Connect with us
Credit Suisse Credit Suisse

Negocios

Economía nacional apunta ‘peor’ desempeño a fin de año: Credit Suisse

Para este año la división de análisis económico de Credit Suisse estima que el PIB de México crecería 1.5 por ciento.

Publicada

on

Ciudad de México.- La economía de México se debilitará en los próximos trimestres, producto de una ‘desaceleración’ mostrada en Estados Unidos, así lo aseveraron analistas de Credit Suisse.

“Esperamos que la resiliencia reciente que ha mostrado la economía desaparezca gradualmente a medida que se intensifique la desaceleración de EU. Esto dará como resultado un crecimiento más débil en 2023 que en 2022″, se lee en el reporte ‘Emerging Markets 3Q 2022′ publicado por la firma.

Te puede interesar: Economía mexicana creció 1% en el primer trimestre del 2022

Añadieron que el sector externo de México equivale al 38 por ciento del PIB, es por ello que la Unión Americana juega un papel importante en nuestra economía, pues el 80 por ciento de todas las exportaciones de México tienen como destino al país vecino del norte.

Credit Suisse.

Comentaron que este problema de crecimiento económico se verá agravado también por la alta inflación que se vive actualmente, ya que estimaron que el índice de precios al consumidor cerraría este año con un alza de 7.8 por ciento anual, y de 5.3 por ciento para el año entrante.

Para este año la división de análisis económico de Credit Suisse estima que el PIB de México crecería 1.5 por ciento, y 0.8 por ciento para 2023.

Enfatizaron que, para tratar de mitigar las presiones inflacionarias, Banxico cerraría con una tasa de interés de referencia en 9.5 por ciento este año, desde el 7.75 por ciento actual.

Finalmente, puntualizaron que es muy probable que la calificadora Moody’s rebaje este año un escalón la nota crediticia de México, a Baa2.

ARH



Dejanos un comentario:

Negocios

Inflación se dispara y llega a 8.15%

La más alta desde diciembre del 2000

Publicada

on

Ciudad de México.— La inflación en México cerró en 8.15% en julio tras presentar una variación del 0.74% respecto al mes anterior.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la variación fue impulsada por un aumento de precios en los alimentos.

Con este resultado, la inflación general anual se colocó en 8.15 por ciento, el nivel más alto desde diciembre del año 2000.

Más del tema: México, ejemplo en lucha contra inflación: López Obrador

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una variación mensual del 1.02% en cuanto a alimentos procesados, bebidas y tabaco. Seguido por otros servicios como loncherías, fondas y taquerías con el 0.79% y mercancías con el 0.72%.

El Inegi reveló en su informe que en el mismo mes de 2021, la inflación mensual fue de 0.59 por ciento y la anual, de 5.81 por ciento.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, registró un avance de 0.62 por ciento mensual y de 7.65 por ciento anual.

El índice de precios no subyacente aumentó 1.09 por ciento a tasa mensual y 9.65 por ciento a tasa anual.

Por último, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformada por 176 productos y servicios, mostró una variación mensual de 0.81 por ciento y anual de 8.66 por ciento.

JAHA

Seguir leyendo

Negocios

Diferencias de política energética de 4T frenaría inversiones en México: UBS

Asimismo, las políticas energéticas de México podrían contravenir otros tratados internacionales como el Tratado Integral.

Publicada

on

USB

Ciudad de México.- Las controversias de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por la política energética de Andrés Manuel López Obrador son la primera gran prueba de fuego para el TMEC.

Un proceso que podría ser largo y dar pie a la imposición de aranceles a México, pero en el peor de los casos, que el país perdiera inversiones si no llega a un acuerdo.

Según la firma suiza UBS, en el mejor de los casos las partes lograrían resolver la cuestión en la fase de consultas, es decir, hasta el 3 de octubre, pero en esta ocasión no les parece muy probable, ya que entra en juego el componente ideológico en el debate de fondo, con puntos de vista diferenciados sobre lo que se negoció en el tratado.

“Estados Unidos y Canadá se sienten cada vez más incómodos con la política energética de México. Su invocación del mecanismo de solución de controversias del TMEC supone la primera gran prueba de fuego para el tratado desde que entró en vigor hace dos años”, explica.

La firma estima que su escenario base es que ambos países pedirán que se convoque un panel de solución de controversias, el cual deberá emitir un dictamen sobre si México ha incumplido las obligaciones derivadas del TMEC, que podría ver la luz en el segundo trimestre de 2023.

Sin embargo, expone que el proceso de solución de controversias podría dar pie a la imposición de aranceles a modo de represalia contra México, pero las repercusiones irían más allá del sector energético y podrían afectar a una amplia variedad de productos mexicanos, entre ellos las exportaciones agrícolas y de automóviles.

Asimismo, las políticas energéticas de México podrían contravenir otros tratados internacionales como el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), lo que conllevaría el riesgo de que otros países también presenten reclamaciones.

Sin embargo, para UBS el mayor costo potencial para del país en caso de no resolverse la disputa provendría de las oportunidades de inversión perdidas, ya que perdería su atractivo como centro manufacturero y la posibilidad de aprovechar el nearshoring.

“El Banco Interamericano de Desarrollo calcula que la reubicación de las cadenas de suministro podría aumentar el valor de las exportaciones anuales mexicanas en 35,300 millones de dólares. No obstante, la disputa comercial podría empañar la valoración que puedan hacer los inversores sobre México como destino para acercar la producción, y una cantidad insuficiente de inversiones en el sector energético podría entrañar problemas para la disponibilidad de la energía en los próximos años”, expone.

La firma también considera que las consultas y el posible dictamen del panel podrían servir para poner de manifiesto la importancia de la inversión e innovación del sector privado en el mercado energético.

“México se encuentra en una posición privilegiada para aumentar su peso económico en la región, ya que el sector manufacturero norteamericano se acerca cada vez más al consumidor. A nuestro juicio, si el país desea beneficiarse al cien por ciento de esta tendencia, tendrá que ser capaz de ofrecer una energía limpia, fiable y asequible”, añade.

Y es que si bien el TMEC podría ser la pieza clave para fortalecer los lazos económicos con Norteamérica con el fin de impulsar el crecimiento y aprovechar las nuevas oportunidades de inversión, la incertidumbre normativa podría sembrar dudas en muchos inversores.

“La preocupación acerca de la probabilidad de que el difícil clima de inversión tenga repercusiones duraderas para el crecimiento potencial implica un riesgo para las calificaciones crediticias de México, al mismo tiempo que supone una oportunidad perdida para el país”, considera.

ARH

Seguir leyendo

Te Recomendamos