Connect with us
aves, extinción, Nueva Zelanda aves, extinción, Nueva Zelanda

Ciencia

Tomaría 50 millones de años recuperar las aves extintas en NZ

Julio Alberto Hortiales

Publicada

on

Madrid.— Un nuevo estudio calcula que se necesitarían aproximadamente 50 millones de años para recuperar el número de especies de aves desaparecidas desde que los humanos colonizaron Nueva Zelanda por primera vez.

Esta es la principal conclusión de una investigación publicada este lunes en un artículo en la revista Current Biology, en el que los científicos advierten de que las decisiones de conservación que se tomen hoy tendrán repercusiones durante millones de años.

“Algunas personas creen que si se deja en paz a la naturaleza, ésta se recuperará rápidamente, pero la realidad es que, al menos en Nueva Zelanda, la naturaleza necesitaría varios millones de años para recuperarse de las acciones humanas, y tal vez nunca se recupere realmente”, apunta Luis Valente, uno de los autores de este trabajo e investigador en el Museo de Historia Natural de Berlín.

Un millón de especies están en peligro de extinción

En una nota de prensa, la revista recuerda que la mitad de las aves de Nueva Zelanda se han extinguido desde que los humanos llegaron a las islas y, en la actualidad, muchas más están amenazadas.

La biodiversidad que se observa hoy en día es el resultado de millones de años de evolución, agrega Valente, quien señala que las extinciones causadas por las actividades humanas “borran esta historia”.

Aunque a menudo se han cuantificado el número de especies de aves extinguidas o amenazadas, rara vez se han medido las consecuencias evolutivas a gran escala del impacto humano sobre la biodiversidad de las islas, según los autores.

En este nuevo estudio, Valente y su equipo desarrollaron un método para estimar cuánto tiempo le tomaría a las islas recuperar el número de especies perdidas debido a la acción humana, y eligieron las aves para demostrar su metodología.

Para ello, usaron datos de décadas de investigación sobre el impacto de la acción humana en la biodiversidad de Nueva Zelanda y datos genéticos relacionados con aves extinguidas y obtenidos en estudios anteriores.

Usando computación para simular una serie de escenarios de extinción inducidos por el hombre, los investigadores encontraron que se necesitarían aproximadamente 50 millones de años para recuperar el número de especies desaparecidas.

El café, en peligro de extinción

Si se permitiera que todas las especies actualmente amenazadas se extinguieran, se necesitarían unos 10 millones de años para volver al número de especies de hoy, según los autores.

Valente resume que, no obstante, para Nueva Zelanda hay un lado positivo: las iniciativas de conservación que actualmente se están llevando a cabo son altamente innovadoras y “parecen ser eficientes y puedan evitar que se pierdan millones de años de evolución”. EFE

JAHA



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

La plitidepsina logró disminuir 99% el Covid-19

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

de pixabay
DE PIXABAY

Nueva York.- Científicos lograron disminuir 99% la carga viral de Covid-19 en animales tratados en laboratorio con Plitidepsina, un fármaco antiviral, informó la revista Science.

Se mostró que el medicamento bajo el virus en los pulmones de los animales tratados, según estudios realizados por el laboratorio PharmaMar quien ya analiza entrar a los fase III en sus ensayos.

El nombre comercial del fármaco es Aplidin, y es usado para el tratamiento del mieloma múltiple y se está investigando en Estados Unidos y Francia ahora contra el SARS-Cov-2.

La plitidepsina o Aplidin viene de un organismo marino, la Aplidum albicans hallada en la bahía de Islas Baleares (todos los compuestos de la firma son de origen marino).

Científicos determinaron que el medicamento bloquea las proteínas eEF1A de las células humanas y que al entrar en contacto con el coronavirus se reproducían infectando a otras células.

¿Cómo actúa?

La plitidepsina actúa bloqueando la proteína eEF1A, presente en las células humanas, y que es utilizada por el SARS-CoV-2 para reproducirse e infectar a otras células.

Science reveló que la investigación es hecha en colaboración entre PharmaMar y los laboratorios de Kris White, Adolfo García-Sastre y Thomas Zwaka, en la Icahn School of Medicine (Nueva York); de Kevan Shokat y Nevan Krogan, en el Instituto de Biociencias Cuantitativas de la Universidad de California San Francisco, y de Marco Vignuzzi en el Instituto Pasteur de París. 

La plitidepsina in vitro demostró una fuerte potencia antiviral, en comparación con otros antivirales contra el SARS-CoV-2, con una toxicidad limitada.

En dos modelos animales diferentes de infección por SARS-CoV-2 el ensayo demostró la reducción de la replicación viral, lo que resultó en una disminución del 99% de las cargas virales en el pulmón de estos animales.

Por el momento el Aplidin solo está autorizado en Australia para melioma, pero se ha ido confirmando su efectividad contra el Covid-19.

LEE Hugo López Gatell se encuentra confinado

emc

Seguir leyendo

Ciencia

Cambio climático debe ser preocupación central del siglo XXI

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Calentamiento global (De Pixabay)
Calentamiento global (De Pixabay)

México.- La actividad humana está más relacionada con el aumento de la temperatura global de lo que antes se pensaba, y esos factores antropogénicos incrementan la probabilidad de ocurrencia de inviernos más severos y otros eventos climáticos extremos en latitudes medias del planeta, reveló un equipo internacional de científicos. 

Uno de sus integrantes, Francisco Estrada Porrúa, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC) de la UNAM, explicó que el crecimiento de la economía y las emisiones de gases de efecto invernadero que genera se pueden ligar a una tendencia general de elevación de la temperatura en el mundo, y también a inviernos más fríos, veranos más cálidos o precipitaciones extremas. 

Lo anterior se dio a conocer recientemente en el artículo “Spatial variations in the warming trend and the transition to more severe weather in midlatitudes”, publicado en Scientific Reports de la prestigiada revista internacional Nature

La aparente contradicción entre el aumento sostenido en las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) y una disminución en la tasa de incremento en la temperatura del planeta registrada en los años 90 del siglo pasado, es uno de los principales argumentos de los escépticos para cuestionar el efecto de la actividad humana sobre el clima. 

Humanos, los responsables

Sin embargo, una investigación publicada por el equipo en la revista Nature Geoscience en 2013 mostró que, por el contrario, gran parte de esta disminución en el ritmo de calentamiento también se debe a la intervención humana con el sistema clima.   

La temperatura global ha aumentado desde el inicio de la Revolución Industrial, explicó Estrada Porrúa, pero a partir de 1960 la tasa de calentamiento se triplicó; luego se registró una etapa en la que parecía que había una pausa a ese fenómeno, en los años 90.  

“Con herramientas de econometría y series de tiempo nos dimos a la tarea de analizar estas series de temperaturas, global y de los hemisferios norte y sur, para explicar si había una influencia antropogénica en estos cambios. Encontramos que hubo eventos socioeconómicos de gran magnitud que afectaron esa tasa”, expuso Francisco Estrada.  

Tales eventos fueron el Protocolo de Montreal, iniciativa mundial para disminuir la presencia de clorofluorocarbonos en la atmósfera y proteger la capa de ozono, porque estos compuestos tienen un potencial de calentamiento mayor que el CO2, con lo cual, de manera fortuita, se modificó la tasa de calentamiento. 

Asimismo, el cambio de fertilizantes y el uso más eficiente del agua en la producción agrícola asiática afectaron a una bacteria del suelo que produce metano, gas de efecto invernadero también con mayor potencial de calentamiento que el CO2. A esto se sumó el desarrollo industrial de China e India que produjo aerosoles atmosféricos los cuales reflejan parte de la energía solar. 

Todo ello tuvo un efecto de reducción en el aumento de la temperatura global, en lo que se conoce como “pausa de calentamiento”. Es decir, esos cambios están relacionados de manera íntima con lo que hacemos o dejamos de hacer los humanos, añadió el también integrante del Centro de Ciencias de la Atmósfera. 

En el nuevo artículo –firmado por Estrada, Pierre Perron y Dukpa Kim, éstos últimos de las universidades de Boston y Corea, respectivamente– se muestra en un mapa el calentamiento observado de las distintas regiones del planeta durante los últimos 120 años. Ahí también aparece otro fenómeno denominado “amplificación del ártico” que ha contribuido de manera importante al calentamiento en la región y a cambios en patrones climáticos alrededor del mundo. 

La tasa de calentamiento del ártico, abundó el experto, es dos veces mayor a la del resto del planeta y no ha disminuido, ni siquiera en la pausa de los años 90.  

Eso se debe, en parte, a procesos de retroalimentación como aquellos provocados por el derretimiento de los hielos polares. En el polo norte, desde los años 70, se registra una reducción importante en la cantidad de hielo que, al ser blanco, refleja luz solar; al reducirse, esa energía se está absorbiendo por los océanos, describió Estrada Porrúa. 

El especialista continuó su explicación, y dijo: también existía la hipótesis de que el calentamiento global podría estar relacionado con la probabilidad de ocurrencia de inviernos muy severos en latitudes medias, como el norte de Estados Unidos, Asia y Europa, pero no estaba claro el mecanismo, y tampoco demostrado con datos. 

LEE Slim enfermó de Covid

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos