Connect with us

Mundo

Abuso en la Iglesia: lo que Pensilvania reveló

Avatar

Publicada

on

La publicación del extenso informe sobre los más de mil casos de abuso sexual contra menores acontecidos en seis diócesis de la Provincia Eclesiástica de Filadelfia no deja lugar a la indiferencia. La terrible indignación, vergüenza y dolor que deja en la Iglesia católica ese conjunto de detallados reportes que evidencian los abusos cometidos por más de 300 ministros y miembros de las comunidades arañan apenas la superficie de una profunda y desgarradora realidad social cuya problemática no ha logrado atenderse del todo.

El informe de mil 356 páginas intitulado 40th Statewide Investigating Grand Jury Report 1 es un gran compendio de informaciones obtenidas de investigaciones sobre casos de abuso sexual contra menores realizadas en seis diócesis del estado de Pensilvania desde los años 40: Allentown, Eire, Greensburg, Harrisburg, Pittsburg y Scranton.

En la parte introductoria (de las seis partes en que está constituido el profuso informe) se asegura que “se recabaron decenas de testimonios, los cuales fueron contrastados con millones de páginas de documentos diocesanos; ellos contenían alegaciones creíbles contra trescientos sacerdotes abusadores. Más de mil menores víctimas fueron identificados tan sólo de los propios registros de las iglesias”.

En el proceso de recopilación de información, el Gran Jurado advirtió una especie de “procedimiento” o “manual” con el que las diócesis intentaron resolver las acusaciones contra sus ministros: Primero, usar eufemismos. Nunca decir ‘violar’ sino ‘contacto inapropiado’. Segundo, no realizar pesquisas genuinas sino enviar a otros clérigos cercanos. Tercero, enviar a sacerdotes a ‘evaluaciones’ en centros psiquiátricos administrados por la propia Iglesia. Cuarto, no informar a la grey de las verdaderas razones del cambio del sacerdote. Quinto, aun cuando un sacerdote haya violado a un menor seguir proveyéndolo de alojamiento y medios de vida, recursos que en muchos casos le facilitaron cometer otros crímenes. Sexto, cuando el comportamiento de un ministro se hace del conocimiento de la grey (y se genera el escándalo), transferirlo a una nueva localidad. Y séptimo, no pedir la intervención policial.

RECOMENDAMOS AMLO jugando a los avioncitos y trenecitos

El informe del Gran Jurado es un terrible pero necesario registro del tipo de documentación que suele transitar por las viejas venas de instituciones sumamente grandes, burocratizadas y embozadas de códigos jerárquicos, de control y de poder. Entre las páginas del profuso reporte se encuentran desde el inmenso pantano del historial de los casos (en el que muchos medios de comunicación han deseado regodearse), hasta los “códigos de comportamiento pastoral” que algún obispo instruyó entre su clero, hasta reproducciones de cartas confidenciales en las que queda evidencia de la impericia o el dolo (cada caso es diferente) con el que superiores y obispos atendieron estos crímenes.

Frente a este incontrovertible reporte, las diócesis aludidas (al igual que la Iglesia norteamericana y la Iglesia Universal en voz del propio Papa Francisco) han intentado dar acciones concretas no sólo de vergüenza y arrepentimiento moral sino de cambios radicales de organización y liderazgo para ayudar de veras a las víctimas y para establecer protocolos que eviten estos crímenes en sus organizaciones e instituciones diocesanas.

Las diócesis del reporte ya han levantado oficinas y servicios especializados (incluso bilingües) para ayudar a víctimas de abuso sexual; también han autorizado nuevos modelos de cooperación con las autoridades locales. Por supuesto, los obispos, los ministros y la grey católica no esperan recuperar la confianza de la sociedad de inmediato, pero en general -y a pesar de lo que algunos han señalado- confían en que las medidas de “tolerancia cero”, implementadas desde el pontificado de Benedicto XVI son las correctas.

Los datos obtenidos por el Gran Jurado de Pensilvania revelan que en esas diócesis hubo casos de abuso sexual contra menores aún después de la “tolerancia cero” e incluso ya en el pontificado de Francisco; pero hay un dato esclarecedor también proveniente del informe: En la diócesis de Pittsburg, los incidentes reportados por década desde los años 40, indican que entre 1960 y 1989 existió un crecimiento exponencial de reportes de abusos (entre 60 y 80 casos por década) pero disminuyen radicalmente a partir de los 90 (15 casos) y a menos de cinco y seis en las primeras décadas del siglo XXI.

Lo acontecido en la Iglesia católica de Pensilvania no es exclusivo de los Estados Unidos, hay muchas latitudes y países que deben reflejarse en ese espejo del informe del Gran Jurado. Hay que reconocer también los esfuerzos a largo plazo que algunas instituciones intentan desarrollar hoy para que solidifiquen y prosperen mañana: Ahí está el programa de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac, el Centro Especializado en el Tratamiento Preventivo y Restaurativo de casos de Abuso y certificación de comunidades seguras (REPARARE).

Todas las grandes instituciones cuya masividad, burocracia y códigos jerárquicos de control y de poder suelen acallar las voces de las víctimas y eluden el acto definitivo de la justicia; pero si algún cambio puede propiciar el caso de Pensilvania, sería la rotunda convicción de que aquello no puede ser nunca tolerado.

Felipe Monroy,
experto en temas religiosos
@monroyfelipe

 

[La información aquí revelada corresponde al autor y no necesariamente a la posición de Siete24.mx]

 

Comentarios

Mundo

Un tranvía llamado energía limpia

Avatar

Publicada

on

Por

Energia Limpia. Foto: Cuartoscuro

Una estela negra liberada desde su humeante chimenea, da testimonio de su velocidad. La máquina avanza y a su paso crujen los rieles y rechinan sus ejes; amenaza inminente de que va a descarrilar.

A bordo de ese tren la raza humana: aprisionada cuerpo a cuerpo con dificultades para respirar. Cada día más pasajeros y cada vez mayor la necesidad.

Sin embargo, a la par de esa vía se extiende una alternativa: los rieles de un tranvía de energía limpia que opera a la misma velocidad. Con una capacidad menor, pero con mayor estabilidad. Un vehículo que día tras día –gracias a la innovación– comienza a dejar en ridículo al imponente ferrocarril de combustión fósil.

Esta alegoría, sucede en este mismo instante en nuestras vidas; dos vehículos que nos pueden conducir de distintas formas a un mismo destino: el futuro cercano en 2050, fecha en la que conducen hacia un destino: el año 2050, fecha en donde los problemas ambientales de la tierra la harán un espacio inhabitable.

Te puede interesar: Modifica Sener reglas sobre energías limpias

Esta declaración, dada a conocer por la Organización de las Naciones Unidas en 2019, encendió las alertas de diversos gobiernos, quienes comenzaron a perfilar sus agendas para adoptar esquemas urgentes para la reducción de su huella ambiental, siendo las energías renovables y limpias el pilar de esta revolución.

Una ruta, una alternativa

Las energías renovables, entendidas como todas aquellas fuentes para la generación de electricidad que no desgastan los recursos naturales del planeta, se posicionaron en este 2020 como la única alternativa real para contrarrestar el daño que ocasionó la combustión de carbón, petróleo y gas natural hasta el día de hoy.

De acuerdo con el Informe de Tendencias Global en la Inversión en Energía Renovables 2019, la humanidad va un paso adelante en el uso e implementación de estas fuentes energéticas limpias, con un crecimiento cuatro veces mayor a la capacidad registrada en 2010. Para este año, se calcula que el 12.9 por ciento de la electricidad mundial proviene de fuentes limpias como el sol, el viento y las mareas.

Una actividad que logró evitar la acumulación de más de 2 mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera.

Así se aplica en el mundo

La penetración de la energía renovable ha tenido mayor impacto en ciertos continentes. En la actualidad, Asia se mantiene en el primer lugar de generación de electricidad a través de fuentes limpias con un crecimiento de 61 por ciento de nuevas instalaciones.

África y Oceanía también dieron saltos importantes, con crecimientos del 8 y 17 por ciento de generación de cuota eléctrica gracias a fuentes renovables que aprovechan su entorno sin degradarlo en el proceso.

En el caso de Europa, Alemania se mantiene como el principal competidor en la carrera energética renovable, con el propósito de mantener al país con el 70 por ciento de electricidad proveniente de fuentes renovables en los próximos 30 años. Un objetivo que representa crecer a un ritmo del 15 por ciento en las próximas 3 décadas.

¿Y en México?

En el caso de nuestro país, el rezago energético resulta evidente. No obstante, a pesar de los espacios de oportunidad, las autoridades mantienen el compromiso internacional de generar al menos 50 por ciento de la electricidad nacional de fuentes alternativas al petróleo, carbón o gas natural.

Crisis sanitaria

La necesidad de transformar el paradigma energético mundial no sólo se da por los impactos que tiene para el ecosistema, sino por las serias implicaciones para la salud de los habitantes de las manchas urbanas, así como para los trabajadores mineros, petroleros y comunidades directamente afectadas por la actividad de combustión.

De acuerdo con el Centro de Investigación en Energía y Aire en conjunto con Greenpeace, el costo estimado por la contaminación del aire causado por las energías fósiles es de 2.9 billones de dólares, aproximadamente 69 mil millones de pesos anuales que serían suficientes para construir 70 hospitales equipados en nuestro país.

Eso sin mencionar los costos humanos, que se calculan en 4 millones de vidas perdidas cada año por enfermedades o actividad relacionada al consumo de energía no renovable.

Síguenos en redes sociales

Seguir leyendo

Cobertura especial coronavirus

Vacunas de J&J con respuesta positiva en contra del Covid-19

Juan Antonio Dávalos

Publicada

on

Vacunas contra el covid de JJ positivas. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México.- Las vacunas producidas por Johnson & Johnson han tenido una importante respuesta inmune para generar anticuerpos en contra del Covid-19.

Según dio a conocer el periódico El Mundo, las vacunas de dosis única, llamada Ad26.COV2.S, han dado resultados positivos en las últimas fases de su estudio.

“Los resultados conocidos se refieren a un ensayo con cerca de un millar de adultos sanos, respaldado por el gobierno estadounidense. La aplicación de vacunas comenzó después de que en julio se probara con éxito en monos”, dijo el rotativo.

Te puede interesar: Vacunas contra Covid debe ser para ricos y pobres: Papa Francisco

“Las vacunas han sido bien tolerada en dos dosis diferentes, según los resultados conocidos. La opción de una única inyección, frente a la dos que prueban Moderna y Pfizer, podría facilitar su distribución”, agregó el periódico.

Aclaró que aún falta hacer pruebas en adultos mayores, para saber si la respuesta será la misma.

“Todavía no está claro si la población mayor, uno de los grupos de riesgo de la Covid-19, resultará protegida en el mismo grado que la población joven con la vacuna de J&J”.

Reveló que las vacunas han tenido algunos efectos secundarios como fatiga y dolor muscular, lo que podría ser un problema para los adultos mayores.

“Los investigadores esperan conocer más detalles sobre la seguridad y la efectividad cuando se complete el estudio actual”, sentenció el rotativo.

Síguenos en redes sociales

Seguir leyendo

Te Recomendamos