Connect with us

Análisis y Opinión

De la cultura empresarial a la cultura del país

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

(Continuación de mi opinión de la semana pasada: impacto de las políticas y normas en la creación de la cultura organizacional).

En mi experiencia, las normas regulan el comportamiento y la conducta del personal y, con el tiempo, se arraigan como parte de la cultura, pero por supuesto que no son los únicos factores que la generan.

En mi libro El Avatar Organizacional, describo a profundidad mis aprendizajes sobre los factores que generan la cultura organizacional de una empresa y los refiero en general a la manera en que está conformado y diseñado el sistema organizacional y a la influencia de los sistemas individuales.

Durante casi 30 años trabajando con distintas empresas en proyectos de mejora y cambio organizacional, he observado cómo la manera en que está diseñado el trabajo influye y determina con el tiempo la cultura que finalmente se arraiga en una empresa. Esto incluye procesos de negocios, estructura organizacional, infraestructura con la que se cuenta y una infinidad de factores más, comenzando por el estilo de liderazgo que predomina en la empresa y, tal y como lo que comentaba la semana pasada, sus sistemas de políticas, reconocimiento y consecuencias.

La cultura de un país es producto de sus raíces, su historia, sus creencias e infinidad de factores, pero he llegado a pensar que se alimenta y evoluciona de la misma manera que la de una empresa. El decir y hacer de los directores de una empresa equivale en el país al decir y hacer de sus gobernantes. Los procesos y políticas de una empresa equivalen a las leyes y reglamentos emitidos para regular la actuación de los ciudadanos. Los sistemas de reconocimiento y consecuencias en una empresa y su aplicación equivalen al sistema de impartición de justicia de un país, así como las estrategias de comunicación organizacional y los mensajes que se mandan a los empleados son similares a los medios de comunicación de un país y al contenido que difunden.

Los programas de desarrollo de personal equivalen al sistema educativo del país y así podría seguir mencionando los símiles.

Entonces, si para cambiar la cultura organizacional de una empresa hay que identificar los elementos que han generado a lo largo de los años las prácticas no deseadas para establecer estrategias de evolución cultural, pienso que de la misma manera, podríamos tratar de identificar los factores que han contribuido a las prácticas y a la mentalidad arraigadas en nuestra cultura y que hoy nos impide crecer y desarrollarnos como país.

Desde mi punto de vista, podríamos intentar cambiar los aspectos que consideramos nocivos de nuestra cultura, en primer lugar, definiendo los nuevos comportamientos que necesitamos adoptar, en segundo lugar, identificando los factores que a lo largo de la historia los han provocado y diseñar estrategias integrales de cambio cultural a nivel país, iguales a las estrategias de cambio cultural que se diseñan e implementan en una organización.

Alineando el estilo de liderazgo de los gobernantes y logrando congruencia entre el decir y hacer; claridad en los comportamientos a impulsar entre los ciudadanos, modificación de las leyes para asegurar que se impulsan nuevas formas de pensar y nuevos comportamientos; un sistema de impartición de justicia efectivo que reconozca y castigue las malas prácticas; una estrategia integral en la que todos los medios de comunicación se alíen para difundir los mismos tipos de mensajes hacia la población; y, lo que me parece más importante, un sistema educativo a nivel nacional que impulse las competencias que requieren el país en sus niños y jóvenes para desempeñar y adoptar los nuevos comportamientos que se busca arraigar.

El rol que tiene el sistema individual en las organizaciones lo tomarían las empresas y la manera en que cada una influye en su entorno para cambiar la cultura del país. Así como en una empresa la persona fiel a sus valores individuales y con base en sus competencias influye en la cultura de la misma, una empresa que sea fiel a sus valores debería influir en la sociedad y en la cultura del país.

Comienza por ti, después por tu área o departamento, continua con tu organización y cambia a tu país.

Deja de criticar y fomentar la división tratando de demostrar que eres mejor. Te invito a sumar.

LEE Reforma laboral de 4ta. para el Teletrabajo



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Enriquecer la decisión salomónica

Felipe Monroy

Publicada

on

En la cultura occidental se tiene al episodio en que el rey Salomón da la orden de partir a un bebé en dos para terminar una disputa de maternidad entre dos mujeres como el paradigma de la justicia en la verdad. En el relato se especifica que Salomón pidió a Dios el don de la sabiduría y es dicho regalo el que le ayuda a descubrir a la verdadera madre y a impartir justicia.

El juicio salomónico representa desde entonces un acto de sabiduría para descubrir una verdad a la que es difícil acceder y sin la cual es imposible ejercer la justicia; sin embargo, la complejidad de la vida social, sus instituciones y los desafíos a los que se enfrenta una humanidad en discordia parecen exigir criterios aún más audaces que los del Antiguo Testamento.

En su más reciente encíclica (‘Hermanos todos’), el papa Francisco aseguró contemplar un mundo en permanente conflicto y en terrible polarización para el cual quiso ofrecer criterios orientados a superar las pugnas. Más que un método, el Papa Bergoglio plantea un ‘estilo’, una ‘actitud’, cuyo primer momento es justo el juicio salomónico (descubrir la verdad y aplicar la justicia); pero que posteriormente apunta a una sociedad en proceso de sanación, que reintegre al dolido y construya paz gracias a estructuras que promuevan el bien común mientras a ras de suelo se vive una convivencia de armonía artesanal.

Como no es un método, sino una actitud, la sugerencia del pontífice vale para cada conflicto social que nos venga a la mente. De diferentes maneras Bergoglio recomienda, ante todo, el compromiso con la verdad, contemplar la realidad sin anteponer los propios intereses, reconocer las injusticias y el dolor histórico causado a sectores marginados o discriminados.

Y sólo desde allí, re-enaltecer el principio de que todo ser humano posee una dignidad inalienable, que esa dignidad es una verdad unida a la naturaleza humana que no cambia, aunque la cultura sí lo haga; después, recuerda a los actores sociales a aportar desde ‘el amor elícito’ que es la “voluntad de hacer por amor instituciones más justas, sanas y funcionales”.

El planteamiento del Papa no es ingenuo, reconoce las muchas violencias que mantienen la tensión y el conflicto social. Sin embargo, Francisco no las prejuzga todas ni las califica igual: para él hay violencias ‘eticistas’ que juzgan a los demás, que desprecian al diferente, que acallan las búsquedas de justicia o que discriminan el parecer de los pobres, los heridos y los marginados.

También asegura con crudeza que no es igual la violencia ejercida desde las estructuras, las instituciones o el Estado que la violencia de los grupos particulares; incluso señala que en ocasiones las reacciones con actitudes antisociales desde los pobres y descartados “tienen que ver con una historia de menosprecio y falta de inclusión”.

Miremos a detalle cualquier conflicto vigente que nos polariza hasta el tuétano y podremos reconocer que, en gran medida, nos radicalizamos precisamente por la falta de diálogo, porque definimos la realidad desde nuestros deseos y no desde la verdad, y porque privilegiamos nuestra cómoda seguridad antes de ceder un poco de posición con aquellos que padecen profundas injusticias.

Ojalá este estilo se convierta en una experiencia comunitaria e institucional frente a los muchos desafíos que tiene el mundo y la humanidad frente a sí. Hay esperanza. Lo expresó así la Dimensión Fe y Compromiso Social del episcopado mexicano, el pasado 20 de febrero cuando se celebró el Día Mundial de la Justicia Social: “Un justo puede iluminar desde su persona; una familia puede iluminar desde su hogar a toda una ciudad, una nación iluminará desde su verdad al mundo, para promover la justicia”.

En el relato salomónico, este estilo trascendería al episodio de la disputa y de la espada: hablaría de cómo ese bebé creció en el amor de una familia y comunidad, que aquella mujer del hijo muerto encontró perdón y compasión, y que la paz brilló en la cotidianidad con pequeños gestos de responsabilidad, ternura y solidaridad.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Sin inversión, la 4T no lo logrará

Cristian Ampudia

Publicada

on

Conversando

La 4T es enemiga de la inversión y no va a lograr una recuperación económica sin la ayuda del sector privado.

Así de claro, así de simple. Y quién diga lo contrario, ¿cómo explica que el Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador pretenda aprobar la reforma a la ley eléctrica que anula la entrada de inversionistas al sector en México y favorece hacer crecer el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)?

Morena tiene la mesa puesta en el Congreso para dar trámite a la iniciativa preferente que mandó hace unos días López Obrador, aún y con todos los costos que se puedan tener de ser aprobada, como las previsibles demandas internacionales por violaciones a los tratados, porque obviamente la reforma anula cualquier tipo de competencia.

¿Por qué razón la 4T manda un mensaje de confrontación para los empresarios de la industria de los alimentos e impone un etiquetado que más allá del debate de si funciona o no, los obliga a hacer cambios y desaparecer personajes en los que se han invertido cantidades millonarias en empaques y estudios de mercado?

¿Por qué se decidió la cancelación de una inversión millonaria de una planta cervecera en Mexicali por medio de una “consulta”, cuando existían estudios previos de las mismas autoridades en materia que avalan la viabilidad del agua en la región?

Lee AMLO y el cubrebocas

¿Por qué se decidió cancelar las subastas eléctricas que permitían a privados y a la CFE poder comprar electricidad a través de contratos de largo plazo, cuando eso representó pérdidas de miles de millones de dólares para México?

¿Por qué ahora se amaga a la iniciativa privada con querer borrar del mapa laboral en México la subcontratación, cuando es un esquema utilizado en todo el mundo para que las empresas puedan reducir costos en labores especializadas, pero se utilizan como argumento los derechos laborales de los trabajadores?

¿Los empresarios son entonces una víctima de la 4T? Evidentemente no. ¿En otras administraciones algunos sectores de la Iniciativa Privada se privilegiaron de la corrupción de otros gobiernos? Es claro que sí. Pero la lógica de esta administración de que es preciso amputar una pierna para curar la infección en un dedo, terminará siendo muy dañina para todos… al tiempo.

Twitter: @campudia

Seguir leyendo

Te Recomendamos