Connect with us
Inflación USA Inflación USA

Negocios

Economía EEUU se contrae en el primer trimestre; panorama poco claro

El gasto del consumidor, representa más de dos tercios de la economía, creció a una tasa del 1,8% en lugar del 3,1% reportado el mes pasado.

Publicada

on

New York.- La economía de Estados Unidos se contrajo un poco más de lo estimado previamente en el primer trimestre en medio de un déficit comercial récord e interrupciones en la cadena de suministro, mostraron el miércoles datos gubernamentales.

La tercera estimación del Producto Interno Bruto del Departamento de Comercio también mostró cierta debilidad subyacente en la economía, con el gasto del consumidor revisado a la baja e inventarios mayores a los informados el mes pasado.

Esto no es un buen augurio para la demanda interna y las perspectivas económicas en medio del nerviosismo sobre una recesión.

Te puede interesar: AMLO enfrenta a calificadoras

Sobre todo, cuando la Reserva Federal endurece agresivamente la política monetaria para controlar la inflación.

Inflación Estados Unidos.

“El mayor efecto de este informe es que deja los inventarios en una posición más sobre construida de lo que se pensaba previamente, colocando el PIB del segundo trimestre en territorio negativo”, dijo Chris Low, economista jefe de FHN Financial en Nueva York.

El PIB cayó a una tasa anualizada del 1,6% en el trimestre pasado, revisado a la baja desde el ritmo de baja del 1,5% informado el mes pasado. Economistas encuestados por Reuters estimaban que se mantendría la contracción del 1,5%.

Inicialmente se estimó que la economía se había contraído a una tasa del 1,4%. Creció a un ritmo robusto del 6,9% en el cuarto trimestre.

El gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la economía, creció a una tasa del 1,8% en lugar del 3,1% reportado el mes pasado.

La rebaja se debió a las revisiones a de los servicios financieros y los seguros, así como de la atención sanitaria. También se revisó a la baja el gasto en bienes de larga duración, como vehículos motorizados y bienes recreativos.

Las empresas acumularon inventarios a una tasa de 188.500 millones de dólares, en lugar de 149.600 millones de dólares informada en mayo.

Como resultado, el crecimiento de las ventas finales a compradores domésticos privados, que excluye el comercio, los inventarios y el gasto público, se revisó a la baja a una tasa de 3% el trimestre pasado. Se había informado que esta medida de la demanda interna subió a una tasa del 3,9%.

La economía parece haberse recuperado de la caída del primer trimestre y el gasto de los consumidores se aceleró en abril.

El gasto empresarial en equipos se mantenía sólido hacia mayo, mientras que el déficit comercial de bienes se redujo significativamente a medida que las exportaciones alcanzaron un máximo histórico.

Sin embargo, el rebote está perdiendo impulso debido a la postura agresiva de la Fed.

El banco central subió este mes su tasa de política monetaria en tres cuartos de punto porcentual, su mayor aumento desde 1994. La Fed ha aumentado su tasa de interés de referencia a un día en 150 puntos básicos desde marzo.

Las ventas minoristas cayeron en mayo, mientras que los inicios de casas y los permisos de construcción bajaron. La confianza del consumidor tocó un mínimo de 16 meses en junio.

El reporte de gasto del consumidor de mayo del jueves podría arrojar más luz sobre las perspectivas de crecimiento del segundo trimestre, que van desde una tasa tan baja como el 0,3% a un ritmo tan alto como el 2,9%.

“Aunque es extremadamente improbable que la economía esté en recesión ahora, pese a la caída del PIB del primer trimestre”, dijo Scott Hoyt, economista senior de Moody’s Analytics en West Chester, Pensilvania.

Concluyó al decir que el crecimiento del empleo sigue siendo fuerte, la inversión está aumentando, tanto los hogares como las empresas tienen balances sólidos.

ARH



Dejanos un comentario:

Negocios

Inflación se dispara y llega a 8.15%

La más alta desde diciembre del 2000

Publicada

on

Ciudad de México.— La inflación en México cerró en 8.15% en julio tras presentar una variación del 0.74% respecto al mes anterior.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la variación fue impulsada por un aumento de precios en los alimentos.

Con este resultado, la inflación general anual se colocó en 8.15 por ciento, el nivel más alto desde diciembre del año 2000.

Más del tema: México, ejemplo en lucha contra inflación: López Obrador

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una variación mensual del 1.02% en cuanto a alimentos procesados, bebidas y tabaco. Seguido por otros servicios como loncherías, fondas y taquerías con el 0.79% y mercancías con el 0.72%.

El Inegi reveló en su informe que en el mismo mes de 2021, la inflación mensual fue de 0.59 por ciento y la anual, de 5.81 por ciento.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, registró un avance de 0.62 por ciento mensual y de 7.65 por ciento anual.

El índice de precios no subyacente aumentó 1.09 por ciento a tasa mensual y 9.65 por ciento a tasa anual.

Por último, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformada por 176 productos y servicios, mostró una variación mensual de 0.81 por ciento y anual de 8.66 por ciento.

JAHA

Seguir leyendo

Negocios

Diferencias de política energética de 4T frenaría inversiones en México: UBS

Asimismo, las políticas energéticas de México podrían contravenir otros tratados internacionales como el Tratado Integral.

Publicada

on

USB

Ciudad de México.- Las controversias de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por la política energética de Andrés Manuel López Obrador son la primera gran prueba de fuego para el TMEC.

Un proceso que podría ser largo y dar pie a la imposición de aranceles a México, pero en el peor de los casos, que el país perdiera inversiones si no llega a un acuerdo.

Según la firma suiza UBS, en el mejor de los casos las partes lograrían resolver la cuestión en la fase de consultas, es decir, hasta el 3 de octubre, pero en esta ocasión no les parece muy probable, ya que entra en juego el componente ideológico en el debate de fondo, con puntos de vista diferenciados sobre lo que se negoció en el tratado.

“Estados Unidos y Canadá se sienten cada vez más incómodos con la política energética de México. Su invocación del mecanismo de solución de controversias del TMEC supone la primera gran prueba de fuego para el tratado desde que entró en vigor hace dos años”, explica.

La firma estima que su escenario base es que ambos países pedirán que se convoque un panel de solución de controversias, el cual deberá emitir un dictamen sobre si México ha incumplido las obligaciones derivadas del TMEC, que podría ver la luz en el segundo trimestre de 2023.

Sin embargo, expone que el proceso de solución de controversias podría dar pie a la imposición de aranceles a modo de represalia contra México, pero las repercusiones irían más allá del sector energético y podrían afectar a una amplia variedad de productos mexicanos, entre ellos las exportaciones agrícolas y de automóviles.

Asimismo, las políticas energéticas de México podrían contravenir otros tratados internacionales como el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), lo que conllevaría el riesgo de que otros países también presenten reclamaciones.

Sin embargo, para UBS el mayor costo potencial para del país en caso de no resolverse la disputa provendría de las oportunidades de inversión perdidas, ya que perdería su atractivo como centro manufacturero y la posibilidad de aprovechar el nearshoring.

“El Banco Interamericano de Desarrollo calcula que la reubicación de las cadenas de suministro podría aumentar el valor de las exportaciones anuales mexicanas en 35,300 millones de dólares. No obstante, la disputa comercial podría empañar la valoración que puedan hacer los inversores sobre México como destino para acercar la producción, y una cantidad insuficiente de inversiones en el sector energético podría entrañar problemas para la disponibilidad de la energía en los próximos años”, expone.

La firma también considera que las consultas y el posible dictamen del panel podrían servir para poner de manifiesto la importancia de la inversión e innovación del sector privado en el mercado energético.

“México se encuentra en una posición privilegiada para aumentar su peso económico en la región, ya que el sector manufacturero norteamericano se acerca cada vez más al consumidor. A nuestro juicio, si el país desea beneficiarse al cien por ciento de esta tendencia, tendrá que ser capaz de ofrecer una energía limpia, fiable y asequible”, añade.

Y es que si bien el TMEC podría ser la pieza clave para fortalecer los lazos económicos con Norteamérica con el fin de impulsar el crecimiento y aprovechar las nuevas oportunidades de inversión, la incertidumbre normativa podría sembrar dudas en muchos inversores.

“La preocupación acerca de la probabilidad de que el difícil clima de inversión tenga repercusiones duraderas para el crecimiento potencial implica un riesgo para las calificaciones crediticias de México, al mismo tiempo que supone una oportunidad perdida para el país”, considera.

ARH

Seguir leyendo

Te Recomendamos