Connect with us

Laboratorio de Ideas

Por el afán de buscar diferenciar

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

En el mundo interno de las organizaciones, las definiciones de la Real Academia de la Lengua Española no se utilizan. Lo que se utiliza son los términos y nombres asignados por los consultores a conceptos, metodologías, soluciones o ideas utilizadas para ayudar a las empresas a cumplir con sus objetivos estratégicos y que se han arraigado a lo largo del tiempo con una connotación muy distinta a la que tienen en el diccionario. 

Cuando un consultor o una empresa inventa o desarrolla un nuevo enfoque o concepto y quiere diferenciarse de los demás, busca una nueva palabra distinta a las que se vienen utilizando y la trata de posicionar como algo innovador, así se han iniciado muchas modas a lo largo de las últimas décadas. Muchos de estos términos son traducciones del inglés o adaptaciones de mismos términos al español que poco o nada tienen que ver con su significado original.

Esta situación ha generado que los ejecutivos se hayan desarrollado profesionalmente, por una parte dando distintos significados a un mismo concepto, y por la otra, manejando distintos conceptos para algo que tiene el mismo significado. Ejemplos hay muchos, solo por nombrar algunos de los más comunes podemos mencionar las palabras “objetivos”, “estrategias”, “metas”, “proyecto”, “procesos” o “soluciones” entre otras. 

Cada quién habla como le va en la feria, así que seguramente cada ejecutivo podrá tener una definición distinta para cada uno de estos conceptos y seguramente será porque en su historia profesional, aprendió esos términos de los jefes que tuvo, de los proyectos en los que ha participado, de los libros que leyó y gracias a los consultores con los que le ha tocado trabajar.

“Yo no soy consultor, soy asesor”, es el intento de muchos por separarse de la imagen negativa que se ha generado de estos profesionales, agrégale quién se dice coach, mentor o experto y que además se encarga de dejar claro que no hace consultoría, sino que asesora, acompaña o facilita, ¡ah!, porque estas tres, son cosas distintas.  

El afán por diferenciarse y nombrar a las cosas de manera distinta no es el problema, desde mi punto de vista, el problema es la irresponsabilidad para utilizar términos que no son apropiados y que contribuyan aún más a fomentar mayor confusión y desinformación de la que ya existe en la actualidad entre los ejecutivos y asesores de negocio externos, solo porque la palabra se escucha padre, innovadora o simplemente porque es distinta a las que ya se han utilizado. 

La definición que existe en el diccionario de la palabra “Proceso” por ejemplo, dista mucho de satisfacer el detalle necesario para entender este concepto aplicado al mundo de las organizaciones, es por ello por lo que cualquiera puede plantear una definición al respecto y argumentar que la suya es la real. Entonces la pregunta sería, ¿quién tiene la definición correcta de lo que es un “proceso” en el mundo de las organizaciones?

En mi opinión es un tema de convenciones, es decir, de convenir entre varios la connotación que queremos adoptar para aplicarla. Para decirlo en términos más simples, es que nos pongamos de acuerdo en cada organización, qué significado le vamos a dar a cada cosa y con el cuál vamos a trabajar, más allá de querer demostrar que cada uno sabe más que el otro y más allá también de enfrascarse en discusiones lingüísticas inútiles que no nos permiten accionar ni avanzar. “Para esta organización, un objetivo es… y así lo vamos a utilizar, punto.”

A los que somos empleados en alguna empresa, les pido que no asumamos que nuestro entendimiento es el adecuado, más vale preguntar y confirmar que lo que entendemos es lo que la organización necesita que entendamos y confirmar que todos en el equipo entendemos lo mismo. 

A los ejecutivos de las empresas, les pido que no traten de buscar quién tiene el significado real de cada término, como por ejemplo “proyecto”, porque en el diccionario no está esa respuesta, así que, simplemente acuerden el significado que van a utilizar para cada término y listo. 

Y a mis queridos colegas consultores (porque son consultados, aunque el nombre no les guste) les pido, un poco más de respeto tanto a nuestra maravillosa lengua española, como a nuestros clientes, y llamemos a las cosas como son, al pan, pan, y al vino, vino. Demuestra que eres diferente a través de tus servicios y por el valor real que tiene tu trabajo con base en el impacto en los resultados de tus clientes, y no porque le das un nombre distinto a los servicios que ofreces.

Sugerencias y comentarios en Twitter: @gemedinaro



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Laboratorio de Ideas

¿Y la activación física contra la obesidad?

Columna Invitada

Publicada

on

Por Agustín A. Herrera Fragoso

¿Qué le pasó a Poncho?, se cuestionó la familia del niño en un video subido a la red social Youtube, el cual narra la historia del estudiante de secundaria que falleció el 2 de diciembre de 2013 por la misma causa que tiene sumida a una buena cantidad de niños mexicanos en una regular o mala calidad de vida y con riesgo a contraer enfermedades como diabetes e hipertensión: la obesidad.

“Ves a tus hijos crecer y piensas que están sanos. Desafortunadamente no te das cuenta y pasas por muchas situaciones, que en el caso de Poncho fue lo que me pasó. No me di cuenta de que su alimentación, el que no hiciera ejercicio, su sobrepeso le causara la muerte”, señala el padre de Poncho en la grabación.

Con el video, los padres del joven pretenden crear conciencia sobre el problema de la obesidad en México que, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2018, en el país se registró 18.1 por ciento de sobrepeso en infantes de 5 a 11 años de edad y 17.5 por ciento de éstos con obesidad.

El sobrepeso y la obesidad constituyen ya, en conjunto el principal problema de salud pública en México. Para enfrentar el problema se limitan a prohibir los alimentos denominados Chatarra por su alto índice calórico y de azúcar, sin hacer un abordaje de manera integral y desarrollar políticas públicas que involucren a los diversos sectores de la sociedad mexicana en conjunto con los padres y la sociedad.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. Se calcula que en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos.[1]

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Mismas que son prevenibles.

La obesidad entre los niños y los adolescentes se ha multiplicado por 10 en los cuatro últimos decenios[2]. El número de niños y adolescentes de edades comprendidas entre los cinco y los 19 años que presentan obesidad se ha multiplicado por 10 en el mundo en los cuatro últimos decenios.

Las conclusiones de un nuevo estudio dirigido por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que, si se mantienen las tendencias actuales, en 2022 habrá más población infantil y adolescente con obesidad que con insuficiencia ponderal moderada o grave.[3]

La Dra. Fiona Bull, coordinadora del programa de la OMS de vigilancia y prevención poblacionales de las enfermedades no transmisibles señala: “La OMS alienta a los países a esforzarse por modificar los factores del entorno que aumentan el riesgo de obesidad en nuestros hijos. Más concretamente, es preciso reducir el consumo de alimentos muy elaborados baratos, con alto contenido calórico y bajo valor nutricional. Además, conviene que los niños dediquen menos tiempo de ocio a actividades sedentarias y que incluyen el uso de pantallas. Para ello, es necesario fomentar la actividad física mediante el deporte y la recreación activa”.

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantiles es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. El aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantiles es atribuible a varios factores, tales como:

  • El cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables.
  • La tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas, el cambio de los modos de transporte y la creciente urbanización.

Se acepta que la prevención es la opción más viable para poner freno a la epidemia de obesidad infantil, dado que las prácticas terapéuticas actuales se destinan en gran medida a controlar el problema, más que a la curación. El objetivo de la lucha contra la epidemia de obesidad infantil consiste en lograr un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida.

Equilibrio que se vivía y que forjábamos principalmente en los 70s, 80s y 90s, cuando la alineación tecnológica no destituía el juego y la diversión en los parques, la delincuencia organizada no invadía las calles y espacios de recreación infantil; donde se podía mantener un equilibrio calórico con el ejercicio, por lo que falta:

  • Mantener la actividad física: un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada o vigorosa que sea adecuada para la fase de desarrollo y conste de actividades diversas.

Elemento fundamental que la OMS lo señala para complementar el régimen alimentario y saludable.

Situación que también va de la mano de la seguridad, el contar con los espacios adecuados, donde podemos cambiar una cultura virtuosa del ejercicio y el juego sumando a la familia, amistades y la sociedad.

Por lo que se recomienda que se den las condiciones legales y de política pública para que:

  • Los niños y jóvenes de 5 a 17 años inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.
  • La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún mayor para la salud.
  • La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.

Donde la realización de una actividad física adecuada ayuda a los jóvenes a:

  • Desarrollar un aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones) sano;
  • Desarrollar un sistema cardiovascular (corazón y pulmones) sano;
  • Aprender a controlar el sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos);
  • Mantener un peso corporal saludable.

