Connect with us

Análisis y Opinión

Ni carros, ni caballos, ni sandalias

Felipe Monroy

Publicada

on

Ya lo decía el escritor William Gibson: “El tiempo se mueve en una dirección, pero la memoria en otra”. Hace apenas un mes, la iglesia católica rememoraba la visita del papa Francisco a México en la que dejó breves discursos, pero contundentes mensajes. En Roma, el propio Bergoglio hizo memoria este 29 de marzo de aquel viaje cuando recibió a los sacerdotes del Pontificio Colegio Mexicano en la Sala Clementina y volvió a transmitirles su mensaje sobre la necesidad de tener una mirada de ternura, reconciliación y fraternidad.

Cuando Francisco visitó México en 2016, dijo a los obispos que debían aprender de la mirada de la Virgen de Guadalupe la importancia y trascendencia de la ternura, de la capacidad de tejer raíces e historias, de mostrar cercanía, atención y unidad. Sin embargo, en los márgenes de ese discurso, el Papa usó duras palabras para llamar la atención de la Iglesia mexicana: “No se necesitan príncipes… Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, se las digan; pero como hombres, en la cara, y como hombres de Dios… La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar… no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa”.

Quizá el mensaje más elegante y categórico del Papa a los obispos mexicanos se resume en trece palabras: “No pongan su confianza en los ‘carros y caballos’ de los faraones actuales”. No es difícil traducir la referencia bíblica: carros y caballos son recursos (casi siempre dinero) y los faraones actuales son los detentadores del poder político y económico (gobernadores esencialmente). En su momento, este columnista apuntó la tensión narrativa entre esta frase y la que minutos después dijo el pontífice justo a esos ‘faraones’: “Cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia…”.

Durante su viaje, Francisco también se dirigió a los futuros sacerdotes mexicanos con un mensaje escrito sobre el libro de visitantes distinguidos del Seminario Diocesano de Ecatepec deseando que el clero nacional se forme y prepare “para ser pastores del pueblo fiel en Dios y no clérigos de Estado”.

Parece que al papa Francisco, la Iglesia mexicana le provoca reflexiones sobre los riesgos de la corrupción y la seducción del poder. Como si le urgiera salvarla de sí misma. Lo dijo nuevamente en la reciente visita de los sacerdotes del Pontificio Colegio Mexicano: “La mundanidad espiritual es el peor de los males que le puede suceder a la Iglesia. Literal… cuídense de la mundanidad. Es la puerta de la corrupción”.

Para el pontífice, el remedio ante estos riesgos es simple pero no sencillo: “Quitarse las sandalias”. La agencia de noticias del Vaticano reinterpretó el mensaje de Francisco y le puso imperativos: “Deben aprender a quitarse las sandalias”. En la Biblia, en diversos momentos se habla sobre el símbolo de las sandalias, pero casi siempre en el mismo sentido: Quitárselas implica que el descalzo está en tierra sagrada, abandonado a la providencia divina; es el gesto visible de humildad y confianza.

Francisco les dice a los pastores y sacerdotes que sólo al descalzarse podrán contemplar el “misterio de Dios” y “leer los signos de los tiempos” sobre la tierra mexicana, para verdaderamente “comprometerse en el restablecimiento de la justicia”. Una tarea de confianza ciertamente difícil que implica alejarse de los privilegios, de los sospechosos recursos de los poderosos y de las seguridades ‘de las viejas respuestas’; pero, sobre todo, descalzarse para permitirse sentimientos de compasión para con su grey que hoy tanto sufre y para admirar los prodigios donados al pueblo que se les ha confiado, incluso en aquellas ovejas ‘extraviadas’.

LEE El octavo año de Francisco, prueba máxima

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Tres escenarios

Felipe Monroy

Publicada

on

Se dice que siempre es posible hallar una distracción si uno se empeña lo suficiente en buscarla. Y todo parece indicar que, la mayoría de los actores políticos se esfuerzan demasiado en hacernos caer en las distracciones del actual proceso electoral.

Es claro que cada posición electoral ganada es importante; pero, para ser absolutamente cínicos, quienes saben operar con política a corto plazo tienen interés especial por la composición del próximo congreso federal. De la configuración de los 500 legisladores de la Cámara de Diputados depende en buena medida el éxito de la gestión del presidente López Obrador. En perspectiva, sin el mayoriteo legislativo de los partidos aliados al ejecutivo estos dos años es claro que hubiera sido imprescindible el diálogo y la negociación; por tanto, la Secretaría de Gobernación hubiese asumido tareas concretas para el orden y la alineación de la política interna del país en lugar de lo que sea que esté haciendo ahora.

He allí la primera tarea por lograr para el partido del presidente y de sus aliados: seguir controlando la Cámara Baja. El problema sobre la famosa ‘sobrerrepresentación’ del partido hegemónico en el congreso no es sino la expresión real del conflicto en el que, como vemos, nadie -ni el INE- se puede mantener verdadera y completamente neutral.

Sin embargo, con una mirada por encima de lo inmediato, las elecciones de los congresos estatales no deben ser despreciadas. Al final, son los diputados locales los que ayudan o no a redefinir el marco constitucional vigente. Una tarea sumamente relevante frente a un liderazgo que debe garantizar a toda costa que la prometida cuarta transformación de la vida pública de la nación sea consolidada en las bases del Estado.

Y, por si fuera poco, son los gobernadores las principales piezas de un tablero que incide y a veces define las metas aspiracionales de los políticos del congreso local. Los 30 estados en renovación de legislativo local y los 15 nuevos gobernadores no deberían ser un dolor de cabeza para el resto de la administración lopezobradorista. Ya hemos visto cómo algunos mandatarios estatales han sido distractores tremendos para la gestión federal que el presidente desearía.

Así que, el conflicto presidencial con las instituciones de organización y vigilancia democráticas no es personal, es un imperativo de la lucha política en búsqueda de objetivos muy concretos, de tres escenarios que cambiarán o no el tono del resto de la administración federal actual.

En el primer escenario, los partidos aliados a López Obrador mantienen su peso político en la Cámara de Diputados y se suman un par o más de gobernadores afines al tabasqueño. Los efectos inmediatos de dicha composición se traducirían en proyectos, procesos y presupuestos a la medida del proyecto de la cuarta transformación. La oposición no tendría más recursos de apelación que los tribunales, el enardecimiento social y, desde el pesimismo, se tornaría ostensiblemente ácida, recalcitrante e ignominiosa la apuesta política de contrapesos al ejecutivo.

Ni falta decirlo: el presidente seguirá señalando y machacando con saña y dedo flamígero a sus adversarios que quedarían evidenciados en su desesperación.

En el segundo escenario, el esperado por la oposición y sus extravagantes alianzas, es que el lobrezobradorismo se diluya en el Congreso y los gobernadores de oposición recuperen algo de orgullo perdido. Que tanto ellos como los partidos políticos vislumbren un país posterior a López Obrador, que se ilusionen por el futuro en el que ellos también podrían tener oportunidad de la silla presidencial. Este panorama es una batalla de sordos, ególatras liderazgos que apelan a la idea de un pueblo que ‘los llevó al poder’ pero que les ha dejado de interesar en sus necesidades y sus potencialidades. No es difícil imaginar qué podría ocurrir; la polarización absorbería el todo diálogo.

Es el último escenario el que podría verdaderamente imponer un silencio reflexivo antes de abrir la boca: Si la ciudadanía mantiene el apoyo a los procesos emprendidos por López Obrador; pero, al mismo tiempo, le muestra y cuelga sobre su cabeza, cual espada de Damocles, el último día de su gestión y le exige -por vía de oposiciones funcionales- la necesaria humildad que deberá asumir para dialogar y ‘hacer política’ con los adversarios.

Este escenario requiere equilibrio y madurez ciudadana, además de una suerte matemática que logre conciliar una configuración post-electoral que confirme la confianza de la sociedad en que los cambios necesarios del país prometidos por AMLO se concreten bajo la condición de que el mandatario y el partido hegemónico aprendan a negociar, a respetar a los adversarios y a hacer política desde el acuerdo y no desde el desprecio.

Los distractores en este proceso electoral -para variar- son la mercadotecnia y la actitud pendenciera que tanto fascina a los medios, son los conflictos alimentados por una tendencia al espectáculo que crispa emociones y sentimientos. Estas elecciones federales y estatales pueden ser una verdadera oportunidad en el cambio de lenguaje, una oportunidad para -por primera vez desde hace dos años- hablar de la importancia que tiene la política interna en un país tan plural y diverso como México. Confiemos en el pueblo, y en las instituciones que poco a poco éste ha ido levantando por algo.

*Director VCNoticias.com

@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Haz lo que debes, no solo lo que tienes

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Hace algunos años, un cliente me platicó que no encontraba la manera de hacer que el personal utilizara la herramienta que habían comprado como base de conocimientos, que nadie subía información y mucho menos la consultaban. Llegó al extremo de comprar contenido y subirlo a esa herramienta para intentar llamar la atención de la gente, y ni así se utilizó.

En otra ocasión, escuché a un cliente quejarse que, a pesar de la cantidad de opciones para capacitarse que su equipo tenía en la plataforma de e-learning de la empresa, pocos se inscribían a tomar cursos. Recientemente escuché cómo la gente de una compañía termina por ignorar la gran cantidad de correos informativos que vienen del corporativo porque no tiene tiempo de leerlos todos, o cómo los boletines informativos resultan poco efectivos por la misma causa; igual sucede con algunas secciones de las intranets o las famosas redes sociales corporativas.

Podría seguir nombrando una infinidad de actividades que el personal de las empresas debería hacer y que termina por no realizar porque nunca encuentra el tiempo. Justamente ese es el punto: pareciera que mantenerse informado de lo que sucede en la empresa o capacitarse, por ejemplo, no es parte del trabajo de muchos y que fueran actividades que se deben dejar para el tiempo libre. En mi opinión, esto es un grave error.

Una de las razones principales de este comportamiento es la falta de consecuencias positivas o negativas, es decir, a nadie se le premia por leer un correo corporativo y estar informado, pero tampoco a nadie se le castiga por no estarlo. Otro ejemplo es el responder una encuesta de clima organizacional, a la gente no se les premia por responderla o se le castiga si no lo hace.

Una segunda razón es que como esas actividades no forman parte del día con día, se suelen dejar para atenderse cuando exista tiempo libre – cosa que nunca sucede.

Lo que se debe hacer es incorporar esas actividades como parte del trabajo habitual. Por ejemplo: incluir dentro de los procesos o procedimientos formales, actividades para consultar la base de conocimientos o actividades para depositar información en ella, y que se pueda consultar posteriormente por otras personas. Si eso no queda definido como parte del trabajo, la gente no lo hará.

Es así que, por ejemplo, si no incorporamos como parte de los indicadores de medición del desempeño temas de auto capacitación, la gente nunca buscará tiempo para meterse a la plataforma y tomar cursos. Si los jefes no cuestionan a su equipo sobre algún hecho relevante de la organización, nadie tendrá la necesidad de leer los comunicados corporativos para estar al tanto.

Lamentablemente, la gente en las empresas dedica la mayor parte de su tiempo en hacer lo que tiene que hacer y no en lo que debe hacer para tener un mejor desempeño. En términos generales, solo atendemos lo que nos genera un pequeño beneficio directo y a corto plazo — cumplir con el jefe– en lugar de preocuparnos por lo que le puede representar un gran beneficio de manera indirecta y a mediano o largo plazo. La justificación siempre será la misma: “no hay tiempo para eso”.

Los empleados deben dar prioridad a “lo que deben hacer” y buscar tiempo para estar bien informados; para entender las estrategias impulsadas por la dirección; para adquirir o fortalecer sus competencias personales o a moldear su comportamiento.

Es importante compartir y homologar conocimiento con otras áreas, contribuir con su opinión a las encuestas o investigaciones internas que se realicen para detectar áreas de oportunidad e implementar mejoras, o participar en los equipos de innovación o de nuevos proyectos y no solo dedicarse a hacer lo que “tiene que hacer” con base en su rol y responsabilidad asignada.

Si seguimos pensando que todas esas actividades son “extras” y de poco valor, aquellas que denominamos “las actividades que sí tengo que hacer”, seguirán siendo pesadas, complicadas, poco efectivas, burocráticas, poco reconocidas, desgastantes y cansadas.

Definitivamente invertir tiempo hoy en acciones que nos beneficien indirectamente y a mediano plazo, hará que el mañana sea mucho mejor, tanto para nosotros, como para nuestra organización.

LEE Trabajo por objetivos y el modelo híbrido de la nueva normalidad

Seguir leyendo

Te Recomendamos