Connect with us
Primer Informe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, Grupo Atlacomulco, spots, Primer Informe de Gobierno, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, Grupo Atlacomulco, spots,

Opinión

Tanto ahorro y no les alcanza

Avatar

Publicada

on

Ciudad de México.- Durante la clausura del Foro Estrategia Banorte 2019, el Presidente Andrés Manuel habló ante los funcionarios del banco que dirige, nada más ni nada menos, que el nieto del fundador del famoso grupo Atlacomulco, del cual uno de sus más brillantes miembros es el amnistiado Enrique Peña Nieto.

Obrador le echó una gran cantidad de porras al abuelo materno de Carlos Hank G., Don Roberto González “El Maseco”; también contó la triste historia de sus pesares cuando la derrota del 2006, ya que nadie le quería abrir una cuentita de banco, pero Don Roberto tuvo a bien ofrecer su banco, mientras las demás instituciones lo rechazaron, en especial uno que no quiso balconear pero todos sabemos que fue HSBC, ya que en aquella época había un análisis riguroso de los cuentahabientes y aquellos que se dedicaban a “la polaca” tenían tache.

Nuevamente, el tabasqueño insistió en que la corrupción la está barriendo de arriba para abajo, lástima que se está tardando demasiado en los primeros escalones, porque a este paso nunca llegará a tránsitos y demás funcionarios menores que se dedican a extorsionar al pueblo bueno.

A continuación, nos reiteró del gran ahorro que se da por la austeridad republicana y pone el ejemplo de la Presidencia, que gracias a que no le gusta el chorizo, se ha logrado ahorrar gran cantidad de dinero, argumentando que el año pasado se gastaron 3 mil millones de pesos en Presidencia, mientras lo que lleva su gobierno sólo han sido ejercidos 350 millones y espera en acabar con 600 millones.

Lástima que no era la mañanera para que los banqueros, que si saben de números, le pudieran preguntar, ¿si con su plan de austeridad tan sólo en la presidencia se han ahorrado 2 mil 400 millones de pesos, donde está todo ese dinero?, o acaso no sale a diario en las noticias alguna institución pública en aprietos por falta de recursos.

¿No se les hace raro?, según dicen las malas lenguas, los anteriores robaron a manos llenas y les alcanzaba para pagar “sueldotes” a los funcionarios, comprar medicinas caras, becar a deportistas, pagar viajes a investigadores, tener niños fantasmas en las estancias infantiles y hasta para una “Estafa Maestra” les alcanzó, entre otras más, y ahora con todo y ahorros resulta que no les alcanza para nada.

Ahora, ya empezaron a saturarnos con los spots donde nos informa los logros del Primer Informe de Gobierno que deberá entregar el 1 de septiembre.

Pasamos de “Las cosas buenas cuentan, pero se cuentan poco” al “No es para presumir, pero soy un hombre de palabra” y tiene toda la razón, su actuación no es para presumir y si es un hombre de palabra, efectivamente dice una palabra por minuto.

Sus promocionales son verdades a medias o sin importancia, como que ya no hay pensión a los expresidentes, si bien millonaria no es representativo en el presupuesto del gobierno.

También presume sin presumir cosas como: “ya no hay sueldos de 700 mil pesos mensuales”, cosa que nunca demostró que existirán estos sueldos.

Otra que de por más es una exageración total: “Ya no me cuidan 8 mil elementos del Estado Mayor Presidencial”, esto equivaldría en una familia de 8 miembros como lo era la de Enrique Peña Nieto, cada uno traía a mil personas, supongamos en cuatro turnos para que puedan estar fresquecitos y descansados, ya que hay que cuidarlos los 7 días las 24 horas, tenemos a 250 personas por turno, imagínense si caben 8 apretaditos en una “camionetota” de las que ni Trump tiene, cada miembro de la familia andaría con 32 camionetas atrás.

El primer mandatario insiste con el slogan “Ya no hay avión presidencial”, entonces qué cosa es la que está desde principios de año estacionada en el aeropuerto municipal de California en espera de ser vendida o arrendada con un costo aproximado de 417 millones de pesos anuales de mantenimiento, de seguro ha de ser un “ganso volador”.

Y su primer gran spot publicitario concluye informando que: “ya no hay asistencia médica privada para los altos funcionarios públicos que se hacían hasta cirugía plástica, hasta se estiraban a costillas del erario”, me encantaría me recomendara con su agente de seguros, ya que no conozco seguro alguno que cubra estos gastos.

Nos quedamos esperando sus siguientes entregas, donde con la honestidad y transparencia que le caracterizan nos dirá: “no es para presumir, pero soy un hombre de palabra, me reúno a diario muy temprano con el gabinete de seguridad y ya le gané a Calderón y Peña Nieto llegamos a más de 23 mil muertos. Mientras minimizamos las cifras del INEGI sobre el producto interno bruto del país, maximizamos la encuesta de felicidad. Prometimos un crecimiento del 4% anual y vamos muy bien a julio llevamos ya un 0.02% …”.

