Connect with us

Columna Invitada

¿Qué tanto valoramos a los adultos mayores?

La pensión para adultos mayores ha marcado un antes y después en políticas de desarrollo social en México

Jorge Francomárquez

Publicada

on

En la mayor parte de las sociedades se colocan al final de la fila el respeto y las necesidades de los adultos mayores. Son el grupo etario menos valorado y del que erróneamente se considera que no tiene aportaciones por realizar.

Han sido replegados en la atención de las familias y durante mucho tiempo también de políticas pública específicas del gobierno.

Sin generalizar, hay múltiples casos de abandono y maltrato a adultos mayores. Recientemente vimos en video la agresión de un hijo a su madre, en su propio hogar. Desafortunadamente no son casos aislados.

A partir del sexenio de 2000 a 2006, desde la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México Andrés Manuel López Obrador colocó énfasis en el apoyo a los adultos mayores y hace poco en su conferencia cotidiana, contó que la “inspiración” para ello fue su padre.

Fue por una experiencia familiar, contó, pues cuando llegaba su pensión, se ponía contento.

Las acciones de gobierno surgen de la observación y la experiencia, de la razón y la planeación de especialistas y gobernantes en contacto con la gente, y lo más importante, pensando en el beneficio que se busca para quienes va dirigido.

La pensión para adultos mayores ha marcado un antes y después en políticas de desarrollo social en México.

La administración del gobierno federal ha hecho posible la entrega de apoyos a diferentes grupos sociales como nunca antes. Ahora aumentará anualmente la pensión de los adultos mayores, a partir de julio de este año y se prolongará al 2024 en que se duplicará el monto, para llegar a 6 mil pesos por bimestre.

La medida anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se entregará a los 65 años y no a los 68 como ocurre actualmente, y el beneficio será para 10 millones 300 mil adultos mayores.

Esta decisión está en sintonía con otras recientes del Presidente, por ejemplo, la iniciativa en los fondos de las Afores que envió al Congreso de la Unión donde se aprobó también en beneficio de adultos mayores.

La asignación presupuestal para este derecho este año es de 135 mil millones de pesos y aumentará anualmente de la siguiente manera: subirá a 240 mil millones en 2022; 300 mil millones en 2023 y 370 mil millones en 2024.

El anuncio del presidente López Obrador es congruente con su discurso y comprobable en los hechos, atendiendo a los adultos mayores, para contribuir a la certeza del futuro y de la manutención.

Es una acción dedicada especialmente al sector. Les genera una mayor autonomía en sus necesidades y un horizonte de planeación.

Si volteamos a nuestro entorno e indagamos, podemos tener el pulso de adultos mayores que reciben la pensión. Qué les facilita, qué les permite realizar.

No se puede hablar de una acción electorera cuando él fue el primero en actuar a su favor, desde que gobernó la Ciudad de México. Posteriormente gobiernos de los estados han implementados políticas similares.

En noviembre de 2019 López Obrador envió una iniciativa al Congreso de la Unión para que la pensión a los adultos mayores quedara integrada en la Constitución, que finalmente fue aprobada.

La modificación en el artículo 4º de la Constitución establece la obligación del Estado de garantizar pensiones a adultos mayores y personas con discapacidad; becas para estudiantes en condición de pobreza, y la gratuidad de los servicios de salud y medicamentos para la población sin seguridad social.



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Columna Invitada

Romero Deschamps, emblema de la decadencia

México requiere una regeneración de valores, una renovación de cuadros y de personajes que deje atrás la decadencia del viejo régimen

Jorge Francomárquez

Publicada

on

Tras la derrota electoral del viejo régimen, los partidos y personajes que fueron su soporte han sufrido episodios subsecuentes que los dejan postrados por su pasado, uno de ellos es Carlos Romero Deschamps, personaje político éticamente indefendible.

Aún tratando de hacer un análisis frío, es complicado encontrar elementos de justificación del ex líder sindical para los excesos que propició contra de la empresa pública más importante de nuestro país.

Pemex ha sido sometida por décadas a un saqueo de recursos y a la gestión de intereses personales, desde la Presidencia de la República, pasando encima o en contubernio con sus directores generales y el liderazgo sindical, que han dilapidado nuestros recursos naturales y la viabilidad del desarrollo de dicha empresa.

En el imaginario social los dirigentes obreros del sistema corporativo del PRI -desde la referencia de Fidel Velázquez en la CTM-, son una combinación de magnates y seres ajenos a la realidad del trabajador en el país.

Romero Deschamps es miembro activo del PRI desde 1961, iniciando en su estado natal Tamaulipas como operador electoral. En 1969 ingresó a Pemex y dos años después inició su actividad en el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM).

A la par de los 27 años de liderazgo, fue tres veces diputado federal y dos veces Senador de la República. 

Aun con las prácticas de corrupción ejercidas ha sido posible que Romero Deschamps “sobreviva”, a pesar de ser señalado por el desvío de 500 millones de pesos de recursos sindicales para apoyar al candidato del PRI en la elección del año 2000, Francisco Labastida Ochoa. 

De ese capítulo indignante conocido como Pemexgate, salió sin responsabilidad por decisión de los órganos de justicia, arropado por gobiernos panistas y priístas, sin distingo.

