Connect with us
López Obrador, Peña Nieto, negociador, Eduardo Medina Mora, ministro, UNAM, López Obrador, Peña Nieto, negociador, Eduardo Medina Mora, ministro, UNAM,

Opinión

El gran negociador

Avatar

Publicada

on

Ciudad de México.— Nadie puede negar que mi viejito lindo es un gran negociador; a partir de sus derrotas en el 2006 y 2012 se dio cuenta que sin negociar nunca llegaría a la silla que tanto anhelaba.

Después de tomar cursos intensivos con Miguel Ángel Cornejo y dedicarse a leer y comprender a fondo libros como “Quién se ha llevado mi puesto”, perdón queso; se convirtió en negociador experto.

Por ahí se rumora que utiliza la técnica que hiciera famosa Don Fernando Gutiérrez Barrios, llamada “El Expediente Secreto”.

Primeramente, en negociación con Enrique Peña Nieto y los duros del PRI, usando como carta fuerte, la alta probabilidad de llegar a los Pinos, más bien de abrir Los Pinos al pueblo bueno y el instalarse austeramente en su Palacio, logra el apoyo de estos para llegar a la silla presidencial a cambio de perdonarles sus fechorías a Quique y sus cuates.

Ahora todos están tranquilos y felices, sólo algún “chivo expiatorio” como lo es Rosario Robles, cuyo pecado fue andar con Carlos Ahumada y echarse a René Bejarano y señora en su contra.

Sin la menor duda debió ser una negociación sumamente complicada ya que incluía una jugada maestra, de las que sólo él domina, de esas que nadie ve venir, pero ahí estaba, el gobierno en turno se comprometía en liberar a la heredera de fortunas, la mismísima profesora Elba Esther, con quien a su vez a cambio de liberarla y darle reversa a la Reforma Educativa le ayudaría en su Cuarta Transformación apoyándolo con todo el poderío del SNTE.

Es curioso como poco a poco nuestro querido presidente ha ido adueñándose a través de estas negociaciones de instituciones, organismos y todo de aquello que le podría entorpecer su programa de transformación.

En esta lista de despidos y renuncias hay que destacar la renuncia/despido de Gonzalo Hernández Licona, quien fuera desde noviembre del 2005 Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Porque es importante destacar esto, el Coneval es el organismo que se encarga de evaluar la operación de los programas de gobierno, es decir, son los encargados de calificar la efectividad de lo que hace el gobierno.

Y ante la duda de cómo podrían salir evaluados los programas sociales del actual gobierno como lo son: Programa de ayuda a adultos mayores, Tandas para el Bienestar, Sembrando Vida y muchos más, donde vale la pena destacar el incorruptible Jóvenes Construyendo el Futuro, donde a menos de un año de iniciado ya empezaron a salir los trapitos al sol de que los actuales son iguales a los anteriores, solo cambiaron de color.

Mejor poner a alguien del equipo y garantizar una evaluación aprobatoria, no vaya a ser que alguno de estos brillantes programas fracasara, lo cual veo muy difícil, dada la gran capacidad demostrada por Andrés y su gente.

Y ahora resulta que después de que hace algunos meses empezaron a circular rumores sobre el actuar del ministro Eduardo Medina Mora, esté renuncia a su cargo y con esto mi cabecita de algodón ya tiene poder real en la Suprema Corte de Justicia, tendrá a 4 ministros nombrados por él de los 11 que son. Donde uno de estos cuatro puestos ocupador por la esposa del Ingeniero Riobo, su fiel amigo y constructor.

Y así a pasos agigantados está tomando control total del país mediante aliados en los puestos clave, limitando a los gobernadores con sus súper delegados, negociando con todos y con todo.

Parece ser que el siguiente blanco es nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México, a la cual se le avecina un cambio de rector y parece ser que desde Palacio no quieren al Doctor Enrique Graue Wiechers, ya que no le da el sí a todas las ocurrencias del habitante más distinguido de Palacio Nacional.

Ya veremos este 24 de octubre quienes son los candidatos, pero no sería extraño que por ahí le quieran endilgar a Rectoría los grupos de choque que han estado apareciendo en las ultimas marchas, con tal de ensuciar su nombre y poner a alguien a modo en la UNAM.

Mientras tanto y ante tanto inepto de sexenios anteriores y los que le faltan por eliminar, se ha dado su tiempito para defender la gran honradez y probada capacidad de trabajo de su gente cercana y por cierto, atacados por los neoliberales , ejemplos de ello son: Don Manuel “Casa Lomas” Bartlett y la Doctora Claudia “No represión” Sheinbaum.

Domingo Días
domingo.dias@yahoo.com.mx

Felipe Monroy

Felipe Arizmendi, el cardenal constructor de puentes

Felipe Monroy

Publicada

on

La sorpresiva nominación del obispo mexicano, Felipe Arizmendi Esquivel, como cardenal de la Iglesia católica universal refleja esencialmente el reconocimiento del papa Francisco a este pastor cuyo servicio episcopal ha construido verdaderos puentes en la Iglesia del continente americano principalmente en dos rubros: la promoción de la liturgia indígena junto al reconocimiento de la riqueza socio religiosa de los pueblos originarios; y, la apertura al diálogo cultural entre la fe y la razón a través del verdadero sustrato de los medios de comunicación: la palabra escrita.


Arizmendi fue consagrado obispo para dos diócesis chiapanecas: Tapachula, en 1991 tras la prematura muerte del obispo Luis Manuel Cantón Marín; y San Cristóbal de las Casas (antigua Ciudad Real de Chiapas) en el año 2000 para suceder al legendario tatic obispo Samuel Ruiz García, el histórico defensor de los derechos de los indígenas en el sureste mexicano quien gobernó la diócesis durante más de 40 años.


Felipe Arizmendi llegó a pastorear la polémica diócesis de San Cristóbal en medio de un hervidero político, social y eclesial. México vivía la campaña presidencial que acabaría con más de 70 años de sucesión hegemónica e ininterrumpida del Partido Revolucionario Institucional en el poder; la sociedad mexicana entraba en un nuevo milenio global de la mano de la tecnología que hoy domina la cultura (motores de búsqueda, redes sociales, navegación gps, servicios streaming por internet, la nube, etc.); y, la cada vez más deteriorada salud del papa san Juan Pablo II, moldeaba una Curia romana que miraba con desconfianza las periferias eclesiales, especialmente las diócesis marginales con comunidades indígenas, al punto de haber prohibido al obispo Arizmendi la ordenación de diáconos permanentes por el mero temor de que se estuviera ‘abriendo la posibilidad’ de ordenar presbíteros indígenas casados.


Como pastor, Arizmendi debió primero ganarse la confianza de las comunidades católicas en San Cristóbal de las Casas largamente acostumbradas a Ruiz García; en toda la demarcación, prácticamente no había presbítero que no hubiera sido ordenado por aquel, ni misionero, religiosa o laico que no hubiera sido recibido o colaborado con tatic Samuel. Y, al mismo tiempo, también tuvo que promover la unidad de la diócesis con las instituciones eclesiásticas nacionales, latinoamericanas y vaticanas.


Aquel fue el primer puente construido por el hoy cardenal electo: entre la muchas veces rígida e inexpugnable institucionalidad católica y la poliédrica realidad de las comunidades creyentes. Arizmendi apostó por seguir los cauces institucionales que concretaran el encuentro entre la cultura indígena y la Iglesia católica. Entre los frutos de ese encuentro están: la autorización de la Santa Sede para la traducción oficial de los recursos litúrgicos y la formal celebración de la Misa en lengua náhuatl; el trabajo conjunto de la Conferencia del Episcopado Mexicano para la traducción de la Biblia católica al tzotzil de Zinacantán.


Y dos gestos que también simbolizan el éxito de ese puente: la visita del papa Francisco a la tumba de don Samuel Ruíz y el levantamiento de la prohibición del Vaticano en la ordenación de diáconos permanentes en la diócesis de San Cristóbal.


El segundo puente que el obispo Arizmendi ha ayudado a levantar es el del diálogo cultural. Para el obispo es claro que la Iglesia católica tiene en abundancia doctrina, magisterio, tradición y riqueza cultural que deben tener un espacio en el plural diálogo contemporáneo. Este nuevo cardenal ha bajado del púlpito y de la cátedra para escribir con la humildad del periodista, cuya sola disciplina y compromiso hace llegar un artículo semanal de interés social prácticamente a todos los rincones de México y América Latina. Su método de escritura es, además, el que ha colocado a la Iglesia latinoamericana en el concierto católico universal: Ver-Juzgar-Actuar.


Arizmendi se da la oportunidad de mirar la realidad y, sin prejuicios, la nombra y describe; después explora en las fecundas venas de las Sagradas Escrituras, el Magisterio Eclesial y la Tradición de la Iglesia, las enseñanzas que ayudan al lector a discernir con justicia, verdad y caridad; finalmente hace una propuesta que busca enfrentar los desafíos previstos o fortalecer las bondades que aún no se agotan en el ser humano.


