Foto @SRE_mx

Se aleja el riesgo de una confrontación entre México y Estados Unidos

Siete24.mx

Siete24.mx

Washington.- El canciller Marcelo Ebrard defendió en la Casa Blanca que las medidas del gobierno mexicano han provocado un descenso "irreversible" en la inmigración ilegal hacia Estados Unidos, pero el Gobierno estadounidense insistió en que queda "más que hacer" para contener ese flujo migratorio.

El presidente de Estados Donald Trump, se reunió durante "unos diez minutos" con Ebrard después del encuentro que este mantuvo con una delegación estadounidense liderada por el vicepresidente, Mike Pence, explicó el canciller en conferencia de medios.

Trump fue "bastante amable" y se mostró "positivo y agradecido con México" por sus medidas migratorias, y nadie en la Casa Blanca planteó la posibilidad de volver a imponer aranceles al país vecino, aseguró Ebrard.

"México planteó que la estrategia mexicana ha dado resultados muy importantes para que los flujos migratorios se den de acuerdo a la ley. Se ha observado un descenso significativo", afirmó Ebrard.

"Lo que ha hecho México ha dado resultado (...). La tendencia es irreversible, es algo que pensamos que va a ser permanente", agregó.

La reunión tenía como objetivo dar seguimiento al acuerdo migratorio que ambos países alcanzaron en junio, y por el que México evitó que Estados Unidos impusiera aranceles a todas sus importaciones.

Aunque tras este periodo de revisión de 90 días, EE.UU. se reservaba el derecho a retomar su amenaza de aranceles, Ebrard aseguró que ese tema no se trató en el encuentro de hoy y que esa posibilidad se encuentra "lejos" en este momento.

"El riesgo de una confrontación entre México y EE.UU. cada vez está más lejos", insistió Ebrard, quien además pidió a Washington que ayude a controlar el tráfico ilícito de armas hacia México.

Sin embargo, Pence subrayó en un tuit tras el encuentro que "todavía queda más trabajo que hacer para asegurar de una vez por todas la frontera" común.

"Los líderes accedieron a implementar hasta el máximo extremo los Protocolos de Protección de Migrantes" (PPM), indicó la oficina de Pence en un comunicado.

La política estadounidense de PPM, más conocida como 'Permanezcan en México', permite a Estados Unidos devolver al país vecino a aquellos indocumentados que llegan a la frontera y solicitan asilo (sin importar de dónde provengan) para que esperen allí a que se resuelvan sus casos en Estados Unidos, un proceso que puede durar años.

Esa iniciativa comenzó a aplicarse a comienzos de este año en tres puntos de entrada en la frontera común y, en junio, dentro del acuerdo migratorio, México accedió a expandir la implementación del programa a lo largo de toda la zona limítrofe.

EFE

ebv