Connect with us
Cuartoscuro Cuartoscuro

Opinión

Partidos ricos, electores pobres

Cuartoscuro
Siete24

Publicada

on

*Por Agustín Guerrero

Con la reforma político electoral de 1996, inició la etapa actual del sistema de partidos en México. Los hechos más trascendentes consistieron en quitarle al gobierno la organización y calificación de las elecciones al crear el Instituto Federal Electoral y, la decisión de otorgar financiamiento público a los partidos políticos, que buscaba equilibrar la competencia electoral.

Bajo este sistema, se quebró el monopolio del poder que ejerció el PRI durante 70 años. Un proceso de democratización, lento pero consistente, modificó de fondo el marco legal y poco a poco, a dado paso a una nueva cultura democrática.

23 años con claroscuros. Lo que menos ha sido este proceso es lineal. Avances importantes y retrocesos viles, como los fraudes del 2006 y el 2012. Y en todo esto, un creciente traslado de recursos públicos a los partidos, que han hecho del sistema electoral mexicano, el más caro del mundo.

El cambio de régimen que impulsa la Cuarta Transformación de la República también habrá de dar paso a un nuevo modelo de sistema electoral. La última reforma, la del 2014 del pacto por México, fue un reparto en despoblado de las instituciones electorales por parte del PRIAN y, generaron un diseño de integración al poder, acorde con su visión bipartidista. Incluso elevaron a rango constitucional los “gobiernos de coalición”. Pensaron que vivían en el fin de la historia.

El nuevo régimen tiene otros principios, otros valores y otra visión. En lo inmediato se atiende lo urgente. Primero, se reformó la ley para que todas las prácticas que violentan la voluntad popular, sean consideradas delito grave. La entrega de dádivas que buscan coaccionar la voluntad del ciudadano, el uso y condicionamiento de programas y dinero público,  el acarreo, son ahora delitos sin derecho a fianza.

El principio de la democracia es que el voto sea libre y secreto.

Lo segundo, disminuir sustancialmente el financiamiento público a los partidos políticos. Las razones que llevaron a que las prerrogativas de los partidos crecieran de manera grosera, hoy no existen. Las redes sociales han transformado la vida de la sociedad y la política no es la excepción.

La comunicación corre a la velocidad de la luz. Las redes ampliaron el mundo y al mismo tiempo lo hicieron mas pequeño, mas inmediato. El internet del siglo XXI es lo que el ferrocarril fue para la revolución industrial del siglo XVIII, nos diría Eric Hobsbawm. Las actividades y las campañas de los partidos y los candidatos como las conocimos, ya no existen.  

Los motivos que justifican el financiamiento público siguen siendo válidos, no así la fórmula para establecer el monto de la “bolsa” de recursos que se distribuirá entre los partidos.  Actualmente las prerrogativas se calculan al multiplicar el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el factor .65 del valor de la UMA.

La cuestión es, por qué se incluye en el cálculo el 100% de ciudadanos cuando no todos participan, cuando el abstencionismo es un componente recurrente en los procesos electorales. Lo razonable, es sólo considerar al porcentaje de ciudadanos que participan y con su voto deciden el resultado de las elecciones.

Del 2000 a la fecha, se han realizado 7 elecciones federales, 4 presidenciales y 3 intermedias. El promedio de participación en ellas es del 53%. Si el financiamiento público se calcula sobre los ciudadanos que participan y no sobre los que se inscriben en el padrón electoral, habría una reducción en automático del 47%.  Es lo justo.

AGUSTIN GUERRERO CASTILLO
*Político



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

AMLO y Trump: Desastre conjurado

Felipe Monroy

Publicada

on

La expectativa de los maliciosos no conoce límites: si caen un par de gotas, anuncian el diluvio, y si un discurso diplomático se mantiene diplomático, lo acusan de pusilánime. Es cierto que la visita de López Obrador a Donald Trump arrastraba toneladas de mutuas acusaciones y agresiones de baja intensidad; sin embargo, poco saben de política quienes esperaban un incendio a la mitad del jardín de las rosas de la Casa Blanca.

Para nadie es desconocido que la política interior y exterior de Trump tiene profundas motivaciones integristas; y que su narrativa ha provocado polarización social principalmente en temas raciales, migratorios y supremacistas. Del otro lado, la narrativa lopezobradorista apela permanentemente a una insalvable tensión entre ‘conservadores y liberales’, al tiempo de descargar las justificaciones de su mandato mediante el señalamiento de sus antagonistas.

Sin embargo, en este punto de la historia, ambas naciones que representan están anudadas más allá de una relación histórica y un complejísimo intercambio comercial del cual ambas partes buscan sacar provecho; ahora también los une un escenario de inmensa incertidumbre debido al coronavirus y sus efectos, y a la pérdida de su influencia en la geopolítica contemporánea.

Ambos mandatarios tienen deudas por atender con sus respectivas ciudadanías sobre sus discursos y la radicalidad de sus opiniones porque ambos han emprendido ambiciosas cruzadas con el ideal de su propia nación en mente. De hecho, es justo lo que Trump afirmó en su discurso: “Ambos honramos la dignidad de nuestras grandes naciones… cada uno de nosotros fue elegido en el compromiso de luchar contra la corrupción, devolver el poder a la gente y en el interés de poner a nuestras naciones en primer lugar. Yo hago eso y usted hace eso, señor presidente”.

López Obrador, por su parte, no dejó de mencionar la importancia de los trabajadores en las economías de ambas naciones, los objetivos centrales del nuevo tratado, las diferencias históricas y la manera formal de evitar mayores conflictos. No omitió tampoco señalar las críticas que se le hicieron por el viaje y las diferencias ideológicas que sostiene con el propio mandatario norteamericano. Trump también habló sobre sus compatriotas que ‘apostaron en contra’ del encuentro. Hubo diplomacia de elogios, como era de esperarse; y, sin embargo, si se leen con cuidado y sin prejuicio, en ambos discursos también se encuentran apreciaciones concretas sobre lo que desean ambos mandatarios como mínimos comunes para una buena relación de las naciones: dignidad, orgullo, soberanía, valores familiares y tradiciones.

En este justo instante hay millares de periodistas y opinólogos en México y Estados Unidos que diseccionan con fruición las breves horas de visita del mandatario mexicano a Washington y la Casa Blanca. Desde las palabras hasta las corbatas, nada escapará al juicio de la comentocracia. Sabemos que ambos líderes gozan de abundante mala prensa, no hay día en que no sean juzgados como imprudentes, pendencieros, obsesivos, manipuladores, mentirosos, inexpertos, antidemocráticos o polarizantes, y quizá lo merezcan. Pero también cuentan los dos con extensos grupos de simpatizantes que querrán encontrar los positivos en una reunión que no habían imaginado ni esperado celebrar.

Al final, cada sector asumirá su propia certeza que satisfaga sus obsesiones respecto al singular encuentro; sólo quizá sea bueno recordarles las palabras del escritor argentino Alejandro Dolina: “Para quienes dicen que todos los políticos son lo mismo; les contesto que, para un analfabeto, todos los libros son iguales”.

*Director de VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Laboratorio de Ideas

Con urgencia

Columna Invitada

Publicada

on

Por Sara Martha Arizpe Ramos *

En mi opinión, tú, yo, todos, formamos parte importante del engranaje social.

En el terremoto del martes 19 de septiembre del 2017, en la Ciudad de México, fui testigo del enorme sufrimiento de familias que perdieron absolutamente todo. También fui testigo del amor puro y auténtico de la gente que se entregó en cuerpo y alma a ayudar sin conocer al otro, y me colmó de esperanza vivir el reinicio de nuestra ciudad capital.

Soy una mujer afortunada: soy mexicana.

En mi país, nos caracterizamos por la creatividad y el compromiso con los que solucionamos problemas o emprendemos nuevos caminos, pues debemos conseguir nuestro pan de cada día.  Además, amamos nuestra nación, tanto que podríamos celebrar un día festivo a la semana si fuera posible, sin embargo, esta solidaridad se “relaja” cuando tenemos ante nosotros un producto extranjero contra uno mexicano. Pero, ¿cómo afecta esto actualmente  nuestro México? ¿Qué alternativa práctica tenemos como mexicanos realmente solidarios?

Soy una mexicana afortunada: puedo poner mi “granito de arena”.

Simón Levy, en su artículo ‘La economía AC (antes del COVID) y DC (después del COVID): ¿Dónde quedarán las Pymes?’ para el Diario “El Financiero”, afirma que la mortandad de las empresas tendrá efectos de mayor escala que el propio coronavirus, y que volveremos a los niveles de desempleo de la Segunda Guerra Mundial del siglo XX en proporción de los niveles de población del siglo XXI. En aquellas fechas, nuestro país tenía una población menor a 20 millones de habitantes. Actualmente, de acuerdo al Consejo Nacional de Población (CONAPO), a mediados del 2020 seremos casi 128 millones de personas.

¿Cómo le afecta hoy a México nuestra solidaridad “relajada”?

A finales del 2019, el Dr. Julio Santaella, presidente del INEGI, señaló que en nuestro país 4.1 millones de empresas son Micro, Pequeñas o Medianas (MiPyMes). De acuerdo al Consejo Mexicano de Negocios (CMN), de las 128 millones de personas que vivimos en México, 36 millones trabajan en MiPyMes. Desde abril, cada día cierran más empresas, muy pocas tal vez regresen, otras recortan personal para subsistir, esto por la falta de liquidez que implica la contingencia actual.

Tenemos un sinfín de variables para justificar la situación económica de nuestro país, sin embargo, considero que hemos llegado al momento perfecto para escribir un nuevo tomo de la historia. Es momento de despertar y darnos cuenta de que, lo que nos une, sí es trascendental: somos mexicanos luchando por sueños, saliendo adelante con los recursos con los que nacimos, seguramente con frustraciones pero también con mucha esperanza, con penas y también con mucho amor. Esa solidaridad que mencioné anteriormente debe ser reafirmada y demostrada, con urgencia.

Seremos más mexicanos afortunados, juntos:

¿Qué alternativa práctica tenemos como mexicanos realmente solidarios?

En marzo, en cuanto empecé la cuarentena, y debido a la gran afectación económica que traería consigo, decidí iniciar el Directorio de Negocios Locales de Coahuila. La esencia de este proyecto es crear conciencia sobre el consumo local, y promoverlo. Hoy, ya se han registrado más de 230 empresas locales de Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga, cuento con un equipo de trabajo de oro compuesto por tres mexicanos enamorados de su país, y hemos creado una comunidad virtual de más de 1,000 personas.

Te propongo esta alternativa práctica para consumir localmente: bit.ly/DirNegCoahuila , basta un par de clicks para acceder a restaurantes, florerías, pastelerías, talleres, negocios de abarrotes, de botana, de construcción…. Recibirás a cambio una mirada que te agradecerá desde el fondo de su corazón, pues estarás apoyando a las familias que están detrás de ese negocio local y, a su vez, estarás fomentando una forma más sustentable de consumir.

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. A veces la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis, se supera a sí mismo sin quedar superado.” Albert Einstein.

Reinventemos juntos nuestra sociedad…. Con urgencia.

* Coordinadora de Relaciones y Desarrollo en el Tecnológico de Monterrey

Seguir leyendo

Te Recomendamos