Connect with us

Análisis y Opinión

¿Estamos los padres preparados para la separación?

Javier Chávez de Icaza

Publicada

on

Cada padre tendrá una respuesta para esta pregunta, porque el separarnos de nuestra pareja no solo implica eso, sino también el modificar la relación que se tenía hasta ese momento con cada uno de los hijos(as) que se tengan, por lo que la situación se tiene que abordar desde esas dos perspectivas.

Generalmente cuando te casas o inicias una familia, tienes la idea de que sea para siempre, pero cada vez es más común que esto no suceda así y por esa razón, no es suficiente con que tengas relaciones de familia, sino que debemos de crear las relaciones individuales con los diferentes integrantes de la familia, para que sin importar si la familia siga unida para siempre o se separe en el trascurso de la vida, las relaciones se puedan seguir manteniendo y creciendo, conforme vamos creciendo todos.

Entonces, ¿Cuándo debemos de empezar a crear relaciones individuales con nuestros hijos? La respuesta correcta es desde el momento en que nacen y debemos de ir creando nuevas conforme vayan creciendo, porque las cosas que les gustan de bebes, no siempre son las que les gustan en la infancia, seguramente serán muy diferentes las que les gusten en la adolescencia y en la edad adulta.

Ahora que si no creamos estas situaciones de padre-hijo(a) desde las primeras etapas de la vida de cada uno de nuestros hijos(as), la respuesta correcta a la interrogante del punto anterior, es a partir de este momento. Porque no importa si seguimos como familia completa o si ya nos hemos separado de la pareja, si queremos ser parte importante de la vida de nuestros hijos(as) por mucho tiempo o por todo el tiempo que nos quede, tenemos que establecer relaciones y situaciones que sean solo de dos (padre-hijo(a)) con cada uno que tengamos.

Retomando la pregunta del título del presente artículo ¿Estamos los padres preparados para la separación? Que tal vez tendríamos que redactar de otra manera e incluir algunas otras, como  ¿Por qué tenemos que prepararnos para la separación? ¿Qué pasa si nos preparamos para la separación y no se da? ¿El prepararnos para la separación no condicionaría nuestra relación de pareja orientándola a que se disuelva por el solo hecho de prepararnos? Y un sin número de preguntas más.

La realidad es que el principal sufrimiento de los padres después de una separación es que la relación con los hijos queda muy segmentada, en la mayoría de los casos a poder verlos un par de días cada dos semanas y con tan poco tiempo, las posibilidades de crear estos vínculos individuales son más complicadas, sobre todo cuando son 2 hijos o más, porque tenemos que aprovechar al máximo el tiempo que convivimos con ellos y si este tiempo lo tenemos que partir en dos o más, pues se complica aún más.

Pero en este artículo no pretendo afirmar que todas las relaciones de parejas acabarán disolviéndose, ni siquiera que la mayoría de estas, pero lo que sí quiero puntualizar es que si nosotros como papás, somos capaces de tener actividades en común, individuales con cada uno de nuestros hijos(as), no importará si la pareja de padres sigue o se separa, siempre tendremos nuestros “momentos de gloria” que nos permitirán ser parte importante en la vida de nuestros hijos.

Entonces, no se trata de “prepararnos para la separación” sino de estar preparados por si sucede y que esto no limite la interacción con nuestros hijos, en cualquier etapa de la vida en la que ellos y nosotros nos encontremos. Porque además, si creamos las condiciones que nos sean favorables en la eventual separación de la pareja, estas condiciones serán favorables incluso si la pareja permanece junta durante toda la vida.

Yo soy miembro de varios grupos de padres en Facebook y participo en otros foros de padres y en los pocos en los que si se habla de paternidad y no de intercambio de memes e imágenes, el común denominador es que los papás se quejan de que ven poco a sus hijos, que no interactúan con ellos igual que con sus madres, que se limitan a tratarlos como proveedor y que los hijos pareciera que solo desean pasar ese fin de semana lo más rápido posible, para regresar a “su casa” y retomar su “vida normal”.

Justo en estas últimas palabras esta la importancia en “estar preparados” por si la separación sucede y justo son esas palabras las que más duelen a un padre, el no estar incluido en los conceptos de “su casa” y “su vida normal”. Porque si bien relaciones de parejas podemos tener muchas en nuestra vida, desde que somos jóvenes y cada una de ellas nos deja enseñanzas que podemos aplicar en las relaciones que siguen, la relación con cada hijo es puntual y diferente y aunque también podemos aprender un poco de la que tenemos con el primer hijo, no siempre podemos aplicarla en las relaciones con los demás hijos.

Pensemos que si logramos desarrollar, por llamarle de alguna forma, conexiones puntuales con cada hijo, ya no dependeremos de que la familia está toda junta para poder enriquecerlas, incluso tampoco dependeremos al 100% de que tengamos mucho tiempo para estar presente con nuestros hijos, sino que con el tiempo que tengamos (poco o mucho) podremos disfrutar en lugar de padecer nuestra Paternidad.

Y si somos muy prácticos, tendremos que reconocer que incluso cuando la pareja sigue estando unida, el tiempo que le dedicamos a vivir estas “conexiones puntuales” generalmente es menor al que quisiéramos. Así que nuevamente, no se trata de pensar en o fomentar la separación, sino se trata de optimizar el tiempo que tengamos para conectarnos con cada hijo y que este sea un tiempo muy disfrutable. Por supuesto que tendremos desencuentros y diferencias con nuestros hijos, actitudes que nos molesten, incluso que nos saquen de quicio, pero en la medida que tengamos también buenos momentos, es en la medida que nuestra paternidad será un verdadero gozo.

Como ya les he comentado en anteriores escritos, tengo dos hijos, la mayor es mujer y el menor con casi siete años de diferencia es hombre, por lo que durante más de 6 años mi hija fue hija única y si bien, al principio para mí, era muy complicado desarrollar vínculos individuales con ella, porque desconocía todo lo que significa ser “niña” fui encontrando situaciones en las cuales, pudiéramos ser “solo ella y yo” y esto no afectara a la integración de la familia y si me fueron ocurriendo (porque como también he comentado no hay reglas que funcionen para todos los padres, ni siquiera para todos los hijos) y que me permitieran ser considerado por mi hija, fundamental en ciertos temas y en otras le dieran a ella recuerdos imborrables.

Con mi hija, empecé un poco por casualidad y otro seguramente por crear un diferenciador, el cantarle una canción de cuna. La verdad es que ni se de música, ni tengo ningún talento para cantar, pero en esta etapa, eso no es relevante, lo relevante es el vínculo que se forma, así que escogí “Hacer el amor con otro” de Alejandra Guzmán.

Podrán pensar que no es una tema adecuado para una canción de cuna, pero mi hija ni se enteraba del significado de la letra y cuando más grande le contaron a ella eso, sirvió para establecer un recuerdo curioso entre nosotros.

Conforme fue creciendo, seguía siendo difícil para mí, el entender que pensaba una niña a esa edad, así que me enfoque en ser el referente para temas escolares e inquietudes particulares, fue algo aventurado de mi parte, porque mi hija, era (y aún lo sigue siendo) extremadamente inquisitiva y tuve que estar ahí para ella para responder una gran cantidad de dudas que planteaba que no necesariamente eran con respecto a su vida o su realidad, pero si todas las dudas que tenía o que encontraba en el camino.

Al día de hoy, sigue siendo un reto poder responder la gran cantidad de interrogantes que ella se plantea, aunque afortunadamente, ya me llegan a mi pocas porque la mayoría las resuelve ella investigando y solo aporto mi opinión en algunas ocasiones, pero ahora, las opiniones que les damos a los hijos, también tienen que estar fundamentadas, porque el internet se encarga de confirmar si son valiosas o no.

Pero incluso dentro de ese periodo de infancia, también desarrollé actividades uno a uno con ella, como salidas solo nosotros dos, desde salidas para comprar el desayuno de los domingos, hasta recogerla por la tarde de casa de amigas con la que había estado haciendo trabajos en la escuela.

Cuando nació mi hijo, yo me sentí muy confiado, con el si conocía la evolución, ya que yo también fui niño antes y si bien, hoy el mundo es muy diferente a cuando yo era niño, la evolución,  es más temprana que en “mis tiempo”, se desarrolla de forma similar.

Como decía, con 6 años de experiencia como padre, con un hijo de mí mismo sexo, creía que podía tener todo su proceso de desarrollo controlado y sin temores. Yo pensé a mí me gustan los deportes, lo oriento a los deportes, voy con él a sus juegos y con eso tenemos tema de conversación y conexiones puntuales, sin que me signifique un gran esfuerzo.

Sin embargo, la confianza no me duró mucho, porque en cuanto empezó a ser un poco consiente de su realidad, descubrió que su pasión era la música, el tema en el que yo estaba menos preparado y entonces, tuve que prácticamente tirar a la basura toda mi experiencia de género y de padre para convertirme para él, en un padre que entendiera y fomentara su pasión.

Como mis conocimientos musicales eran prácticamente nulos y mi aportación no podía ser grande, me convertí en una especie de cómplice o promotor de su pasión, para que pudiera irse desarrollando en esa faceta, que para él, era mucho más relevante, incluso que la escuela. En el camino, surgió su afición por el yo-yo que le duró un par de años y que al apoyarlo y acompañarlo en esta faceta, nos dio otra oportunidad de tener un vínculo de solo dos.

