Connect with us
café café

Ciencia

El café, en peligro de extinción

Julio Alberto Hortiales

Publicada

on

México.— Al menos el 60 por ciento de todas las plantas silvestres de café se encuentran en peligro de extinción, incluyendo la especie arábica que representa el de mayor consumo, advirtieron científicos de Royal Botanic Garden.

Afirmaron que lo anterior se debe a la sensibilidad del café ante el cambio climático. Las especies de café silvestres son importantes para la sostenibilidad de la producción mundial del grano, se indica en el estudio.

Más: El consumo del café de especialidad en México ha crecido de 28% a 46%

Esta amenaza en gran parte se debe al aumento de la incidencia y la duración de la sequía, producto del cambio climático, pero también a otros factores como la propagación de patógenos fúngicos devastadores.

También se debe a la pérdida de hábitat, la propagación de enfermedades y plagas, factores sociales, económicos y de mercado.

El estudio señala que la rápida deforestación y la erosión genética, complica las opciones para su conservación.

La industria cafetalera, por ser una de las bebidas más vendidas a nivel mundial, se encuentra en manos de pequeños agricultores, y se calcula que en el ámbito internacional existen 100 millones de productores, quienes serían los más afectados.

Recomendamos: Piden que café contenga advertencia sobre cáncer

Los especialistas señalan que en la actualidad, las medidas que se tienen para conservar esta planta son inadecuadas, por lo que los científicos, dicen, deben dar frente a estos desafíos.

JAHA



Dejanos un comentario:

Ciencia

Avanza el ‘reloj del fin del mundo’

Es el peor momento desde 1953, durante una de las etapas más tensas de la Guerra Fría

Siete24.mx

Publicada

on

Washington.— El fin del mundo se acerca, espoleado por la amenaza de la guerra nuclear y la crisis climática, y se encuentra a 100 segundos del abismo, según la actualización de 2019 del “Reloj del Apocalipsis” de los expertos del Boletín de los Científicos Atómicos.

El pasado año, la humanidad se encontraba a dos minutos, por lo que la urgencia es aún más perentoria, advirtieron hoy los científicos en una rueda de prensa en Washington.

“Ahora estamos expresando lo cerca que está el mundo de la catástrofe en segundos, no en horas o en minutos. Es lo más cerca que hemos estado del fin. Encaramos ahora una verdadera emergencia, un estado de los asuntos globales realmente inaceptable que ha eliminado cualquier margen de error o retraso”, anunció la presidenta del Boletín de los Científicos Atómicos, Rachel Bronson.

Es el peor momento desde 1953, durante una de las etapas más tensas de la Guerra Fría, cuando tanto los soviéticos como los estadounidenses realizaron sus primeras pruebas con armas termonucleares.

“Son realmente malas noticias”, dijo Robert Rosner, astrofísico del grupo, que agregó que lo que dijeron el pasado año “es ahora una realidad alarmante, puesto que las cosas no van a mejor”.

Te interesa: EU se retira de acuerdo nuclear con Irán

Junto a Bronson compareció el ex secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, quien expresó su preocupación “ante el fracaso del multilateralismo para enfrentar esta amenaza”.

“Desde la retirada de EE.UU. del Acuerdo (del Clima) de París y del Acuerdo Nuclear con Irán, hasta el punto muerto en las conversaciones de desarme nuclear y la parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, nuestros mecanismos de colaboración están siendo socavados cuando más los necesitamos”, agregó.

Este “Reloj del Juicio Final” (“Doomsday Clock”, en inglés) es un símbolo dirigido por un grupo de científicos, entre ellos trece premios Nobel, creado en 1947, sobre los riesgos que afronta el mundo y que pretende indicar lo cerca que está el fin de la humanidad.

Desde 2007, el reloj ha incluido en sus valoraciones el deterioro del planeta debido al calentamiento global y el cambio climático. EFE

JAHA

Seguir leyendo

Ciencia

Murieron cinco personas por ataque de tiburón en 2019

Siete24.mx

Publicada

on

De Pixabay
De Pixabay

Miami.- EU fue el país donde más ataques no provocados de tiburones a humanos hubo en 2019, un año en el que se produjo un notable descenso en el número de esos incidentes pero se mantuvo el promedio de muertes causadas por los escualos, de acuerdo con el informe anual de la Universidad de Florida.

De los 64 ataques no provocados de tiburones confirmados en 2019, que contrastan con un promedio de 82 en los últimos 5 años, 41 fueron en aguas estadounidenses y de estos 21 en Florida, 9 en Hawai, 3 en California y 3 en Carolina del Norte.

Los otros países donde hubo ese tipo de ataques fueron Australia (11), Islas Bahamas (2), Sudáfrica (1), el archipiélago atlántico español de las Canarias (1), México (1), Cuba (1), Israel (1), Guam (1), Polinesia francesa (1), islas caribeñas (1), Nueva Caledonia (1) e isla de la Reunión (1).

El informe del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones (ISAF), que lleva recopilando datos desde 1958 y tiene su sede en Gainesville, en el norte de Florida, cifra en cinco las muertes de personas atacadas por escualos, pero destaca que solo dos, en Bahamas e isla Reunión, fueron en incidentes no provocados.

ISAF considera ataques no provocados los que ocurren en el hábitat natural del tiburón sin que el humano haya hecho nada que pueda incitar a esos animales. Casi siempre su ocurrencia es superior a la de los ataques provocados, que, según ISAF, fueron 41 en 2019.

Los surfistas y otros practicantes de deportes acuáticos con tablas fueron los más atacados en 2019, como ocurrió en 2018. Un 53 % de las víctimas de escualos el año pasado pertenecían a esa categoría.

Una particularidad de 2019 fue que los tiburones dieron más “mordiscos de galleta” que en los cinco años anteriores, es decir pequeñas dentelladas que no causan a la víctima grandes daños.

Como en los informes de años anteriores, los científicos de ISAF, dirigidos por Gavin Neylor, subrayan la importancia de los tiburones para la salud de los océanos y destacan que la población de la mayoría de las especies de esos depredadores marinos está en declive debido a la sobrepesca y a la pérdida de su hábitat por la acción humana.

Como ejemplo de que pese a la mala fama, los tiburones no son un gran peligro para los humanos y las muertes de personas atacadas por tiburones son escasas, mientras que los pescadores acaban con más de 100 millones de ejemplares de tiburones y rayas cada año.

“La evidencia regional demuestra que cuando se aplican medidas de protección, las poblaciones de esos animales se recuperan, pero como los tiburones y la rayas son lentos para reproducirse, pueden pasar varias décadas hasta que las poblaciones llegue a recuperarse hasta un punto en que no necesiten protección”, señala el informe de ISAF, que forma parte del Programa de Investigación de Tiburones de la Universidad de Florida.

Según informa ISAF en su web, el primer ataque de tiburón del año 2020 se produjo el 5 de enero cerca de la isla Cull, en Australia, y se cree que fue fatal para la víctima, un buceador que está desaparecido tras su encontronazo con lo que se cree que era un tiburón blanco (Carchorodon carcharias) por la descripción que hizo otro buceador que no pudo hacer nada para salvarlo. (EFE)

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos