Connect with us

Ciencia

El Pacífico mexicano, un mar de microplásticos

Una de las principales fuentes de microplásticos son las fibras sintéticas

Notimex

Publicada

on

Ciudad de México.— El Pacífico central mexicano es un mar de microplásticos, pues se detectó la presencia de pequeños fragmentos de polímeros sintéticos menores a 5 milímetros, afirma Eva Rose Kozak, doctora en Biosistemática, Ecología y Manejo de Recursos Naturales y Agrícola, e investigadora del Centro Universitario de la Costa Sur de la Universidad de Guadalajara.

Tan sólo en Barra de Navidad, en la costa sur de Jalisco, hay miles de piezas de microplásticos por kilómetro cuadrado de superficie y por metro; se calcula la presencia de una a dos piezas, explica en su trabajo.

Según un estudio publicado en la revista científica Plos One, se estima que los mares del planeta están contaminados con aproximadamente 5.25 billones de micropartículas de basura plástica flotante, pero “en los mares mexicanos, la investigación es prácticamente nula”.

El estudio de Kozak es apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y es el primer esfuerzo de investigación para cuantificar microplásticos en las aguas costeras del Pacífico mexicano y su efecto en los sistemas marinos.

La investigadora indica que mediante la acción bacteriana, el oxígeno atmosférico, la radiación ultravioleta y el movimiento de las olas, el plástico que llega a los océanos se fragmenta y se convierte en minúsculas partículas.

Más: Hallan seis kilogramos de plástico en ballena muerta

La científica comenta que, en el caso de la Barra de Navidad y Cuastecomate, en Jalisco, así como en Manzanillo y Santiago, en Colima, una de las principales fuentes de microplásticos son las fibras sintéticas; “al lavar la ropa, el agua se va directamente al mar porque las plantas de tratamiento no existen o no funcionan. Las microfibras de polietileno que se desprenden se convierten en la mayor concentración de microplásticos detectada”.

El zooplancton “confunde las partículas con alimento, lo que no les permite vivir y crecer, lo cual podría disminuir la transferencia de biomasa, situación que pone en riesgo a estos diminutos organismos, de quienes “depende la mayoría de la vida marina”.

En los últimos años, las campañas de reciclaje y anti-popotes han sido las estrategias para hacer un llamado colectivo a la acción con el fin de crear conciencia sobre la contaminación por plásticos, “pero el esfuerzo ha sido insuficiente”.

Para la investigadora, es necesario un cambio en los patrones de consumo. Sensibilizar a las poblaciones locales es una actividad que inicia mediante el Programa Interdisciplinario de Educación Nacional para la Salvaguarda Ambiental -PIENSA. Es necesario “hacer ese vínculo con la comunidad y dar a conocer información sobre cómo impactar lo menos posible”, finaliza.

Esta iniciativa contará con la participación de alumnos de biología marina, quienes realizarán talleres y actividades con los habitantes de la comunidad de San Patricio – Melaque, ya que 80 por ciento de la basura que flota en los océanos es plástico, según un estudio publicado en la Revista de Polímeros y medio ambiente (Journal of Polymers and the Environment).

JAHA



Dejanos un comentario:

Ciencia

Cubrebocas improvisados representan un riesgo de contagio

Siete24

Publicada

on

Por

Cubrebocas improvisados representan un riesgo de contagio

Ciudad de México.— La publicación de notas informativas que refieren que en muchos países, incluido México, se toman medidas emergentes para cumplir con la demanda de dispositivos médicos como máscaras, caretas y respiradores fue un foco rojo para Misael Ortiz de la O, estudiante del Posgrado en Diseño Industrial de la UNAM.

Para el integrante del Laboratorio de Manufactura Digital de la Facultad de Arquitectura, la intención de apoyar a instituciones de salud pública a partir de donaciones y/o venta de artículos que ofrecen cierta protección ante el coronavirus, utilizando máquinas de manufactura aditiva (impresión 3D), puede no ser la solución.

“Es de suma importancia advertir a la población en general que la mayoría de estos artículos no protegen completamente a las personas si no se fabrican de manera adecuada, al contrario, podrían representar otro problema para la salud pública”, afirmó.

Misael Ortiz tiene experiencia trabajando con esta técnica en la regeneración de huesos, utiliza los mismos materiales que se están usando para fabricar los artefactos médicos y explica que por su nano estructura éste reproduce todo lo que se ponga ahí. “Si este material es capaz de absorber humedad y el virus se transmite por microgotas, además de que no están llevando a cabo el procedimiento en ambientes estériles, esto representa un grave riesgo”.

Te puede interesar Piden en el Edomex usar cubrebocas

Refirió que si alguna persona esta contagiada sin saberlo y alguna microgota cae en el material, el virus puede proliferar dentro del mismo y no sólo Covid-19, también las bacterias. “Si van a estar en ambientes hostiles como un hospital es muy fácil que se puedan contaminar y proliferar los virus”.

Ortiz de la O consultó el estudio reciente Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1de la revista “The New England Jounal of Medicine”, la cual reporta la evaluación de cinco condiciones ambientales (aerosol, cobre, plástico, cartón y acero inoxidable). Los resultados indican que el virus puede permanecer activo durante tres horas en aerosol, mientras que en cobre, plástico, cartón y acero inoxidable puede permanecer activo un tiempo mayor a 72 horas. “El material de los productos desarrollados en manufactura aditiva casera, generalmente, es plástico. De tal forma que si el virus se aloja en la pieza manufacturada estará presente por más tiempo”, afirmó.

En ese contexto, recomienda que si se trabaja con esta técnica sea alguien que la conozca a detalle, así como los materiales y técnicas de esterilización. “No todo el mundo lo sabe, la impresión 3D la manejan por hobbie y se vuelve un peligro, cuando notaron que podían vender estas caretas a un precio alto, otros más las donan, pero sin tomar estas consideraciones”.

Resaltó que la mayoría de las impresoras 3D de bajo costo son abiertas y permiten la entrada y salida de aire y fluidos. Por otro lado, afirmó que sí existe material de impresión de uso médico pero su costo es diez veces mayor.

Te puede interesar Sugieren utilizar cubrebocas en transporte y mercados

Por otro lado, las formas de esterilización de los productos es otro aspecto a tomar en cuenta, ya que no se sabe cómo interactúan estos productos con procesos químicos, los pacientes u otros dispositivos médicos, lo que es un cúmulo de riesgos. “El material que se utiliza es biodegradable lo que aumenta la porosidad del material, lo que es viable para que se reproduzcan más bacterias y virus”.

Las intenciones son buenas pero lo mejor es buscar grupos interdisciplinarios, que ya existen, para buscar otras alternativas más económicas.

“La impresión 3D es lenta, es costosa y poco productiva. El tener una impresora en casa sólo genera la falsa idea de que todo es rápido y se puede imprimir en el momento y regalarlo. Aunque sólo sea una careta ahora es un tema de salud pública y hay que evitar cualquier riesgo de contagio”, finalizó.

Información de UNAM Global

Siete24.mx

ebv

Seguir leyendo

Ciencia

Parche podría ayudar a reparar daños cardiacos

Siete24

Publicada

on

Por

Nueva York.— Científicos en Estados Unidos desarrollaron un parche artificial “listo para usar” que puede reparar el daño ocasionado por un ataque al corazón, debido a que administra factores de curación derivados de células cardíacas, según un estudio.

Los parches cardíacos se han estudiado como una opción futura para administrar la terapia celular directamente al sitio de la lesión; sin embargo, se ha encontrado que estos aumentan los riesgos de formación de tumores y arritmias debido a que utilizan material celular vivo.

“Hemos desarrollado un parche cardíaco artificial que potencialmente puede resolver los problemas asociados con el uso de células vivas, y aún así administrar una terapia celular efectiva al sitio de la lesión”, dijo el responsable del estudio, Ke Cheng.

Para la investigación, los científicos crearon una matriz de andamiaje a partir de tejido cardíaco de cerdo descelularizado. Además, se integraron células del estroma cardíaco sintético, hechas de un polímero biodegradable que contiene factores de reparación.

Más: Comer carne afecta al corazón

El resultado fue un parche que contenía todas las terapias secretadas por las células, sin ninguna que pudiera desencadenar la respuesta inmune del paciente, y que fue probado en un modelo de ataque cardíaco en ratas.

Según los resultados, el tratamiento con el parche cardíaco artificial resultó en una mejora de 50 por ciento de la función cardíaca durante tres semanas, así como una reducción de 30 por ciento en la cicatrización del sitio de la lesión.

Los investigadores también realizaron un estudio piloto de siete días en un modelo de ataque cardíaco de cerdo, con lo que encontraron una reducción de 30 por ciento en la cicatrización de algunas regiones de los corazones, así como una función cardíaca estabilizada.

Experimentos adicionales demostraron que los parches artificiales que se habían congelado eran igualmente potentes que los parches recién creados.

“El parche puede congelarse y almacenarse de forma segura durante al menos 30 días, y dado que no hay células vivas involucradas, no activará el sistema inmunitario del paciente para rechazarlo”, señaló Cheng. (ntx)

JAHA

Seguir leyendo

Te Recomendamos