En conclusión, con la creación de Felipe Arizmendi como cardenal, el papa Francisco hace un decidido reconocimiento a un estilo episcopal que se atreve a levantar puentes de ida y vuelta entre la Iglesia, la sociedad y la cultura. Un nombramiento que también, no podemos omitirlo, evidencia la distancia que el pontífice argentino tiene con el obsoleto estilo de pastores que, desde la cátedra homilética tradicional, sólo repiten ideas sobre la ‘Iglesia en salida’ mientras siguen protegiendo, tras el encierro y los muros del secretismo anacrónico, las mistéricas dinámicas eclesiásticas institucionales; que no promueven diálogo con los medios de comunicación, los sectores populares, la sociedad civil, las otras religiones o las comunidades reales a ras de suelo; en fin, que no son en realidad ‘cardinis’ -bisagras, en el sentido etimológico- entre la Iglesia del siglo XXI y la civilización misma.

*Analista de asuntos religiosos. Director VCNoticias.com


@monroyfelipe

Seguir leyendo

Gerardo Medina Romero

¿Sabemos realmente hacer un análisis FODA?

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Nos encontramos en una época en la que muchas organizaciones comienzan sus procesos de planeación estratégica para el siguiente año. Aún y cuando el 2020  ha sido un año por demás complicado e inesperado en muchos aspectos, las organizaciones sin importar su tamaño, deben comenzar a analizar cuáles son las secuelas que les ha traído en términos de fortalezas y debilidades, con el objetivo de identificar en el entorno algo que pudiera representar oportunidades o amenazas y con base en ello plantear las estrategias pertinentes.

En mi experiencia, algunas organizaciones no saben la manera adecuada de realizar un proceso de planeación estratégica, el cual debe partir por lo que se denomina un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades, Amenazas) y el orden de ese acrónimo, no es simplemente para que se pueda leer fácilmente, sino porque el orden determina perfectamente la relación que existe entre estos cuatro conceptos.

Para empezar, los conceptos se relacionan por pares en la que uno no existe sin el otro, es decir, no existen las fortalezas de una organización si no es que se relacionan con alguna oportunidad del exterior así como tampoco existen las debilidades si no se relacionan con una amenaza en particular. Mientras no se relacionen entre sí, lo único que existe en una organización son características y lo único que existe en el entorno son condiciones. Ni buenas, ni malas, simplemente características particulares que tiene cada organización, y condiciones en el entorno que son iguales para todos.

En mi opinión, las organizaciones no tienen fortalezas o debilidades, simplemente tienen características. Se convierten en fortalezas o debilidades en el momento que se relaciona con una condición del entorno. Si el resultado de esa relación puede ser favorable para la organización entonces la característica de la organización se convierte en fortaleza y la condición del entorno se convierte en oportunidad, pero si el resultado de esa relación representa un riesgo, entonces la característica se convierte en una debilidad y la condición del entorno en una amenaza.

En un ejemplo simple, el hecho de que una empresa obtenga su materia prima del extranjero es simplemente una característica. Esta se puede convertir en una fortaleza o en una debilidad con base en la condición del entorno. Si hay una devaluación de la moneda local, automáticamente esa característica se convertirá en una debilidad y la devaluación en una amenaza ya que los costos se incrementarán, pero si en lugar de una devaluación la moneda local se apreciara en el mercado, la misma característica sería ahora una fortaleza pues reduciría sus costos.

Por esta razón, un buen proceso de planeación estratégica debería incluir en mi experiencia una visibilidad clara de la empresa, a partir del uso de datos, indicadores y métricas de desempeño que le permitan a los directivos entender las características reales de sus empresas en este momento.  Así mismo, es necesario un buen análisis del entorno, de la evolución en las necesidades de los clientes y consumidores, conocimiento de la competencia y de los factores sociales, políticos, ambientales, económicos y tecnológicos que pueden influir el mercado para entender las condiciones que se presentarán para los siguientes meses.

Pero lo más importante de todo, es poder hacer la relación entre características internas y condiciones externas y encontrar las relaciones Fortaleza-Oportunidad, Debilidad-Amenaza.

Una buena planeación no es irse un fin de semana para que el equipo directivo se ponga creativo o se siente a negociar, a partir de los intereses de cada área en particular, cómo se repartirán el presupuesto. Una buena planeación requiere un buen trabajo de análisis de las características internas de la organización y una buena lectura de las condiciones del mercado, para seleccionar las parejas de Fortalezas-Oportunidades / Debilidades-Amenazas sobre las que resulte mas conveniente establecer objetivos de negocio para el siguiente año.

Para ello hay que hacer la tarea: reunir datos e información tanto interna como externa, investigar, analizar, discutir, anticipar y proyectar posibles escenarios. La organización ha cambiado en los últimos meses más que en los últimos 3 años, el mundo, el entorno y las necesidades de los clientes igual.

Este es el momento de planear adecuadamente, definir prioridades y tomar acciones de cómo será el 2021 para nuestras empresas, antes de que sea el propio 2021 el que lo decida por nosotros.

LEE Destruyen 199 mil litros de tequila pirata en Jalisco

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos