En la Fiesta de San Francisco Javier, primer misionero jesuita, la Compañía de Jesús en México se dirige al presidente

Felipe Monroy

Felipe Monroy

TODAS LAS NOTAS

Ciudad de México.- El gobierno central de la Compañía de Jesús en México (jesuitas), orden religiosa católica, dirigió al presidente Andrés Manuel López Obrador una carta abierta donde manifiestan su convicción por trabajar por los más vulnerables, el perdón y la justicia.

papa Francisco jesuitas méxico El Papa Francisco y Francisco Magaña SJ, provincial de la Compañía de Jesús en México

El superior de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, Francisco Magaña Aviña SJ, secundó a los sacerdotes jesuitas en el deseo por que la administración de López Obrador “sea un verdadero ejemplo de amor, servicio y justicia, de manera que todas y todos, primordialmente los más necesitados, sean quienes más se beneficien del mandato que recibió en la elección presidencial”.

Los jesuitas, que tienen una fuerte influencia social, cultural y educativa en México, insistieron en que el país “no puede esperar más” y que “ansía un cambio verdadero” ante la inseguridad económica y social.

También manifiestan al nuevo titular del Ejecutivo su interés por mantener su colaboración para el beneficio de la sociedad, especialmente de los más vulnerables:

“Nuestra experiencia y conocimientos están abiertos para ayudar y coadyuvar todo aquello que apunte al servicio de los demás y que dé pasos firmes hacia una mayor justicia”.

“Como lo hemos hecho históricamente, estaremos atentos a custodiar el proceso de fortalecimiento de la sociedad civil con nuestra cercanía, denuncia y visibilización de actos criminales, abusos, corrupción e injusticias cometidas por autoridades”.

Los miembros de la Compañía de Jesús exigen “irrestricto respeto a los Derechos Humanos de todos los mexicanos en particular con los pobres, los migrantes y los indígenas; también pidieron la creación de medios públicos “cuya prioridad sea generar contenidos independientes, de calidad y equilibrados, en defensa de la libertad de expresión y respeto a los y las periodistas”.

Respecto al principio de amnistía, promovido por el presidente López, los jesuitas le recuerdan que el perdón y la reconciliación son principios cristianos pero que no excluyen la justicia “que es también un tema pendiente para miles de víctimas y familiares de estas, fruto de los malos gobiernos”.

En esto, los jesuitas no son improvisados: en el 2016, durante la visita del papa Francisco a México, el provincial Francisco Magaña entregó al pontífice una carta de los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y le compartió la gravedad de crímenes y desaparecidos en el país.

La Compañía de Jesús en México tiene obras de gran calado como el Sistema Universitario Jesuita con siete centros educativo de alta especialidad en el país (cinco universidades iberoamericanas, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Oriente y el Instituto Superior Intercultural Ayuuk).

La Fundación Loyola soporta acciones sociales que van desde campañas de salud, reconstrucción de viviendas, defensoría de derechos humanos, asesoría laboral o proyectos educativos. Y la presencia de comunidades religiosas en más de la mitad del país que dinamizan la acción solidaria en poblados desde sus raíces.

LEE TAMBIÉN: Trump vuelve a felicitar a López Obrador