Connect with us

Opinión

¿Y la política fiscal, señor Presidente?

César Ruiz

Publicada

on

La política fiscal es una de las principales herramientas para la conducción de una economía. La mayoría de los países están haciendo uso de la misma para mitigar los estragos de la pandemia.

Como señala la Dra. Alice Pirlot del Centro de Tributación de Negocios de la Universidad de Oxford, una política fiscal puede ayudar en tres momentos: durante el confinamiento, en la reapertura y para la recuperación post pandemia.

Durante el confinamiento, puede ayudar a mantener el flujo de efectivo y evitar el colapso de la economía.

En la reapertura, puede ser un instrumento para apoyar económicamente a las micro, pequeñas y medianas empresas. También puede ser un vehículo para, una vez que haya señales de recuperación, proveer de estímulos a la demanda y al restablecimiento de cadenas de suministro.

Finalmente, y sólo con la economía en franca recuperación, la política fiscal puede regresar a su objetivo primario: la recaudación. Antes no. De hecho, la recaudación será una pieza clave para recuperar los costos incurridos en el rescate económico, si hubo gasto destinado a ello.

Algunas de las medidas que los países han tomado en la primera etapa, de acuerdo a los reportes de la OCDE y del Fondo Monetario Internacional, son las siguientes:

La mayoría de países han permitido diferir el pago de impuestos, especialmente el impuesto sobre la renta y el impuesto al valor agregado. Algunos, incluso, han congelado los recargos y las penas en caso de pagos tardíos.

En algunos países se han establecido exenciones parciales o totales temporales de impuestos para proteger sectores específicos, o actividades que fueron particularmente afectadas por la crisis. Por ejemplo, el Reino Unido instruyó la reducción de las tasas de impuestos a las ventas al menudeo y a los sectores de entretenimiento y hospedaje.

Otras medidas adoptadas han sido la ampliación de los supuestos para hacer uso de las pérdidas fiscales. Claro que algunos países como Francia o Dinamarca han puesto en paralelo, restricciones para acceder a estos beneficios; por ejemplo cuando el contribuyente tiene su domicilio en un paraíso fiscal.

También se han adoptado medidas encaminadas a fortalecer el sector salud, como son la reducción o exención del impuesto al valor agregado en operaciones que involucran aparatos y equipos médicos necesarios para el tratamiento de la pandemia. Incluso, se ha suspendido el pago de impuestos a la importación de este tipo de productos.

Respecto de la segunda y tercera fase de la pandemia, Richard Collier, Alice Pirlot and John Vella, de la Universidad de Oxford, han realizado un estudio exhaustivo sobre propuestas de reforma fiscal que pueden ayudar a la economía de cada país.

Con este contexto, ¿qué se ha hecho en nuestro país? A continuación las medidas fiscales que se han tomado desde el gobierno federal.

  1. Devolver el IVA más rápido (obligación del fisco y que se debe devolver en tiempo).
  2. Ampliar un mes el plazo para la presentación de la declaración anual (sin ningún tipo de crédito para las familias, exenciones, suspensión de recargos o de multas).
  3. Anticipar el pago de dos bimestres de pensiones a los adultos mayores (¿medida fiscal?).
  4. Prórrogas en el pago de créditos al INFONAVIT.

Fin de la lista.

Ninguna de las medidas fiscales tomadas por nuestro gobierno puede considerarse como una reacción efectiva ante la crisis. Algunas sólo son declaraciones de lo que el gobierno está obligado normalmente a hacer. No hay realmente nada novedoso que ayude a los mexicanos que mantenemos a este país. No hay nada que fortalezca al sector salud o facilite el desempeño de su trabajo.

En el dicotómico mundo de la llamada 4T, los contribuyentes somos ricos y no merecemos ayuda, ésta debe de ir directamente a los pobres. De ese pensamiento primario deriva la negativa de utilizar la política fiscal para salvar la economía. De ahí que no se apoye a las micro, pequeñas y medianas empresas. De ahí que se le dé la espalda a la clase media, que lejos de ser rica, está asfixiada por la crisis económica.

Sin embargo, el riesgo que se corre de no apoyar a quienes generan riqueza, es que muchos negocios cierren, muchos empleos se pierdan, la clase media adelgace, la pobreza engorde, y la inseguridad se dispare.

