Connect with us
Corrupción, Cuarta Transformación, Carlos Salinas, Vicente Fox, Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador, Corrupción, Cuarta Transformación, Carlos Salinas, Vicente Fox, Felipe Calderón, Andrés Manuel López Obrador,

Opinión

Ataque brutal contra la corrupción

Publicada

on

No cabe la menor duda. Durante esta Cuarta Transformación realmente hay un ataque brutal en contra de la corrupción y no payasadas. En otros sexenios, la mafia del poder (el PRI) lanzaba un pequeño ataque contra alguna figura pública y, con eso estaba contento. Esa era su gran acción anticorrupción.

Miguel de la Madrid se fue contra Jorge Díaz Serrano, quien fuera director de PEMEX en el sexenio de López Portillo por un fraude de 34 millones de dólares y lo encarceló. También contra del general Arturo “El Negro” Durazo quien estuviera al frente de la policía del entonces Distrito Federal y fuera el emblema más significativo de la gran corrupción que se vivió en el sexenio de José López Portillo.

En el siguiente sexenio, el mismísimo líder de la Mafia del Poder, Carlos Salinas de Gortari, se fue sobre Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros y lo puso tras las rejas por posesión ilegal de armas de fuego por 35 años, aunque en 1997 fue puesto en libertad.

Ernesto Zedillo, sin el menor miramiento, se fue contra el hermano de su predecesor, Raúl Salinas, mejor conocido como “El Hermano Incómodo”; se le acusó de ser el actor intelectual del asesinato de su excuñado, José Francisco Ruiz Massieu. También se le acusó de enriquecimiento ilícito. Le llamaban “El Mister diez por ciento”; por que cobraba un 10% en todos aquellos asuntos que intervenía para hacer negocios con en el gobierno de su hermano. Después de varios años en la cárcel, sus abogados lograron ganar los casos, salió libre y se le regresó su fortuna.

Cuando por fin viene el cambio tan anhelado por los mexicanos; por fin después de 71 años, sale el PRI del poder y asume la presidencia Vicente Fox del PAN. Se esperaba que finalmente pusiera un alto a la corrupción y metiera a la cárcel a los corruptos. Grande fue nuestra desilusión al ver que no hizo nada, ni siquiera “el teatrito” como sus antecesores.

Luego llegó Felipe Calderón de quien, después del fracaso en esta materia del sexenio anterior, ya no se esperaba gran cosa. Y así fue: en materia de corrupción no hubo grandes cambios, no se persiguió a nadie; él se dedicó a combatir el narco.

Regresó el PRI al poder y Enrique Peña Nieto se fue sobre quien fuera la líder de los maestros, la poderosísima Elba Esther Gordillo y se le acusó de lavado de dinero y delincuencia organizada. Dicen que realmente nunca estuvo en prisión, que con ardides legales y médicos se la pasó de hospital en hospital hasta que le fue concedido el arraigo domiciliario. Fue liberada a finales del mismo sexenio de Peña.

Sin embargo, ¡qué gran diferencia con esta Cuarta Transformación! Ha lanzado un brutal ataque a la corrupción. Entre sus grandes logros destacan: la cancelación de un aeropuerto; el retiro de presupuesto a estancias infantiles y casas de apoyo a mujeres maltratadas; se dejó de comprar medicinas a los corruptos distribuidores de las mismas y los dejó de invitar a las licitaciones; ya no hay viajes al exterior si no los aprueba el propio presidente -así no andan de paseo los que no deben-; concentró las compras en una sola dependencia y así acabó con la corrupción en las licitaciones; incluso le quitó el contrato al compadre que lo ganó en una licitación pública (no vaya a ser que hubiese algo en lo oscurito).

¿Quién, en su sano juicio, puede negar que hay un ataque brutal en contra de la corrupción? Así lo creo. Al igual que nadie en su sano juicio puede decir que este brutal ataque no es a lo bruto.

¿No es una brutalidad cancelar un aeropuerto que ya se estaba construyendo? Porque el aeropuerto llevaba un avance significativo, cuenta con proyectos, estudios, avales internacionales, permisos ambientales, etcétera. Y fue cancelado simplemente por la creencia que ahí había corrupción. Lo peor es que meses después tuvo que salir el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, a decirnos que no se encontró corrupción. Dijo que la cancelación fue por motivos de costo, aunque, al parecer, el programa aeroportuario de esta Cuarta Transformación saldrá más caro y será de menor envergadura que el cancelado.

¿Acaso tampoco lo es dejar a las familias sin estancias infantiles en lo que levanta el padrón de beneficiados para ahora darle el dinero directo a los padres? ¿No hubiera sido mejor primero levantar el padrón y después cancelar el apoyo? Y, aun así, ¿quién les garantiza ahora a los padres de familia que el recurso en efectivo que les va a entregar les alcance para contratar este servicio?

Y lo mismo pasa con el apoyo que recibían las asociaciones o grupos que se dedican al apoyo a las mujeres maltratadas. Ellas necesitan apoyo, cariño, comprensión y protección, cosa que el dinero que les van a dar ahora directo a las víctimas de esta barbarie no les da. Es más, a lo mejor les va peor porque tendrán que entregar al golpeador el dinero recibido, porque no dejará de haber quienes, por una lanita, le peguen a la señora…

De las medicinas, qué decir: Mientras se ataque a la corrupción, hay que aguantar. Así lo dijo el presidente. Tenemos que resistir mientras se lucha contra la corrupción, sin importar que las personas con cáncer se mueran por falta de medicamentos, la salud de los VIH-positivos se deteriore por falta de antivirales, que en los hospitales públicos no existan medicinas. Mientras el cuerpo aguante: que se acabe con la corrupción. Y cuando el cuerpo ya no aguante, muy fácil: QEPD, el fin justifica los medios.

¿Tendrá tiempo nuestra cabecita de algodón de revisar y autorizar la incalculable cantidad de viajes internacionales que se requieren? Si bien hay una bola de diputados y senadores que viajan a su contentillo y sin la menor razón, existen muchísimas más personas para quienes estos viajes son indispensables en su trabajo. ¿Cuántos viajes se necesitarán en la Secretaría de Relaciones Exteriores, desde auditorías, capacitación, apoyos a las embajadas en funciones, comerciales o de turismo (que estas últimas deberán de ser exitosísimas para evitar el debacle de la cancelación de ProMéxico)? ¿Dónde van a exponer y retroalimentarse nuestros científicos e investigadores? ¿En la Feria de la Flor más Bella del Ejido? Nuestras eminencias médicas tendrán que conformarse con el Congreso contra el Dengue en Xcunya, Yucatán.

Podemos darle una revisadita por encima y veremos que una sola persona no cuenta con el tiempo para atender todas estas solicitudes, amén de entender el concepto de los viajes. ¿Acaso el aprobador de estos sabrá si realmente es necesario asistir a Suiza a ver la malformación gamo-genética del cromosoma 43 durante la epífisis mononuclear en los recién nacidos bajo los efectos de mercurio con marte en el cuadrante? (Yo creo que este sí se autoriza… suena muy importante…).

Y sin profundizar más me gustaría conocer el perfil del funcionario público que va a realizar las compras consolidadas. Sin duda es un genio. Sabe de medicina, comunicaciones, tecnologías de la información, mecánica, química, ingeniería, arquitectura y un sinfín más de conocimientos -y a profundidad todos- ya que comprar no es cosa fácil. Además, ya no se pueden contratar asesores, así que este funcionario no podrá apoyarse en terceros. Todo queda en sus sabias manos.

Esta brutalidad no queda ahí. En franca violación a la ley, solicita que ciertas empresas no participen en las ya de por sí pocas licitaciones públicas, ya que más del 80% de las compras en esta Cuarta Transformación son por asignación directa. Quita un contrato a una empresa que aparentemente ganó legalmente un concurso -sin pruebas de lo contrario- y mire usted nada más por qué: “Es mi compadre”. ¿Qué acaso su compadre no es honrado? ¿No nos dijo que la honestidad se propaga a los cercanos y por eso su honestidad va a limpiar de corrupción a nuestro gobierno cubriéndonos con su manto poco a poco desde la cúspide presidencial?

Y estas sólo son algunas. Si buscáramos más a fondo encontraríamos que este brutal ataque es de una dimensión incalculable y sus efectos no son inmediatos; en tres o cuatro meses empezaremos a ver los brutales logros de esta estrategia anticorrupción.

Sólo nos queda esperar que, siguiendo la tendencia de lo realizado a raíz de la declaración del Secretario de Educación -que afirma que hay cien mil maestros fantasmas, nos avise cuándo van a cerrar las escuelas públicas y cuánto nos va a tocar por hijo para seleccionar la escuela que queramos. O bien: Que los abuelos les enseñen.

Domingo Días
domingo.dias@yahoo.com.mx



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

¿Pasaremos al naranja?

José Luis Arévalo

Publicada

on

Terminó la campaña de “Su Sana Distancia” y estamos como al principio, bueno, peor que en marzo ya que ahora tenemos decenas de miles de contagiados, cerca de 10 mil muertos y una crisis económica y laboral sin precedentes en la era moderna de nuestro país.

Y lo que mucha gente se pregunta es entonces ¿porqué poner fin a una fase si las cosas no han mejorado? Según algunos expertos, en una epidemia solamente se puede pasar a una nueva fase cuando disminuye el número de enfermos hospitalizados y el número de fallecimientos de manera clara en por lo menos 15 días. Lo que en México no ha sucedido; es más, en tan sólo 7 días superamos los 2 mil muertos. Entonces, ¿porqué la urgencia?, quizás aquí haya algunas respuestas:

El presidente Andrés Manuel López Obrador sólo esperó -o presionó-, el “banderazo de salida” y se fue de gira hacia el sureste de la República. Primero a Quintana Roo, donde hay una notoria mejoría en el tema, pero luego irá a Tabasco y Campeche donde la situación es cada vez peor.

¿Qué le urgía al presidente? Demostrar una vez más que sus amuletos le acompañan, que necesita recuperar lo antes posible los puntos de popularidad que ha perdido en mayo o demostrar que sus proyectos requieren de su presencia para dar certeza. En ninguno de los casos se justifica ir en contra de lo que indican sus expertos como tampoco da un buen ejemplo a un país que ahora más que nunca necesita de un líder que componga el andar de una nación que registrará 12 millones de pobres más a causa del Covid-19, cerca de 2 millones de desempleados y una crisis sanitaria que sabrá Dios si los hospitales lograrán aguantar la presión.

Al tiempo de esto está la parte social. ¿Qué tanto los mexicanos sabremos respetar las medidas sanitarias si la necesidad económica les rebasa? Simplemente, todavía no daban el “banderazo de salida” y las calles de muchas ciudades, como Toluca y la CDMX, se encontraban ya con mayor movimiento, disminuido gracias al programa Hoy No Circula, pero es notoria la reactivación de la ciudadanía.

Es cierto, y aquí lo escribimos anteriormente, que este país no aguantaría una cuarentena mayor a este periodo y aquí está la muestra. El confinamiento no solamente ha traído una difícil crisis económica y laboral que tardará mucho, pero mucho tiempo en mejorar, sino también de tipo social. La violencia intrafamiliar, las crisis nerviosas y la depresión, las fracturas en el seno de varias familias mexicanas se han acentuado aunque desde Palacio Nacional se empeñen en decir que esto es falso. Así que, tratando de verle algún lado positivo, esta reactivación, por pequeña que vaya a ser en estos primeros días, podría ayudar a sanar estas heridas.

Sin embargo, el riesgo de contagio está ahí. Salimos de la pandemia o más bien salimos hacia la pandemia. Eso lo iremos viendo con el paso de los próximos días. La responsabilidad ya está en cada uno de nosotros, en cuidarnos, en usar el cubrebocas, lavarnos las manos y por supuesto utilizar el famoso gel antibacterial. El gobierno ya no pudo con nosotros y menos cuando su titular no ha puesto el ejemplo, sumándose a miles que ya tienen la urgente necesidad de salir y de generar dinero para sus hogares.

La respuesta sin duda la tendremos en 15 días, tiempo que necesita el virus para incubarse y que será cuando en teoría terminará el color rojo del semáforo para gran parte de nuestro país. ¿Pasaremos al naranja?

José Luis Arévalo
Periodista
@jarevalop
@jlanoticias

Seguir leyendo

Laboratorio de Ideas

El futbol, como la Patria

Héctor Sotero Mata Álvarez

Publicada

on

Siempre me han gustado los deportes, prácticamente todos, ya sean individuales o colectivos. Tengo la firme creencia que ayudan al desarrollo del ser humano en el aspecto físico, anímico, material y espiritual.

Los deportes en conjunto sirven de ejemplo para el trabajo en equipo, ya sea como familia, como gremio, como escuela, sociedad o país. En esta ocasión, he escogido hablar del futbol soccer como unidad colectiva en pro de un objetivo común que evidentemente es GANAR.

Quiero suponer, como analogía de Nación, que el Portero representa la seguridad de la sociedad en su conjunto; los Defensas son todos aquellos que velan por nuestros servicios básicos como médicos, policías, militares, bomberos o maestros.

Los Medios son quienes coordinan el equipo para avanzar o contener, como todos los servidores públicos y la prensa; y los Delanteros son aquellos que, por su posición estratégica están obligados a lograr metas como los empresarios, científicos e investigadores y deben ver por la creación de empleos, tecnología y nuevos descubrimientos.

El director técnico es el Presidente del país y como reserva, en la banca están todos nuestros jóvenes que esperan una oportunidad para salir al campo y demostrar para lo que están hechos y preparados.

Finalmente están los fanáticos, el público que sigue a su equipo, conformado por todos los ancianos, niños, enfermos y demás personas que no pueden participar directamente en el juego, pero que aman a su equipo, lo apoyan con sus vítores y que su mayor anhelo es, al igual que el de todos, ¡GANAR! 

Todos y cada uno de los integrantes de este equipo valen lo mismo, aunque su posición sea diferente. Lo importante es jugar en equipo para lograr el objetivo común: ser felices.

Imaginemos ahora que dentro del equipo existe la rivalidad, la envidia, la avaricia, falta de trabajo y peor aún, que hay un Director Técnico que actúa injustamente, no apoya a parte del equipo por razones de su posición, raza o credo.

¿Cómo es posible que se consiga el objetivo final que es ganar y ser felices? ¿Cómo puede trabajar correctamente una colectividad si le falta dirección? ¿Qué pasa si el pueblo, el público que no puede participar directamente en el juego, está dividido?

¿Qué pasa si pierde de vista el triunfo y en su lugar pone intereses propios como tener un mejor asiento, sin importar quién gane o pierda? ¿Qué sucede si conseguir un mejor lugar, independientemente de lo que pase con su equipo en la cancha, es su principal objetivo?

No debemos olvidar que todos somos mexicanos, que cada quien juega su posición y que todas las posiciones son dignas.

Lo relevante es buscar el triunfo para todo nuestro equipo. No debe importar el protagonismo, ni se debe hacer caso de individualismos, de protagonismos o de estrellatos. El éxito es y debe ser para todos.

El juego no lo gana el portero o los delanteros, el Director Técnico o sólo pueblo –la población en general, no únicamente los más desfavorecidos–.

Lo debe ganar el equipo completo, toda la nación, nunca una parte de ella o un solo individuo, quien quiera que sea. El éxito, o el fracaso, será de MÉXICO en su conjunto.

Empresario y escritor

Seguir leyendo

Te Recomendamos