Ahora sí, con la asistencia de todos los senadores de Morena y sus aliados, se aprobó la nueva reforma educativa que ya se envía a los estados para completar su proceso constitucional

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

México.— Luego del mal sabor que les dejó hace dos semanas haberse quedado a un voto de aprobar la reforma constitucional en materia educativa, esta vez los senadores de Morena hicieron caso y siguieron al pie de la letra las instrucciones de su líder Ricardo Monreal, para no ausentarse de la crucial votación a fin reunir las dos terceras partes necesarias para lograr la mayoría calificada.

En consecuencia, lograron el objetivo y aunque todavía falta  que la nueva reforma educativa sea aprobada por al menos 17 congresos de los  diferentes estados de la República, los morenistas pueden decir que ya agoniza “la mal llamada reforma educativa” impulsada e implementada por el presidente Enrique Peña Nieto el sexenio pasado.

Después de aprobar en lo general y lo particular la minuta que reforma diversas disposiciones de la Constitución en materia educativa, el Senado de la República la remitió a las legislaturas de los estados para continuar con su proceso constitucional.

En la discusión en lo particular, el Pleno rechazó las reservas presentadas por senadoras y senadores de Acción Nacional, que pretendían evitar la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la abrogación de la Ley General del Servicio Profesional Docente, entre otros temas.

A nombre de la Mesa Directiva, su presidente, Martí Batres, agradeció el aporte de todos los grupos parlamentarios en este debate.

Se trata, apuntó, de uno de los temas más sensibles para el país: la educación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.

 Te puede interesar Joven asesino de Cuernavaca cobró $5 mil

Manifestó su respeto a todas las senadoras y senadores, independientemente de la postura asumida a lo largo del debate.

En el mismo sentido, el senador Ricardo Monreal, coordinador del grupo parlamentario de Morena, agradeció a todos los grupos parlamentarios que votaron en favor de la reforma. Como una auténtica oposición votaron razonadamente, destacó.

Reconoció la actitud de los coordinadores de cada uno de los grupos parlamentarios, pues dijo, “siempre actuaron con generosidad y racionalidad”.

A los que votaron en contra, “los respetamos. Es su estrategia y no tenemos nada que reclamar”, puntualizó.

Te puede interesar Inquietará a inversionistas decisión sobre refinería

Por parte del PAN, principal opositor a esta reforma, el senador Damián Zepeda, dijo que el nuevo ordenamiento tiene elementos positivos, pero la verdad de las cosas, subrayó, es que la mayoría ya venían incluidos, algunos son nuevos, y qué bueno que así sea, como la gratuidad y obligatoriedad en materia de universidades.

Pero desgraciadamente, apuntó, no va a ser más que un buen deseo porque no se le acompaña de un solo peso de presupuesto.

Eso y nada, compañeros, perdón que se los diga, pero se traduce en lo mismo, debió haberse garantizado el recurso para esas áreas positivas que trae la reforma, puntualizó.