El primer encuentro directo entre los cinco candidatos a la presidencia de la República se realizó en el Palacio de Minería del Centro Histórico de la Ciuda

Ciudad de México.— El primer encuentro directo entre los cinco candidatos a la presidencia de la República se realizó en el Palacio de Minería del Centro Histórico de la Ciudad de México, con un nuevo formato propuesto por el Instituto Nacional Electoral (INE) y más participación de los moderadores del debate, se acordaron tres temas centrales para dialogar y presentar propuestas: Seguridad pública y violencia; combate a la corrupción e impunidad; democracia, pluralismo y grupos en situación de vulnerabilidad.

Concluidas las intervenciones de los candidatos; las mesas de análisis sobre el mismo expresaron sus primeras lecturas. Sin sorpresas, cada candidato se autoproclamó vencedor pero en el balance de los analistas políticos y de imagen pública coincidieron en que el candidato Ricardo Anaya, fue el que realizó un mejor desempeño en la técnica; que José Antonio Meade, desaprovechó la oportunidad de salir del tercer lugar en la intención de votos; que Andrés Manuel López Obrador, aportó muy poco en el ejercicio y soportó con estoicismo las críticas de sus oponentes; que Margarita Zavala, se esforzó demasiado en el tono pero no en el fondo; y que Jaime Rodríguez, destacó por las insensateces vertidas.

Sin embargo, el primer análisis del debate fue en tiempo real, las redes sociales rompieron el monopolio de opinión de los medios de comunicación tradicionales de noticiarios. Nueve de las diez tendencias masivas en Twitter en México fueron sobre el debate; y la exploración de diversos hashtags del INE para generar y concentrar la conversación logró integrar a cientos de miles de intervenciones tanto de la sociedad como de los equipos de campaña de los candidatos. Facebook también fue un receptáculo inmenso donde creció la exposición de lo acontecido en el debate.

Tal como se anticipó, los ataques se centraron en el candidato puntero en las encuestas y los analistas coinciden en que esta circunstancia redujo las posibilidades de que los participantes expusieran temas concretos y exploraran respuestas a los temas que se les presentaron en este primer debate.

Para unos y otros analistas, en síntesis, el debate destacó por los ataques emitidos a López Obrador y que éste, cuando los respondió, lo hizo con cierta indiferencia por estar arriba en las encuestas de intención de voto por más de diez puntos. El escritor Aguilar Camín aseguró que Ricardo Anaya ganó el debate pero que no será significativo; el especialista en encuestas y sondeos, Roy Campos, afirmó que López Obrador ganó porque conserva su ventaja; la escritora Soledad Loaeza, considera que hubo pocas propuestas y más insultos.

El portal de noticias El Informador realizó un ejercicio post-debate y en él, el candidato de Morena ganó el debate con 44% de votos de su audiencia; también consideran que lo más importante fueron los ataques y los memes (37 y 30%); y, sorpresivamente, el 40% de los participantes afirmaron que el debate ayudó a definir su voto.

En otro ejercicio, esta vez del diario 24 Horas con la encuestadora Pauta, reveló que sólo el 27% de sus encuestados vio el debate mientras el 73% no lo hizo. Esto es, hubo muy poco interés de la ciudadanía en seguir este ejercicio de comparación de candidatos. Según la encuesta, Meade ganó el debate con 12 puntos por encima de López Obrador y en tercer lugar quedó Anaya. La encuestadora realizó 1,196 llamadas y se pidió que respondiera un mayor de edad en el hogar.

Finalmente, Sin embargo.mx también lanzó su plataforma de sondeo donde López Obrador iba a la cabeza en las primeras dos horas de sondeo con 54.5%; le seguía Anaya con 42.4%; Bronco con 24.8%; Meade con 20.2% y Zavala con 8.5%.

ebv