. Todas las vacunas que se utilizan en nuestro país son seguras, efectivas y de calidad. Si bien, no existe información sobre cada una de las combinaciones, los estudios que han evaluado esquemas donde se combinan diferentes vacunas, tanto para completar esquemas iniciales como dosis de refuerzo, han encontrado que son estrategias seguras y efectivas.

Cubrebocas

La principal forma de contagio del virus causante de COVID-19 es por medio de los aerosoles que produce una persona infectada con el virus (con o sin síntomas) y que se forman al respirar, hablar, toser, estornudar, soplar, gritar, cantar y respirar. El uso del cubrebocas disminuye (filtra) la cantidad de virus que exhala una persona infectada y limita la cantidad de virus que inhala una persona que se encuentre cerca.  

La recomendación general es que todas las personas utilicen un cubrebocas cubriendo bien nariz y boca al convivir con enfermos, al estar en lugares públicos fuera de la casa y al estar con otras personas en lugares cerrados o incluso en espacios abiertos si la distancia es cercana. Aun usando cubrebocas no es conveniente hablar de cerca con otras personas. Existe desinformación y confusión sobre los cubrebocas pero lo fundamental es usar el que sea cómodo y accesible para su uso correcto y continuo. Lo importante es usar un cubrebocas útil y no un cubrebocas perfecto.

Si se usa cubrebocas de tela, es necesario que tenga tres capas y sea de una fibra natural (algodón); si el cubrebocas es quirúrgico desechable, también debe ser de tres capas. Su eficacia puede medirse si impiden el paso de la luz.

Los cubrebocas de mayor eficiencia (N95, KN95, KF94, FFP3, FFP2, FFP1) es mejor utilizarlos en situaciones donde el riesgo de aerosoles provenientes de enfermos sea mayor, como puede ser al atender a un enfermo en casa, en un consultorio o en el hospital. La limitada disponibilidad y la incomodidad de este tipo de cubrebocas  pueden ser obstáculos reales para su uso general, y no son convenientes  para un uso común, generándose riesgos adicionales ante su utilización inadecuada o interrumpida.

El éxito de la prevención al utilizar el cubrebocas se logra con su uso adecuado. Cualquiera que se utilice debe cubrir la nariz y la boca al mismo tiempo y estar ajustado al puente de la nariz y a la piel de la cara sin pliegues, para evitar la entrada libre de aire por las comisuras. En caso de decidir utilizar doble cubrebocas para aumentar la protección, será mejor combinar cubrebocas de dos tipos de materiales diferentes y colocar primero el de mayor eficiencia y encima el de menor. Una vez colocado se debe evitar tocarlo por el frente, se debe retirar por la cintas ajustables y lavarse las manos después de hacerlo. 

Manejo de enfermos en casa

La gran mayoría de las personas que han enfermado de COVID-19 en las últimas semanas han presentado cuadros leves con síntomas que generalmente se resuelven en menos de cinco días con los cuidados generales y con medicamentos para control de la fiebre (paracetamol) y las molestias por el proceso de respuesta del cuerpo a la infección (ibuprofeno). Por lo anterior y para evitar riesgos de toxicidad o complicaciones, es importante reiterar que para el manejo de pacientes con COVID-19 no deben utilizarse:

·        Antibióticos de ningún tipo (azitromicina, levofloxacina, ceftriaxona, ivermectina, hidroxicloroquina, etc.).

·        Antivirales que no tienen efecto contra el virus causante de COVID-19 (oseltamivir, amantadina, rimantadina, aciclovir, etc.).

·        Medicamentos esteroides en los primeros cinco días de la enfermedad (cortisona, dexametasona, etc.).

·        Anticoagulantes sin supervisión médica (Aspirina, heparina, enoxaparina, clopidogrel).

Si la persona padece alguna otra enfermedad para la cual tome medicamentos de forma regular, deberá continuar usándolos sin interrupción.

Al tener un enfermo en casa se debe prevenir el contagio de los otros habitantes del domicilio por medio del aislamiento, el uso de cubrebocas (idealmente de alta eficiencia), la ventilación abriendo puertas y ventanas y la higiene regular con los productos de uso habitual del lugar. Para vigilar la evolución es recomendable tener un termómetro para medir la temperatura (que no sea mayor de 38.0ºC) y un oxímetro de pulso para monitorear la oxigenación (que no baje de 92%). Es necesario informar de inmediato a su médico en caso de alta temperatura o baja oxigenación. Se debe vigilar la oxigenación con supervisión médica (con un oxímetro) hasta estar seguros de que la evolución es favorable.

Una vez que la persona enferma de COVID-19 cumpla cinco días de aislamiento y no presente síntomas se podrá reincorporar a sus actividades con las medidas de precaución generales; en caso de continuar con síntomas, deberá completar diez días de aislamiento. Los contactos domiciliarios del enfermo también deberán guardar aislamiento durante cinco días, al término de los cuales podrán salir en caso de no presentar síntomas.

LEE Desaparece isla de Tonga, tras tsunami

emc

Seguir leyendo

México

Luis Echeverría cumple 100 años

Avatar

Publicada

on

Por

CUARTOSCURO

México.- Luis Echeverría cumple 100 años de edad como el exjefe de Estado mexicano más longevo de la historia.

Nacido un 17 de enero de 1922 en la Ciudad de México y presidente del país de 1970 a 1976 llegó a sus primero 100 vacunado contra el Covid-19.

Echeverría superó en longevidad a gobernantes mexicanos como Porfirio Díaz, quien murió a los 85 años (1830-1915) y José López Portillo (1920-2004), su sucesor y que falleció a los 84 años.

El gobierno de Echeverría, del 1 de diciembre de 1970 al 30 de noviembre de 1976, estuvo marcado por la rectoría económica del Estado, la guerra sucia contra movimientos sociales, la represión a la prensa y la búsqueda de liderazgo en la ONU.

Más allá de su activismo internacional y el asilo que ofreció a exiliados de las dictaduras suramericanas, Echeverría será recordado por su implicación en la matanza del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco (Ciudad de México), donde murieron cientos de estudiantes, aunque las autoridades dijeron que no pasó de la veintena.

Echeverría era el secretario de Gobernación, encargado de la seguridad nacional, del presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) durante la masacre de los estudiantes concentrados pacíficamente en la Plaza de las Tres Culturas de la capital mexicana.

Aunque Díaz Ordaz asumió en sus memorias la responsabilidad política por la masacre de Tlatelolco pero no la culpabilidad, la cual, según el expresidente, compartían el propio Echeverría y otros funcionarios de su gobierno.

A Echeverría se le atribuye también la responsabilidad de una segunda represión estudiantil ocurrida durante su mandato, el 10 de junio de 1971, que también dejó muchos muertos, suceso conocido como “el halconazo”.

Además, se registró la llamada “guerra sucia”, una campaña de represión de baja intensidad dirigida a frenar a los movimientos de oposición armada surgidos después de la masacre de 1968.

A Echeverría también se le considera el cerebro del llamado golpe al diario Excélsior, cuyo director Julio Scherer fue echado en 1976 por un movimiento presuntamente manipulado por el gobierno.

A nivel internacional, ejerció un gobierno cercano a otros presidentes de América Latina como Salvador Allende, en Chile, y Carlos Andrés Pérez, en Venezuela, con quien promovió en 1975 la fundación del Sistema Económico Latinoamericano (SELA).

Echeverría estudió Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde fue catedrático de Teoría General del Estado.

En 1946 se inscribió en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde ocupó varios cargos.

Después de dejar la Presidencia, Echeverría se mantuvo activo en la Administración pública como embajador de México ante la Unesco en París hasta 1979 y como representante diplomático itinerante en Australia y Nueva Zelanda.

En México dirigió el Centro de Estudios Económicos y Sociales del Tercer Mundo, creado durante su gobierno y que funciona como un organismo no gubernamental asociado con el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas.

LEE Isla de Tonga habría desaparecido en medio de tsunami

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos