Connect with us
luna luna

Ciencia

Hace 50 años, el verano que cambió a la humanidad; el verano en la luna

Julio Alberto Hortiales

Publicada

on

Recordamos con asombro que hace 50 años uno de los acontecimientos más extraordinarios sucedía; el hombre llegaba por primera vez a la Luna.

Era el verano boreal de 1969, un verano como muchos otros, en donde cientos de miles de familias estando de vacaciones miraban por las noches a la luna con curiosidad, que después en ese preciso año se convertía en asombro. Ocho años de preparativos y el vehículo espacial Apolo 11-Saturno V -con tres personas extraordinarias a bordo: Neil Armstrong (1930-2012), Michael Collins (1930) y Edwin “Buzz” Aldrin (1930)- dejaba la tierra con dirección a su primer destino, la luna.

Volaban hacia la luna con computadoras que tenían mucho, pero mucho menos capacidad analítica y poder de procesamiento que los teléfonos portátiles que utilizamos millones de personas todos los días en la actualidad. Así de grande era el reto y así de grande era la promesa.

Millones de personas en televisores blanco y negro seguían atentas la transmisión de esta misión impactante, es por ello por lo que Michael Collins, el encargado de orbitar la luna, y que no tendría el privilegio de pisarla, decía hace pocos días que los tres tripulantes sentían que cargaban con todo el peso de la humanidad sobre sus hombros, pero con la ayuda de cerca de 4,000 personas que hicieron posible llegar a ese viaje. Dijo que estaba solo pero no se sentía solitario, ya que eran dos personas sobre la luna, él orbitando y 3 mil millones de personas en la tierra.

Tras encontrarse muy cerca con la luna, se sorprendieron, pero mayor sería su sorpresa cuando pudieron apreciar que el espectáculo principal era poder ver a la tierra con tonos azules casi imposibles de describir.

Una vez alunizado el módulo lunar “Eagle” en la región conocida como Mare Tranquillitatis, se dio el primer paso en la luna, con las célebres palabras que ya todos conocemos:” Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”. La bandera es colocada, se realizan diversos experimentos científicos, incluidos los propios del gran Isaac Newton y terminada la actividad extra-vehicular, despegan de la luna dejando atrás una placa con las siguientes palabras: “Aquí, hombres del planeta Tierra pisaron por primera vez la Luna, julio de 1969 d. C. En nombre de la humanidad, vinimos en son de paz.” A partir de ese momento, la luna, omnipresente en todas las épocas y para toda la humanidad, y siempre tan familiar para todas las personas, pero tan lejana en distancia y aparentemente imposible de alcanzar, dejaba de ser un lugar inhóspito, para convertirse en un lugar a donde llegaba toda la humanidad.

Pero esto era apenas la mitad de la misión, ahora tenían que regresar con seguridad, es por ello por lo que Michael Collins, al permanecer orbitando en el módulo de comando Columbia, tenía como él ya lo dijo, el boleto de regreso a la tierra de sus otros dos compañeros de misión. Finalmente, la misión terminó con el descenso sobre el Océano Pacífico (quizá pocas veces había sido tan oportuno el nombre de este océano), y tras una rigurosa cuarentena, regresaban al mundo que siempre habían conocido pero que ya era otra vez diferente.

Tras la misión y comenzada su gira por varios países del mundo, estos científicos y exploradores jamás reconocieron como propio este logro, sino como un logro de la humanidad, y de forma muy interesante, encontraron que en todas las naciones habían asimilado el logro como un logro de todo el género humano.

Incluso en plena Guerra Fría fue depositada en la luna una medalla conmemorativa de los cosmonautas rusos Yuri Gagarin -primer hombre en el espacio- y Vladimir Komarov, un gesto simple, pero de gran significado, sobre todo en ese momento que acechaba la guerra nuclear. También 135 fragmentos lunares y las banderas de todos los países existentes, que fueron llevadas en ese mismo viaje a la luna, al regreso, fueron repartidas a cada uno de ellos como símbolo de unidad.

Neil Armstrong hasta el último de sus días fue discreto y humilde con sus logros, siempre tratando de no recibir los reflectores y dando contadas entrevistas. Michael Collins hasta el día de hoy ha pasado en muchos lugares a un tercer plano por no haber pisado la luna, sin embargo, cuando le fue ofrecido como recompensa participar en otra misión y tener la oportunidad de caminar sobre la luna, él lo rechazó, no quería alterar los planes de las próximas misiones al espacio; tenía muy claro cuál había sido y cuál era ahora su papel, y eso era lo importante, cumplir con la misión en el sitio donde podía servir mejor.

Los tres hombres que participaron en esta apoteósica misión son hombres generosos que han sabido anteponer el bien común y los objetivos antes que ellos mismos y sus propias aspiraciones. En la actualidad, misiones multinacionales de cooperación en la Estación Espacial Internacional, incluso entre países con grandes rivalidades y antagonismos como Estados Unidos y Rusia, -con fuertes tensiones entre ellos en la tierra-, realizan misiones en conjunto y en perfecta cooperación. Hasta hoy lo único que ha podido conseguir este logro de paz y cooperación son las misiones en el espacio, y nos están dejando un legado, que va más allá del conocimiento científico que ha sido su objetivo principal. Sin duda en el espacio hay más de lo que vemos y registramos con instrumentos.

Hemos leído palabras como: en nombre de la humanidad, tranquilidad -como el mar que recibió esta misión en la luna-, pacífico -como el océano que recibió esta misión de regreso-, paz, pequeño para un hombre, pero grande para la humanidad, generosidad, cooperación; todas estas palabras estrecha y perpetuamente relacionadas con este viaje sin igual que nos marcan un camino, a cada uno en su sitio y responsabilidad.

En este día 20 de julio de MMXIX en que se cumplen 50 años de este portentoso viaje, tendremos una luna casi en fase llena, y si el clima nos lo permite, podremos admirar la luna y recordar todo lo obtenido tras este viaje, para después dejar por un momento la fatiga de las reflexiones y mirar de nuevo en vivo la luna y solo asombrarnos por el prodigioso viaje y la magnificencia de la luna.

Quien hoy presencie este espectáculo de la luna cuasi-llena, -que se repite mes tras mes-, no podrá ser inmune ser asombrado y sorprendido. Si ese no fuera el caso, es porque parecería que lamentablemente ha perdido la capacidad de asombro. La buena noticia es, que en el ser humano ese vacío y esa pérdida de la capacidad de asombro no existen, aunque a veces así lo perciba en su interior, por eso, con frecuencia hay que seguir mirando hacia arriba.

Por: Sebastián Haddad Ríos

Comentarios

Ciencia

Científico de la UNAM participará en misión espacial

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

especial

México.- José Alberto Ramírez Aguilar, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, representará a México en la primera misión espacial tripulada latinoamericana de la historia conocida como ESAA-01 EX SOMINUS AD ASTRA y que forma parte del programa LATCOSMOS-C. 

El propósito, indicó, es entrenarnos como especialistas y volar en espacio suborbital como tripulación.

Los objetivos son técnicos y científicos, y se espera impulsar esta área en la región al demostrar las capacidades para volar misiones tripuladas únicamente por latinoamericanos. 

Además, consolidar los esfuerzos que realizan nuestros países en el avance de tecnología espacial propia, y en colaboración internacional, explicó el jefe del Departamento de Ingeniería Aeroespacial de la Unidad de Alta Tecnología (UAT) de la FI.  

“Haber sido seleccionado es un honor y una enorme responsabilidad, pues es resultado de muchos años de esfuerzo… representa la materialización de esa escalera que lleva a alcanzar las estrellas y que nos permite inspirar a las nuevas generaciones”, comentó. 

El comandante de la misión, el cosmonauta ecuatoriano Ronnie Nader Bello, “se fijó en nosotros y nos invitó a participar; representar a la UNAM, portar el escudo de nuestra casa de estudios en este proyecto es un orgullo”, resaltó Ramírez. 

Un vuelo suborbital

Un vuelo suborbital sube balísticamente y pasa la línea de Kármán, es decir, el límite entre la atmósfera y el espacio exterior, y vuelve a descender casi de forma inmediata.

En este caso, a 80 kilómetros de altura la cápsula donde viajan los astronautas se separa del cohete y seguirá volando aproximadamente hasta los 105 kilómetros; luego comenzará a descender y reingresará a la atmósfera a velocidad hipersónica, y ya cerca de la Tierra desplegará los paracaídas y aterrizará. 

Este proceso deja a los astronautas cerca de 10 minutos para realizar a bordo una serie de experimentos en torno a la microgravedad, que serán propuestos por los países de origen de los astronautas, para lo cual se abrirán convocatorias a las comunidades científicas respectivas. 

Para esta tarea, el universitario es sujeto a una versión resumida del programa de entrenamiento ASA/T (Advanced Suborbital Astronaut Training Program), desarrollado en conjunto por EXA y el GCTC Gagarin Cosmonaut Training Center.  

Posteriormente, tripulará la misión espacial balística suborbital, por encima de 100 kilómetros de altura, a bordo de la nave New Shepard, de la empresa de transporte espacial Blue Origin, donde, junto con otros tres astronautas, sentirá fuerzas gravitacionales más intensas que en un vuelo orbital. 

Este perfil de vuelo está basado en la primera misión tripulada de Estados Unidos (1961), por el astronauta Alan Shepard en el vehículo Mercury Redstone 3, a bordo de la cápsula Freedom 7, en un perfil balístico de vuelo suborbital de despegue y aterrizaje vertical, explicó. 

Avance en la región 

El comandante Nader Bello sostuvo que si Latinoamericana quiere crecer, debe actuar. “Decidimos dar el paso de lanzar esta misión y hemos elegido a la tripulación muy cuidadosamente. El primero en ser seleccionado fue Ramírez Aguilar”.  

El académico de la UNAM tiene madera de astronauta y todo el perfil académico, técnico y científico que se requiere para formar parte de la tripulación, destacó.

También era importante que tuviera credibilidad, y “la tiene por ser docente de una universidad con prestigio más allá de nuestra región”. 

“Tiene una férrea vocación docente y ésta es una tripulación de profesores, lo que habla de la importancia del Plan de Desarrollo Espacial para las Regiones de América Latina y el Caribe –LATCOSMOS-C– en la educación y motivación de los jóvenes, pues sin ellos no hay futuro”, subrayó. 

Esta misión es parte de uno de los programas del LATCOSMOS, adoptado y administrado por el IAF-GRULAC. 

LEE Ley seca en Iztapalapa

emc

Seguir leyendo

Ciencia

UNAM: 10 días son suficientes para volver a salir, tras recuperarse de Covid

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Especial
especial

México.- Las personas que tuvieron Covid-19 en situación crítica y se recuperaron deben esperar 10 días de haber sido dados de alta para volver a convivir con otros individuos, precisó la UNAM.

Así lo dio a conocer Mauricio Rodríguez Álvarez, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, quien agregó: “sin embargo, en estas circunstancias no hay una regla general y se evalúa caso por caso”.

Dijo que todo “depende de si el paciente salió con secuelas: respiratorias, de presión arterial o cardiacas, entre otras”.

Los cuidados deben seguir siendo estrictos, porque pueden adquirir otras afecciones como neumonía; y cuando ya son dados de alta, es poco probable que sigan contagiando el coronavirus, aseveró.

Respecto a la posibilidad de recontagio, Rodríguez Álvarez comentó que aún no está definida. “Se han dado reinfecciones, pero apenas están apareciendo en Europa con los segundos brotes, y no sabemos si serán más leves o más fuertes que el primero”.

¡Síguenos también en Instagram!

Para quienes padecieron la enfermedad con menor intensidad, también es indispensable dejar transcurrir un periodo de 10 días a partir de que comenzaron con síntomas como dolor de cabeza, fiebre, ataque al estado general, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria.

Se pesaba que eran 14 días

“Si todo evolucionó bien y ya no hay signos o síntomas, la enfermedad no se complicó ni requirió hospitalización, en 10 días las probabilidades de que el paciente siga contagiando son muy bajas”, puntualizó.

Por meses, abundó, los lineamientos técnicos determinaban que esperáramos 14 días para la convivencia normal.

Hay que recordar que estudios recientes revelaron que con 10 es suficiente, sobre todo pensando en quienes se tienen que reincorporar al trabajo.

“Por ejemplo, al personal de salud le están dando 10 días si evolucionan bien y se recuperan adecuadamente”.

El médico anotó que si se vive con alguien que estuvo enfermo, hay que respetar en la medida de lo posible la sana distancia; si reside en otro domicilio, se debe procurar que la convivencia sea con cubrebocas e higiene de manos.

Recomendó entonces limpiar las superficies de uso común, como jaladeras, manijas de puertas, cajones, baños, llaves, barandales, orillas de escritorios, mesas, controles remotos, computadoras y teléfonos celulares.

Rodríguez Álvarez señaló que conforme el paciente se alivia y pasan los síntomas, la posibilidad de contagio es menor, pero “nunca será de cero, pues probablemente haya salido del problema en casa, pero el contagio sigue en la comunidad, por eso es importante no relajar las medidas”.

Regresar a nuestros empleos y actividades sociales o culturales requiere seguir todas las precauciones.

“No salgan de casa si están enfermos o si tienen en el hogar a un enfermo grave. Si alguien falleció por COVID-19, las personas cercanas tienen mayor riesgo de contagio, así que deben extremar sus cuidados”.

LEE UNAM abre línea para prevenir suicidio

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos