Connect with us
Feministas, indignación, ataques, mujeres violentadas, ultrajadas, desaparecidas, abuso sexual, acoso, Feministas, indignación, ataques, mujeres violentadas, ultrajadas, desaparecidas, abuso sexual, acoso,

Opinión

Indignación; entre el fuego y la furia

Publicada

on

Ciudad de México.— En realidad, todo movimiento social legítimo tiende a incomodar profundamente. Su propósito es subvertir. Es por ello que frente a una lucha social no es sencillo quedarse al margen, se elige una posición en la que incluso la indiferencia abona a la conservación de las cosas y no a su transformación.

Pongamos el caso de las recientes manifestaciones que convocaron a cientos de personas a mostrar la indignación que provocan los miles de casos de mujeres violentadas, ultrajadas, desaparecidas y asesinadas en México. Basta mirar las estadísticas, escuchar las historias o tomar la temperatura real de esta sociedad que se ha vuelto inmensamente agresiva especialmente contra el sexo femenino para posicionarnos abierta e incondicionalmente en contra la violencia hacia las mujeres. Sólo un misántropo o inútil zafio podría minimizar el problema.

Y, sin embargo, tras los vergonzosos acontecimientos de la semana pasada durante las mal llamadas ‘manifestaciones feministas’, ha quedado claro que gran parte de la sociedad no puede simpatizar con el desastre que se exhibió como naturaleza del movimiento. Olvidemos los necios debates entre resguardar el valor de los inmuebles públicos o proteger el valor de la vida humana porque la vida humana y su dignidad siempre tendrán primacía; olvidemos también la endeblez de las consignas de política barata que pretenden exculpar los errores de cada posición porque si hubo ausentes en aquellos terribles acontecimientos fueron precisamente la autoridad y el movimiento feminista.

Resulta crudo decirlo, pero los hombres y mujeres que se montaron en los disturbios del lunes y viernes pasados son los agentes sociales más vulnerables ante la manipulación de sus conciencias. No son libres, ni buscan serlo. Se han dejado someter por las radicalidades discursivas promovidas por otros intereses, otros grupos u otros agentes a veces patrocinados y operados en las sombras.

Insisto en lo dicho en el primer párrafo: toda causa social legítima tiende a incomodar profundamente, incluso -o quizá en primer lugar- a los propios agentes de dicho movimiento. La indignación que detona un movimiento que busca recobrar la dignidad humana ante la opresión o la brutalidad orienta los actos humanos hacia el bien y la justicia; y, aunque en el fondo, nunca se alcance la perfecta claridad de las acciones subversivas, la honesta adhesión a una causa requiere una sana dosis de reflexión.

Las personas que realizaron, aplaudieron, justificaron o minimizaron los terribles actos de la tarde del viernes 16 de agosto para permanecer dentro las fronteras de sus certezas realmente han dimitido del uso del pensamiento al consagrar cualquier tipo de comportamiento como válido en una lucha que no les pertenece. Porque la furia sólo pertenece a la locura, el arrebato demente y al extravío violento.

En política se suele preguntar “¿A quién le conviene esto?” cuando se desconocen los percutores de los desastres. Porque ha quedado claro que las mujeres y la autoridad fueron eliminadas de toda la narrativa del caos.

Quizá valga la pena seguir las pistas sobre esos agentes que convirtieron el legítimo fuego de la indignación en el bestial camino de la autodestrucción. No es difícil reconocerlos: Repiten irreflexivamente consignas vacías y tienden a uniformar a sus esbirros. Los describe Tzvetan Todorov: “Imponen su vocabulario guerrero a situaciones de paz y no admiten matices, todo aquel que piense de manera diferente es considerado un adversario, y todo adversario, enemigo, al que es legítimo, incluso loable, exterminar como gusano”.

¿A quién le conviene esto?

@monroyfelipe

ebv



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

Como anillo al dedo

Domingo Días

Publicada

on

Creíamos que ya las frases inolvidables no podían ser superadas, sin embargo, después de un gran esfuerzo de los autores de las mismas, han logrado hacerlo.

Empezaremos por Miguel “El Pobre” Barbosa quien se ha destacado durante esta 4T por dicharachero y ocurrente.

Se inició en este arte cuando a raíz del accidente a causa de una falla en el helicóptero por mantenimiento y la impericia del piloto, y esto lo dijo Jiménez Espriú en el Show Mañanero por lo que no me responsabilizo de su veracidad, en el que murieron Martha Erika Alonso y su esposo Javier Moreno Valle declaró: “es un castigo divino”.

Y a últimas fechas a raíz de la pandemia del covid-19, primeramente, destapa al mole de guajolote, sólo que no aclaró si: verde, poblano, oaxaqueño o de que variedad de las decenas de moles que hay en nuestro país, como remedio contra el coronavirus.

Después de dar la cura, nos tranquiliza a la mayoría de los mexicanos porque este virus es anti 4T, mientras la 4T es “los pobres primero”, Barbosa asegura que a los pobres nos les da Coronavirus.

Y esta semana después de dedicarse a la investigación médica encuentra el tratamiento para esta enfermedad y no es ni más ni menos que “su caldo de pollo con cebollita y chile bien picoso”.

Otro que considerábamos que estaba muy difícil superara sus declaraciones anteriores es “El Otro López”, sí, López Gatell, quien la semana pasada desechara la realización de pruebas, que en franca oposición al titular de la SEP, Esteban Moctezuma, sí quería que se contagiaran más niños para aumentar la eficacia de sus acciones y sobre todo le entregara a “Mi Viejito Lindo” su “Escudo Morel Protector”.

Esta semana nos deleita con un video digno de un Oscar, Globo de Oro, Premio al mejor cortometraje de Cannes, entre otros.

En un video inicia diciendo: “Esto es un llamado a las personas empresarias, y den todo el respaldo para que sus trabajadores puedan quedarse en casa, sin que sean penalizados con que sean despedidos o que no se les pague el salario. Es sólo un mes” y continúa explicando que millones de personas podrán quedarse en casa y así mitigar la expansión del virus.

Este llamado lo hace a los grandes empresarios, los medianos, los pequeños, los micro, no se le fue nadie, ¿acaso este es un comunicado que tenga que dar el subsecretario de salud?, por los temas tratados debería ser el Mi Viejito Lindo quien lo diera, ya que hay efectos en el sector productivo, laboral, fiscal y muchísimos más, debe ser un comunicado pensado, no una ocurrencia que más bien parece un insulto a la inteligencia de la gente.

El Otro López, de plano de economía no entiende nada, el cree que es muy fácil para un empresario del tamaño que sea, desembolsar un mes de salario, parar la planta productiva, pagar impuestos, poder checar con el contador los papeles para la declaración anual desde la comodidad de su hogar.

Ya es hora que El Otro López se ocupe de lo que le compete, aunque parece ser incompetente también en lo suyo, y deje de andar declarando sin ton ni son, pidiendo solidaridad de los empresarios cuando el gobierno no se solidariza con ellos, es una burla.

Mi Viejito Lindo empezó la semana con el saludo a la mamá de “El Chapo”, y el problema no es que la saludara, si va caminando entre la gente y alguien lo saluda ni modo de no ser educado y no saludarlo; pero en este caso, López Obrador va hasta la camioneta de la señora a saludarla.

Le habla de tu con una familiaridad total y va escoltado ni mas ni menos por el abogado de Joaquín Guzmán.

Primero defiende la investidura presidencial y por eso no recibe a Sicilia y a los LeBarón, pero a la mamá de “El Chapo” hasta su puerta va, y que no salga conque los pobres primero, porque de pobre no creo que tenga nada la señora.

Pero al ver que Barbosa y El Otro López estaban dando batalla y él no estaba dispuesto a perder en el top de declaraciones, se espero hasta el jueves para así evitar que alguien fuera a superarlo.

Ni más ni menos Mi Viejito Lindo, dijo que esta crisis viene “como anillo al dedo”, sí, no es chiste, así lo dijo y en su interior está seguro de tener razón.

Claro que le vino al dedo, marzo ha sido, a pesar de que muchos estamos cuidándonos en casa por recomendación del presidente de algún país que no sea México, el mes más sangriento en la historia del país, tan sólo tuvimos 2 mil 585 víctimas de asesinato, ante la cifra que sólo contabiliza decenas de víctimas por Covid-19.