La actividad física se ha asociado también a efectos psicológicos beneficiosos en los jóvenes, gracias a un mejor control de la ansiedad y la depresión. Asimismo, la actividad física puede contribuir al desarrollo social de los jóvenes, dándoles la oportunidad de expresarse y fomentando la autoconfianza, la interacción social y la integración. También se ha sugerido que los jóvenes activos pueden adoptar con más facilidad otros comportamientos saludables, como evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas, y tienen mejor rendimiento escolar.


[1] Ver: https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/

[2] Ver: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2017/increase-childhood-obesity/es/

[3] 11 de octubre de 2017, LONDRES

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

La imagen se construye desde los detalles

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Cada vez es más común ver en redes sociales a profesionales o empresas que hacen publicaciones sobre distintos temas relacionados a sus servicios o productos tratando de llamar la atención de posibles clientes. Es importante destacar que en ocasiones la forma resulta mucho más relevante para captar la atención de un posible cliente que el fondo del contenido.

El fondo es el contenido y mensaje que se intenta transmitir, incluye el enfoque y el manejo del tema. El fondo nos permitirá hacer juicios sobre el nivel de experiencia que tiene el profesional y la empresa, dominio del tema, punto de vista con el que hace la observación, enfoque práctico que le da, y muchas cosas más.

Por su parte, la forma incluye tanto la redacción y ortografía utilizada, así como el diseño, las imágenes y el medio seleccionado para comunicarlo. La forma nos permitirá hacer juicios sobre la importancia que tiene para la empresa o persona que lo publica hacer o entregar cosas con calidad, su nivel de profesionalismo y la atención que le da a los detalles.

Todo comunica y todo lo que una empresa o un profesional hace, de manera consciente o inconsciente, contribuye a que el público con el que tiene contacto genere una determinada imagen de ellos que influirá en la toma de decisiones con relación a la compra del producto o servicio que ofrece.

La imagen es la suma de los juicios que un determinado público hace sobre una organización o un profesional a través de la acumulación de todos los mensajes que haya recibido, directa o indirectamente.

Una publicación con errores ortográficos o de redacción genera juicios tan negativos como una publicación donde el manejo del tema es confuso, erróneo o sin ofrecer valor alguno. Un profesional que no cuida el manejo de sus redes sociales y el tipo de publicaciones o fotos que comparte puede contribuir de manera negativa a su imagen profesional, tanto como un conflicto laboral.

Desde mi punto de vista, si una empresa no tiene algo verdaderamente relevante que aportar que sea distinto o nuevo a lo que se ha dicho, o si no domina un tema en particular, es mejor no escribir nada, ya que eso solo pondrá en evidencia su incapacidad ante sus potenciales clientes. Si una empresa no es capaz de revisar la puntuación, la redacción y la ortografía de una publicación, seguramente tampoco pondrá atención al hacer las cosas con calidad y profesionalismo para sus clientes.

La calidad de los productos y servicios de una organización o de un profesional son tan importantes para construir su imagen como lo son la actitud y comportamiento fuera y dentro de la empresa, al igual que la calidad de sus publicaciones y mensajes que emite a través de los distintos medios de comunicación.

El incremento en el uso de los chats a través de dispositivos móviles ha atrofiado tanto nuestra capacidad de escribir como la de leer, y nos hemos llenado de una serie de vicios y malos hábitos que pueden verse reflejados en las publicaciones que elaboramos y publicamos. De pronto ya no sabemos usar la puntuación correctamente y al revisarla no somos capaces de detectar errores tan graves como la falta de un signo de interrogación al inicio de una pregunta, o el uso indiscriminado de mayúsculas por ejemplo. Es por ello que debemos darle el doble de importancia a la revisión de los textos.

Si queremos fortalecer nuestra imagen como empresa o profesionales independientes, debemos comenzar por cuidar todos los mensajes que enviamos, al menos los que hacemos de manera consciente. Hay que reconocer que para hablar de un tema hay que dominarlo y tener algo nuevo que aportar o, de lo contrario, será mejor no escribir a menos que se trate de una simple opinión sobre el tema.

Y si ya decidiste publicar un artículo, un aviso o un simple comentario de cualquier índole, asegúrate de hacerlo con buena redacción, verifica el significado real de las palabras que utilizas, revisa que tiene la puntuación adecuada y asegúrate que esa publicación realmente refleja la imagen que quieres proyectar.

Recuerda, la imagen pública de una empresa puede ser su principal aliado o su peor enemigo para lograr sus objetivos de negocio y su construcción comienza desde los detalles.

Seguir leyendo

Te Recomendamos