Connect with us

Felipe Monroy

Quema de templos y efigies: indignación sin respuesta

Publicada

on

Felipe de J. Monroy*

Las imágenes y relatos de los acontecimientos que están cimbrando a la sociedad canadiense en estos días dejarían estupefactos a nuestros antecesores: La quema de templos y el derribamiento de efigies de las reinas de Inglaterra en varias localidades de Canadá serían comparables con signos del fin de una época.

Sin embargo, en nuestra vida oceánica de información apenas conviven con algunas noticias cotidianas y varios memes de moda; una mala noticia para aquellos que verdaderamente desean atemperar, comprender y ofrecer una mirada futura de convivencia sin menospreciar la gravedad de los terribles hechos del pasado.

Todo recomenzó en mayo pasado con el descubrimiento 215 cadáveres de niños indígenas en indignas fosas en los patios de antiguas escuelas residenciales para nativos que el gobierno canadiense patrocinó desde 1874 y que varias fueron operadas por instituciones misioneras cristianas. Más tarde se hallarían otros cadáveres en otras de estas instituciones con las que el gobierno buscaba ‘asimilar’ a los niños indígenas en la cultura occidental.

Hay que recordar que la última de estas escuelas cerró apenas en 1996 y, tras varias denuncias de abusos, en 2006 el gobierno canadiense y las iglesias acordaron destinar dos mil millones de dólares a un paquete de medidas orientadas a indemnizar a 8 mil sobrevivientes de estos centros.

Sin embargo, en 2008 se abrió una Comisión de Verdad y Reconciliación para esclarecer los tipos de agresiones que se cometieron contra los niños y contra su cultura. La primera etapa de los trabajos de la Comisión concluyó en 2015 y los trabajos se institucionalizaron en un Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación.

El descubrimiento de los cuerpos de los niños indígenas volvió a abrir la herida y evidenció al menos un par de cosas: Que el gobierno y las iglesias en Canadá aún no han hecho lo suficiente para auxiliar en el esclarecimiento del pasado reciente de la nación; y, que algunos sectores sociales han expresado la justa y comprensible indignación a través de actos de irracionalidad absoluta.

Hasta el momento se tiene registro de una docena de iglesias católicas vandalizadas, varios templos incendiados; también hay reportes de agresiones y el derribamiento de efigies de personajes ligados a la colonización y construcción de las instituciones canadienses. Los actos congregan a varios cientos de personas que arremeten con rabia contra lo que parecen considerarse los ‘símbolos’ de una opresión. Tras la furia, sólo destrozos. ¿Es esa la respuesta que busca la sociedad canadiense hacia su reconciliación?

En ‘El hombre en busca de sentido’ el psicólogo Víctor Frankl hace una declaración temeraria: “Cada época tiene su propia neurosis colectiva”. A mediados del siglo XX, después de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, Frankl aseguraba que la neurosis de su época era provocada por el ‘vacío existencial’. Ya bien adentrados en este siglo transcultural, transmoderno y transcendente, nuestra neurosis colectiva parece ser una verdadera lucha por la identidad: la nuestra y la de nuestro pasado.

Algo es claro, las fosas clandestinas en colegios cristianos de niños indígenas que fueron arrebatados a sus familias y arrancados de su cultura son uno de los muchos ejemplos de los horrores de los que la humanidad es capaz por defender ciertas ideologías políticamente correctas de cada época. La casi siempre perversa alianza de las iglesias y las religiones al poder temporal ha sido despreciable desde -literalmente- tiempos bíblicos y, sin embargo, siempre habrá grupos que busquen la comodidad de sermonear, disciplinar y dogmáticamente, desde el palacio del rey en lugar de andar descalzo en los abismos escarpados de la creación proclamando con voz y vida el amor a la fe.

La pasmosa inacción de las autoridades civiles y religiosas ante el iracundo clamor de la sociedad sólo refleja el frío cálculo político de sus ministros; gobierno e iglesias están urgidas a tomar decisiones y a asumir, con claridad histórica, los diferentes niveles de responsabilidad. También a señalar aquellas de las que no podrían hoy ser responsables (como el nivel de vida del siglo antepasado, el acceso a medicinas y salud o los sistemas de educación que eran comunes en aquella época). E insisto: están urgidos a tomar decisiones pues es bien sabido que siempre hay al acecho oscuros grupos ideológicos que buscan capitalizar a su favor la indignación social.

“En última instancia -recordaba el mismo Frankl-, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a las cuestiones que la vida plantea, cumpliendo la obligación que nos asigna”.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe



Dejanos un comentario:

Felipe Monroy

Un deseo

Publicada

on

Felipe de J. Monroy*

Hace muchos años, cuando parte de la realidad tangible e intangible no estaba dispersa en una vertiginosa red de datos y pulsos eléctricos en un inconmensurable océano interconectado, el escritor Julio Torri imaginó un deseo que él habría pedido a una hada: el don de abrir cualquier diccionario justo en la página donde se hallaba la palabra buscada. Así son los verdaderos deseos: pequeños prodigios que incluso pueden andar entre el azar y la providencia; y que, puestos en perspectiva, son ligeras frivolidades que nos hacen sonreír.

Al concluir este 2021 -como cualquier ciclo que nos sincroniza con nuestros semejantes- no es baladí tener buenos deseos y desear bien al prójimo; por una parte, la humanidad ha seguido enfrentando por segundo año consecutivo la pandemia de COVID-19 muy a pesar de todas nuestras debilidades; pero además, como fruto más de la paciencia que de la inteligencia, hemos redescubierto la riqueza de los pequeños anhelos. Y es que, para el rapaz estilo de vida prepandémico, la idea de ‘deseo’ estaba más cerca de la ambición o la codicia que del prodigio o la felicidad.

Apuntó el clásico que “un hombre sin deseos es el más rico del mundo”; pero quizá sea necesario ajustar aquella idea y proponer que “una persona sin deseos para sí, seguro es la más plena del mundo”… aunque quizá también le falte algo de imaginación. Los deseos, mientras no sean objetivos humanamente alcanzables y se mantengan asequibles en la alegría, son esas ligerezas que le restan amargor al desafiante mundo.

Ahora bien, ¿cuán importante es esperar que esos deseos se cumplan? ¿No acaso es ciertamente doloroso contemplar a alguien que suspira perennemente por una apetencia que ha imaginado y que quizá no ha de llegar? Lo explicó así el escritor Xavier Velasco: “Sufre uno por aquello que espera, más que por lo que quiere. Aceptamos que los deseos puedan ser imposibles, pero jamás las expectativas, que son como las deudas del destino”.

Por tanto, no es bueno que se confundan los deseos con las expectativas ni con las ambiciones. Los deseos pueden ser diminutas interrupciones en el curso de nuestra naturaleza: un momento de sosiego en un alma atribulada, una idea brillante en la cabeza de un zafio, el acto de ternura de quien menos se esperaba, la repentina sublevación del subyugado, un nuevo horizonte para un preso, la ilusión de un infante herido, fe para quien cree que todo ha perdido, paz para quien tarda en dormirse ya acostado; una victoria para los miserables, un chispazo de conciencia en los despilfarradores.

Un deseo, al acontecer más que cumplirse, se asemeja a un alegre pequeño milagro; sorprende y fascina por breves instantes en el curso de un tiempo infinito. El escritor Rafael Cancinos Assens lo describió poéticamente: “No era sino la primera noche, pero una serie de siglos la había precedido”. Es decir, incluso el primer atardecer estuvo antecedido por eones de inagotable fulgor cósmico. Nadie lo esperaba, pero de pronto oscureció para que, por fin, los antepasados de Sísifo pudieran descansar y sonreír.

Al concluir este 2021, con abismales diferencias, que no son responsabilidad de la emergencia sanitaria sino de fenómenos económicos y sociales largamente reposados en cada nación del mundo, todos los pueblos sobre la Tierra hemos incorporado nuevas prácticas, nuevas ideas, nuevos lenguajes y nuevas dinámicas ante una nueva realidad que nos adelanta el año por venir.

Y seguro habrá nuevos desafíos y nuevas esperanzas; pero ojalá también haya nuevos deseos, que habrán de nacer en la punta de los dedos o en la palma de las manos, en el horizonte de la mirada o en la fatiga de las piernas, en el ardor amoroso exultante en el pecho o en el murmullo de un rezo. Como cada año, ese es mi deseo. Bienaventurado 2022.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Felipe Monroy

Obispos votan por ajustes para ‘no ser Iglesia muda’

Publicada

on

Felipe de J. Monroy*

Los resultados de las elecciones internas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) confirman que los pastores católicos han mantenido el rumbo comenzado en 2016: un proyecto global de pastoral que mira hacia el 2031+2033 y un estilo de diálogo e intermediación que evite las polarizaciones políticas e ideológicas en la sociedad.

Durante la pasada Asamblea Electiva, los obispos refrendaron su confianza en el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, para que lidere desde la presidencia del episcopado dicho proyecto y estilo. Su reelección no es asunto menor; el primer trienio de la presidencia de Cabrera fue traspasado por la inesperada pandemia de COVID-19 (con todos sus efectos sociales y económicos), por el radical cambio administrativo e ideológico en el poder político mexicano y por emergencias que ya se preveían hace un lustro y que se agudizaron sensiblemente como el acompañamiento al fenómeno migratorio, la atención a la juventud y los retos de la formación sacerdotal en medio de una crisis de confianza por los abusos sexuales.

Era previsible que se sostuviera al guanajuatense en esta posición pues, además de contar con una amplia y diversa trayectoria pastoral en el país (este 2021 cumplió 25 años de obispo que ha ejercido en Michoacán, Chiapas, Nuevo León y hasta Tamaulipas), también ha sido destacada su participación proactiva a nivel regional en el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y, no hay que olvidar su diplomático talante ante las autoridades federales mexicanas, una tarea nada sencilla en medio de la extrema polarización política e ideológica contemporánea.

Para muestra, el comentario realizado por el propio Cabrera ante los medios de comunicación sobre la relación que él ha sostenido con López Obrador en nombre del episcopado mexicano:

“Sobre la relación de la CEM con el gobierno federal y de modo específico con el presidente de la República: gracias a Dios siempre hemos tenido la puerta abierta para dialogar. Cuando hemos solicitado alguna entrevista, el presidente siempre nos ha permitido tener diálogo y abordar temas que para nosotros son muy importantes”.


Donde los obispos han decidido ‘apretar un poco más’ es en la vocería del organismo. Tras el estupendo trabajo del obispo Alfonso Miranda Guardiola al frente de dos periodos de la Secretaría General de la CEM (no es sencillo que el titular de esta dependencia cumpla dos trienios al hilo), los obispos han depositado esta grave responsabilidad en el pastor de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, obispo de alta formación diplomática.

Castro ha vivido en carne propia la persecución institucionalizada del gobierno estatal (espionaje, acoso, amenazas y agresiones sufridas durante la administración de Graco Ramírez) y su compromiso social lo conduce una y otra vez a sumarse literalmente a ‘caminar junto’ a la sociedad morelense para construir la paz. Además, Castro se ha destacado por acompañar a las comunidades heridas por el narcotráfico, la violencia, el crimen organizado así como a los pueblos heridos por los fenómenos naturales que han devastado algunas localidades en Morelos.

Entre las muchas funciones del secretario general de la CEM, la relación con los medios y las organizaciones de la sociedad civil es indispensable para hacer presente a la Iglesia católica en el mundo cotidiano. La apuesta es que Castro lleve la voz de la Iglesia mexicana con mayor asertividad y presencia en estos espacios públicos.

Finalmente, el recambio que han hecho los obispos en la vicepresidencia del organismo responde exclusivamente a la condición de salud del arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos. Su labor como enlace entre la CEM y la Presidencia de la República en el proceso de pacificación y reconciliación nacional ha sido ampliamente reconocida; sin embargo, los obispos han aceptado que Garfias dé un paso al lado para cuidar de su salud mientras dejan el testigo al arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega.

Este último recambio será sumamente importante para fortalecer la construcción de justicia social y pacificación en México. Y a Rodríguez Vega lo respalda una larga e intensa experiencia nacional e internacional en temas de justicia, solidaridad, responsabilidad social, pacificación y participación ciudadana.

Es así que el renovado Consejo de Presidencia de los obispos mexicanos, por un lado garantiza la continuidad en los trabajos ya comenzados para atender fenómenos globales que van desde la descristianización de la sociedad, los efectos devastadores de los abusos sexuales, los retos del cuidado de la Casa Común y la sinodalidad; y, por otro lado, también contará con nuevas voces que, por experiencia, se intuye refrescarán la participación de la Iglesia católica en el diálogo social contemporáneo.

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos