Alertan de abusos de connacionales

La Iglesia católica tiene 133 casas o albergues migratorios distribuidos a lo largo del país

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Cuautitlán Izcalli.- Ante los fenómenos de abuso y conflicto social que se incrementan en la frontera sur del país debido a las masivas y constantes caravanas migratorias centroamericanas, los obispos de México exhortaron a las autoridades federales a construir "una política migratoria sin ambigüedades ni ingenuidad, en pleno respeto de los derechos humanos".

Como parte de las conclusiones de la 107a Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), los obispos se congratulan que muchas organizaciones católicas atienden las necesidades de los migrantes; "pero, hay que reconocer que, en esta actitud samaritana, también nos hemos sentido rebasados. Las personas migrantes requieren una atención permanente", aseguró el obispo de Tapachula, Jaime Calderón.

La Iglesia católica tiene 133 casas o albergues migratorios distribuidos a lo largo del país; sin embargo, según explica el obispo Alfonso Miranda Guardiola, secretario general del episcopado, muchas de ellas están rebasadas en casi el doble de su capacidad y las dificultades se incrementarán sin una política migratoria mexicana bien definida.

"Uno ve el flujo permanente, masivo, de los migrantes; y se establecen formas para aliviar el camino, para darles atención; pero falta claridad. Por ejemplo, entre el gobierno de Chiapas y los municipios", reprocha el obispo Calderón.

Para el obispo de la frontera sur, el país requiere una política migratoria enmarcada en el derecho internacional, en el respeto de los derechos humanos y "que no sea ingenua, porque nos parece que el ofrecimiento de trabajo no es tan real; la gente misma lo evidencia". Calderón insiste: "Hemos dicho [los obispos] que hace falta claridad y no ambigüedad en la política migratoria... se ha hablado de una política de puertas abiertas pero constatamos algo diferente".

De hecho, el obispo Calderón emitió un comunicado el 28 de abril en el que señalaba la "grave crisis de autoridad que se vive en la realidad de las migraciones". El pastor del sureste reclamó: "No vemos acciones claras de parte del gobierno mexicano para hacer frente y acompañar a las caravanas de migrantes. Permiten la entrada a los grupos extranjeros, los han vigilado, los acompañan en la carretera bajo el inclemente sol y luego los emboscan para llevarlos a la estación migratoria Siglo XXI. No les ofrecen un trato digno y humanitario. Ni siquiera respetan el mismo documento que les dan, donde les permiten el libre tránsito. Algunos migrantes llevan más de dos meses esperando sus papeles... la crisis de autoridad ha hecho que algunos se desesperen y asuman actitudes donde faltan a las leyes mexicanas y al sano respeto y convivencia".

Frente a este escenario, el lunes 29, representantes y agentes de la pastoral migratoria se reunieron con el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, a quien se le planteó el drama migratorio y los problemas de abuso y engaño que sufren los extranjeros en el país. Miranda Guardiola confirmó que los agentes de pastoral en el sureste corroboraron la versión sobre unos aparentes agentes del Estado mexicano que cobraron mil dólares por visa de tránsito falsa a un grupo de migrantes cubanos: "Eso se platicó con él (Encinas) el lunes pasado y es una tristeza que presumiblemente sean mexicanos los que hacen esto contra los migrantes".

Al respecto, el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, lamentó que en México se critique al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pero que se asuma su misma actitud negativa sobre los migrantes: "Hay gente mala, cierto; pero la inmensa mayoría viene por necesidad, por hambre".

Por ello, invitó a la opinión pública a comprender el verdadero sentido de la donación de 500 mil dólares del papa Francisco para la asistencia de los migrantes centroamericanos: "Él donó ese dinero no porque fuera rico, sino porque le toca administrar lo que generosamente los pueblos ya donaron... quizá nos esté enseñando con esto que este asunto es muy importante".

Te puede interesar Obispos de México presentan compromisos al Papa para atender abusos

A propósito del donativo del papa Francisco, la CEM confirmó que los recursos están en un proceso de asignación a proyectos humanitarios con migrantes, de acuerdo a necesidades y en cumplimiento con las instituciones hacendarias. Actualmente hay trece proyectos autorizados para que se ejecuten en favor de obras sociales que ayudan a migrantes en su paso por México.

Los centros o proyectos que recibirán parte del donativo pontificio son las diócesis de Cuautitlán, Nogales, Mazatlán, Querétaro, San Andrés Tuxtla, Nuevo Laredo, Tijuana y Tapachula. También se apoyarán proyectos de las Hermanas Josefinas, la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María; y las religiosas Scalabrinianas. Aunque aún hay otra docena de proyectos en evaluación.

Te puede interesar Respeto, no colaboracionismo: presidente CEM

ebv