Como verán, la idea central del artículo no es la separación de la pareja en sí, sino la ventaja de tener vínculos con cada hijo, que siempre serán más fáciles de desarrollar cuando los hijos son pequeños y cuando la familia esta junta que cuando ya está separada, por eso el prepararnos para la separación, nos preparará también y que es mucho más importante a ser un padre de verdad para nuestros hijos(as) en todas las etapas de su vida y llegar a ser una parte fundamental de “su vida normal” y que tu casa, también sea, al menos, una de “sus casas”

Sigue mis artículos en mi blog: https://www.padredeverdad.com



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

El mundo organizacional tiene miedo

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

El miedo es parte inherente del ser humano. Todos tenemos miedos y son ellos los que en ocasiones nos permiten salir adelante en nuestras vidas. A nivel organizacional por supuesto que no es la excepción: como individuos organizacionales, y sin importar el nivel que tengamos en nuestra empresa o el tiempo que llevemos trabajando en la misma, todos generamos miedos con los que convivimos día con día.

Todos en algún momento hemos sentido miedo a fallar en nuestras funciones o a no alcanzar los resultados que se esperan de nosotros y, por consecuencia, correr el riesgo de ser despedidos. Algunos viven con el temor de estancarse en su crecimiento y desarrollo, o a terminar acostumbrándose a un trabajo rutinario disfrutando de su zona de confort. También podemos vivir con temores más profundos, por ejemplo, a sentirnos poco incluidos en un equipo de trabajo o a descubrir que no somos tan competentes como pensábamos para desempeñar determinada actividad.

Estoy seguro de que en este momento podrías hacer un honesto y profundo ejercicio de reflexión y encontrar aquellos miedos que te han acompañado a lo largo de tu carrera profesional; también estoy seguro que nunca te imaginaste tener el temor que hoy se ha generado y propagado con mucho mayor agresividad, velocidad y efectividad que el mismo virus del COVID-19: el miedo a interactuar físicamente con la gente.

Por más ganas que una persona tenga de regresar al lugar de trabajo que tenía antes de la pandemia, estoy seguro de que lo hará con algo que no tenía cuando se fue: miedo por la convivencia con los demás.

Hoy en día nos asusta tener contacto físico con la gente que saludamos, aun y cuando sean nuestros más entrañables compañeros. Percibir a una persona ligeramente cerca de nosotros al caminar nos genera inquietud. Esperar un elevador y ver que hay más personas en su interior cuando se abren las puertas, también nos provoca temor.

Entrar o participar en una sala de juntas concurrida ya no resulta agradable y, por más cuidados y cubrebocas que utilicemos, nos sentimos inseguros. Recibir un documento físico, compartir y prestar una carpeta o una pluma a un compañero nos resulta estresante y ni se diga cuando tenemos que utilizar los baños de las mismas oficinas.

Las estaciones de café en las que seguramente más de una vez nos equivocamos de taza sin saberlo, hoy se clasifican como zonas de alto riesgo para todos. De hecho, en la gran mayoría de las oficinas que han comenzado a abrir sus puertas, este tipo de estaciones ha desaparecido.
Calentar la comida en el microondas de la compañía y sentarme a comer con los compañeros puede resultar para muchos un momento de mucha tensión por todos los miedos que nos han marcado a lo largo de más de un año.

El mundo definitivamente cambió y hoy tiene más miedo que antes. Me pregunto, ¿qué resulta más dañino para la humanidad? El virus, que en más de un año ha cobrado la vida del 0.04% de la población mundial, o este miedo que ha provocado la muerte de un porcentaje mucho mayor de fuentes de empleo.

Por este miedo al contacto físico, muchos proyectos de innovación, planes de desarrollo e investigaciones sobre nuevos productos y servicios han muerto. Muchas empresas de reciente creación o industrias completas han desaparecido o están desahuciadas.

Muchas carreras de ejecutivos que prometían llegar muy lejos se han visto truncadas por el miedo que todo esto ha generado.

Con profundo respeto a todos los que han tenido que sufrir la pérdida de un ser querido por esta enfermedad, les extiendo mis condolencias; sin embargo, quisiera exhortarlos a no dejarnos paralizar más por el miedo que ya en este extremo puede resultar todavía más perjudicial.

La vida no la tenemos comprada y no sabemos si tenemos poco o mucho tiempo para vivirla, pero me parece que merecemos hacerlo motivados por nuestros sueños y nuestros proyectos profesionales y no frenada por el miedo, que pudiera resultar mucho más mortal que cualquier virus en la historia.