¿Qué pasará cuando el universo de contribuyentes se reduzca y la recaudación baje? ¿De dónde se obtendrán los recursos para mantener los proyectos sexenales?

Es urgente que los asesores del Presidente le expliquen de las bondades de una política fiscal certera. No sólo su función más básica que es recaudar. Hoy, no es el momento para concentrarnos en ello. Hoy no estamos en recuperación.

Hoy, estamos en medio de la crisis. Hoy se pueden tomar medidas que garanticen el flujo de efectivo y que permitan a los contribuyentes continuar con sus actividades. Medidas como:

  1. Diferimiento de pagos
  2. Reducción tasas impositivas en IVA e ISR.
  3. Suspensión de recargos y multas.
  4. Exención a sectores golpeados como el turismo, con la condición de que mantengan al menos 70% de la nómina.
  5. Permitir deducciones de gastos realizados en casa de acuerdo a la nueva realidad del home office, entre otros.

Una política fiscal diseñada para afrontar la crisis no solo es adecuada, sino urgente. Su ausencia es poco menos que una irresponsabilidad pública.

Su ausencia, incluso, puede derivar en una transgresión a los artículos 25, párrafos Segundo, Cuarto, Séptimo, Octavo y Noveno; 26 párrafo primero y 28 párrafo Décimo Tercero de la Constitución.

El Presidente todavía puede contribuir al rescate de la economía de los contribuyentes que, si bien somos una minoría en el botín electoral, somos quienes hacen posible el gasto público.

Si no se actúa, difícilmente la llamada 4T estará a la altura de la Independencia, la Reforma o la Revolución. Después de todo, los héroes nacionales pasaron a la historia por sus acciones, no por sus discursos.

EN EL ÁGORA: La SCJN no aprobó el Proyecto del Ministro González Alcántara Carrancá por cuestiones de forma. Una de las Ministras votantes ha comentado que va a apresurar que el tema de fondo se discuta pronto. ¿De verdad no hay activismo judicial?

Visita más artículos en la sección de Opinión.

Opinión

Principales consideraciones fiscales 2021

Pedro Higuera

Publicada

on

El pasado 8 de septiembre se presentó al Congreso para su proceso legislativo el paquete económico 2021.

Se estima un decrecimiento en la economía para el presente año de entre un 7 y 10 porciento, y para 2021 un crecimiento de entre el 3.6 y 5.6 porciento.

Según la CEPAL el promedio del costo de las medidas fiscales derivadas del COVID en América Latina durante 2020 es del 3.2% del PIB, en el caso de México representó el 1.1% del PIB. Dentro del paquete económico para el 2021 no se identifican medidas contra cíclicas para enfrentar la adversidad económica. De tal forma que el crecimiento económico para 2021 sería en su caso derivado de una recuperación inercial de la economía. Sería importante que durante el proceso legislativo se puedan incorporar estímulos fiscales que promuevan la inversión y la recuperación del empleo.

Durante 2019 y 2020 el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios se ha utilizado en su mayor parte, lo que implica que para el 2021 no se dispondrán de estos recursos. La estabilidad de las finanzas públicas dependerá en buena medida del crecimiento de la economía.

Se espera que los ingresos tributarios tengan un crecimiento para 2021 del 5.7% en comparación con lo que se estima cierre el presente año. A continuación, se presentan las principales variables económicas.

Ley de Ingresos 2021

  • Retención de ISR por intereses. Para 2021 la tasa de retención de ISR por intereses sería del 0.97%, para 2020 es de 1.45%.
  • Tasas de recargos. Se mantienen las mismas tasas de recargos por prórroga: 0.98% mensual, para pago a plazos en parcialidades de hasta 12 meses 1.26% mensual, de más de 12 meses y hasta 24 meses 1.53% mensual, superiores a 24 meses 1.82% mensual.
  • Estímulos fiscales. Se mantienen los estímulos fiscales de IEPS y peajes con las mismas restricciones existentes, limitantes como el monto máximo de ingresos de 60 millones para aplicar el estímulo de IEPS en el caso de maquinaria, o del tope de 300 millones de ingresos para aplicar el estímulo de peajes; no aplicarlo cuando existen partes relacionadas, así como la aplicación de dichos estímulos contra el ISR del ejercicio. Los estímulos en materia de IEPS y peajes se considerarán ingresos acumulables para el Impuesto sobre la Renta.
  • El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, podrá suscribir con las entidades federativas, municipios, dependencias y entidades de los gobiernos locales convenio para la regularización de adeudos por concepto de cuotas, aportaciones y descuentos, el plazo máximo para cubrir los pagos de será de 15 años. En el caso del IMSS, por adeudos de entidades federativas, municipios y organismos descentralizados, los plazos para suscribir convenios de pagos en parcialidades serán de hasta 6 años.
  • En el caso de impuestos federales, no se contempla facilidades para que los contribuyentes puedan celebrar convenios de pagos en parcialidades de sus impuestos a cargo.

Impuesto sobre la Renta

– Donatarias autorizadas. Para donatarias autorizadas se proponen diversas adecuaciones, entre las que destacan:

  1. Se elimina como donataria el programa escuela empresa;
  2. Para tributar como persona moral no contribuyente deberán ser donatarias autorizadas las sociedades o asociaciones civiles dedicadas a la investigación científica o tecnológica, las que otorguen becas, la que realizan actividades de investigación o preservación de la flora o fauna silvestre, las que se dedican a la reproducción de especies en protección y peligro de extinción; en caso de que a la entrada en vigor de esta reforma no tengan la autorización de donataria autorizada tributarán como persona moral contribuyente a que se refiere el Titulo II de la ley del ISR.
  3. Cuando las donatarias autorizadas obtengan más del 50% de sus ingresos por actividades distintas a los fines por los que fueron autorizadas, perderán la autorización de donataria, si dentro de los doce meses siguientes no la obtienen nuevamente deberán destinar todo su patrimonio a otra donataria autorizada.
  4. Se precisan disposiciones para transmitir a otra donataria el patrimonio, en los casos en que se pierda la autorización.
  5. Se propone eliminar el procedimiento de certificación de cumplimiento de obligaciones para donatarias.
  6. Se adiciona un artículo para definir causales de pérdida de la autorización de donataria, como es entre otros, no emitir CFDI por los donativos recibidos. Varias de estas causales actualmente están previstas en resolución miscelánea.

– En el caso de determinadas personas morales no contribuyentes, cualquier gasto no amparado con un comprobante fiscal o no pagado con cheque nominativo para gastos de más de dos mil pesos, se considerará como remanente distribuible con su respectivo efecto en el pago de ISR, como son las asociaciones civiles de colonos, donatarias, instituciones de asistencia, asociaciones religiosas, entre otros.

Impuesto Especial sobre Producción y Servicios “IEPS”

– Cuotas complementarias IEPS Gasolinas. Se proponen cuotas complementarias de IEPS a los combustibles automotrices, que podrá cobrar el Ejecutivo cuando el precio del petróleo se mantenga bajo, mediante una fórmula que se incorporaría a la Ley, con ello el Ejecutivo estaría estableciendo una cuota adicional a la ya existente, traduciéndose en un aumento del impuesto a las gasolinas.

Impuesto al Valor Agregado “IVA”

– Servicios digitales. Se realizan diversas adecuaciones referentes a servicios digitales, entre las que destacan:

  1. En servicios de intermediación cuyo objeto es la enajenación de bienes muebles usados, dichos servicios deberán pagar el IVA.
  2. Se libera de las distintas obligaciones fiscales a los residentes fiscales en el extranjero sin establecimiento en México, que prestan servicios digitales por medio de plataformas de intermediación, siempre que estos últimos les retengan el 100% del IVA.
  3. En determinados supuestos se bloqueará el acceso a internet a prestadores de servicios digitales residentes en el extranjero sin establecimiento en México, cuando incurran en omisiones fiscales graves.

Ley Federal de Derechos

– Derechos sector minería. Se propone no permitir el acreditamiento del derecho conocido como “superficiario” contra el derecho especial de minería (7.5%), ello implicará un aumento significativo en la carga fiscal del sector minero.

– Se precisa que no es deducible ningún importe del costo de la adquisición de una concesión minera (títulos de concesión, derechos adquiridos), para efectos de determinar la base del derecho especial sobre minería.

Código Fiscal de la Federación.Regla anti-abuso. A partir del 2020 entró en vigor esta regla para aquellos actos jurídicos que carezcan de una razón de negocios y generen un beneficio fiscal. Se precisa que la aplicación de esta disposición podrá derivar en investigaciones y responsabilidades penales por la comisión de los delitos correspondientes.

–  Escisión de sociedades. Se considerará que existe enajenación, en el caso de escisión de sociedades cuando surjan cuentas del capital contable para la escindente o escindidas, que no existían en el estado de situación financiera aprobado en la asamblea donde se acuerda la escisión.

–  Cancelación de sellos digitales. En el caso de EFOS (Empresa que factura operaciones simuladas) y de transmisión indebida de pérdidas fiscales se cancelará el sello digital, sin que puedan acceder al procedimiento de restricción temporal.

–  Devoluciones de saldos a favor. Se tendrá por no presentada la solicitud en los casos en que se tenga por no localizado al contribuyente y por tanto no se interrumpe la prescripción de la obligación de devolver.

–  Ejercicio de facultades para valorar procedencia de solicitudes de devolución. En el caso de existir varias solicitudes respecto a una misma contribución, la autoridad podrá ejercer facultades por cada una o por la totalidad de las solicitudes. Se amplía el plazo a 20 días en lugar de 10, para para emitir la resolución derivada de la revisión practicada al contribuyente, una vez concluido el plazo para realizar dicha revisión.-  Aviso al RFC de socios, accionistas, o asociados. Se precisa que las personas morales presentarán el aviso al RFC con el nombre y clave de RFC de los socios, accionistas o asociados, según la exposición de motivos, cuando por su naturaleza en esencia, funciones, obligaciones y derechos sean similares a las de un socio o accionista.

–  Actualización de obligaciones. El SAT podrá suspender o disminuir obligaciones cuando los contribuyentes no hayan realizado ningún tipo de actividad en los últimos tres ejercicios previos.

–  Conservación de contabilidad. Se adiciona que se deberá conservar por todo el tiempo que subsista la sociedad, aquella información necesaria para implementar acuerdos alcanzados por el procedimiento de resolución de controversias, previstos en tratados para evitar la doble tributación. Así también en el caso de actas de aumento o disminuciones de capital se deberán conservar los estados de cuenta que expidan las instituciones financieras, o en su caso avalúos por aportaciones en especie, documentos que certifiquen la existencia contable de un pasivo capitalizado, también en los casos de distribución de dividendos se deberán conservar además de las constancias fiscales los estados de cuenta bancarios. En los casos de fusión o escisión de sociedades se deberá conservar además los estados financieros, papeles de trabajo de la determinación de la CUFIN y CUCA.

–  Información de parámetros de indicadores fiscales. El SAT podrá dar a conocer a los contribuyentes parámetros de utilidad, tasa efectiva, entre otros, de actividades de sectores económicos o industriales al que pertenece un contribuyente, la medida busca generar percepción de riesgo cuando un contribuyente se encuentre fuera de dichos parámetros.-  Aseguramiento precautorio. La autoridad podrá practicar el aseguramiento precautorio a terceros relacionados con los contribuyentes, como son por ejemplo quienes realizaron operaciones con EFOS o recibieron ingresos por presuntos asimilados a salarios.

–  Uso de tecnología. La autoridad podrá utilizar herramientas como cámaras fotográficas, video, grabadoras, teléfonos celulares para recabar información de hechos detectados en el ejercicio de facultades de comprobación.

–  Revisión de dictamen de CPR. Se precisa que en la revisión del dictamen se puede requerir al CPR, para que en el mismo acto en que comparece para exhibir papeles de trabajo, se lleve a cabo el desahogo de cuestionamientos relacionados con dichos papeles de trabajo.

–  Acuerdos conclusivos. No procederán respecto a la facultad de comprobación para valorar la procedencia de una devolución de un saldo a favor (22-D), compulsas a terceros. El límite para solicitar un acuerdo conclusivo será de quince días siguientes al levantamiento del acta final o del oficio de observaciones.

Entre los aspectos ausentes del paquete económico 2021 destacan la falta de estímulos fiscales que promuevan la inversión y la recuperación del empleo perdido (deducción acelerada y deducción total de prestaciones laborales), así como la falta de un mecanismo de devolución expedita de IVA a contribuyentes cumplidos, y medidas para regularizar adeudos de impuestos mediante convenios de pagos en parcialidades.