Y para qué le seguimos si ya sabemos que no ha hecho nada mas que arruinar la economía del país, generar desabasto de combustible y medicinas, poner a los abuelitos a cuidar a los nietos, destrozar el sistema de investigación del país y para que vean que no todo es negativo ha impulsado el béisbol, dándonos clínicas de fildeo y como macanear en el diamante.

Mientras, sigamos siendo un pueblo feliz, feliz, feliz.

Domingo Días
domingo.dias@yahoo.com.mx

ebv



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gerardo Medina Romero

Nunca olvides tu origen y serás más grande

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Recientemente, la situación laboral que ha provocado la pandemia y, en particular, los apoyos gubernamentales para las personas que perdieron su empleo, otorgados con el fin de mantener activa su economía, han comenzado a ser perjudiciales para algunas empresas.

Actualmente se registra una escasez importante de mano de obra en muchos lugares de Estados Unidos debido a que las personas prefieren mantenerse desempleadas para no perder los apoyos del gobierno. Las calles donde existen negocios se han tapizado de letreros de contratación y los pequeños empresarios, comerciantes y restauranteros no encuentran la manera de cubrir sus vacantes.

Debido a esta situación, un cliente mexicano con un negocio importante en la frontera decidió trasladarse con toda su familia y arremangarse para operar su negocio, desempeñando funciones completamente operativas en las líneas de producción de su centro de distribución. No le ha importado el qué dirán, ni pasar de vivir en una de las zonas más exclusivas de una ciudad a cinco horas de distancia en carretera, la casa de sus familiares con tal de sacar su negocio adelante en lo que la situación se mejora.

No pude tener una videoconferencia con ella porque estaba desempeñando un rol en la línea de producción que no puede parar. Por esta razón me pidió tener la sesión en su horario de comida, sabiendo que no tendría tiempo para comer.

A lo largo de mi carrera he conocido muchos empresarios exitosos que tuvieron comienzos humildes y afortunadamente, muchos de ellos recuerdan sus inicios con la misma humildad.

En una ocasión en una empresa de desarrollo de software en la que trabajé, el presidente de la compañía en persona quiso trasladarse por varias semanas a las instalaciones de un cliente para programar con sus propias manos y ayudar al equipo codo a codo, a cumplir con el compromiso.

En mi época de universitario en más de una ocasión me tocó ver al director general sirviendo en el comedor los platos de comida a los profesores cuando se formaban en la barra.

Afortunadamente he visto a muchos directivos que no tienen problema con cargar y mover sillas para acomodar una sala de juntas para una presentación, o agacharse para conectar un cable. He visto a muchos ejecutivos mezclarse con el personal operativo para jugar una cascarita de futbol o para ir a comer unos tacos a un puesto callejero.

 No quiero decir con esto, que eso sea forzosamente el deber ser. Respeto mucho a quien piensa que los niveles se deben mantener; sin embargo, en el fondo lo que me parece importante es que los directivos o los dueños fundadores sean auténticos y se muestren orgullosos de dónde vienen y de lo que son.  

Ver con entusiasmo al dueño de una empresa que factura muchos millones de dólares, arremangándose para desempeñar un trabajo meramente operativo, me hace recordar mis propios inicios cuando trabajé para un agente aduanal cargando cajas. Recuerdo que comíamos los mejores tacos de guisado que he probado en mi vida y aprendí los albures más ingeniosos cuando viajábamos en las redilas del camión sentados en las cajas, rumbo a las bodegas de los clientes.

Hoy quiero agradecer a todos esos líderes que respetan el trabajo del personal de limpieza y no caminan por donde acaban de limpiar, que les agradecen por su trabajo, que los saludan de mano y que les dan el paso por simple educación y respeto. Gracias a esos líderes y compañeros que me han enseñado a lo largo de estos años a respetar el trabajo de cada persona y valorarlos sin importar el nivel o el tipo de trabajo que les toca desempeñar. Gracias porque aprendí que no hace falta tener la mejor oficina ni salir en las fotos corporativas al centro, para sentirme importante de ellos.

Recuerda siempre con cariño y orgullo cualquiera que haya sido tu origen y agradece a aquellos líderes que te hayan enseñado con el ejemplo que el valor de una persona no está en su nivel de educación, estudios o preferencias políticas o sexuales, sino en su deseo por impactar positivamente a todos los que lo rodean.

LEE ¿Escarnio religioso con fines políticos?

emc

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Escarnio religioso con fines políticos

Felipe Monroy

Publicada

on

Justo quince horas después de que líderes de una docena de diferentes religiones en México se reunieran para orar por la paz; el presidente de la República -desde el púlpito moral de su individual certeza- volvió a arremeter contra las prácticas religiosas, particularmente contra la grey católica y sus actos de fe. No ha sido la primera vez; de manera sistemática mezcla, confunde y politiza a propósito la dimensión espiritual de millones de personas.

Algo ha pasado en el fuero interno del presidente. A partir del 2020, sus críticas a lo que él identifica como ‘hipocresía católica’ se han tornado recurrentes y socarronas. Hasta antes de la campaña presidencial y en los primeros meses de gobierno, López Obrador siempre había aderezado con conceptos religiosos su ideario político; pero -quizá la pandemia, quizá la incertidumbre- ha revelado en el presidente ese discurso anticatólico moralizante de un rancio protestantismo para-cristiano que fue sumamente popular a finales de los setenta y hasta los años noventa en México.

A diferencia del anticlericalismo secular (que se enfoca en una crítica a la institución católica), el anticatolicismo cristiano contemporáneo es un estilo discursivo, especialmente utilizado por distintas ramas de protestantismo, que a través de estereotipos negativos y lenguaje peyorativo critican a los católicos, a sus prácticas religiosas y a las fallas de sus miembros que aseguran son una ‘hipocresía moral’ intrínseca a la religión católica. La reacción católica a esta discriminación indirecta ha sido también una desvaloración de la identidad cristiana de evangélicos, protestantes y otras comunidades religiosas.

Sin embargo, el acercamiento entre líderes cristianos, el diálogo interreligioso, el ecumenismo y la vasta producción de fraternas reflexiones espirituales han favorecido el respeto, la tolerancia y hasta la amistad entre referentes y miembros de religiones otrora enemistadas. El encuentro interreligioso de oración por la paz, el pasado 10 de junio, es símbolo de este esfuerzo de entendimiento y madurez entre creyentes.

Pero el presidente no abandona el discurso moralizante: “mi cristianismo, lo que yo practico… si todos fuésemos así viviríamos en una sociedad mejor”. Y, con frecuencia -especialmente para eludir algún tema álgido- utiliza la fórmula que su inmejorable cristianismo es superior por no parecerse al cristianismo hipócrita del prójimo.

En la primera conferencia presidencial del 2020, López Obrador espetó la fraseología que ya ha hecho leitmotiv recurrente: “Los conservadores van a misa y olvidan los mandamientos; van a la iglesia, comulgan, confiesan, van a dejar en cero el marcador y el domingo vuelven a lo mismo”.

Al inicio de la pandemia, el presidente mostró un par de imágenes del Sagrado Corazón de Jesús (sumamente veneradas por católicos) y las comparó con un trébol de cuatro hojas y un billete de un dólar como amuletos de buena suerte. En julio 2020, durante la presión por el famoso ‘aplanamiento de la curva’ de contagios por COVID-19 en México, el presidente volvió a calificar a los creyentes: “Son sectores reducidos, pero con mucha pasión. Es obvio, amenazas y al mismo tiempo por eso es irracional, muchos de ellos van a los templos, confiesan y comulgan, pero olvidan los mandamientos”.

El 8 de marzo, con motivo de las movilizaciones feministas; y el 5 de mayo, como respuesta a la tragedia del metro capitalino donde fallecieron 26 personas, López Obrador aplicó el mismo epíteto a los que identifica como adversarios, pero los ejemplifica como católicos: “Son clasistas, son racistas, son partidarios de la discriminación. Pueden ir a los templos los domingos y confiesan y comulgan, y dejan el cero marcador, eso es hipocresía”, dijo el día de la Mujer y en el aniversario de la Batalla de Puebla insistió: “Son muy perversos y estos conservadores son también muy hipócritas. Porque estoy seguro de que hasta van a misa los domingos y confiesan y comulgan”.

¿Por qué el presidente ridiculiza y adhiere sistemáticamente la imagen de sus enemigos a las prácticas religiosas sacramentales de la Confesión y la Comunión, de la asistencia a Misa y el estudio de los Mandamientos?

Es una verdadera pena que el mandatario de una República laica no sólo no valore ni respete las identidades religiosas de todos los ciudadanos, sino que las politice e identifique a algunos perfiles religiosos como potencialmente adversos a su movimiento político. López Obrador, no hay que olvidarlo, ganó con un margen amplísimo las elecciones del 2018 y su personalidad política aún convoca a millones de partidarios de su ideología. Con certeza, el 95% de todos sus apoyos sociales profesa alguna fe o es miembro de alguna institución religiosa; lo mismo se puede decir de la clase media que lo ha llevado al poder.

¿Por qué continúa denostándolos? ¿Qué es lo que en el fondo busca reclamar a esa dimensión espiritual de una vasta porción de la sociedad mexicana que, en principio, no sólo goza de la libertad de culto, sino que también está llamada a participar desde su identidad espiritual, personal, familiar y comunitaria en la transformación necesaria del país?

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos