Niño lee la Biblia

El papa Francisco pide acción y prevención contra abusos sexuales cometidos por clérigos en México

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Ciudad de México.- Para la Iglesia católica en México, la crisis de abusos sexuales cometidos por clérigos aún no ha cedido, sigue siendo "un cáncer por extirpar" y un problema social por prevenir, como se los ha solicitado directamente el papa Francisco.

Protección al Menor Daniel Portillo, director CEPROME (izq.)

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) anunció que la protección de menores se encuentra entre sus prioridades para este 2019 y, para responder a la crisis, la labor del Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor (CEPROME) es imprescindible.

El CEPROME nace de un convenio de colaboración entre la Universidad Pontificia de México (UPM) con el Centro de Protección para la Infancia (CCP), con sede en la Universidad Pontificia Gregoriana en Roma, en 2016. Desde entonces, se ha constituido un Consejo Nacional de Protección a Menores, coordinado por el secretario general de la CEM, Alfonso Miranda. El CEPROME está dirigido por el sacerdote y psicólogo, Daniel Portillo Trevizo.

Los obispos católicos de México aprobaron en mayo pasado un Plan Estratégico de Protección a Menores y, desde ahora, todas las diócesis del país tienen la obligación de establecer una comisión interdisciplinaria que evalúe y responda a las acusaciones, tanto para atender de manera integral a la víctima como a los presuntos victimarios.

En este mes, en el marco del diplomado intensivo 'Prevención en la Iglesia Latinoamericana' para atender casos abusos sexuales por parte de clérigos y la Jornada Anual de Oración por las Víctimas de estos delitos, el papa Francisco pidió a los miembros de la iglesia católica desarrollen trabajos de prevención:


"La protección de los menores. Es un problema serio. Un problema que todos conocemos las vergüenzas que nos ha traído a la Iglesia que miembros nuestros hayan intervenido, hayan actuado en estos delitos", expresó el pontífice.

El papa Francisco insistió a los participantes de la Jornada y del Diplomado que toda persona, incluidos los obispos y consagrados, debe ser detenida en sus actitudes que conduzcan a la corrupción de menores "que nadie, nadie, abuse de ellos... tiene que ser detenido en sus actitudes; corregido, si estamos a tiempo; o castigado, si hay delito de por medio. Pero la prevención... cómo prevenir para que los chicos no sean abusados, para cuidar a los menores. Es el apostolado de la prevención".

El pontífice pidió que la iglesia católica mexicana y sus miembros se aboquen sustancialmente en la prevención: "Prevenir, porque vos nunca sabés dónde te van a abusar a un chico, dónde un chico te lo van a desviar... porque no pensemos sólo en abuso sexual, sino en cualquier tipo de abuso".

Al respecto, el secretario general del Episcopado y coordinador del Consejo Nacional de Protección a Menores, Alfonso Miranda Guardiola, al presidir la Jornada de Oración aseguró que esta generación de católicos "será escudriñada ante el horrendo abuso sexual perpetrado por clérigos en la Iglesia, y será evaluada si supimos o no enfrentarlo o solucionarlo".

Miranda Guardiola comparó a los casos de abuso sexual en la Iglesia católica con "un cáncer, al que debemos enfrentar contundentemente hasta exirparlo". Incluso, aseguró,"a costa de ser tachados como infieles y traidores al mensaje de Jesús y a la misión de la Iglesia".

El vocero de los obispos mexicanos reconoció que el clericalismo ha sido "una forma inadecuada en la que hemos manejado nuestra autoridad en la Iglesia y que nos ha llevado a deplorables conductas de abuso sexual, de poder y de conciencia".

"Tenemos que aceptar esta crisis con profundidad y reconocer que el daño no lo han hecho los de fuera, sino que los primeros enemigos están dentro de nosotros, entre los obispos, sacerdotes y consagrados... No hay ninguna justificación para no denunciar, para no desenmascarar, para no enfrentar con valor y contundencia cualquier abuso que se presente al interior de nuestra Iglesia".

El CEPROME ha desarrollado talleres y cursos para que los miembros de la iglesia católica conozcan y apliquen protocolos y procesos de intervención para la protección del menor, reconozcan dinámicas de abuso, tengan elementos para proveer atención terapéutica a víctimas y atención a victimarios, los marcos del derecho canónico y los de la legislación penal. En noviembre próximo, el CEPROME-UPM será anfitrión del Congreso Latinoamericano sobre la Prevención del Abuso de Menores.

Más del tema: Impone papa Francisco procedimientos antiabusos universales