El director general de Pemex estimó recuperar la normalidad en el suministro de gasolina los próximos días; presentó cifras sobre el robo de combustible a través de la red de ductos y habló sobre los avances en el combate a este fenómeno

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

México.— El director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, indicó que en lo referente al abasto de combustible en la Ciudad de México tuvieron problemas y agotaron los inventarios para la capital del país, no obstante, dado el restablecimiento del funcionamiento del ducto Tuxpan-Azcapotzalco, las ventas se han incrementado considerablemente por lo que “tenemos la confianza de que se van a sostener y que en pocos días llegaríamos a la normalidad”.

Romero Oropeza señaló que este ducto Tuxpan-Azcapotzalco entra dentro del Programa Estratégico de Combate al Robo de Combustibles, donde ha sido definitivo el apoyo de la Secretaría de la Defensa, la Secretaría de Marina y la Secretaría de Seguridad pública en la vigilancia de los ductos.

Detalló que tiene más de tres días con el ducto trabajando de manera normal, lo que está “ayudando muchísimo” para satisfacer la demanda de la Ciudad de México y parte de la zona metropolitana.

Te puede interesar 6 mil km de la red de ductos de Pemex catalogados en situación de seguridad crítica

Aquí quiero señalar algo, esto se debe, en buena parte, a que entró en funcionamiento de nuevo el ducto Tuxpan-Azcapotzalco; ese ducto nos lo sacaron de servicio por tomas clandestinas y sabotajes varios días. Logramos restablecer el ducto y tenemos más de tres días con el ducto trabajando de manera normal, y eso nos está ayudando muchísimo en poder satisfacer la demanda de la Ciudad de México y parte de la zona metropolitana”

El titular de Petróleos Mexicanos dijo que a partir de la intervención de los ductos el 20 de diciembre empezó a caer de forma importante el robo de combustible, al pasar de 126 mil barriles diarios que se llegaron a robar en algunos días de diciembre, hasta 2 mil 500 que se logró bajar en días recientes.

En un histórico que presentó sobre robo de combustible, se aprecia cómo en 2013 se robaban 38 mil barriles diarios; de estos 38 mil, se robaban 16 mil a través de los ductos y en las refinerías se roban 22 mil.

Te puede interesar Retan huachicoleros a AMLO; rompen de nuevo ducto Tuxpan-Azcapotzalco

Esta tendencia de que se robaban antes más en las instalaciones que en los ductos fue cambiando; en 2014 fueron 24 mil en ductos y 22 mil en instalaciones; en 2015 fueron 21 mil barriles en ductos y 28 mil en instalaciones, pero a partir de 2016 toma mayor importancia el robo a través de los ductos por encima del robo en instalaciones.

En 2017 se perdieron en promedio diario 58 mil barriles; 43 mil en ductos y 15 mil en instalaciones. En 2018, hasta el mes de noviembre, en promedio se robaron 65 mil barriles diarios de los cuales 56 mil se iban en ductos y nueve mil en instalaciones.

65 mil barriles diarios es el promedio diario de lo robado en los 11 primeros meses de 2018, pero tan solo en el mes de noviembre, el promedio fue de 82 mil barriles.

En México el consumo formal es de 1 millón 125 mil barriles diarios; el robo es del orden de 93 mil barriles diarios, entendiendo que lo que se roban se ingresa al mercado. Así, la demanda nacional se estima de 1 millón 218 mil barriles diarios.

Tenemos un déficit contra la demanda nacional de 93,000 barriles diarios. Con el Plan de combate al robo de combustible, se está planteando que se puedan reabrir siete ductos más, con lo que se tendría una oferta adicional para el centro del país de 383 mil barriles.

Si le restamos el déficit que hoy tenemos, tendríamos un superávit de 290 mil barriles diarios, lo que permitiría reponer los inventarios perdidos que están prácticamente en ceros, explicó el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

JFM