Claro que a él si le vino como anillo al dedo la crisis, en un país donde el crecimiento económico el año pasado fue del 0.01% y que los micro y pequeños empresarios ya estaban en grandes aprietos, resulta ser que ahora la pandemia va a ser la causante de todos sus males y no las pésimas decisiones que ha tomado.

Estudios de la universidad de Chicago pronostican que el 21% de las empresas en Estados Unidos no van a sobrevivir después de un mes de paro, pero que si esto llegara a 3 meses sería el 54% de las empresas las que no sobrevivirían, y esto en un país que el año pasado tuvo crecimiento y se encontraba en muy buena situación.

Porque mencionar a Estados Unidos, simplemente porque el 80% de nuestro comercio internacional es con ese país, así que imagínese ¿qué nos va a pasar a nosotros?.

Pero usted no se preocupe porque como dice Mi Viejito Lindo, somos fuertes y vamos a salir de esta fortalecidos, ya que la lucha contra la corrupción nos va a salvar.

Sigan cuidándose y aquí nos leemos la semana entrante.

Domingo Días.
domingo.dias@yahoo.com.mx
Twitter: @domingodias7
www.domingodias.com

“Un año más para que esto cambie por completo”, AMLO 1/11/19. Que emoción en tan solo 210 días México será otro.

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Bienaventurados los confinados

Felipe Monroy

Publicada

on

#QuédateEnCasa, no hay más. En estas tres palabras se sintetiza el núcleo de la información que las autoridades sanitarias han pedido al pueblo mexicano. Quedarse en casa es, sin duda, una contribución desde la responsabilidad personal y familiar para responder a los escenarios probabilísticos más negros de la pandemia.

Y aunque para muchos ‘quedarse en casa’ sea apenas una molestia o un fastidio; para otros es en sí un riesgo, un acto dolorosísimo, una tortura mental y física. Según el Informe de Derecho a la Vivienda del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en el 2018 se estimaba que 14 millones de hogares mexicanos no contaban con los mínimos en infraestructura o servicios para alcanzar a ser una vivienda digna. Esto es 45% de las viviendas en el país no cuenta con las condiciones favorables para el desarrollo humano, social y económico de quienes las habitan.

Y eso, sólo es la mitad del problema.

El panorama se agrava cuando sabemos que, cuando menos, 34 millones de mexicanos viven en hacinamiento. Es decir, cuando en un solo cuarto viven más de dos personas según consigna el Centro de Investigación y Documentación de la Casa y la Sociedad Hipotecaria Federal. Somos más de 112 millones de habitantes viviendo en 28.6 millones de viviendas; y de aquellos, la mitad no puede cubrir sus necesidades básicas, incluyendo la de tener un hogar digno.

Quedarse en casa en aquellas zonas marginadas, invisibles, hacinadas y periféricas de las grandes urbes produce escalofríos. En reportes recientes de trabajadores sociales se evidencia que en algunas viviendas en colonias céntricas de la Ciudad de México hasta más de siete miembros de la familia ocupan una habitación para dormir; mientras en el Estado de México no es mejor el escenario: en municipios de alta densidad se registran 150 familias por cada 80 viviendas. Es decir, que, en promedio, en una sola casa casi siempre viven dos familias.

Estas condiciones, según los psicólogos, son precursores de estrés, tensión, ansiedad, depresión, falta de sueño, falta de privacidad, mal desempeño escolar, accidentes, enfermedades, abusos, violencia, etcétera. Es predecible que estos factores de riesgo se incrementen durante un confinamiento prolongado.

Es un hecho que la falta de vivienda digna ante la creciente demanda del país se debe a diferentes procesos de corrupción, gentrificación, falta de financiamiento, crecimiento de la economía informal y un largo etcétera; pero no es momento de buscar culpables sino de encontrar mecanismos y recursos creativos para auxiliar a que estas familias -forzadas a confinarse en el hacinamiento- no pierdan del todo la paz, la paciencia o la esperanza.

Aún falta creatividad para proveer servicios y ayuda que animen el espíritu y resguarden la robustez de las personas, para que esas familias sean -como lo anhelamos todos- la más valiosa institución de seguridad social ante la pandemia.

@monroyfelipe Director VC Noticias

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx

Seguir leyendo

Te Recomendamos