Connect with us

Análisis y Opinión

Rumbo firme

Domingo Días

Publicada

on

El actual gobierno según Mi Viejito lindo va sobre rieles, pero en la realidad nos deja mucho que desear, y a pesar de que se insiste en que vamos bien y estamos felices, la mera verdad es que hay muchas cosas que no se entienden.

La principal bandera de Mi Viejito Lindo es su lucha contra la corrupción, pero resulta ser que a la fecha no ha caído nadie por delitos de peculado, casi todos los días salen noticias que se descubrió algo, ya sea del sexenio pasado o de este, pero al final todo queda en eso, en simples anécdotas.

Alguien por ahí “perdió el tiempo” documentando las casas propiedad de Manuel Bartlett y hasta denuncias en la Secretaría de la Función Publica fueron interpuestas, y en qué acabó todo esto, en nada, la secretaria Irma Eréndira Sandoval lo absolvió de todo pecado.

¿Qué le da tanto poder a Bartlett?, nadie lo sabe, excepto los que están cercanos a él. No es posible que quien literalmente atrasó 5 años a la izquierda de México con la famosa caída del sistema, ahora sea un miembro distinguido y sobre todo protegido por esta.

Ahí está el caso Ana Gabriela Guevara, que le asomaron un fraude en la CONADE y no pasó nada, sigue en el puesto como el mismísimo Johnnie Walker, tan campante, y mientras Mi Viejito Lindo permanece mudo ante esto. Por cierto, ya la denunciaron por extorsión en Veracruz, a ver qué sucede.

Se canceló un aeropuerto porque había “cochupos” en los contratos, que se les habían dado a su palomilla, y a la fecha no se ha demostrado nada, solamente nos quedamos sin el dineral ya invertido en la obra. Y ahora resulta que uno de los ganadores de las licitaciones del Tren Maya no es ni más ni menos quien construyera el segundo piso del Periférico, cuando Mi Viejito Lindo gobernaba la CDMX y que por razones de seguridad pública, bloqueó la información del costo de esta obra a la cual a la fecha no se tiene acceso, lo bueno es que este contrato no acabó en manos de alguien de la palomilla de la 4T.

Como podemos ver su bandera principal aun no despega, seguimos en las mismas, si no es que peor.

Pero eso no es todo, la gran congruencia que existe en la 4T es la que nos ayuda a poder afirmar que vamos bien.

Fue todo un alboroto el ecocidio del Lago de Texcoco y ahora de un plumazo suspende los proyectos de energía limpia, no como diría nuestra queridísima Rocío Nahle, renovables, un error muy entendible para alguien que debe ser experto en estos temas.

Se habló mucho de que PEMEX era la caja chica de los presidentes, que había que rescatarlo y con bombo y platillo cerraron los ductos para evitar que siguieran robando combustible, a raíz de esto dejaron paralizadas a varias ciudades por semanas, mientras llegaban las pipas, que sin cumplir las normas, el secretario de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Energía habían adquirido sin licitación, es mÁs sin el menor estudio.

Y a la fecha no se sabe qué pasó con estas pipas y los cientos de empleos que iban a generar, se vieron grandes filas de personas para pasar la prueba en el Campo Militar #1 para ser operadores de las pipas fantasma, a lo mejor por eso de que son fantasma no encontraron quién las “choferiara”.

¿Qué pasó?, pues según la 4T ya esta casi extinto el huachicoleo, pero no subió la venta de gasolina por parte de PEMEX y a pesar de inyectarle un dineral resulta ser que se la pasa perdiendo dinero, en el 2019 solamente aumentaron en un modesto 92% y perdió la pequeñísima cantidad de más de 346 mil millones de pesos.

Además, ha perdido grados de inversión y calificación en varias calificadoras internacionales, pero como estas no pertenecen a la CNTE a Mi Viejito Lindo no le importa lo más mínimo.

Crea la Guardia Nacional, un cuerpo formado por civiles ya que los militares no tenían porqué estar en la calle y resultó ser que la mayoría de sus integrantes provienen de las fuerzas armadas incluidos los principales mandos, ¿dónde quedó lo civil?

Y ahora resulta que por decreto regresa a los militares a la calle, qué acaso no es eso lo que le ha criticado siempre a los sexenios anteriores, ¿antes estaba mal y ahora está bien?

Y así podemos seguir con muchísimas cosas, se dedicó a criticar el nepotismo y el compadrazgo y ahora sus cercanos tienen grandes puestos sin tener siquiera la calificación mínima para ello.

Criticó y atacó a los medios de comunicación, sobre todo a las televisoras y ahora resulta ser que es “cuatacho” del dueño de una de ellas, al grado de poner en la SEP a quien éste le solicitó y es el banquero consentido para los Programas de Bienestar.

Se dedicó a tundirle por Twitter a Peña Nieto por “agachón” ante Trump, y prometió que él no se dejaría, pero lo bueno es que no aclaró en que no se dejaría, porque si bien no le ha pagado por el muro, si ya uso un muro humano con la Guardia Nacional en la frontera sur, para defender los intereses de Trump y a cada rato hace lo que le solicita.

Criticó a su ex-archienemigo Carlos Salinas de Gortari por el TLCAN, instrumento neoliberal de perdición que atenta contra el pueblo bueno y ahora presume como logro propio la renegociación parcial del mismo, a quien como de costumbre en la política había que cambiarle el nombre, y ahora se llama TMEC.

En los sexenios anteriores ante el bajo crecimiento del PIB, que promedia un 2.5% en la época del malvado neoliberalismo, se dedicó a decir que no había bienestar gracias a este raquítico crecimiento y nos prometió crecimientos del 4% al 8%, y resulta ser que ahora que no logra ni siquiera números positivos, empieza a diseñar nuevos métodos de medición y ya nos va a informar cómo medir el bienestar y la felicidad, él tiene otros datos, como siempre.

Y así podríamos seguirle un rato, pero considero que con esto es más que suficiente para estar tranquilos, ya que el rumbo que lleva nuestro país es el que siempre ha querido Mi Viejito Lindo quien ante los embates de la vida es fiel a sus ideas y principios.

Domingo Dias.
domingo.dias@yahoo.com.mx
Twitter: @domingodias7
www.domingodias.com

• “Un año más para que esto cambie por completo”, AMLO 1/11/19. Que emoción en tan solo 162 días México será otro.

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Iglesia renovada para un nuevo continente

Felipe Monroy

Publicada

on

Esta semana se realiza en México la primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, un inédito encuentro de la pluralidad del catolicismo americano cuya motivación fue una recomendación del papa Francisco a los obispos del continente para que, en lugar de retornar al camino conocido de cumbres episcopales celebradas desde 1955, se emprendiera ‘ad experimentum’ la audacia de integrar, escuchar y corresponsabilizar a todo el espectro socio-religioso, popular y comunitario latinoamericano para que sus voces y sus compromisos revitalicen el papel, la identidad y la acción de la Iglesia en las emergencias contemporáneas de la región.
Si bien la elección de Francisco como el primer papa latinoamericano significó ‘una bocanada de aire fresco’ a la Iglesia universal, esta Asamblea Eclesial tiene la oportunidad de recordar por qué san Juan Pablo II llamó a América ‘El Continente de la Esperanza’.

Las novedades de este encuentro (además de su evidente realización virtual-presencial que ha agilizado, conectado, simplificado y economizado una asamblea continental donde hay participantes de más de 22 naciones) se explican en la actitud e itinerario de preparación: largos y profundos procesos de escucha para que muchas de las diversas voces eclesiales latinoamericanas tuvieran oportunidad de alzarse, ser valoradas y reconocidas sin pasar por el tamiz institucional, teológico o de control al que las conferencias generales episcopales se enfrentaron históricamente.

En la presente Asamblea Eclesial de AL y el Caribe no se ha dejado de recordar cómo diferentes fuerzas (a veces provenientes del Vaticano) controlaron, sancionaron e intervinieron los trabajos continentales de la Iglesia para acallar las voces que siempre han ‘anunciado y denunciado’ desde el Evangelio las realidades de la región. Una práctica del siglo XX que no sólo silenció voces proféticas de un catolicismo comprometido con los excruciantes dramas del pueblo sino que, incluso se valió de inconfesables arreglos con el poder político y económico para sostener privilegios cupulares mientras se continuaba engañando, sacrificando, manipulando y despreciando a los últimos y a los pobres.

Es claro que, incluso ahora, este riesgo no está conjurado; sin embargo, la apuesta del papa Francisco es abrir la Iglesia, desterrar el ‘clericalismo’ (que no es sino la fascinación por el poder y el influyentismo) para que esto no ocurra nuevamente, favorecer el diálogo horizontal, motivar el encuentro aunque en ocasiones sea ríspido y, sobre todo, que la Iglesia misione, camine con humildad junto a la riqueza cultural y espiritual de todos los pueblos del continente para defender, conservar y promover la paz, la justicia y el bien común en cada uno de sus territorios. Al respecto, la doctora Emilce Cuda, capo ufficio de la Comisión de América Latina del Vaticano, ha recordado que buscar la justicia social “es constitutiva de la práctica evangélica”.

Los problemas continentales son muchos: migración, pobreza, violencias, polarización política, manipulación del orden social y, claramente, la devastación sistemática y consumista de la Creación, de la ‘Casa Común’. Problemas que conducen inexorablemente al sufrimiento e incluso la desaparición de pueblos enteros; de allí la urgencia de una renovación de las comunidades cristianas para ofrecer la esencia de su fe encarnada, comprometida con el “proyecto del amor de Dios donde cada criatura tiene un valor y un significado”, decidida a denunciar los efectos del egoísmo utilitarista, del tecno-capitalismo depredador, del relativismo ético y de los vicios del poder privilegiante.

Sin duda, un desafío enorme; un reto que sólo puede hacerse desde un compromiso integral, desde la ternura y el contacto personal, con audacia y esperanza, con la suficiente indignación y con desbordante creatividad para alcanzar la justicia y el bien común; pero, sobre todo, mediante la participación plural, a ras de suelo y horizontal de todos, todos, todos. ‘Sinodalidad’, le llaman en la Iglesia.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

De las sanciones a la madurez democrática

Felipe Monroy

Publicada

on

La semana pasada, la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación discutió amplia y profundamente cinco casos de potencial vulneración al Estado laico presuntamente cometidos por dos cardenales, un obispo y dos sacerdotes mexicanos durante el proceso electoral de 2021; en su opinión, los ministros de culto quebrantaron principios constitucionales sobre la separación de la Iglesia y el Estado que afectaron la equidad y la igualdad durante la contienda política.

Durante la presentación de argumentos, algunos magistrados dieron crudas apreciaciones contra los clérigos: “Se valen de su posición para manipular el voto” y “utilizan la fe para orientar o desorientar el voto, por lo tanto, el voto no es libre”, dijeron. Los magistrados turnaron a Gobernación su resolutivo en espera de que sea dicha instancia la que defina las sanciones contra los ministros de culto.

Como se sabe, las leyes mexicanas respecto a la libertad religiosa están atadas a condiciones históricas sumamente peculiares: tanto la Reforma como las leyes constitucionales post-revolucionarias no sólo separaron a las iglesias del Estado, sino que acrisolaron prejuicios y resentimientos entre el poder político y el poder eclesiástico que condujeron inexorablemente a la cruel, fraticida e ignominiosa Guerra Cristera. Luego, tras un largo periodo de silencio, simulación y convivencia utilitaria, se concretó un sustancial avance con el reconocimiento oficial de las instituciones religiosas. Reconocimiento que, no obstante, aún conserva prejuicios y sospechas contra las iglesias y sus ministros.

La muestra está en la resolución de los magistrados que parece confirmar que los ministros de culto, si no se les mete al orden, son capaces de utilizar cualquier medio para influir contra la libertad ciudadana en la elección de sus representantes políticos. El problema de esta hipótesis es la crítica que se hace a la madurez ciudadana, no tanto a las intenciones de líderes religiosos. El conflicto parece estar en una disputa de paternidad sobre una ciudadanía aún infantil, maleable y manipulable.

Lo triste es que parece que nada ha cambiado en cien años. Apenas el 14 de noviembre pasado se cumplió un siglo del atentado dinamitero contra la Virgen de Guadalupe que, si bien nunca se ha comprobado que el gobierno revolucionario de aquel 1921 fuera artífice directo, sí se ha verificado que, por lo menos, protegió y controló tanto al autor material como a los autores intelectuales.

Una de las tesis históricas de aquel evento explica que, en el nacimiento del ideal post-revolucionario mexicano y de sus primeras instituciones sociales, el nuevo Estado tuvo que engullir todas viejas instituciones para crear las nuevas pero el símbolo de la institución católica mexicana (Guadalupe) era imposible de devorar. Su destrucción parecía condición indispensable para un nuevo país; su milagrosa supervivencia, el fracaso de cierto proyecto revolucionario.

En todo el siglo XX, el Estado no renunciará a querer controlar la fe y las expresiones religiosas del pueblo; negándole el derecho a vivir en madurez su ciudadanía y su libertad religiosa: Un Estado que pareció siempre exigir una esquizofrénica realidad que divide la conciencia política de la conciencia religiosa en cada mexicano. Y no es sólo atavismo para la autoridad civil, muchos líderes religiosos también continuaron creyendo que su influencia política sobre el poder debía ser la esencia de su misión. Todavía en 2016, ante los obispos de México, el papa Francisco justo criticó esta actitud de perseguir ‘los carros de los faraones de hoy’ y pidió a los próximos sacerdotes ‘no ser clérigos de Estado’.

La experiencia reciente nos confirma que estas posturas son ya anacrónicas: ni la orientación religiosa del voto o de la conciencia política se concreta en las opciones de los ciudadanos, ni el prejuicio de trasnochados jacobinismos concreta la separación mental entre la conciencia religiosa y la conciencia política de un ciudadano libre.

En el reciente proceso electoral, por ejemplo, un obispo católico se arriesgó a violar la ley para pedir a su grey el voto por una candidata y un partido; perdieron. Ahora los magistrados piden sanción a otros ministros porque suponen que utilizaron la fe para manipular a los ciudadanos, ¿creerán que los ciudadanos aún no tienen madurez democrática para conciliar con libertad sus convicciones éticas y morales con sus aspiraciones políticas?

LEE Obispos votan por ajustes para ‘no ser Iglesia muda’

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos