Foto: Israel Lorenzana | Siete24

Tras una semana de conflicto, se llegó a un acuerdo

Siete24.mx

Siete24.mx

México.— El Gobierno de México alcanzó un acuerdo con los agentes que se opusieron a la sustitución de la Policía Federal por una nueva Guardia Nacional tras una semana de protestas, informó este martes la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

En un comunicado, la institución informó de la creación de una "mesa de diálogo" con los representantes de los policías federales inconformes que se manifiestan en la sede de la Policía Federal, ubicada en Iztapalapa.

El acuerdo contempla también que los agentes levanten su huelga, las manifestaciones y los cortes de carreteras.

En año y medio se liquida a la Policía Federal

La mesa de diálogo, con representantes gubernamentales y policiales, se encargará de dar "seguimiento al proceso de transferencia de la Policía Federal a la Guardia Nacional".

Además, el Gobierno se comprometió por escrito a que "ningún integrante será despedido" y todos los agentes, accedan o no a la Guardia Nacional, mantendrán su empleo, sueldo, antigüedad y prestaciones.

El Gobierno publicó la lista de instituciones donde podrían ser transferidos los policías federales que no accedan a la Guardia Nacional, como el Servicio de Protección Federal, el Instituto Nacional de Migración, la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas o la Coordinación Nacional Antisecuestro.

Desde este mismo martes, se instalarán mesas informativas en la sede de la Policía Federal y en 42 oficinas de todo el país en las cuales se informará a los agentes interesados sobre todos estos destinos.

El Gobierno garantizará también que aquellos agentes que deseen renunciar, "tendrán derecho a recibir su finiquito".

Los firmantes de la Policía Federal se comprometen a hacer un llamado a sus compañeros a no realizar bloqueos en las vías de comunicación, en calles, avenidas, carreteras y puentes de jurisdicción federal, ni a manifestarse o faltar a sus servicios"

A cambio, el Gobierno descarta "represalias" contra los agentes de la Policía Federal que han manifestado su inconformidad con la Guardia Nacional.

En su conferencia mañanera, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que los agentes que no acepten el acuerdo "están en su derecho" y evitó "menospreciar" a los que se opongan.

Desde Palacio Nacional, el mandatario atribuyó esta semana de protestas a que los agentes "no contaron con la información suficiente" y creían que se les iba a despedir.

Pero también, reiteró su teoría de que detrás de las manifestaciones había una "mano negra" con intereses políticos para dañar a su gobierno.

"Existe esa manipulación pero prospera porque la gente está muy despierta, muy avispada", aseveró el mandatario.

Desde Palacio Nacional, el presidente confirmó que se mantendrán las evaluaciones para que los policías federales puedan acceder a la Guardia Nacional y aquellos que no lo consigan podrán tener "otras ocupaciones como la vigilancia de oficinas públicas".

"No se despide a nadie", reiteró.

Los policías federales que se oponen a la Guardia Nacional consideran que perderán prestaciones laborales y porque los militares pueden acceder a este cuerpo sin pasar por ninguna evaluación. EFE

JAHA