Connect with us

México

Religión y política, lecturas transversales

Avatar

Publicada

on

Antes de que concluya este trepidante año político, el antropólogo Elio Mansferrer nos propone una provocativa reflexión en el actual concierto nacional entorno a los sutiles vasos de comunicación entre las expresiones religiosas y los sentimientos políticos, así como el cada vez más complejo universo de asociaciones religiosas ante las instituciones civiles en el país: “El papel de lo religioso y lo simbólico fue muy importante en las definiciones electorales del 2018 debido al contexto de crisis social, política y económica de México”.

En su libro ‘Lo religioso dentro de lo político. Las elecciones de México 2018’, Mansferrer reúne una serie de reflexiones sobre el peso social que los diferentes fenómenos religiosos imprimen en la construcción de identidad política, organización ciudadana y búsquedas de bien social. Un tema que muchas veces se obvia en el contexto del análisis político o cultural de la sociedad mexicana o que, en todo caso, se limita a una serie de encuestas de opinión que cruzan variables de valores morales y opciones políticas.

Lo importante de la provocación de Mansferrer es la visibilización de un muy pequeño y especializado ejercicio de análisis y de información de los márgenes de las expresiones religiosas en México. En nuestro país, a diferencia de muchas otras naciones que comprenden la importancia de los fenómenos religiosos en la construcción de la identidad y las decisiones de la sociedad, la historia nos ha heredado una especie de mantra de ‘no ver, no oír ni comprender’ los profundos latidos de una población sumamente religiosa, así como sus implicaciones en los destinos culturales, sociales o políticos de la nación.

Las últimas “dos transformaciones” del país han atravesado por un doloroso procedimiento de separación artificial de la cualidad religiosa y ciudadana de los mexicanos. Si bien la Guerra de Reforma representó un conflicto político entre conservadores y liberales; fueron las instituciones religiosas las que en ese momento sacaron la peor parte del enfrentamiento (aunque a la luz de los avances sociales, queda claro que la separación de la Iglesia y el Estado es ideal para los países democráticos). Y la Revolución Mexicana, por su parte, devino en un conflicto de caudillos que en pos de lograr la institucionalidad nacional pasó por una sangrienta persecución, intolerancia y simulación religiosa. Esos escenarios propiciaron un estado de simulación y disociación entre las identidad religiosa e identidad cívica en los mexicanos, una especie de ‘esquizofrenia moral’ entre la vida pública y la vida privada de la ciudadanía.

Esta simulación (apenas con avances mínimos en 1992 con la ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público y las reformas constitucionales del 2011) ha evitado la creación de espacios de reflexión, información y análisis sobre la importancia de los fenómenos religiosos. En muchos de los medios de comunicación europeos, centroamericanos y sudamericanos, la dimensión social de la religión forma parte de sus secciones cotidianas de información; la antropología y sociología de las universidades favorece el estudio de los diferentes fenómenos religiosos más allá del folclore y sus expresiones de piedad; finalmente, los análisis de reacción entre votantes ante procesos electorales involucran variables que traspasan la identidad y la participación comunitaria de las convicciones religiosas de los ciudadanos.

México debe remover las telarañas jacobinas de su historia política para que existan más lecturas sobre las relaciones entre las instituciones sociales y las asociaciones religiosas, entre las construcciones de marcos legales y los sentimientos morales y espirituales de los ciudadanos.

Debe actualizar sus marcos jurídicos para que la participación de las diferentes asociaciones religiosas en los procesos de construcción política y social no regatee la responsabilidad de los ministros de culto ni los mantenga en la condición de una ciudadanía disminuida en derechos y obligaciones.

Una de las grandes aportaciones de Mansferrer en su libro ‘Lo religioso dentro de lo político’ es la actualización sociológica de la importancia de las confesiones cristianas, evangélicas, pentecostales y neopentecostales en el país. Es una lástima que para el análisis religioso, antropológico o político de México se siga considerando que ‘los cristianos’ forman una maraña de incognosibles fronteras. La identidad de los fieles cristianos no católicos romanos es casi un enigma para nuestra conciencia social, incluso para los propios fieles que suelen conocer poco de su ubicación en el extenso mapa de la cristiandad histórica y geográfica.

Si acaso necesitara una crítica constructiva este ejercicio reflexivo de Mansferrer sería la obsesión del antropólogo por demostrar la caída en picada no sólo de la feligresía católica sino de la propia credibilidad de la institución. Es un hecho que, año con año, el descenso de los declarantes de su catolicidad en México se refleja en los ejercicios estadísticos y, sin hacer muchos vaticinios, es altamente probable que el Censo de población y Vivienda 2020 recoja esta tendencia.

Sin embargo, el antropólogo señala que incluso esos datos “no son creíbles”; además apunta que la jerarquía católica “infla” cifras de sus sacramentos católicos y pone un ejemplo: “En la Ciudad de México hay una notable inflación de cifras de bautismos en por lo menos siete años de la serie reportada… estimamos que se han inflado pues resulta poco probable que se puedan bautizar más niños de los que nacieron en ese periodo”. Sin censurar su razonamiento, es claro que el fenómeno religioso requiere una mirada más cercana con la realidad, al pie de los creyentes y no creyentes, porque de lo contrario las cifras pueden engañar a la mente.

Retomo el ejemplo del investigador y sugiero una mirada antropológica: Tan sólo por los registros de edad del bautisterio de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, resulta evidente que cada vez menos familias bautizan a los hijos de manera inmediata al nacimiento. Los bautizados tienen más de uno o dos años cuando son presentados al sacramento. Y un dato más, muchos menores bautizados en la Ciudad de México no nacieron allí, son originarios del Estado de México (de alguno de los muchos municipios de la megalópolis) u otra entidad. Viven en periferias, pero se ven obligados a integrarse a la vida económica, educativa y social como los 1.6 millones de mexiquenses que cruzan diariamente las fronteras físicas y simbólicas de la Ciudad de México. De esta manera es posible explicarnos las cuentas que plantea el investigador.

Sirva este ejemplo para reforzar la tesis del propio Mansferrer que comparto extensamente: “Lo religioso sigue teniendo un papel significativo en la vida social y política en México”. Hace falta que promovamos la información, el trabajo a ras de suelo e investigación de campo sobre los fenómenos religiosos en el país para integrarlos en análisis más certeros de nuestra realidad y nuestros horizontes civilizatorios.

@monroyfelipe

ebv



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

México

Se aproxima otro frente frío a México

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Cuartoscuro
especial

México.- Durante esta noche y madrugada, se pronostican rachas de viento de 70 a 90 kilómetros por hora (km/h) en Chihuahua; rachas de 60 a 70 km/h en Durango, y de 50 a 60 km/h en Coahuila, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Zacatecas.

Así como descenso de temperatura en el noroeste y norte de la República Mexicana, efectos generados por un nuevo frente frío que se aproximará a la frontera norte del país e interaccionará con una línea seca extendida sobre Coahuila y con la corriente en chorro.

A su vez, se prevé que un canal de baja presión sobre el sureste de México y el ingreso de humedad de ambos océanos hacia el interior del territorio nacional ocasionen intervalos de chubascos (de 5.1 a 25 milímetros [mm]) en Chiapas, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo y Veracruz. Para el resto del país se estima escasa probabilidad de lluvias.

Mañana miércoles, el nuevo frente frío recorrerá el norte y noreste de México; se asociará con la corriente en chorro, provocando viento con rachas de 50 a 60 km/h en localidades de Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas.

También, se pronostican rachas de 50 a 60 km/h en el Golfo y el Istmo de Tehuantepec.

Por otra parte, el ingreso de humedad del Golfo de México, el Mar Caribe y el Océano Pacífico, ocasionará lluvias puntuales fuertes (de 25 a 50 mm) en Chiapas; intervalos de chubascos en Oaxaca, Quintana Roo y Veracruz, así como lluvias aisladas (de 0.1 a 5 mm) en Campeche, Guerrero, Michoacán, Tabasco y Yucatán, mientras que, en el resto del país, prevalecerá el cielo despejado y escasa probabilidad de lluvias.

Se mantendrá el ambiente frío con bancos de niebla matutinos sobre entidades del noreste, oriente y centro del país, además de heladas, durante la madrugada, en las zonas serranas de la Mesa Central.

Al amanecer del miércoles, se estiman temperaturas mínimas de -10 a -5 grados Celsius con heladas en montañas de Chihuahua y Durango; de -5 a 0 grados Celsius y heladas en las zonas altas de Baja California y Sonora, y de 0 a 5 grados Celsius con posibles heladas para las sierras de Coahuila, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Nuevo León, Puebla, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Por la tarde, se prevén temperaturas máximas de 35 a 40 grados Celsius en localidades de Guerrero, Michoacán, Nayarit, Oaxaca y Sinaloa.

LEE Llega el tráiler de ‘Un Jefe en Pañales 2’

emc

Seguir leyendo

Cobertura especial coronavirus

Estadios deben reabrir en semáforo Amarillo: Ssa

Responsabilizó al titular del ejecutivo local de lo que pueda pasar.

Arturo Ramírez

Publicada

on

Ciudad de México.- Durante la conferencia de salud en Palacio Nacional, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, responsabilizó al gobierno de Jalisco.

Que encabeza Enrique Alfaro, sobre un posible aumento de contagios de Covid-19 en Guadalajara y el área metropolitana, ya que abrirán las puertas del Estadio Akron.

Para la celebración entre los equipos Chivas y América este miércoles 25 de noviembre.

Te puede interesar: Covid-19 llega a las 101 mil 926 víctimas en México

El funcionario federal dijo que expresó que no puede ordenar o cancelar la apertura de inmuebles, por lo que responsabilizó al titular del ejecutivo local de lo que pueda pasar.

Después del encuentro en el llamado Clásico del Futbol Mexicano.

No conocemos esta propuesta piloto para abrir el Estadio Akron para el juego Chivas contra América, pero asumimos que la propuesta está amparada en reflexión técnica.

Y asumen la responsabilidad de lo que puede traer posteriormente este modelo piloto, declaró.

López-Gatell expresó que “consideramos que la responsabilidad de la autoridad sanitaria local está estipulada”.

Hugo López, advirtió que el gobierno de Jalisco se adelantó a las decisiones, ya que se había mencionado que los inmuebles deportivos únicamente abrirán con semáforo amarillo.

Además, México vivió el día con el mayor número de contagios con 10 mil 709 nuevos casos.

Nadie puede predecir lo que pasará con la pandemia y lo veremos en las consecuencias posteriores, pero asumimos que tomarán previsiones para identificar que el riesgo sea mínimo, dijo.

Solo en semáforo amarillo se deben abrir estadios y se estipuló en inicio, porque en color naranja se revela que hay riesgos importantes de reactivación.

El proceso de ingreso y salida del estadio debe ser con cuidado, la separación de personas durante el evento sea cuidado.

Y haya un grado de distancia y haya un seguimiento posterior para las personas que concurran.

Porque en caso de presentar una infección sean puestas en aislamiento preventivo, aseveró.

Expuso que la Secretaría de Salud no conoce el modelo que se realizará en el juego de ida de los cuartos de final.

Respetamos la competencia de las autoridades sanitarias locales y nosotros no damos permisos o apoyos, sino que es una decisión de las autoridades locales.

ARH

Seguir leyendo

Te Recomendamos