López Obrador anunció una nueva etapa en el manejo del combustible por parte del Gobierno; se instalarán bases militares para vigilar el sistema de ductos de Pemex

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

México.— En la lucha del Gobierno federal contra el huachicoleo y por normalizar el abasto de gasolina a través de los ductos diseñados para este fin, uno de los ductos de este complejo sistema de distribución, concretamente el que va de Tuxpan, Veracruz a Azcapotzalco, Ciudad de México, fue dañado de forma reiterada por los propios integrantes de la mafia del huachicol, luego de que ya había sido reparado para finalmente normalizar el servicio de suministro y abastecimiento de combustibles.

El presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que el mencionado ducto se reparó y este miércoles volvió a funcionar; estuvo trabajando con normalidad hasta las diez de la noche del miércoles, por lo que estaba previsto que hoy jueves a las cinco de la mañana se abriría el sistema de ductos para normalizar por completo el abasto, sin embargo, ayer por la noche huachicoleros dañaron una vez más el ducto, por lo que se tuvo que retrasar la normalización del abasto y ya se está reparando de nuevo.

En conferencia de prensa, López Obrador anunció que inicia una etapa nueva de reforzamiento de los 1600 kilómetros que comprenden los seis ductos principales del país.

Te puede interesar “Solos no pueden”; PAN ofrece ayuda para solucionar crisis gasolinera que, aseguran, generó el Gobierno

En este plan para reforzar la vigilancia del sistema de ductos se tiene planeado montar bases militares y de vigilancia mixta con la Policía Federal, a fin de custodiar la red de ductos y garantizar la continuidad en el suministro del combustible.

Mientras esto sucede, va a continuar el abasto a gasolineras a través de pipas hasta que se logre normalizar la situación.

Durante el encuentro con medios de comunicación, el tabasqueño presentó imágenes del ducto saboteado por la delincuencia organizada, así como de varias estaciones ilegales de almacenamiento de gasolina robada en diferentes puntos del país; uno de ellos en la carretera Monterrey-Reynosa, que forman parte de esta red de sistemas paralelos de distribución que aún existen y que se están desmantelando, lo que continúa representando un reto para el gobierno federal.

Te puede interesar Que necedad de no informar desabasto de gasolina, reprocha la COPARMEX

El Presidente agradeció a la gente por su apoyo y comprensión, aseguró que hay reservas de gasolina, diésel y turbosina suficiente además de que hay en tránsito más abasto.

Por su parte la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, indicó que el Gobierno federal trabaja de manera coordinada con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la PGR, llevando a cabo acciones legales diversas en las que se han detectado cuentas bancarias relacionadas con el robo de combustible, por lo que ya se están congelando y poniendo a disposición del Ministerio Público e integrando las carpetas correspondientes para que se lleven a cabo las investigaciones de las personas involucradas.

Sánchez Cordero dijo que no solo se trabaja en la investigación y desmantelamiento de los huachicoleros de “abajo”, sino que también se está actuando contra los huachicoleros de cuello blanco, que son quienes mantienen esta importante y lucrativa red de distribución de gasolina robada.

La funcionaria indicó que los responsables de los diferentes actos de sabotaje también han sido detenidos y puestos a dispusieron del MP.


El combustible robado habitualmente se transporta por carretera por lo que ya se refuerza la vigilancia de las autopistas con elementos de la Policía Federal, Ejército y Marina para para detener a las pipas piratas que conforman esta red de distribución.

JFM