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Gobernar la incertidumbre

Felipe Monroy

Publicada

on

Vivimos tiempos raros. Hasta antes de la pandemia, no había espacio público en el que no se abordara la crisis ecológica. Las campañas contra los popotes y las bolsas plásticas se globalizaron al punto de que no pocas naciones modificaron sus leyes para evitar la contaminación por proliferación de estos polímeros; las tensiones geopolíticas se enrarecían debido a las responsabilidades que cada nación asumía por las emisiones de carbono de sus actividades industriales. Pero llegó el coronavirus y todo eso pasó a ser secundario.

Hoy hay un exceso de mascarillas y caretas plásticas (por cierto, de los mismos polímeros antes satanizados) que tapizan la piel del planeta sin que ningún colectivo ambientalista comente algo; además, la mayoría de los planes de reactivación económica de las naciones propone acelerar sin ningún miramiento la intensa industria contaminante para salir de la crisis global. Lo inmediato se tornó urgente; lo urgente, indispensable y el resto, prescindible. La política halló, sin buscar, su mejor aliada: la simplificación de lo perentorio; y, en un escenario dominado por la anomalía, una golondrina sí hace verano.

“Basta consolar a los desconsolados, contentar a los descontentos, castigar a los malos y premiar a los buenos. Cualquier gobernante que quiera gozar de la felicidad en la tierra y la gloria de la historia debe procurar tranquilidad y prosperidad a sus ciudadanos”. Palabras más o palabras menos, este es el corazón de la formación política clásica. Sin embargo, con la modernización de los estados, cada una de estas ideas ha logrado desprender algún constructo formal o institucional: leyes, normas, fuerza pública, procuración de justicia, administración de bienes, recaudación de impuestos, condecoraciones, concesiones, prebendas y privilegios. Lo simple se tornó complejo; hasta ahora.

En un contexto anómalo (y la pandemia nos ha confirmado esta realidad), es necesaria la gobernabilidad de las cosas raras, administrar lo inusual, servir entre lo extraño, lo atípico. Lo verdaderamente incierto, producto de contingencia, no es que lo simple se vuelva complejo, sino que lo simple resulte más simple y lo complejo, aún más simple.

La administración de la contingencia plantea que no existe un ‘modo ideal’ de organización, que más bien sólo existen aproximaciones de administración que dependan del tipo de tarea como de las condiciones en las que se desarrolla. La complejidad del escenario traído por la pandemia es que parece haber sólo una tarea, sobrevivir, y una condición, la adversidad. Los gobernantes, con aparatos enormes e hiper especializados de gobernabilidad parecen entonces usar un cañón para matar a una mosca o, peor, diez millones de globos de fiesta para derruir un edificio. No existe manera en que se satisfaga la urgencia ni liderazgo que logre mantener la confianza.

Según la tradición judeocristiana, hay tres categorías de liderazgo para situaciones según la complejidad del escenario. Cuando las cosas están claras, la mejor figura es el rey; porque es un administrador y un gobernante, erige las estructuras, se enfoca en los resultados y en los procesos. Cuando la situación se enturbia, mientras hay incertidumbre y duda, el sacerdote es la figura de comprensión, compasión y servicio que se inclina por entender y atender las relaciones entre las personas. Sin embargo, cuando los tiempos son oscuros, cuando nada parece estar en su lugar, el único liderazgo que descuella es el profeta. Desde el más despreciado de los rincones, el profeta guía bajo una radical certeza: la conversión, el cambio de comportamiento; es la anagnórisis personal la que transformará finalmente el contexto.

La simplificación de lo urgente, de lo indispensable, no lo hace -sin embargo- asequible. De hecho, lo torna casi inasible. En este modo anómalo no se busca ‘reducir cierto porcentaje en el índice de crímenes’ sino ‘obtener la paz’. Y, ‘la paz’ es más simple, pero resulta casi etérea. Así sucede con otras simplificaciones: la honestidad, el bien común, la primacía del necesitado, la salud, el servicio, la justa retribución, el bienestar.

Así que hoy pueden volver todos los popotes y bolsas plásticas; mientras la urgencia pandémica sea prioridad, los líderes buscarán ganar siquiera uno de sus desafíos, porque un triunfo sería todos los triunfos y entonces el mundo contemplaría que se acerca el verano.

LEE Víctimas, próceres de una nueva cultura

Director VCNoticias.com

@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos