Connect with us

Análisis y Opinión

Polarización: ¿Cómo es que llegamos hasta aquí?

Felipe Monroy

Publicada

on

Estamos en problemas. Las voces polarizantes, alarmistas, extremistas e ignorantes que alguna vez existieron al margen de la convivencia ideal en una sociedad, que eran censuradas por la razón y la templanza, ahora protagonizan y ocupan el centro de prácticamente todas las dinámicas sociales y culturales.

No es todo, estas extravagancias son las que garantizan más éxito en los nuevos espacios de diálogo social (basta leer las necedades de los ‘influencers’ en redes sociales). Estas voces de escándalo son quienes influyen en muchos individuos necesitados de verificar sus obsesiones; son los que detonan o distraen la conversación pública, los que imponen el tono (y el nivel) de la discusión. Son los que han sustituido (no fue tan difícil, lamentablemente) a los profesionales de los medios de comunicación con vociferaciones a las que llaman ‘asertividad’ cuando son simple ignorancia pendenciera.

El fenómeno no es nuevo, desde siempre se ha estudiado porque las sociedades -decía Bertrand Russell- suelen quedar atrapadas entre la seguridad absoluta de los zafios y la duda permanente de los pensantes. El viejo oscurantismo del insensato no ha desaparecido, sólo ha mudado de preocupaciones y de voceros (de la mano de los antivacunas y sus fantasías de conspiraciones revivió el sarampión en pleno siglo XXI).

Por el contrario, quienes no viven en la absoluta certeza de sus juicios o prejuicios se encuentran desconcertados; quienes dedican un segundo para respirar, para tomar distancia de los conflictos y las coyunturas, para hacer acopio de ciencia y discernimiento para opinar o formar, ya no encuentran oportunidad para ofrecer sus reflexiones porque bien ya se ha inundado de chillidos histéricos la conversación social o ya hay otra emergencia que ocupa las preocupaciones de las audiencias.

El resultado: una sociedad que premia y visibiliza a aquellos que alimentan la ansiedad, el alarmismo, las catástrofes o los milagros encapsulados y las soluciones inmediatas. Una cultura que privilegia la rapidez, pero no la claridad; la idea, pero no la realidad; el conflicto, pero no la búsqueda de conciliación. Vivimos hoy con más temores que los que tenían nuestros antepasados; nos da miedo nuestro cautiverio y, al mismo tiempo, la libertad del prójimo; nuestra inmovilidad y la inmigración; las dictaduras y las democracias; la interdependencia y las soberanías; las élites y los marginados.

Todo esto se debe a que el discurso público contemporáneo fomenta la tensión. Cada vez se hace más exótico encontrar a algún líder político pedir y actuar con prudencia, fomentar la tranquilidad, practicar la mesura o reconocer coincidencias. Hoy, provocar y polemizar están en la base de toda receta de agenda social.

El éxito está hoy garantizado para los nefastos protagonistas de esta polarización de certezas y prejuicios, allí es donde están las ganancias, donde se construye y divulga contenido falso, donde se manipulan los flujos de información para obtener lucro político. La mercadotecnia de ‘emociones’ inunda las estrategias políticas; los avances de estrategias en segmentación psicográfica para sembrar miedo donde había preguntas, ira donde había indignación o desprecio donde había desconocimiento marcan la pauta de las campañas de ‘comunicación’. No caen en cuenta que al apelar al cerebro primitivo de la ciudadanía han encumbrado las actitudes primitivas de los ciudadanos.

Y ya estados en ello, somos más vulnerables a la provocación. No importa cómo nos estimulen, bajo qué excusa llamen a nuestra puerta, sentimos que nos han desafiado a responder, a reaccionar, a gritar hasta la ignominia nuestras certezas y nuestros prejuicios. Por eso estamos en problemas. Quizá sea un buen momento para detenernos y mirarnos en un espejo, no importa qué bandera, disfraz o color llevemos en nuestras luchas, pensemos un segundo: ¿Cómo fue que llegamos hasta aquí?

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

4T: tiempo de aportaciones voluntarias

José Luis Arévalo

Publicada

on

No salgo del asombro de lo que se vivió la tarde de este lunes 25 en Eje Central, justo a un costado del Palacio de las Bellas Artes, en el primer cuadro de esta Ciudad de México, cuando un grupo de comerciantes ambulantes, acompañados por personas con discapacidad, cerraron esta importante vialidad y le exigían a todo aquel que quisiera transitar, una cuota voluntaria para permitirle el paso.

Pero antes de analizar esto, vamos a remontarnos al año 2014, ya que este martes 26 se cumplieron 68 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero; razón por la que, como cada mes, un grupo de personas se dieron cita en el llamado “Antimonumento”, ubicado en Av. Juárez y Paseo de la Reforma, para exigir la aparición de estos muchachos o por lo menos conocer la verdad de lo que pasó con ellos. Algo que se les prometió desde la llegada al poder de López Obrador y que no se ha cumplido.

Pero ¿porqué hago relación entre el hecho de Eje Central y este caso de los 43? Guardando las proporciones del caso, lo que se vivió en el centro de la capital es una práctica habitual de los normalistas en las autopistas del estado de Guerrero. Jóvenes embozados que -ante la mirada pasiva de la autoridad-, obtienen recursos de manera ilegal al no recibir los apoyos gubernamentales que tanto se les han prometido. Lo mismo con los de Eje Central, a quienes se les han prometido apoyos económicos desde la época de campaña de López Obrador y que luego de año y medio de gobierno y en medio de una pandemia, tampoco se les ha cumplido.

Es verdad que tienen todo el derecho de exigir el cumplimiento de lo prometido a cambio de la lealtad al voto por MORENA pero no tienen porqué pedirle una cuota a los transeúntes. ¿En qué ciudad vivimos? ¿en qué Ciudad o capital del mundo, las autoridades permiten que un grupo de personas cierre la circulación de una de sus principales avenidas para obligar “de manera voluntaria” una “aportación” para la libre circulación?

Es cierto que después de un rato las autoridades llegaron y dispersaron a este grupo de manifestantes, pero ¿y los detenidos? ¿acaso cualquiera puede cerrar una calle y pedir dinero? Pareciera que la amnistía al que comete un delito se aplica aún sin estar en prisión. O tal parece que mientras más pasa el tiempo, las leyes se aplican con mayor dureza para aquellos que viven apegándose a las leyes y siendo permisibles con los que actúan al margen de las mismas.

Así que muy probablemente, tal y como sucede en las autopistas, lo vivido en Eje Central será un acto recurrente en la etapa post-Covid que estamos a punto de iniciar; y le digo esto porque las carencias, la delincuencia y el permitir que los que “menos tienen” puedan hacer lo que quieran con tal de que no se alejen de la “esperanza de México”, dará paso a manifestaciones, cierres de calles y “aportaciones voluntarias”.

Ese es el México que nos espera a partir de junio y si me equivoco le ruego que me lo haga saber. Ah, por cierto, de acuerdo con el INEGI, los índices de corrupción se han incrementado en este primer año de gobierno; así que, para no perder la brújula, la 4T permitirá muchas cosas, como “las aportaciones voluntarias” con tal de no perder adeptos, aunque el costo de esto lo vaya a pagar otra parte de la población.

José Luis Arévalo
Periodista
www.siete24.mx
@jlanoticias
@jarevalop

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Rumbo firme

Domingo Días

Publicada

on

El actual gobierno según Mi Viejito lindo va sobre rieles, pero en la realidad nos deja mucho que desear, y a pesar de que se insiste en que vamos bien y estamos felices, la mera verdad es que hay muchas cosas que no se entienden.

La principal bandera de Mi Viejito Lindo es su lucha contra la corrupción, pero resulta ser que a la fecha no ha caído nadie por delitos de peculado, casi todos los días salen noticias que se descubrió algo, ya sea del sexenio pasado o de este, pero al final todo queda en eso, en simples anécdotas.

Alguien por ahí “perdió el tiempo” documentando las casas propiedad de Manuel Bartlett y hasta denuncias en la Secretaría de la Función Publica fueron interpuestas, y en qué acabó todo esto, en nada, la secretaria Irma Eréndira Sandoval lo absolvió de todo pecado.

¿Qué le da tanto poder a Bartlett?, nadie lo sabe, excepto los que están cercanos a él. No es posible que quien literalmente atrasó 5 años a la izquierda de México con la famosa caída del sistema, ahora sea un miembro distinguido y sobre todo protegido por esta.

Ahí está el caso Ana Gabriela Guevara, que le asomaron un fraude en la CONADE y no pasó nada, sigue en el puesto como el mismísimo Johnnie Walker, tan campante, y mientras Mi Viejito Lindo permanece mudo ante esto. Por cierto, ya la denunciaron por extorsión en Veracruz, a ver qué sucede.

Se canceló un aeropuerto porque había “cochupos” en los contratos, que se les habían dado a su palomilla, y a la fecha no se ha demostrado nada, solamente nos quedamos sin el dineral ya invertido en la obra. Y ahora resulta que uno de los ganadores de las licitaciones del Tren Maya no es ni más ni menos quien construyera el segundo piso del Periférico, cuando Mi Viejito Lindo gobernaba la CDMX y que por razones de seguridad pública, bloqueó la información del costo de esta obra a la cual a la fecha no se tiene acceso, lo bueno es que este contrato no acabó en manos de alguien de la palomilla de la 4T.

Como podemos ver su bandera principal aun no despega, seguimos en las mismas, si no es que peor.

Pero eso no es todo, la gran congruencia que existe en la 4T es la que nos ayuda a poder afirmar que vamos bien.

Fue todo un alboroto el ecocidio del Lago de Texcoco y ahora de un plumazo suspende los proyectos de energía limpia, no como diría nuestra queridísima Rocío Nahle, renovables, un error muy entendible para alguien que debe ser experto en estos temas.

Se habló mucho de que PEMEX era la caja chica de los presidentes, que había que rescatarlo y con bombo y platillo cerraron los ductos para evitar que siguieran robando combustible, a raíz de esto dejaron paralizadas a varias ciudades por semanas, mientras llegaban las pipas, que sin cumplir las normas, el secretario de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Energía habían adquirido sin licitación, es mÁs sin el menor estudio.

Y a la fecha no se sabe qué pasó con estas pipas y los cientos de empleos que iban a generar, se vieron grandes filas de personas para pasar la prueba en el Campo Militar #1 para ser operadores de las pipas fantasma, a lo mejor por eso de que son fantasma no encontraron quién las “choferiara”.

¿Qué pasó?, pues según la 4T ya esta casi extinto el huachicoleo, pero no subió la venta de gasolina por parte de PEMEX y a pesar de inyectarle un dineral resulta ser que se la pasa perdiendo dinero, en el 2019 solamente aumentaron en un modesto 92% y perdió la pequeñísima cantidad de más de 346 mil millones de pesos.

Además, ha perdido grados de inversión y calificación en varias calificadoras internacionales, pero como estas no pertenecen a la CNTE a Mi Viejito Lindo no le importa lo más mínimo.

Crea la Guardia Nacional, un cuerpo formado por civiles ya que los militares no tenían porqué estar en la calle y resultó ser que la mayoría de sus integrantes provienen de las fuerzas armadas incluidos los principales mandos, ¿dónde quedó lo civil?

Y ahora resulta que por decreto regresa a los militares a la calle, qué acaso no es eso lo que le ha criticado siempre a los sexenios anteriores, ¿antes estaba mal y ahora está bien?

Y así podemos seguir con muchísimas cosas, se dedicó a criticar el nepotismo y el compadrazgo y ahora sus cercanos tienen grandes puestos sin tener siquiera la calificación mínima para ello.

Criticó y atacó a los medios de comunicación, sobre todo a las televisoras y ahora resulta ser que es “cuatacho” del dueño de una de ellas, al grado de poner en la SEP a quien éste le solicitó y es el banquero consentido para los Programas de Bienestar.

Se dedicó a tundirle por Twitter a Peña Nieto por “agachón” ante Trump, y prometió que él no se dejaría, pero lo bueno es que no aclaró en que no se dejaría, porque si bien no le ha pagado por el muro, si ya uso un muro humano con la Guardia Nacional en la frontera sur, para defender los intereses de Trump y a cada rato hace lo que le solicita.

Criticó a su ex-archienemigo Carlos Salinas de Gortari por el TLCAN, instrumento neoliberal de perdición que atenta contra el pueblo bueno y ahora presume como logro propio la renegociación parcial del mismo, a quien como de costumbre en la política había que cambiarle el nombre, y ahora se llama TMEC.

En los sexenios anteriores ante el bajo crecimiento del PIB, que promedia un 2.5% en la época del malvado neoliberalismo, se dedicó a decir que no había bienestar gracias a este raquítico crecimiento y nos prometió crecimientos del 4% al 8%, y resulta ser que ahora que no logra ni siquiera números positivos, empieza a diseñar nuevos métodos de medición y ya nos va a informar cómo medir el bienestar y la felicidad, él tiene otros datos, como siempre.

Y así podríamos seguirle un rato, pero considero que con esto es más que suficiente para estar tranquilos, ya que el rumbo que lleva nuestro país es el que siempre ha querido Mi Viejito Lindo quien ante los embates de la vida es fiel a sus ideas y principios.

Domingo Dias.
domingo.dias@yahoo.com.mx
Twitter: @domingodias7
www.domingodias.com

• “Un año más para que esto cambie por completo”, AMLO 1/11/19. Que emoción en tan solo 162 días México será otro.

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx

Seguir leyendo

Te Recomendamos