Ostentoso, y para un sector amplio de la población con gustos ofensivos en el uso de artículos de lujo, como relojes de oro que portaba permanentemente, algunos valuados en siete millones de pesos, además de escolta, autos de lujo, casas en el extranjero, nunca recibió sanción o comentario público de sus dirigentes políticos ni de los Presidentes en turno, mientras la dirigencia sindical siguió ganando terreno con un contrato colectivo ventajoso en demasía.

En su último capítulo dentro de Pemex, antes de su renuncia anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quería hacer uso del derecho sindical de gozar de las vacaciones acumuladas en 27 años y que según él no había tomado a pesar de los frecuentes viajes que realizaba. En suma, un personaje moralmente indefendible que deja bien colocados a una serie de dirigentes seccionales que operan bajo el esquema de contubernio que él mismo les diseñó.

En contraste, la actuación del actual Gobierno Federal muestra una diferencia notable para tratar estos temas, muy distinto a la transición frustrada que en teoría representaba Vicente Fox cuando ganó la elección del año 2000.

Nuestra nación requiere una regeneración de valores, una renovación de cuadros y de personajes que deje atrás la decadencia del viejo régimen.

Seguir leyendo

Columna Invitada

Ingrid y Mariana; inagotable la violencia contra las mujeres

En en 2020 hubo 940 víctimas de feminicidio en el país, dos mil 783 mujeres asesinadas dolosamente y un sinnúmero de agresiones ignoradas o no denunciadas.
 

Jorge Francomárquez

Publicada

on

¿Qué hace falta para que la denuncia de una mujer sea atendida?

La cifra de mujeres que nos hacen falta es aterradora: en 2020 hubo 940 víctimas de feminicidio en el país, dos mil 783 mujeres asesinadas dolosamente, y un sinnúmero de agresiones, violencia y denuncias sociales, ignoradas o no denunciadas.

Si las voces de alerta de muchas de estas mujeres hubieran sido atendidas durante su aviso o denuncia, hoy seguramente tendríamos otra historia.

El empoderamiento de la mujer y las acciones de equidad de género son vitales, pero es indispensable que el hombre sea parte de la redefinición de valores, porque de manera equivocada -genéricamente hablando-, piensa que es superior a las mujeres.

En los hechos no hay respeto, no hay jerarquías por el bienestar y la vida de las mujeres. Además, estamos atrapadas entre un sistema de seguridad y justicia incapaz de prevenir y distinguir cuando una mujer está en apremio.

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de los 940 feminicidios, el Estado de México registró 150 casos; seguido por Veracruz con 84; Nuevo León con 67; Jalisco con 66 y la Ciudad de México con 64.

Fue precisamente en CDMX hace exactamente un año que hubo un feminicidio que estremeció por su grado de violencia: la muerte de Ingrid Escamilla. Una joven nacida en Puebla, con 25 años de edad, asesinada en la alcaldía Gustavo A. Madero.

En contra del agresor había una denuncia que había sido presentada por su ex esposa. Precisamente a ella la llamó el homicida para contarle lo ocurrido y pedirle que fuera por su hijo -diagnosticado con autismo- quien presenció los hechos.

Ese hombre declaró que había actuado por celos y bajo el influjo de las drogas. Imágenes de Ingrid violentada, que formaban parte de la carpeta de investigación, fueron publicadas en algunos diarios, revictimizándola y mostrando la vulnerabilidad en la custodia de pruebas por parte del Ministerio Público.

El hecho en su conjunto provocó indignación nacional y fue motivo de múltiples protestas en la Ciudad de México.

Un año después, en febrero de 2021, un nuevo crimen ha generado sorpresa y frustración, ante la lamentable fatalidad de agresión y muerte de una joven estudiante de medicina.

Mariana fue enviada a cumplir servicio social en la Selva Lacandona de Chiapas, entidad donde había estudiado la carrera de médico cirujano.

En condiciones precarias tenía una habitación a la cual entraba por la fuerza un médico ebrio para acosarla. La queja por escrito la entregó Mariana a la directora de la clínica, que no dimensionó el hecho y ya ha sido detenida.

Tiempo después fue encontrada en su habitación sin vida. La rápida declaración de la Fiscalía para decretar que se trataba de un suicidio y la cremación del cuerpo 48 horas después, revelan la pésima investigación del caso.

Por protestas y presión social, la carpeta de investigación se reabrió para indagar sobre el movil de feminicidio, toda vez que hay dudas sobre la presunta mecánica del suicidio, no se tomó en cuenta el antecedente del acoso por parte del médico ni se explica la razón de cremar el cuerpo, enre otros elementos.

El desenlace de Ingrid y Mariana son parte de una historia lamentable, cruzada por una visión de dominio de los hombres hacia las mujeres; muestran relaciones disfuncionales que tienen a la violencia como constante en la que millones viven día a día, sean esposas, hijas, novias, mujeres en general.

Necesitamos más solidaridad y respeto absoluto. No dejemos de hablar del tema, es el primer paso para visibilizarlo y darle solución.

Seguir leyendo

Te Recomendamos