Logran refinanciamiento de la deuda de Pemex con tres instituciones líderes a nivel global: HSBC, JP Morgan, y Mizuho Securities

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

México.— Este lunes le Gobierno federal firmó un acuerdo para el refinanciamiento de la deuda de Pemex así como de sus líneas de crédito revolvente más importantes. Se trata de una operación de las más grandes que se han dado en la historia y está liderada por tres de las instituciones financieras más importantes a nivel global: HSBC, JP Morgan, y Mizuho Securities.

La firma de este acuerdo se llevó a cabo en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, con la presencia de los secretarios de Hacienda, Energía y Relaciones Exteriores: Carlos Urzúa, Rocío Nahle y Marcelo Ebrard, respectivamente; así como con el titular de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y los representantes de HSBC, JP Morgan, y Mizuho Securities: Nuno Matos de Macedo, Felipe García Moreno y Gerald Rizzieri, respectivamente.

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, indicó que después de cinco meses de negociaciones Pemex alcanzó un acuerdo para refinanciar una parte de su deuda.

Te puede interesar Promete AMLO autosuficiencia en producción de gasolinas en 2022

Una de las constantes en la deuda de Pemex en las administraciones anteriores, subrayó, fue su crecimiento constante. El sexenio pasado la deuda de Pemex creció 17.5% anual. De acuerdo con el presidente López Obrador, la deuda de esta empresa del Estado Mexicano, en el sexenio de Vicente Fox fue de 2 billones, con Calderón llegó a 5 billones y con Peña se duplicó a 10 billones.

Romero Oropeza indicó que el Gobierno federal mantiene el compromiso de que Pemex no incrementará su deuda y por el contrario buscarán reducir gradualmente la deuda que les fue heredada.

El actual sexenio, puntualizó Octavio Romero, arrancó con un “desendeudamiento” para Pemex de 18 mil millones de pesos y un incremento importante en la inversión para esta empresa del Estado, contrario a lo sucedido el sexenio pasado.

El acuerdo consiste en el refinanciamiento de deuda por un monto de 2500 millones de dólares, más la renovación de dos líneas de crédito revolvente hasta por 5500 millones de dólares, en ambos casos con una ampliación de tres a cinco años de plazo.

Te puede interesar Con mariachi celebró AMLO a las Madres en la mañanera

Se trata de la operación bancaria más grande para una empresa de energía de América Latina así como la operación bancaria más grande en la historia de Pemex.

Con la firma del presente acuerdo se deja manifiesto el apoyo y confianza de la banca internacional en la estrategia financiera de Petróleos Mexicanos y la política crediticia del Gobierno federal.

Este refinanciamiento, subrayó Romero Oropeza, garantiza la liquidez de Pemex y fortalece la posición financiera de la empresa.

El refinanciamiento de nuestros créditos habrá de facilitar a Pemex continuar con el manejo prudente de sus finanzas sin dejar de cumplir con su compromiso de cero endeudamiento adicional, puntualizó el titular de Pemex.

Romero Oropeza dijo que en cuatro meses lograron revertir el balance financiero deficitario de Petróleos Mexicanos y como resultado de la nueva política del uso de la deuda en Pemex, el costo financiero en el mes de abril de 2019 tuvo una importante reducción de 43.3% con respecto al mismo mes del año pasado.

El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, destacó que Pemex a pesar de las ineficiencias y la corrupción de las últimas décadas, es una empresa que antes de impuestos tiene un flujo de caja bastante razonable para estándares internacionales.

El problema, subrayó, es que durante mucho tiempo “ordeñamos a la vaquita”, no quisimos incrementar impuestos de ningún tipo, se agravó la la evasión fiscal y se terminó dependiendo de manera notable de los recursos provenientes del sector de hidrocarburos y no en los tributarios.

A raíz de eso, aseveró, las cargas fiscales de Pemex se fueron incrementando y en este momento son muy gravosas, por lo que poco poco a poco se irá desgravando a Pemex para reducir las cargas fiscales a lo largo del tiempo.

Por su parte el presidente López Obrador sostuvo que la firma de este acuerdo demuestra la confianza de la banca internacional que hay en México y en su Gobierno.

El mandatario consideró éste un acontecimiento muy importante, el que los bancos otorguen su confianza, a pesar de la desinformación y la manipulación de querer sembrar la percepción de que no va bien la economía y de que hay una enorme deuda en Pemex que es inmanejable.

A pesar de eso, subrayó, hay quienes tienen información verdadera y saben que la economía va bien y que la deuda de Pemex es manejable, porque si bien es cierto que se trata de una cantidad considerable, es una deuda que nos heredaron y aún con eso Pemex es una de las empresas más productivas del mundo, sin duda la empresa más productiva de México.

Por su parte el CEO de HSBC México, Nuno Matos de Macedo, apuntó que este crédito de 8 mil millones de dólares a cinco años es una muestra de la confianza que tiene HSBC en Pemex, en México y en su actual Gobierno.

Los recursos de este crédito, puntualizó Nuno Matos de Macedo, serán utilizados principalmente para refinanciar las líneas existentes de crédito internacionales, por lo que servirán para darle una mayor estabilidad y flexibilidad a Pemex en la asignación de sus recursos en el corto y mediano plazo.

Estamos convencidos que las medidas que está tomando la actual administración serán sin lugar a dudas para mejorar la operación y estructura financiera de Pemex y del sector energético, subrayó.

Consideró importante reconocer las acciones y “compromiso absoluto” del Gobierno federal hacia el fortalecimiento de este sector y de su principal empresa Petróleos Mexicanos.

Es de suma relevancia que todos los sectores, privado y público, nos sumemos alrededor de Pemex y participemos de manera conjunta y activa en el desarrollo de la plataforma petrolera del país, factor clave para el desarrollo en México, aseveró.

JFM