Connect with us

Análisis y Opinión

Este es otro López

Domingo Días

Publicada

on

Por más que quisiéramos no hablar del COVID-19 lo tendremos que hacer a pesar de que existen otros problemas muy graves en el país.

Esta la virtual quiebra de Pemex debido a la baja en el precio del petróleo y a la gran habilidad agrónomo-financiera de Octavio Romero Oropeza quien haciéndole caso a Mi Viejito Lindo cree que eso de sacar petróleo es muy fácil y las finanzas de plano no se le dan, por ahí se rumora que en el IPADE ya están armando la información del gran manejo realizado por este, para usarlo de ejemplo en sus clases de la maestría en administración.

También está el tema de los 9 muertos en el hospital de Pemex en Villahermosa, Tabasco, y a la fecha nadie se pone de acuerdo si es medicina contaminada o pirata, ya que PISA la distribuidora de ésta confirmó que ellos no la vendieron, es decir, que Pemex se la compró a un distribuidor no autorizado, a la fecha todo sigue igual, no hay responsables y no se ha cesado a nadie.

Y nuestros legisladores preocupadísimos por legislar si deben o no renunciar a su cargo cuando se puedan reelegir, entre otras cosas de suma importancia para el país.

Desgraciadamente ya perdimos al mejor opositor que este país ha tenido, al mismísimo Andrés Manuel López Obrador, parece ser que ya no tenemos a quien esté alzando la voz a diario diciendo que todo está mal y que él sabe hacerlo bien, y a quien 30 millones de mexicanos le creyeron.

Ahora con el COVID-19 no cabe la menor duda que todo ha sido planeado y analizado perfectamente, al estilo 4T, cada uno ha hecho lo que le ha venido en gana, el secretario de Educación, Esteban Moctezuma, olímpicamente declara adelantadas las vacaciones de Semana Santa, hágame el favor ahora a una cuarentena le llama vacaciones y luego se quejan de que la gente se vaya a la playa a descansar, esto independientemente que el especialista en salud no lo había recomendado.

Y si ya con el Sr. López, como le llama Ángel Verdugo a Mi Viejito Lindo, creíamos haber visto todo o casi todo, pues no ahora tenemos al Dr. Hugo López Gatell, este sí que es otro López, pero parece ser que genéticamente compatible con Mi Viejito Lindo.

El Otro López parece ser el hombre fuerte en salud, es el que más tiempo le da en el Show Mañanero Mi Viejito Lindo, ya desbancó a Marcelo Ebrard, y hasta permiso para tener su nocturna le dio, es el único autorizado por Mi Viejito Lindo para hablar del coronavirus, aunque por ahí algunos se salen del huacal y declaran algo.

Antes de seguir con el Otro López no podíamos dejar de felicitar a nuestra queridísima científica de cabecera, la Dra. Claudia Sheinbaum, quien sin más ni más deja que el fin de semana se realizara al Vive Latino, un evento donde realmente era fácil realizar los controles sanitarios necesarios, tan sólo asistieron 41 mil personas. Sin dejar de un lado a OCESA quien prefirió no perder dinero al cancelarlo.

Pero regresemos con el Otro López, a quien nadie le hace caso, todas las noches sale a decir cifras de personas afectadas y a dar una perorata de cuánto han venido trabajando desde enero, pero nada en concreto, no se nota su trabajo.

Siguiendo las recomendaciones del Otro López, la CONADE twittea un folleto del Gobierno de México titulado “Coronavirus COVID-19 NO ES UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA”, donde dice que no hay que cancelar eventos, no hay que hacer compras de pánico, seguir con nuestras actividades normales y nos aclara: “RECUERDA: LA ENFERMEDAD CAUSADA POR EL CORONAVIRUS COVID-19 NO ES GRAVE”, y al pie nos aconseja: “¿Si te cuidas tú, nos cuidamos todos!”, la verdad no entendí nada, te dice que no hay de que cuidarse y al final te pide que te cuides, un lopizmo más.

El Otro López, Médico Cirujano, especialista en Medicina Interna, maestro en Ciencias Médicas y doctor en Epidemiología, con una gran experiencia el manejo la crisis de la influenza H1N1 en la época del neoliberal culpable de todo, más poderoso y temido que propio Lex Luthor, Felipe Calderón.

Con los conocimientos y experiencia obtenidos deduce y nos aclara que Mi Viejito Lindo tiene un “Escudo Moral” que lo protege de todo mal, y como para Mi Viejito Lindo tarde es nunca, al día siguiente nos muestra su escudo moral, compuesto por la trilogía de su honestidad, una estampa del Sagrado Corazón y un Detente.

EL Otro López en vez de rectificar y aclarar que se le fueron las cabras al monte, reitera la existencia el escudo moral de Mi Viejito Lindo, reafirmando con esto su gran capacidad y brillantes.

Destaca entre otros, su gran cátedra de estadística, donde nos muestra muy claramente cómo evaluar la efectividad de una medida, nos explica que controlar que un niño pueda contaminar a 999 es menos eficiente que 10 niños contaminen a 999, dejando muy claro con esto porque estamos esperando a que tengamos muchísimos más enfermos para aplicar la Etapa 2.

Y si bien es cierto que en lo personal podría no importarnos, si lo que tenemos es coronavirus o no, ya que lo único que tenemos que hacer es cuidarnos y aguantar a que pase la enfermedad, para al Sector Salud de un país es primordial esto. Y nuestro Otro López con toda la prudencia que debe de tener una persona a cargo de vigilar la pandemia de un país entero, suelta esto a los cuatro vientos para, como dicen los políticos, coadyuvar a la medición del problema.

Muy a tiempo, ya que existe una desinformación generalizada y nadie sabe a ciencia cierta qué hacer, que medicamentos no tomar entre otras cosas, por fin sesionó el Consejo de Salubridad Nacional, de seguro mañana Mi Viejito lindo le cambia el nombre a “Consejo del Bienestar de la Seguridad Nacional”, parece ser que todo quedó igual.

Esperemos a ver con que más nos sale el Otro López esta semana, por lo pronto cuídense y hagan caso a las recomendaciones, pero las de otros países ya que aquí no tenemos nada en claro.

domingo.dias@yahoo.com.mx
Twitter: @domingodias7
www.domingodias.com

“Un año más para que esto cambie por completo”, AMLO 1/11/19. Que emoción en tan solo 225 días México será otro.

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

AMLO y Trump: Desastre conjurado

Felipe Monroy

Publicada

on

La expectativa de los maliciosos no conoce límites: si caen un par de gotas, anuncian el diluvio, y si un discurso diplomático se mantiene diplomático, lo acusan de pusilánime. Es cierto que la visita de López Obrador a Donald Trump arrastraba toneladas de mutuas acusaciones y agresiones de baja intensidad; sin embargo, poco saben de política quienes esperaban un incendio a la mitad del jardín de las rosas de la Casa Blanca.

Para nadie es desconocido que la política interior y exterior de Trump tiene profundas motivaciones integristas; y que su narrativa ha provocado polarización social principalmente en temas raciales, migratorios y supremacistas. Del otro lado, la narrativa lopezobradorista apela permanentemente a una insalvable tensión entre ‘conservadores y liberales’, al tiempo de descargar las justificaciones de su mandato mediante el señalamiento de sus antagonistas.

Sin embargo, en este punto de la historia, ambas naciones que representan están anudadas más allá de una relación histórica y un complejísimo intercambio comercial del cual ambas partes buscan sacar provecho; ahora también los une un escenario de inmensa incertidumbre debido al coronavirus y sus efectos, y a la pérdida de su influencia en la geopolítica contemporánea.

Ambos mandatarios tienen deudas por atender con sus respectivas ciudadanías sobre sus discursos y la radicalidad de sus opiniones porque ambos han emprendido ambiciosas cruzadas con el ideal de su propia nación en mente. De hecho, es justo lo que Trump afirmó en su discurso: “Ambos honramos la dignidad de nuestras grandes naciones… cada uno de nosotros fue elegido en el compromiso de luchar contra la corrupción, devolver el poder a la gente y en el interés de poner a nuestras naciones en primer lugar. Yo hago eso y usted hace eso, señor presidente”.

López Obrador, por su parte, no dejó de mencionar la importancia de los trabajadores en las economías de ambas naciones, los objetivos centrales del nuevo tratado, las diferencias históricas y la manera formal de evitar mayores conflictos. No omitió tampoco señalar las críticas que se le hicieron por el viaje y las diferencias ideológicas que sostiene con el propio mandatario norteamericano. Trump también habló sobre sus compatriotas que ‘apostaron en contra’ del encuentro. Hubo diplomacia de elogios, como era de esperarse; y, sin embargo, si se leen con cuidado y sin prejuicio, en ambos discursos también se encuentran apreciaciones concretas sobre lo que desean ambos mandatarios como mínimos comunes para una buena relación de las naciones: dignidad, orgullo, soberanía, valores familiares y tradiciones.

En este justo instante hay millares de periodistas y opinólogos en México y Estados Unidos que diseccionan con fruición las breves horas de visita del mandatario mexicano a Washington y la Casa Blanca. Desde las palabras hasta las corbatas, nada escapará al juicio de la comentocracia. Sabemos que ambos líderes gozan de abundante mala prensa, no hay día en que no sean juzgados como imprudentes, pendencieros, obsesivos, manipuladores, mentirosos, inexpertos, antidemocráticos o polarizantes, y quizá lo merezcan. Pero también cuentan los dos con extensos grupos de simpatizantes que querrán encontrar los positivos en una reunión que no habían imaginado ni esperado celebrar.

Al final, cada sector asumirá su propia certeza que satisfaga sus obsesiones respecto al singular encuentro; sólo quizá sea bueno recordarles las palabras del escritor argentino Alejandro Dolina: “Para quienes dicen que todos los políticos son lo mismo; les contesto que, para un analfabeto, todos los libros son iguales”.

*Director de VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

¿Cuál es la mejor cultura organizacional?

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

El día de ayer me invitaron a dar una plática con alumnos de una de las mas prestigiadas Universidades del País sobre el tema de cultura organizacional. Les pregunté a los alumnos que para ellos, cuál pensaban que era la mejor cultura organizacional. Inmediatamente me respondieron con el nombre de empresas como Google o Facebook y les pedí me indicarán por qué pensaban así, la mayor parte de los argumentos estuvieron apuntando a que eran culturas donde la gente se la pasaba bien, o porque eran culturas que fomentaban la creatividad de la gente. 

En mi opinión, esta concepción de cultura organizacional es equivocada y es por ello por lo que muchos ejecutivos confunden los estudios de clima organizacional con los estudios de cultura organizacional. Esta confusión los hace incluso pensar que medirse con base en instrumentos y parámetros estándares, desarrollados por empresas o instituciones externas, les puede indicar si tienen la cultura organizacional adecuada.

En mi experiencia, la cultura adecuada para una organización es aquella en la que se producen los comportamientos que le permiten a esa empresa lograr sus estrategias de negocios y alcanzar sus objetivos. La cultura organizacional es un elemento que influye en el comportamiento del personal y por ende en la manera en que se trabaja, que es por lo que se obtienen o no los resultados. En mi opinión, no existe una cultura organizacional “adecuada” a nivel estándar que sea buena para todos. Por ejemplo, la cultura de control que puede favorecer a una empresa que busca asegurar la calidad en el detalle de sus productos, puede matar a otra empresa que requiere ofrecer servicios de rápida respuesta a sus clientes.

La cultura organizacional es el conjunto de prácticas, normas y creencias compartidas por el personal de una organización y que influye en su comportamiento.  La cultura es generada en gran medida por la filosofía y valores de los fundadores y directivos, misma que se va viendo reflejada a lo largo del tiempo, en la manera en que se define la forma de trabajar, las políticas, la estructura organizacional, la manera de evaluar y pagarle a la gente, etc. Eso con el tiempo genera distintas prácticas que se arraigan a manera de normas no escritas y que determinan la manera de trabajar del personal.

El clima organizacional por su parte, es el estado de ánimo generalizado entre el personal de una organización en un momento determinado y que influye en su actitud en el trabajo. Al ser un estado de ánimo, el clima es cambiante, mientras que la cultura es algo más permanente y por ende difícil de cambiar.

Hoy por ejemplo, ante la situación que estamos viviendo con esta pandemia, es la cultura organizacional de una empresa la que ha determinado las acciones y ha influido en las decisiones que se han tomado sobre la manera en que la organización ha enfrentado esta situación. Las consecuencias de estas decisiones han influido en el ambiente y en el clima de trabajo que se está viviendo.

Los dos, son factores que le afectan al personal e influyen en su trabajo y en sus resultados, pero son factores que se deben trabajar con estrategias distintas.

Sin duda es momento de reflexionar en cada organización, si su cultura actual es adecuada para impulsar el tipo de comportamientos que requerirán de su personal para poder llevar a cabo con éxito las estrategias de retorno a la nueva normalidad, y rápidamente alcanzar los objetivos de negocio planteados. Si no es así, considero fundamental comenzar a identificar los cambios que su cultura organizacional requiere, identificar los factores que la provocan, determinar las acciones necesarias y los cambios que se deben hacer para iniciar la transformación de esa cultura y comenzar de inmediato.

Por otro lado, medir el clima organizacional solamente, utilizando algún instrumento estándar, o alguno de estos rankings donde comparan los resultados de unas empresas contra otras y las ordenan, solamente le permitirá conocer a la organización el estado de ánimo con el que el personal enfrentará este trabajo, pero recuerda, tener un ambiente de trabajo padre, no es suficiente para enfrentar los retos por venir.

Seguir leyendo

Te Recomendamos