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Voto presencial, templos virtuales

Felipe Monroy

Publicada

on

La semana pasada se realizó de manera virtual la asamblea plenaria semestral de los obispos católicos mexicanos con una agenda llena de actividades, preparativos para eventos y algunos espacios para el análisis de acontecimientos y fenómenos contemporáneos. Sobre estos últimos vale destacar la reflexión sobre la posibilidad de que las votaciones de los cargos, servicios y responsabilidades del órgano colegiado de obispos se realice de manera electrónica y a distancia; y la dura realidad sobre la virtualidad de la vida ritual de los católicos y el futuro de los templos y recintos religiosos.

En el primer asunto, la Santa Sede es tajante: las elecciones de la presidencia, tesorería, secretaría general, consejos, comisiones, dimensiones y delegados de la Conferencia del Episcopado Mexicano deben ser presenciales; ni digitales ni virtuales ni a distancia. La decisión se respalda en el canon 119 del Código de Derecho Canónico que a la letra dice “hallándose presente” y “mayoría de los presentes”. Además, preferir la votación presencial de estos cargos tiene un principio de sentido común: Si hubiere un desacuerdo, malestar o reclamo por parte de algún obispo durante el proceso, las reclamaciones deben hacerse de frente y ‘en la cara’, como justo les dijo el papa Francisco a los mitrados mexicanos.

También hay un prurito de cautela sobre algo que nos advirtió sagazmente Stalin: “No importa quién vota sino quién cuenta los votos”. En un tradicional mecanismo de votación cerrado, los escrutadores llevan esta responsabilidad; pero en un sistema electrónico, la mediación tecnológica de la plataforma y su operario son un factor que podría o no incidir en la fidelidad de las opciones de los electores en el resultado final.

El segundo tema requiere aún muchísimo más análisis: la virtualidad de la vida religiosa de los católicos. La pandemia que impuso cuarentenas y distanciamiento social impidió la presencia física de los fieles en los templos para las asambleas y celebraciones. Como respuesta, los pastores utilizaron las herramientas digitales para llevar misas y otros servicios.

La digitalización de los rituales religiosos y las experiencias de fe fue una respuesta que ofrecieron diversos sacerdotes y comunidades religiosas ante la imposibilidad de tener los templos abiertos al culto público. La respuesta fue ciertamente improvisada al principio, pero poco a poco ha buscado carta de ciudadanía como un vehículo esencial para la vida espiritual de los fieles y creyentes. De esta experiencia hay varias consideraciones: hay pastores que, con pequeñas inversiones en herramientas tecnológicas, han encontrado toda una nueva veta de oportunidad para atender comunidades a las que jamás hubiera podido llegar, al tiempo de generar dinámicas de apoyo económico para el sostén del ministro, de los técnicos y la obra social de su iglesia.

Existe el riesgo, por otro lado, de que los imperativos tecnológicos condicionen la experiencia religiosa. Durante la pandemia, por ejemplo, una diócesis grabó misas y peregrinaciones que transmitió días más tarde como si fuesen en vivo, generando no sólo confusión entre los asistentes digitales sino la desconfianza de los fieles. Otro riesgo ya sabido: La fascinación por la digitalización total de la vida puede conducir al olvido de lo impreso, del testimonio físico. La propia conferencia de obispos comprende este fenómeno pues durante el boom de las páginas web, muchos documentos oficiales e interesantes de los pastores mexicanos se diluyeron hasta perderse entre los recambios de operadores de páginas y sistemas anacrónicos de almacenaje de datos.

La reflexión sobre las elecciones digitalizadas y a distancia no es un tema menor; como tampoco lo es la virtualidad de la vida espiritual de los creyentes; y no sólo es una preocupación para la Iglesia católica. Es claro que la pandemia de COVID-19 trastocó profundamente muchas dinámicas sociales y grupales; y, aunque el desarrollo de tecnologías y herramientas virtuales facilitaron que diversas relaciones personales, laborales, económicas, educativas, culturales y hasta religiosas no quedaran absolutamente paralizadas, aún falta mucho análisis respecto a si estas dinámicas virtuales a distancia pueden suplir de manera permanente lo que alguna vez fue exclusivamente presencial.

Lo anterior se resume en una pregunta necesaria: ¿Los cambios impondrán sus criterios a las dinámicas relacionales pragmáticas o trascendentes de las organizaciones? ¿O deben ser las instituciones y los grupos humanos los que deban ir reglamentando, administrando, controlando las fuerzas del cambio? Si algo hemos aprendido como civilización, es que la esfera social no es un conjunto de diques impenetrables sino una porosa construcción donde la vida cotidiana fluye conteniéndose y transformando el mundo.

LEE El problema de las campañas de contraste

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos