Foto Cuartoscuro

Obispos calificaron de “ficción” la pretendida autonomía de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Ciudad de México.— Los obispos de México externaron diversas preocupaciones sobre el rumbo de la educación en el país, acusaron al gobierno federal de seguir “viejas visiones estatistas” y lanzaron un llamado a los legisladores y a las autoridades educativas para atender las necesidades de “la verdadera educación”.

A través de un comunicado, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) pidió “un marco ordenado de certezas” para el sistema educativo en el país; y, solicitó a diputados y senadores que “promueva un verdadero diálogo… con el fin de que las próximas leyes secundarias respondan con realismo y altura a los desafíos de la emergencia educativa que hoy vivimos”.

“Nos preocupa la libertad de cuatro grupos o sectores de la educación”, manifiestan los obispos católicos.

Para los pastores de la iglesia católica en México, las preocupaciones se enfocan en la autonomía y libertad del organismo que habrá de sustituir al Instituto Nacional de Evaluación Educativa; la libertad del sector magisterial; la libertad de educación de los padres de familia; y la libertad de gestión de autoridades estatales en el control presupuestal en la infraestructura educativa.

Te puede interesar Reportan aumento de empeños por regreso a clases

En primer lugar, los obispos calificaron de “ficción” la pretendida autonomía de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación. Critican que en la reciente reforma al artículo 3° Constitucional, la nueva Junta Directiva de la comisión “queda supeditada, en la práctica, al Secretario de Educación Pública, así como a un Secretario Técnico puesto por el primero” y afirman que, por tanto, dicha ficción de autonomía nulifica los esfuerzos del Senado de nombrar a los comisionados.

La segunda crítica se enfoca a los sindicatos educativos: “desde octubre de 2013 señalamos nuestra mayor preocupación por el hecho de que algunos grupos sindicales contaban con un poder político inadecuado, que les permitía sentarse a la mesa con la autoridad con el fin de negociar condiciones laborales… nos preocupa que hoy, la Rectoría del Estado quede en entredicho por la presión de estos grupos”.

Te puede interesar Padres de familia buscan los útiles más baratos

El tercer rubro de preocupación para los líderes de la iglesia católica en México corresponde al menosprecio de la participación y derecho de los padres de familia en la educación de sus hijos.

“En ningún momento se les reconoce como los principales responsables de la educación”; afirman que sólo se les abren “tímidos espacios para su participación”; critican que no se prevé ninguna disposición, estructura o presupuesto para la promoción de los padres de familia en el modelo educativo y acusan al gobierno de seguir “viejas visiones estatistas [en las que] se acentúa la comunidad escolar como el centro de los procesos educativos a cargo del Estado”.

Te puede interesar Presidente de obispos católicos envía mensaje a AMLO

Finalmente, los obispos manifestaron su preocupación por la certeza en el manejo de recursos del Estado en la educación y solicitan “garantizar a través del claro y honesto ejercicio de control presupuestal” la libertad de gestión de las autoridades educativas en las entidades federativas.

Firmado por la presidencia de la CEM y la Dimensión Episcopal de Pastoral Educativa y de Cultura, el comunicado sintetiza: “Nos preocupa que en algunas materias queda en la discrecionalidad de la autoridad federal el manejo de estos recursos; sometiendo a las autoridades de las entidades federativas a una dinámica velada de sumisión”.

Te puede interesar "No podemos ser nosotros el muro": Obispos de México

ebv